¿Cómo pasteurizar huevos en casa?

Los huevos pasteurizados cuentan con un menor riesgo microbiológico, por lo que pueden incluirse sin problemas en la dieta de las mujeres embarazadas y personas inmunodeprimidas.
¿Cómo pasteurizar huevos en casa?
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias el 24 octubre, 2021.

Última actualización: 24 octubre, 2021

El huevo pasteurizado se utiliza de forma frecuente en la restauración para eliminar el riesgo microbiológico de este alimento en su versión fresca. ¿Te gustaría aprender a pasteurizar huevos en casa?

Antes de comenzar, hay que comentar que los huevos son reservorio de muchas bacterias que pueden resultar patógenas para el ser humano. La mayor parte de ellas se concentran en la cáscara.

No obstante, estos patógenos podrían penetrar al interior del alimento si se diesen determinadas condiciones. En el caso de que esto sucediese, podría ponerse en riesgo la salud de las personas, sobre todo de aquellas más vulnerables.

Pasteurizar los huevos en casa

La pasteurización no es más que un tratamiento térmico a alta temperatura que consigue exterminar a los microorganismos patógenos e incrementar la salubridad y la seguridad de un alimento. En el caso de los huevos, será suficiente con mantener los comestibles en una olla con agua a 60 grados durante 4 minutos para minimizar los riesgos.

Lo mejor es utilizar un termómetro de cocina para controlar la temperatura en todo momento. A partir de los 64 grados, parte del huevo comienza a coagularse, lo que provocaría el cocinado del mismo, algo que no interesa en este caso.

Por este motivo, hay que ser preciso a la hora de aplicar calor para conseguir limitar la presencia de bacterias sin generar un cambio en las características organolépticas del alimento en sí.

Por qué debemos comer huevos varias veces por semana
Pasteurizar huevos en casa es más fácil de lo que crees.

De todos modos, también es posible comprar este tipo de productos. Aunque normalmente se suelen adquirir en tiendas especializadas para mayoristas, algunos supermercados cuentan con dicha variedad a disposición del consumidor.

Resulta una gran opción para la elaboración de salsas como la mayonesa, sobre todo cuando la van a consumir personas que entran dentro de los colectivos de riesgo, como las mujeres embarazadas.



Otros métodos de pasteurización

Existen otros modos de pasteurizar el huevo de forma casera para su utilización posterior en diferentes recetas culinarias. El más común consiste en introducir los huevos en una olla al baño María. En este caso, también es necesario corroborar que la temperatura del agua no excede los 64 grados.

Se casca el huevo dentro del recipiente contenido en la olla y se vuelven a esperar 4 minutos para completar el proceso. A partir de aquí el alimento ya estará listo para incluirse en otra receta, aunque esto se ha de realizar de forma inmediata. No se puede volver a conservar ni introducir en el frigorífico, ya que al cascarse su exposición a los patógenos es mayor.

Ten en cuenta que muchas elaboraciones de repostería utilizan huevos crudos. También las salsas suelen incorporar este alimento entre sus ingredientes.

Si bien es cierto que en condiciones normales no resulta preciso tomar esta medida, en los periodos estivales se incrementa significativamente el riesgo. Cuanto mayor sea la temperatura atmosférica más cuidado habrá que tener con la manipulación y uso del huevo.

Los riesgos de la intoxicación bacteriana

Es importante tener en cuenta que una intoxicación bacteriana puede generar alteraciones significativas en la función digestiva que condicionen el estado de salud a medio y a largo plazo.

Normalmente, esta clase de procesos cursan con una sintomatología caracterizada por las diarreas, los gases y los dolores abdominales. También se pueden presentar vómitos en algunas situaciones.

Huevos aportan vitamina D y proteínas.
Los patógenos presentes en el huevo podrían desencadenar molestias digestivas.

Ahora bien, uno de los riesgos asociados es la deshidratación generada a partir de la pérdida de líquidos. El desequilibrio hídrico resulta especialmente peligroso en personas mayores, ya que cuentan con un menor porcentaje de agua en su organismo. Podrían experimentar un incremento de la temperatura corporal que impactase sobre la función fisiológica.

De acuerdo con una investigación publicada en la revista Annals of Nutrition & Metabolism, cuando el nivel de agua en el organismo se reduce, se provocan alteraciones en el sistema cognitivo, lo que podría dar lugar a delirios.

Esta situación también resulta preocupante en el caso de los niños, colectivos susceptibles a sufrir complicaciones a partir de procesos de desequilibrio hídrico.



Peligros en las mujeres embarazadas

Durante el embarazo, es necesario extremar las precauciones a nivel dietético para evitar una intoxicación que ponga en riesgo la vida del feto. El consumo de salsas que utilizan huevos crudos entre sus ingredientes está totalmente prohibido.

Esta clase de alimentos podrían generar un aborto si estuviesen contaminados con ciertos microorganismos. Así lo evidencia un estudio publicado en Microbiology.

La más peligrosa de todas las bacterias para el feto es la ListeriaAdemás de provocar abortos espontáneos, aumenta el riesgo de sufrir un parto prematuro o de interferir en el buen desarrollo del sistema cognitivo del bebé.

Por este motivo, han de tomarse todas las medidas necesarias para que este microorganismo no esté presente en la alimentación de la madre. Puede encontrarse en la leche cruda y en las aves.

Como norma general, hay que evitar el consumo de alimentos crudos procedentes de animales durante el periodo de embarazo. Muchos contienen bacterias que no son necesariamente patógenas para la madre, pero que sí pueden afectar negativamente al desarrollo del feto. Es preciso evitar una situación de este tipo para que la gestación se lleve a cabo de un modo óptimo.

¿Qué otros alimentos se pueden pasteurizar?

Los huevos no son los únicos alimentos susceptibles de un proceso de pasteurización. También la leche y los derivados lácteos suelen estar sometidos a este proceso de esterilización para asegurar su salubridad.

Aun así, es posible encontrar en el mercado ciertas variedades de leche cruda y de quesos frescos. Hay que tener mucho cuidado a la hora de consumirlos para evitar intoxicaciones.

En aquellas personas inmunodeprimidas se desaconseja totalmente la ingesta de productos lácteos que no hayan sido sometidos a un proceso térmico para asegurar la ausencia de microorganismos en su interior. En estos casos, es más sencillo que se experimenten complicaciones, como la sepsis, que ponen en riesgo la vida del paciente.

Tal y como afirma un estudio publicado en Surgical Infections, la sepsis es una de las principales causas de muerte derivadas de una infección. Consiste en la entrada de los patógenos al torrente sanguíneo, lo que provoca su diseminación por todo el organismo. Aquellas personas con alteraciones en la microbiota o problemas en el sistema de defensa son más vulnerables a ella.

Es sencillo pasteurizar los huevos en casa

Como has podido comprobar, pasteurizar los huevos en casa no tiene ninguna complicación. Ni siquiera lleva mucho tiempo, por lo que se trata de un método perfecto para implementar durante los periodos de mucho calor y, así, asegurar la salubridad de estos nutritivos alimentos. Así, las personas que pertenecen a colectivos de riesgo los podrán consumir sin problemas.

Ahora bien, ten en cuenta que hay que respetar otras muchas medidas relacionadas con la higiene alimentaria. Entre ellas están la higienización de los utensilios de cocina, las buenas prácticas de conservación de los alimentos, el lavado de manos… Solo al plantear una serie de pautas básicas se podría reducir de manera drástica la tasa de infecciones bacterianas a nivel mundial.

Te podría interesar...
Receta de revuelto de champiñones y huevo
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Receta de revuelto de champiñones y huevo

El revuelto de champiñones y huevo es una preparación saludable con fitonutrientes que se puede introducir en la dieta de forma habitual.



  • Pross N. (2017). Effects of Dehydration on Brain Functioning: A Life-Span Perspective. Annals of nutrition & metabolism70 Suppl 1, 30–36. https://doi.org/10.1159/000463060
  • Pizarro-Cerdá, J., & Cossart, P. (2019). Microbe Profile: Listeria monocytogenes: a paradigm among intracellular bacterial pathogens. Microbiology (Reading, England)165(7), 719–721. https://doi.org/10.1099/mic.0.000800
  • Napolitano L. M. (2018). Sepsis 2018: Definitions and Guideline Changes. Surgical infections19(2), 117–125. https://doi.org/10.1089/sur.2017.278