¿Cómo evitar la acidez estomacal o ardor?

Comer sano y mantener una buena hidratación a diario ayuda en gran medida a prevenir molestias como la acidez estomacal o ardor.
¿Cómo evitar la acidez estomacal o ardor?
Gilberto Adaulfo Sánchez Abreu

Escrito y verificado por el médico Gilberto Adaulfo Sánchez Abreu.

Última actualización: 19 octubre, 2022

Son diversas las medidas que podemos tomar para evitar la acidez estomacal o ardor, ya que hay diferentes motivos por los que suele ocurrir. Esto incluye desde los alimentos picantes o ácidos, hasta las comidas copiosas, pasando por algunos medicamentos.

La sensación puede subir por el esófago hasta la garganta, dejándonos un gusto amargo o ácido. No obstante, en una buena parte de los casos, esto tiene que ver con nuestro estilo de vida, razón por la cual la primera recomendación del médico tiene que ver con moderar algunos hábitos. ¡Toma nota!

Acidez estomacal o ardor: qué es y por qué ocurre

La acidez estomacal o ardor se describe como una sensación quemante en la boca del estómago, justo a la altura del esternón. Se le denomina así porque, al mismo tiempo, se puede sentir también un mal sabor, amargo o ácido.

Suele ocurrir después de haber comido, y es más frecuente por la noche, cuando la persona está acostada; también se incrementa al inclinarse hacia el frente.

Esta sensación puede deberse a diferentes causas, tales como:

  • consumo de comida picante;
  • otros alimentos (como cebolla, tomate);
  • frituras;
  • cítricos;
  • comidas copiosas;
  • bebidas con cafeína;
  • bebidas alcohólicas;
  • algunos fármacos (antihipertensivos, anticonceptivos orales, ansiolíticos, etc.);
  • úlceras estomacales.

Durante el embarazo suele incrementarse la posibilidad de experimentar acidez estomacal o ardor; así como cuando hay sobrepeso.



Cuestión de buenos hábitos

Si bien sentir acidez estomacal o ardor de manera puntual no supone una gran preocupación, la verdadera dificultad surge cuando aparece de manera frecuente y continua. En este caso es posible que exista un problema de reflujo gastroesofágico por evaluar.

Ahora, muchas veces no nos damos cuenta de que nuestros hábitos pueden agravar poco a poco nuestro estado de salud, hasta que ya es muy tarde. Entonces vamos al médico y este, para nuestra gran sorpresa, no nos receta un medicamento, sino que nos da una serie de pautas para mejorar nuestro estilo de vida.

Existen diversos estudios que afirman que sabemos muy poco sobre el porqué de la acidez estomacal o ardor. Aún así, los investigadores y expertos en salud afirman que es importante prestar atención a los hábitos, pues muchas veces un factor de riesgo se encuentra precisamente entre estos.

Por ejemplo, consumir ultraprocesados con regularidad y llevar una dieta rica en comida chatarra es un factor que predispone a sufrir de acidez estomacal o ardor y muchas otras molestias gastrointestinales.

Por ende, se recomienda evitarlos en la medida de lo posible y en el día a día darle preferencia a una alimentación equilibrada, como la que propone el movimiento de la comida real (real food) .

Si quieres mejorar tu dieta en general, no solo porque te lo haya pedido el médico, recuerda que siempre puedes consultar con un nutricionista.

Consulta nutricional.
La nutrición personalizada estudia la relación de los genes y la alimentación. Esto ha facilitado en gran medida la adopción de dietas efectivas para cada persona.

¿Cómo es el diagnóstico?

Para diagnosticar las posibles causas de la acidez estomacal o ardor, y si está relacionada con enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), el médico puede realizar o recomendar algunos exámenes, entre los cuales se tienen los siguientes:

  • Rayos X: para observar el esófago y el estómago;
  • Endoscopia: en este examen, se introdude una sonda con una pequeña cámara en el esófago;
  • Biopsia: se puede tomar una muestra de tejido, conjuntamente con la endoscopia;
  • Pruebas de sonda de ácido: permiten evaluar la acumulación de ácido del estómago en el esófago;
  • Motilidad esofágica: se realiza para observar el movimiento dentro de este conducto.

Aparte de lo anterior, el profesional también interrogará al paciente con respecto a su alimentación, con miras a establecer el tratamiento y brindar las recomendaciones del caso.

Tratamiento médico de la acidez estomacal

Una vez que el médico te haya evaluado, sigue sus indicaciones, tanto las relacionadas con mejorar tus hábitos de vida como con el tratamiento farmacológico.

A modo de información, te comentamos que los fármacos más indicados para aliviar la acidez de estómago, se clasifican en tres grupos:

  • Antiácidos: neutralizan el ácido gástrico.
  • Antagonistas H2, como la ranitidina: reducen la cantidad de ácido gástrico secretado en el estómago.
  • Inhibidores de la bomba de protones, como el omeprazol: también reducen la cantidad de ácido gástrico secretado en el estómago.

Si tu médico te ha recetado alguno de estos medicamentos u otros, asegúrate de despejar todas tus dudas con él, para que puedas cumplir correctamente con tu tratamiento.

Asimismo, presta atención a las interacciones que pueden tener estos fármacos en caso de que estés tomando otro tipo de medicación, o estés consumiendo algún tipo de alimento o suplemento en especial.

Por sobre todo, evita la automedicación. Esta última puede ser perjudicial, ya que en el momento parece que “calma”, cuando en realidad “oculta” ciertos síntomas que luego son importantes para realizar un diagnóstico adecuado.

Cómo evitar la acidez estomacal o ardor

Si bien es cierto que no en todos los casos el médico dejará de pautar un tratamiento farmacológico, en líneas generales, estas que veremos a continuación vienen a ser las recomendaciones más comunes en consulta, en lo que respecta a la dieta:

  • Evitar o moderar el consumo de ciertos alimentos y bebidas, tales como:
    • Café.
    • Cítricos.
    • Tomate.
    • Cebolla.
    • Chocolate.
    • Bebidas alcohólicas.
    • Bebidas carbonatadas.
    • Alimentos muy condimentados o picantes.
    • Cualquier otro que haya sido detectado como responsable de la acidez.

Otras pautas importantes:

  • Después de comer no debe realizarse ejercicio intenso; sin embargo, sí se recomienda caminar a ritmo suave.
  • Acostarse solo después de 2 o 3 horas tras haber comido pues, al estar en posición horizontal, los alimentos presionan sobre el esfínter gastroesofágico que, en condiciones normales, evita el retorno de alimento al esófago.
  • Las comidas deben ser ligeras, sobre todo la cena. Las comidas copiosas son contraproducentes, mucho más si son grasas, pues son más difíciles de digerir.
  • No comas tan tarde; de preferencia la cena debe ser a las 7.
  • Duerme con la cabeza levantada unos 15 centímetros. Para ello eleva la cabecera de la cama o el colchón en la zona donde se apoya la almohada. Al estar la cabeza más alta que el estómago, se impedirá el retorno de alimento.
  • Si tienes sobrepeso, debes procurar bajar. La obesidad aumenta la presión abdominal, fomentando el retorno hacia el esófago.
  • No uses ropa ajustada o cinturones, ya que muchas veces esto puede aumentar la presión intraabdominal. Dale prioridad a las prendas cómodas.
  • No fumes: el tabaco aumenta la producción de ácido y ayuda a relajar el esfínter esofágico.
  • Modera el consumo de alcohol: el alcohol también contribuye a relajar el esfínter y desencadena la acidez estomacal, sobre todo las bebidas fuertes.
  • Hidrátate bien.
Dile no al café si sufres de insomnio.



¿Y si la molestia persiste?

Generalmente, para aliviar la acidez estomacal o ardor basta con aplicar algunos cambios en el estilo de vida y, sobre todo, en la alimentación; pero, no hay que olvidar que cada persona es distinta.

Si persisten los síntomas o se agravan, lo mejor que puedes hacer es consultar a tu médico cuanto antes. Tienes que estar atento a estas señales:

  • acidez estomacal tres veces o más por semana;
  • los síntomas se mantienen, pese a la medicación;
  • dificultad para comer;
  • náuseas o vómitos;
  • pérdida de peso.

En estos casos es posible que el médico recomiende algunos exámenes (radiografía, endoscopia, entre otras), para determinar si son síntomas de alguna enfermedad, como gastritis crónica u otras.

Te podría interesar...
Todo lo que deberías saber sobre la acidez gástrica
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Todo lo que deberías saber sobre la acidez gástrica

Hay algunos aspectos importantes sobre la acidez gástrica que debes conocer. Te compartimos información detallada para que la tengas en cuenta.



  • Anand, G., & Katz, P. O. (2010). Gastroesophageal Reflux Disease and Obesity. Gastroenterology Clinics of North America. https://doi.org/10.1016/j.gtc.2009.12.002
  • Arín, A., & Iglesias, M.R.. (2003). Enfermedad por reflujo gastroesofágico. Anales del Sistema Sanitario de Navarra, 26(2), 251-268.
  • Carranza Caricol, F. (2015). «Seguridad del omeprazol: ¿es adecuada la duración de los tratamientos?». Farmacéuticos Comunitarios,Vol. 7, Núm. 1, p. 5-9, https://raco.cat/index.php/FC/article/view/320828.
  • Kellerman, R., & Kintanar, T. (2017). Gastroesophageal Reflux Disease. Primary Care – Clinics in Office Practice. https://doi.org/10.1016/j.pop.2017.07.001
  • Lightdale, J. R., & Gremse, D. A. (2013). Gastroesophageal Reflux: Management Guidance for the Pediatrician. PEDIATRICS. https://doi.org/10.1542/peds.2013-0421
  • Serra Pueyo, J. (2014). Puesta al día en el reflujo gastroesofágico. Gastroenterología y Hepatología, 37 (2), 73-82.
  • Georgef Horvat, E., Grela, C., Delgado Latapie, K., Morales, D. (2005). Influencia de la ingesta de cafeína en estudiantes de 6° año de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional del Nordeste. Revista de Posgrado de la Cátedra de Medicina, 141, 4-6 .
  • Anzules Guerra, J., Milian Hernández, E., Betancourt Castellanos, L. (2021) Caracterización clínico-histopatológica de la gastritis crónica. Más Vita, 3(4), 33-40.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.