9 consejos para cuidar plantas de cunas de Moisés

Versátiles y hermosas, así son las plantas cunas de Moisés. El aspecto y los cuidados sencillos que demandan las hacen populares. Te explicaremos cómo mantenerlas para que siempre engalanen tu casa.
9 consejos para cuidar plantas de cunas de Moisés

Escrito por Luz Marina Carpio Hernández, 14 agosto, 2021

Última actualización: 14 agosto, 2021

Las plantas de cunas de Moisés, del género Spathiphyllum, son propias de las selvas tropicales suramericanas y famosas en las estancias de cualquier parte del mundo. Florecen varias veces al año y su cuidado es sencillo.

También se conocen como espatifilo, lirio de la paz, cala, garza y bandera blanca. Miden de 10 a 60 centímetros, de modo que resultan una buena opción para tener dentro de la casa.

¿Cómo cuidar plantas cunas de Moisés?

El cuidado de estas plantas se fundamenta en no molestarlas, pero sin desatender las necesidades básicas. Las cunas de Moisés precisan las siguientes condiciones.

1. Temperatura regulada

Al venir del trópico de América del Sur, los espatifilos no resisten heladas. Su cultivo exitoso sucede dentro de casa, con temperaturas que van entre los 15 y 25 grados centígrados. Son enemigas de las corrientes de aire y de los cambios drásticos de temperatura.

2. Humedad para hidratarse

Estas plantas requieren humedad ambiental para que las hojas y flores luzcan sanas. Hay varias maneras de conseguir el clima adecuado. Por ejemplo, ubicando la planta entre otras que le ayuden a formar un microclima.

Otros métodos son rociar con agua las hojas dos o tres veces a la semana y a diario si el clima es muy seco, o poner la maceta encima de un balde con agua y piedras. También se puede utilizar un humidificador.

Cunas de moisés necesitan humedad y luz indirecta.
Reproducir ciertos aspectos del clima tropical es necesario para cultivar estas plantas.

3. Iluminación indirecta

Las plantas de cunas de Moisés exigen suficiente iluminación, mas no directa de los rayos solares. Esto mancha de amarillo las hojas o las quema. Elige una posición bien iluminada para que siempre florezca y sus hojas se mantengan de color verde oscuro.

4. Abonos ecológicos

Estas plantas se nutren con abonos ecológicos. La época conveniente para abonarlas es en verano o inicios de primavera.

El fabricante del fertilizante puntualiza las instrucciones de uso. Siempre es mejor echarles un poco menos de lo que indica la etiqueta.



5. Trasplante cada 2 años

Las espatifilos ameritan trasplante cada 2 años para un crecimiento sano. Si el cambio es de una maceta a otra, la profundidad debe superar por lo menos 3 centímetros a la anterior. Así desarrollará bien sus raíces.

Si va directo a la tierra, el hoyo tiene que medir 50 por 50 centímetros. Agregarás igual cantidad de abono y de perlitas antes de introducir la planta y regar. Tienes que sembrarla bajo un árbol para que obtenga la iluminación e hidratación perfectas.

6. Limpieza

La poda es imprescindible en el embellecimiento de las cunas de Moisés. Asimismo, la limpieza de las hojas evita obstrucciones en los estomas. Si no lo haces, afectas la fotosíntesis.

Si las ves marrón o amarillentas es mejor cortarlas. Cuando la mancha es solo en las puntas, con unas tijeras recortas los pedazos, respetando la forma de la hoja.

7. Riego según la estación

A diferencia de otras plantas, la cantidad de riego depende de la estación del año. En primavera lo haces de modo abundante, dos o tres veces a la semana, sin que el sustrato se seque por completo. En invierno necesitan reposo, así que las riegas solo cuando las notas secas.

8. División por brotes

Esta especie se propaga separando sus brotes de plántulas o las macollas que nacen al pie. Les hace falta un suelo fértil y bien regado para que las raíces no se pudran. Cuando dividas, déjales tomar suficiente luz las primeras horas de la mañana o de la tarde.

9. Protección contra plagas

Algunas plagas parasitan las cunas de Moisés si están en un sitio inapropiado. Hay microorganismos que les generan enfermedades típicas por mala nutrición. Los ácaros, las moscas blancas, las arañas rojas y los insectos como los pulgones son los que con frecuencia la perjudican.

Los controlas aplicando insecticidas químicos o naturales. Entre otros, los hechos a base de neem o los jabones potásicos. También funcionan pesticidas caseros de canela, cebolla, vinagre o alcohol.

Pulgones en una planta cuna de Moisés.
Las plagas se pueden combatir con algunos remedios naturales que son útiles y económicos.


Características generales de las plantas de cunas de Moisés

La especie destaca por su belleza y, según Ecología Verde, es una de las mejores plantas de interior. No es de gran altura, su tallo es corto tipo acaule y las hojas (que miden de 6 a 8 centímetros de ancho por 26 a 30 centímetros de largo) se comparan con una lanza; el borde superior termina en punta y la base es atenuada.

Posee peciolos verdes más extensos que la lámina foliar de las hojas. El espectáculo lo completa una espata blanca y cóncava que envuelve una espiga o inflorescencia del mismo color, pero de menor tamaño, de la que brotan flores hermafroditas fértiles.

Las flores se dan todo el año. Sabes que están por morir cuando la espiga inicia verdosa, pasa a blanco y luego se torna verde otra vez.

Trucos extras para el mantenimiento de las cunas de Moisés

Algunos consejos adicionales para que las cunas de Moisés se mantengan saludables son los que listamos a continuación:

  • Asea las hojas con un paño húmedo.
  • Posiciona la maceta cerca de una ventana.
  • Ten siempre fungicidas y recorta las partes dañadas de la planta, para que no se expandan las infecciones.
  • Descarta los abrillantadores de plantas porque taponan los estomas.

Como habrás comprobado, no es una misión difícil cuidar las espatifilos. De allí que siempre estén de moda para engalanar los salones de las casas.

Te podría interesar...
Cómo combatir las plagas en las suculentas
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Cómo combatir las plagas en las suculentas

Las plagas en las suculentas son capaces de debilitarlas hasta la muerte, por más fuerte que parezca la planta. Toma nota de cómo cuidarlas.