Curetaje dental: procedimiento, resultados y cuidados

Las encías que sangran o los dientes que se mueven señalan que hay un problema periodontal. Te contamos sobre el curetaje dental, un tratamiento que se usa para resolver estas situaciones.
Curetaje dental: procedimiento, resultados y cuidados
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa.

Última actualización: 27 mayo, 2022

La gingivitis y la periodontitis, junto con las caries, son uno de los problemas bucales más frecuentes en la población adulta. El curetaje dental es uno de los tratamientos que se utilizan para resolver las afecciones en los tejidos de sostén.

Cuando las encías se vuelven rojas, se inflaman, sangran y se vuelven sensibles, indican que existe un problema en la cavidad bucal. Buscar ayuda profesional de inmediato para resolver la situación evitará complicaciones más graves.

Pues si la gingivitis no se trata a tiempo puede evolucionar a la piorrea o periodontitis. Aquí la destrucción de los tejidos que sostienen los dientes es más severa. Por eso la movilidad de las piezas dentarias e incluso la pérdida de las mismas es una posibilidad que se debe evitar.

A la hora de abordar los problemas periodontales, el odontólogo puede indicar realizar un curetaje dental. En este artículo te explicamos en qué consiste esta terapéutica y qué cuidados tener una vez hecha.

¿Qué es el curetaje dental?

El curetaje dental es un tratamiento odontológico que se realiza para tratar los problemas de gingivitis y periodontitis. Consiste en el raspaje, el pulido y el alisado de las raíces y las bolsas periodontales para eliminar los depósitos de sarro, bacterias y tejido inflamatorio acumulados por debajo de las encías.

Cuando la placa bacteriana no se elimina de manera adecuada con la higiene dental, la misma se acumula sobre las encías y por debajo de las mismas. Estos depósitos se calcifican y endurecen con los minerales presentes en la boca, transformándose en sarro.

El acúmulo de sarro y bacterias entre la raíz y la encía da origen a las bolsas periodontales. Esta situación es muy característica de la piorrea. El borde gingival se desplaza en profundidad y se forman sacos que retienen más residuos, empeorando cada vez más el cuadro.

El curetaje dental permite limpiar de manera adecuada estas zonas inaccesibles para el cepillado de dientes. Al eliminar los residuos y las zonas inflamadas y dejar una superficie radicular lisa, se favorece la recuperación de los tejidos.

Esta técnica la puede realizar un odontólogo general capacitado o un periodoncista. Estos últimos son profesionales especializados en el abordaje y tratamiento de los tejidos que sostienen los dientes.

¿Cuándo se realiza el curetaje dental?

Como ya mencionamos, el curetaje dental se utiliza para tratar los problemas de los tejidos de sostén. Pero no siempre es necesario.

En los casos de gingivitis leves, cuando aún no hay bolsas periodontales, los cuidados domésticos y una limpieza profesional suelen ser suficientes. En cambio, cuando hay periodontitis con mucho sarro acumulado, sacos profundos y pérdida de tejido óseo, el curetaje dental será oportuno.

Incluso, en los casos más severos, esta técnica se combina con cirugías especiales para devolver la salud periodontal al paciente. Será el odontólogo quien determine la necesidad de un curetaje dental.

De todos modos, hay algunos síntomas evidentes que pueden hacerte sospechar que algo no está bien con los tejidos periodontales. Estas son manifestaciones a las que deberás prestar atención y, en caso de que aparezcan, buscar ayuda profesional inmediata:

  • Encías rojas, inflamadas, sensibles y que sangran con facilidad.
  • Presencia de sarro sobre dientes y encías.
  • Mal aliento y feo sabor en la boca.
  • Salida de pus entre los dientes y el tejido gingival.
  • Movilidad dentaria.

Cuando visites al dentista, el profesional hará un examen bucal exhaustivo, buscará la presencia de bolsas y medirá la profundidad de las mismas; así mismo, verificará si hay movilidad dentaria. Además, tomará radiografías para observar el grado de compromiso óseo.

A partir de esta evaluación, el odontólogo llegará a un diagnóstico preciso del problema y en función de esto planificará el mejor tratamiento. El curetaje dental será necesario cuando los daños no se puedan revertir con una limpieza profesional convencional.

Gingivitis que requiere curetaje dental.
Las gingivitis severas, con serio riesgo de pérdida de elementos dentarios, son candidatas a un curetaje.


¿Cómo se realiza el curetaje dental?

El curetaje dental busca eliminar la placa bacteriana y los acúmulos de sarro depositados en los tejidos periodontales. Se actúa sobre zonas profundas y sensibles como la bolsa gingival y la raíz dentaria. Por este motivo, es necesario colocar anestesia antes de comenzar el tratamiento.

Se realiza en el consultorio odontológico en una o varias sesiones, según las necesidades del caso clínico. Se suele trabajar dividiendo la boca en cuadrantes para limpiar todos los sectores en orden. Una vez insensibilizada la zona, el tratamiento se divide en dos momentos.

1. Raspado radicular

La primera parte del procedimiento comienza con el raspado de las raíces dentarias para eliminar la placa bacteriana y el sarro. La misma puede realizarse de manera manual, con instrumentos ultrasónicos o combinando ambas técnicas:

  • Manual: se usan curetas, que son instrumentos delgados diseñados de manera especial para acceder con eficiencia a la zona afectada. Permiten raspar las raíces y desprender el sarro adherido de manera controlada y precisa.
  • Ultrasónica: se usan aparatos sónicos o ultrasónicos que permiten limpiar el sector de manera rápida a través de vibraciones.

La combinación de ambas técnicas logra un mejor acabado. En general, no es necesario despegar la encía para raspar las raíces. Pero algunos casos más avanzados pueden requerir la separación quirúrgica del tejido gingival para acceder mejor a las bolsas profundas.

Además, en esta etapa se realiza el análisis microbiológico del sarro y la placa. Esto permite conocer las bacterias que originan el problema para luego utilizar el antibiótico acorde.

2. Alisado y pulido de los dientes

Una vez raspadas las raíces y eliminados todos los residuos presentes sobre y debajo de las encías, se procede al alisado y pulido de los dientes. Para esto se utiliza instrumental rotario con brochas y pastas especiales que eliminan los pigmentos y las irregularidades de las superficies dentarias.

De esta manera, las piezas quedan lisas y brillantes. Con esto se busca eliminar todas las zonas que puedan favorecer la retención de placa bacteriana y con ello, la reaparición del problema.

Al terminar el tratamiento, el periodoncista le indicará al paciente ciertas medidas higiénicas y cuidados a realizar en el hogar. También prescribirá los antibióticos, los antinflamatorios y los enjuagues con antisépticos específicos para cada caso.

Cada cierto tiempo se deberá reevaluar el estado de la boca y hacer tratamientos de mantenimiento. De esta manera, se sostienen los resultados obtenidos y se evitan las recidivas, las complicaciones y la rápida acumulación de placa bacteriana.

Resultados del curetaje dental

Luego de realizado el curetaje dental, los tejidos periodontales necesitarán cierto tiempo para recuperarse. Por esta razón es común que la zona quede sensible y dolorida los días siguientes al tratamiento.

La sensibilidad al ingerir alimentos fríos y calientes y un leve sangrado, sobre todo al contacto o durante el cepillado dental, también es habitual. La zona donde se haya realizado el curetaje dental puede verse hinchada y roja por unos días, hasta que la inflamación disminuya.

El uso de los antinflamatorios que indique el profesional será de gran ayuda en estos casos. Pues disminuirán las molestias y favorecerán la recuperación.

Con este tratamiento, los tejidos de sostén se recuperarán, desaparecerá la inflamación y los dientes podrán permanecer en la boca. Además, se evitarán otras complicaciones sistémicas asociadas a la enfermedad periodontal. 



¿Cada cuánto tiempo se hacen los curetajes dentales?

El tratamiento de curetaje dental, como ya mencionamos, puede requerir varias sesiones. Sobre todo si los daños son severos, las bolsas profundas y está afectada gran parte de la boca.

Para evitar las incomodidades del paciente, en estos casos el profesional prefiere trabajar por sectores. Se cita al paciente en varias oportunidades para completar el tratamiento en etapas.

Pero una vez culminado todo el proceso y completado el curetaje dental en todas las zonas afectadas, serán necesarias nuevas revisiones. El odontólogo indicará cada cuánto se debe volver a la consulta para realizar citas de mantenimiento. En general, se realizan cada 4 o 6 meses, dependiendo de la complejidad de cada caso.

En estos controles periodontales el especialista evaluará el estado de la boca y eliminará aquellos nuevos focos de placa bacteriana y sarro que se hayan formado. Sobre todo en zonas concretas que tienden a acumular bacterias.

Así, con controles y limpiezas regulares se puede sostener el estado de salud periodontal con terapias más simples y menos invasivas. Sin tener que repetir el curetaje dental en toda la boca.

Debes saber que, si no se tienen los cuidados posteriores necesarios, la periodontitis vuelve a aparecer. Por eso las visitas pautadas con el dentista no se deben postergar ni suspender.

¿Cuáles son las diferencias entre el curetaje dental y las limpiezas profesionales?

Tanto la limpieza profesional como el curejate dental buscan eliminar la placa bacteriana y el sarro y mejorar la salud periodontal. De todos modos, no se trata de la misma intervención.

La limpieza dental es una terapéutica menos invasiva que se concentra en descartar los pigmentos, las manchas, la placa bacteriana y el sarro acumulados sobre las superficies dentarias. Es decir, por encima del borde de las encías, en la zona visible de los dientes.

Se trata de un tratamiento preventivo que se realiza para controlar la placa bacteriana y evitar sus complicaciones. Por lo tanto, se realiza en casi todos los pacientes. En general, se recomiendan una o dos limpiezas dentales al año, dependiendo de la salud gingival y la higiene bucodental del paciente.

En cambio, como ya detallamos, el curetaje dental se diferencia porque implica la limpieza de sitios más profundos, en lo que se denomina zona subgingival. Se elimina la placa bacteriana y el sarro depositados en el área interna de la encía y se llega a la raíz del diente. Por lo tanto, es un procedimiento más invasivo y, como te contamos, requiere el uso de anestesia.

El curetaje dental es un tratamiento correctivo que solo se aplica a los pacientes que padecen algún problema periodontal. En este caso, es la solución a una afección que ya está instalada.

Limpieza dental no es curetaje.
Una limpieza persigue un fin parecido al curetaje, pero es mucho menos invasiva y no se indica para casos graves.

Cuidados posteriores al curetaje dental

Una vez realizado el curetaje dental y pasada la anestesia, el paciente puede volver a su actividad cotidiana sin ningún problema. Como ya te contamos, puede haber un sangrado leve y pequeñas molestias que disminuirán con el paso de los días.

De todos modos, hay algunos cuidados especiales que harán que los tejidos intervenidos se recuperen mejor, pronto y no vuelvan a enfermar, como los siguientes:

  • Tomar la mediación: el dentista indicará si es necesario tomar antinflamatorios, analgésicos y antibióticos. Es fundamental respetar lo prescrito para evitar complicaciones.
  • Higiene bucal: el cepillado dental debe realizarse con suavidad, pero no se debe suspender. Puede generar un leve sangrado que desaparecerá conforme se desinflamen las encías.
  • Cuidar la dieta: en los días siguientes a la intervención se deben evitar los alimentos duros y muy calientes. Son preferibles las comidas frescas, blandas y fáciles de masticar.
  • No fumar: el cigarrillo es uno de los peores enemigos del tejido periodontal. Lo ideal es evitar este hábito. Pero si esto no es posible, se debe al menos no fumar en las primeras 48 horas siguientes al curetaje.
  • Atender los síntomas: ya te contamos qué puede suceder luego de un curetaje dental. Si notas que algo no va bien con la recuperación, la boca se hincha, el dolor no calma con la medicación o hay sangrado constante, consulta de inmediato con tu dentista.

El curetaje dental se puede prevenir

El curetaje dental es una intervención sencilla que se realiza bajo anestesia y no molesta. De todos modos, es un procedimiento que se usa porque hay una afección en la boca.

La placa bacteriana y el sarro, las bolsas profundas, la pérdida de hueso y la movilidad dentaria se pueden evitar con ciertos cuidados. Y, con ellos, la salud periodontal se conserva.

Para mantener las estructuras bucales sanas es fundamental ocuparse con responsabilidad de la higiene dental. El cepillado diario debe realizarse 3 veces al día durante 2 minutos.

Se ha de usar un cepillo de cerdas suaves garantizando la limpieza en la unión de la encía con los dientes y todas las caras de todos los elementos presentes. Y debe incluir la higiene de la lengua.

El uso diario del hilo dental también es fundamental. Esto permite eliminar la placa bacteriana que se acumula entre los dientes, donde el cepillado no logra acceder. Se deben incluir pastas dentales con flúor y enjuagues bucales que complementen.

El cuidado de la dieta también es muy importante. Una alimentación sana y equilibrada ayuda a tener dientes y encías fuertes. Además, se debe evitar el cigarrillo. Como te contamos, este hábito es muy nocivo para la salud bucal y para todo el organismo en general.

Por último, debes saber que a la hora de cuidar la salud bucal, el dentista es tu gran aliado. Visitar al odontólogo de manera periódica, cada 6 meses, ayuda a detectar a tiempo cualquier problema que pueda aparecer.

Te podría interesar...
7 consejos para prevenir la periodontitis
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
7 consejos para prevenir la periodontitis

La periodontitis es una afección oral muy frecuente que se puede prevenir. Sigue leyendo y entérate cómo mantener tus encías saludables.



  • Mosquera Tacuri, M. J. (2019). Tratamiento de bolsas periodontales con raspado y alisado radicular campo abierto (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).
  • Herrera Mamani, J. N. (2021). Efecto de la terapia de raspado y alisado radicular sobre la hipersensibilidad dentaria en pacientes atendidos en un Centro Odontológico de la ciudad de Moquegua, 2020.
  • Huamán Huamán, G. G. (2018). FRECUENCIA DE HIPERSENSIBILIDAD DENTINARIA POSTERIOR AL RASPADO Y ALISADO RADICULAR EN PACIENTES TRATADOS EN LA CLINICA ODONTOLOGICA DE LA UNIVERSIDAD NORBERT WIENER-2016-I.
  • Pérez, A. J. S. (2008). Gingivectomia y curetaje gingival. Labor dental clínica: Avances clínicos en odontoestomatología9(1), 24-28.
  • Pinargote, B. R., Bajaña, L. C., & Mera, D. V. (2020). EFICACIA DE LA TETRACICLINA COMO COADYUVANTE EN LA TERAPIA DE RASPADO Y ALISADO RADICULAR EN PACIENTE CON PERIODONTITIS CRÓNICA. REPORTE DE CASO. Revista Científica Especialidades Odontológicas UG3(2).
  • Díaz-Caballero, A. J., Rivera-Peñates, D. M., & Anaya-Guzmán, L. I. (2022). Factores etiológicos de abscesos periodontales: Una patología emergente. Informe de tres casos. Universidad Y Salud24(2), 205-211.
  • Cantos, V., & Steward, I. (2021). Diferencias clínicas en el tratamiento periodontal con y sin el uso de clorhexidina. Revisión sistemática.
  • Bascones Martínez, A., Matesanz Pérez, P., & Escribano Bermejo, M. (2007). Análisis de la eficacia de la terapia antibiótica coadyuvante en el tratamiento básico de la periodontitis crónica en pacientes fumadores. Avances en Periodoncia e Implantología Oral19(1), 29-38.
  • Delgado, J., & Ayo, A. M. (2021). Revisión sistemática de la utilización de clorhidrato de minociclina, Arestin®, como coadyuvante en pacientes periodontales durante el tratamiento periodontal (Doctoral dissertation, Santo Domingo: Universidad Iberoamericana (UNIBE)).
  • Rodríguez Pulido, J. I., Martínez Sandoval, G., Garza Enríquez, M., Chapa Arizpe, M. G., Nakagoshi Cepeda, M. A. A., & Nakagoshi Cepeda, S. E. (2019). Acondicionamiento radicular en el tratamiento periodontal no quirúrgico y quirúrgico. Revista ADM76(5), 278-281.
  • Peña, MARTA., Vaamonde, CANÒLICH., Vilarrasa, JAVI., Vallés, CRISTINA., Pascual, ANDRÉS., Shapira, LIOR, & Nart, JOSÉ (2018). Diagnóstico y tratamiento de las enfermedades periodontales: de lo imposible a lo posible. Revista científica de la Sociedad Española de Periodoncia4(11), 11-22.