Consejos para adaptarse a los nuevos anteojos

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto al
27 Enero, 2021
Los dolores de cabeza, mareos e incluso las náuseas son síntomas normales cuando estrenas lentes. Si quieres reducir dichos padecimientos, toma en consideración los siguientes consejos.

¿Eres nuevo en el uso de anteojos? Entonces es posible que estés presentando algunos síntomas inusuales. No debes preocuparte, ya que es normal siempre que cambias de montura, graduación o si estás usándolos por primera vez.

Esto se debe a que el cerebro está reconociendo la presencia de algo diferente. En estos casos, lo recomendable al comienzo es ponérselos unas cuantas horas al día y descansar, para así evitar mareos u otros síntomas desagradables.

No obstante, es importante que sepas que estas molestias duran apenas unos cuantos días. De igual manera, te compartiremos una serie de consejos para que te adaptes a los nuevos anteojos más rápido.

¿Qué molestias suelen generar los nuevos anteojos?

Si estás usando lentes por primera vez en tu vida o te modificaron la graduación, por lo general los primeros días presentarás molestias. Es una etapa de adaptación que dura poco tiempo. En este sentido, a continuación te especificamos ciertos problemas que podrías presentar y que son frecuentes entre los usuarios:

  • Fatiga ocular: se caracteriza por la sensación de cansancio en los ojos mientras realizas cualquier tipo de actividad.
  • Visión borrosa: puede que al comienzo te cueste distinguir los objetos a tu alrededor o incluso los llegues a distorsionar.
  • Distorsión de barril: consiste en ver los objetos doblados, deformados, ondulados, desenfocados o con una forma diferente.
  • Efecto de pecera: es una sensación en la que se aprecia todo lo que se ve con bordes doblados, tal como si estuvieses viendo el entorno a través de una pecera.
  • Mareos y náuseas: son las molestias más comunes y se ocasionan a raíz de los problemas ya indicados.
Anteojos en una niña.
En los niños también hay molestias al inicio del uso de los anteojos, pero para ellos es más difícil reconocerlas.

Descubre: ¿Hay una relación entre el dolor de cabeza y el de ojos?

¿Qué causa estas molestias por los nuevos anteojos?

Iniciarse en el mundo de las gafas es muy incómodo al comienzo, pero con el pasar del tiempo el cuerpo y el ojo se acostumbran a este nuevo elemento. Debes recordar que, hasta el momento, tu cerebro apreciaba las imágenes de una determinada forma.

Cuando incorporas lentes, debe amoldarse el cerebro a esta nueva modalidad de visión. Entonces, si quieres conocer más a fondo las causas de las molestias, sigue leyendo.

Periodo de familiarización

La primera causa tiene que ver con el periodo de familiarización. Tal como te explicamos, tu cerebro pasa por una fase de adaptación en la que debe ajustar el campo de visión a través de los nuevos anteojos.

Ten presente que es normal que, en cuanto te los coloques, solo puedas ver el borde de la montura. Para que el proceso fluya de una mejor forma, lo ideal es que los utilices el mayor tiempo posible. Así, en solo unos cuantos días ya te sentirás cómodo.

Un consejo que es de mucha utilidad cuando tienes anteojos por primera vez o si estás estrenando montura o graduación, es empezar a llevarlos solo mientras estás sentado. Luego, pasa a incorporarlos en tareas sencillas que impliquen movimientos rutinarios, como subir escaleras.

Uso de lentes progresivos

Gracias a los lentes progresivos es posible obtener una visión nítida de todo lo que está a tu alrededor. Esto quiere decir que siempre verás todos los objetos, ya sea que estén lejos o cerca.

En general, acostumbrarse a este tipo de lentes no toma más de tres semanas, así que si los síntomas de malestar persisten lo mejor es acudir a un especialista. Comienza con su uso de forma progresiva y podrás adaptarte sin mayores inconvenientes.

Estrés por los nuevos anteojos

El estrés afecta a todo el cuerpo, lo que se traduce en problemas de presión arterial, ritmo cardiaco e incluso visión. En consecuencia, si estás pasando por situaciones estresantes y se le suma el uso de nuevos lentes, es posible que tengas malestares generales, desde dolores de cabeza hasta náuseas.

Una buena sugerencia cuando acudes al oftalmólogo es intentar estar lo más relajado posible. Así evitarás alteraciones en los resultados de la prueba de visión.

Enfermedades

Otro motivo que provoca la sensación de grandes molestias al llevar nuevos anteojos es sufrir de problemas como la hipertensión arterial, la diabetes o la migraña. Cualquiera de estos trastornos podrían tener un gran impacto en la agudeza visual.

Si ese es el caso, entonces tus problemas de visión ya no se relacionan con el periodo de adaptación, sino más bien con condiciones médicas. La mejor forma de identificarlo es esperar las tres semanas usuales de adaptación. Si la molestia persiste es necesario chequearse con un médico.

Lee más: Migrañas oculares: ¿cómo pueden afectarte?

Medicamentos

Por último, debes saber que algunos tipos de medicación hacen que la visión se vea afectada. Si estás expuesto a un tratamiento en específico, lo más recomendable es consultar con tu médico si los fármacos tienen efectos secundarios en la agudeza visual.

Consejos para acostumbrarse a los nuevos anteojos sin molestias

Hay que aclarar que el tiempo de adaptación de los nuevos anteojos varía de acuerdo a la visión de cada persona, su experiencia, su alteración visual previa y el tipo de lente. Sin embargo, hay una serie de consejos prácticos que pueden ayudarte.

1. Ir con profesionales especializados

Es imprescindible acudir a una óptica en la que atiendan profesionales especializados, ya que son los que poseen los conocimientos necesarios para proporcionarte las gafas de mejor calidad.

Cabe destacar que, en muchos de estos establecimientos, las personas también están capacitadas para realizar un examen ocular. No olvides especificar tus actividades diarias para que te recomienden anteojos ajustados a tus requerimientos.

2. Seleccionar una montura que te resulte cómoda

Para cualquier principiante en el uso de anteojos lo ideal es comenzar con monturas propias. El motivo es que, de esa manera, es posible seleccionar el tipo que mejor se ajuste a tu rostro y proporciones faciales. Pide orientación de los profesionales especializados.

3. Usarlos por periodos de tiempo

Cualquier elemento que incorpores de cero en tu vida generará un impacto. Lo mismo ocurre con los lentes. Por eso, una buena idea para que la transición sea más sencilla es utilizarlos durante distintos periodos de tiempo.

Por ejemplo, empieza colocándotelos dos horas por día. Luego realiza actividades que ejecutas con frecuencia, como caminar, subir escaleras, trabajar. Esto hará que te acoples a su uso.

Un punto importante que tienes que considerar es evitar durante los primeros días tareas que suelen ser peligrosas, como conducir y hacer trabajos de precisión. Esto es por la posibilidad de mareos.

Mujer se adapta a los nuevos anteojos en el trabajo.
Usar los lentes nuevos por pequeños períodos puede ayudar al inicio para mejorar la adaptación.

4. Movimientos de cabeza

Otro aspecto que muchos pasan por alto son los movimientos de la cabeza. Antes de usar anteojos, tu campo visual está adaptado a una determinada forma de observar. No obstante, cuando empiezas con los nuevos lentes debes ir ajustando lo que ves. Por ello, colócatelos y comienza a girar lentamente para detallar el entorno.

¿Cuándo llamar al oculista?

Adaptarse a un elemento desconocido en el cuerpo requiere de paciencia. Los dolores de cabeza, mareos e incluso las náuseas son muy comunes después de una nueva prescripción de anteojos. Pero todo esto tiene un límite.

La etapa de familiarización no debería superar las tres semanas, por lo que, si los síntomas continúan, regresa con tu especialista e investiga la razón de la molestia. Puede que haya un error en la graduación de las gafas.

Así que lo mejor en esos casos es ponerse en contacto con el profesional para que revise si la prescripción es la correcta. El fin es asegurarse de que sean los adecuados para ti.

  • Pereira A. Adaptación de lentes progresivos, para mejorar el rendimiento visual en présbitas de 40 a 45 años. EKP (2015).
  • Deza L. La migraña. Acta Médica Peruana (2010).
  • Gutiérrez, Eva Chamorro, et al. "Lentes oftálmicas personalizadas:¿ mejoras para el usuario?." Gaceta de optometría y óptica oftálmica 534 (2018): 50-58.
  • Berntsen D, Mutti D, Zadnik K. Study of Theories about Myopia Progression (STAMP) Design and Baseline Data. National Institutes of Health (2011).
  • Hidalgo Díaz, Marina. "Análisis subjetivo de adaptación de lentes progresivas en pacientes présbitas." (2017).