¿Se puede consumir yogur si se tiene diarrea?

18 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias
El yogur es un alimento que se caracteriza por su contenido de probióticos, vitaminas y minerales. A pesar de ser un producto lácteo, parece beneficioso en caso de diarrea. ¿Quieres saber por qué? ¡Descúbrelo!

«¿Se puede consumir yogur si se tiene diarrea?» Esta, quizá, es un pregunta frecuente entre quienes han tenido este problema digestivo. La diarrea suele alertar una alteración de la microbiota intestinal; asimismo, se asocia con el estrés o una infección puntual.

En cualquier caso, la alimentación desempeña un papel importante para ponerle freno. Incluso, evita que se generen otras complicaciones, aunque a veces sea necesario complementarla con medidas farmacológicas.

Respecto al consumo de yogur, las evidencias sugieren que es un alimento beneficioso, siempre y cuando no contenga azúcares añadidos. Al ser un alimento nutritivo y probiótico, favorece el equilibrio de las bacterias del tracto gastrointestinal. ¿Qué más saber al respecto?

El yogur es una fuente de probióticos

Si por algo destaca el yogur es por su contenido en bacterias, en concreto en Lactobacillus. Estos microorganismos son capaces de colonizar el tracto digestivo y, a su vez, reducen el riesgo de desarrollar patologías de tipo metabólico.

De acuerdo con una investigación publicada en la revista Nutrients, el consumo regular de bacterias probióticas es capaz de disminuir la incidencia de la diabetes de tipo 2, e incluso de algunos tipos de enfermedad cardiovascular.

Para garantizar un aporte constante de bacterias beneficiosas al intestino existen varios métodos disponibles. El primero es la suplementación con probióticos. En estos casos lo óptimo es elegir un producto monocepa con un contenido abundante en bacterias que pueda garantizar que estas llegan vivas a las zonas del intestino que deben colonizar.

También es posible introducir dichos microorganismos en el sistema digestivo mediante el consumo regular de productos fermentados, como es el caso del yogur y del kéfir.

El yogur es una fuente de probióticos
Las bacterias saludables contenidas en el yogur ayudan al equilibrio de la microbiota intestinal. A su vez, reduce el riesgo de trastornos metabólicos.

Lee también: ¿Cuál es la diferencia entre prebióticos y probióticos?

¿Es bueno consumir yogur si se tiene diarrea?

Como comentábamos, la diarrea es un desorden gastrointestinal que puede estar provocado por múltiples causas. La mayor parte de ellas se relacionan con un desequilibrio a nivel de microflora intestinal. Por este motivo, el hecho de asegurar un aporte regular de bacterias beneficiosas podría ayudar a corregir este proceso.

Un estudio llevado a cabo en niños expone que el consumo de probióticos es capaz de prevenir y de trata la diarrea originada por la ingesta de antibióticos. Esta investigación utiliza la suplementación para obtener los resultados, pero también es posible administrar yogures de forma regular para prevenir la aparición de patologías intestinales.

En general, es común que se recomiende la ingesta de yogures cuando la persona está bajo un tratamiento con antibióticos. El objetivo de este consejo es aumentar la protección de la microbiota frente al desgaste ocasionado por los fármacos, situación que incrementa el riesgo de procesos relacionados con la disbiosis y la aparición de trastornos gastrointestinales.

Para saber más: ¿Cuáles son las funciones de la microbiota?

El consumo de yogur reduce la diarrea asociada a estrés

El estrés es otro de los factores capaces de inducir la aparición de diarrea u otros desórdenes intestinales. El sistema nervioso central se vincula de forma directa con el tracto gastrointestinal, como lo explica un artículo publicado en la revista Chinese Medical Journal.

Por lo anterior, una alteración en cualquiera de los dos sistemas puede afectar de forma directa al otro. Así, cualquier proceso de estrés o de alteración emocional es capaz de incrementar el riesgo de sufrir una diarrea.

Con relación a esto, y para reducir la aparición de desórdenes emocionales, se recomienda cuidar la flora intestinal y mejorar el estilo de vida. El consumo de yogur enriquecido con probióticos puede brindar protección frente a las alteraciones del estado de ánimo.

También sirve la ingesta de kéfir o la suplementación con probióticos. De todas formas, el sabor del kéfir no es adecuado para todos los gustos, por su toque ácido y su textura. Entre tanto, el yogur cuenta con una buena aceptación a nivel general.

Eso sí, es importante fijarse en el etiquetado y elegir un producto que no contenga azúcares añadidos en su composición. De lo contrario, estaríamos adquiriendo un yogur de baja calidad nutricional, que podría impactar de manera negativa sobre la salud metabólica y las glucemias sanguíneas.

El consumo de yogur reduce la diarrea asociada a estrés
Además de favorecer el equilibrio de las bacterias intestinales, el consumo de yogur se asocia a un mayor estado de bienestar emocional. Por eso, también contribuye a mejorar la diarrea causada por el estrés.

En caso de diarrea, consumir yogur es una opción acertada

Consumir yogur si se tiene diarrea puede mejorar la sintomatología de este proceso y acelerar la recuperación. En cualquier caso, no hace falta padecer este trastorno para comenzar a incluir este alimento en la dieta regular.

Los yogures son productos que se recomiendan en casi cualquier plan de alimentación, ya que proporcionan probióticos, grasas saludables y proteínas. Además, aportan calcio y otros minerales esenciales que promueven el bienestar.

Eso así, conviene revisar el etiquetado para determinar que es un producto de alta calidad. No todos los postres lácteos que hay en el mercado entran en el concepto de yogur. Algunos contienen demasiados azúcares y poco aportan a nivel nutricional.

  • Pereg D, Kimhi O, Tirosh A, Orr N, Kayouf R, Lishner M. The effect of fermented yogurt on the prevention of diarrhea in a healthy adult population. Am J Infect Control. 2005;33(2):122-125. doi:10.1016/j.ajic.2004.11.001
  • Yoo JY., Kim SS., Probiotics and prebiotics: present status and future perspectives on metabolic disorders. Nutrients, 2016.
  • Szajwska H., Canani RB., Guarino A., Hojsak I., et al., Probiotics for the prevention of antibiotic-associated diarrhea in children. J Pediatr Gastroenterol Nutr, 2016. 62 (3): 495-506.
  • Marotta A, Sarno E, Del Casale A, et al. Effects of Probiotics on Cognitive Reactivity, Mood, and Sleep Quality. Front Psychiatry. 2019;10:164. Published 2019 Mar 27. doi:10.3389/fpsyt.2019.00164
  • Guarino A, Guandalini S, Lo Vecchio A. Probiotics for Prevention and Treatment of Diarrhea. J Clin Gastroenterol. 2015;49 Suppl 1:S37-S45. doi:10.1097/MCG.0000000000000349
  • Hempel S. Probiotics for diarrhoea. Indian J Med Res. 2014;139(3):339-341.
  • Isolauri E. Probiotics for infectious diarrhoea. Gut. 2003;52(3):436-437. doi:10.1136/gut.52.3.436