Cómo detener el sangrado nasal con 5 remedios naturales

Daniela Echeverri Castro·
13 Agosto, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por Lourdes Martínez al
13 Enero, 2020
En caso de sufrir una hemorragia nasal, lo más adecuado es colocar la cabeza hacia adelante y no hacia atrás, como se suele creer, ya que así se evita tragar sangre.

Cuando sufrimos una hemorragia o sangrado nasal, por lo general, llevamos la cabeza hacia atrás porque creemos que así conseguiremos detener el flujo de sangre. Sin embargo, por muy extendida que sea esta medida, no es la más recomendable.

Los expertos en salud han desmentido esta medida y comentan que en lugar de llevarla a cabo, lo más recomendable es sentarse y colocar la cabeza ligeramente hacia adelante y respirar por la boca (para evitar tragar sangre). Adicionalmente, se puede realizar otras medidas.

Por otra parte, según creencias populares, es posible recurrir a ciertos remedios naturales, como los que te comentaremos a continuación.

¿Qué hacer en caso de hemorragia o sangrado nasal?

Aunque no se debe pasar por alto, el sangrado nasal suele producirse cuando alguno de los vasos sanguíneos de la nariz se rompe. Puede ser por un golpe o porque la membrana mucosa está demasiado seca.

Medidas que podemos llevar a cabo en caso de sufrir una hemorragia nasal:

  • Sentarnos y colocar la cabeza ligeramente hacia adelante y respirar por la nariz.
  • No es recomendable colocar la cabeza hacia atrás ni acostarse completamente horizontal.
  • No presionar la nariz con fuerza ni tampoco introducir gasas, tela u otros elementos para taponarla.
  • Aplicar una compresa fría sobre el puente nasal (envuelto en una gasa estéril o un paño de tela seco y fino).
  • No sonarse la nariz, ya que esto puede volver a ocasionar sangrado nasal.

Nota importante: en caso de que la hemorragia no se detenga pasados unos 20 minutos, lo más recomendable es acudir al médico cuanto antes.

Remedios naturales

Según creencias populares, los siguientes remedios naturales pueden ayudar a detener el sangrado nasal leve (y pasajero) en poco tiempo y, además, aliviar ciertas molestias asociadas.

1. Infusión de ortiga

Infusión de ortiga para problemas en la próstata
La ortiga es una planta utilizada contra problemas de próstata como el agrandamiento. Sin embargo, faltan evidencias para comprobar estos efectos.

La infusión de ortiga destaca por sus propiedades diuréticas, por ello se utiliza a menudo para combatir la retención de líquidos. No obstante, uno de los usos alternativos que se le da es como remedio para deterner la hemorragia nasal.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de ortiga seca (30 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Incorpora la ortiga seca en una taza de agua hirviendo y déjala reposar 10 minutos.

Modo de uso

  • Para empezar, sumerge un trozo de algodón en el líquido y aplícalo dentro de la fosa nasal sangrante.
  • Después deja que actúe 15 minutos y retíralo.
  • Si lo consideras necesario, repite su uso 2 veces al día.

2. Infusión de cola de caballo

La infusión de cola de caballo es una bebida que se utiliza para varias cuestiones. De hecho, junto con el té verde, es una de las bebidas más consumidas por las personas que desean bajar de peso. Además, al igual que la ortiga, se puede aprovechar para detener el sangrado nasal.

Ingredientes

  • 1 cucharada de cola de caballo (10 g)
  • ½ taza de agua (125 ml)

Preparación

  • Para empezar, agrega la cucharada de cola de caballo en media taza de agua hirviendo y déjala reposar 10 minutos.
  • A continuación, cuela la bebida y aplícala de forma externa.

Modo de uso

  • Realiza un lavado de las fosas nasales con esta infusión.

3. Vinagre de manzana

Vinagre de manzana para la piel
El vinagre de manzana tiene algunos efectos adversos que son de cuidado.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de vinagre de manzana (30 ml)
  • 2 cucharadas de agua (20 ml)

Preparación

  • Diluye el vinagre de manzana en agua, ya que solo puede ser un poco agresivo.

Modo de uso

  • Para empezar, humedece un algodón con el producto y aplícalo dentro de la fosa nasal.
  • Después, déjalo actuar 10 minutos y retíralo.

4. Infusión de menta

La infusión de menta puede ayudar a calmar los nervios, favorecer la digestión y en cierta forma, también puede ayudar a detener el sangrado nasal.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de hojas de menta (10 g)

Preparación

  • Para empezar, pon a hervir una taza de agua y, cuando llegue a ebullición, agrégale las hojas de menta.
  • Después, reduce el fuego y deja cocinar la planta durante 3 minutos.
  • Luego déjala reposar a temperatura ambiente, 10 o 15 minutos más.
  • Por último, cuela la infusión y tómala tibia.

Modo de consumo

  • Tan pronto como tengas un sangrado nasal, consume una taza de infusión de menta.
  • Repite su ingesta 2 o 3 veces al día, aunque se detenga el síntoma.

5. Solución salina

Aplicarse una solución salina en la nariz ayuda a limpiarla de los coágulos secos y la mucosidad acumulada. Por ello, en algunos casos se recomienda como remedio para el día después de una hemorragia nasal.

Agua salada para el sangrado nasal

Ingredientes

  • 1 cucharadita de sal (5 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • En primer lugar, pon a calentar una taza de agua y, sin dejarla hervir, disuelve la cucharadita de sal.
  • A continuación, comprueba que la temperatura es apta para su uso y vierte el líquido en una jeringa.

Modo de aplicación

  • Introduce un poco de la solución en las fosas nasales con la ayuda de la jeringa. Es importante que vayas poco a poco para no causar molestias.
  • Limpia los restos con un paño suave.
  • No hagas movimientos bruscos.

Descubre: 7 efectivas soluciones caseras para las hemorragias nasales

¿Hay que ir al médico?

En caso de haber sufrido una lesión en la cabeza o en la propia nariz, lo más recomendable es ir al médico cuanto antes y evitar el uso de remedios naturales hasta tener la autorización del profesional. Esto es porque no a todo el mundo les sientan bien y porque dependiendo de la persona, pueden aliviar o agravar las molestias.

De acuerdo con el Manual MSD: “cuando el médico estudia los antecedentes clínicos y realiza la exploración física pregunta al paciente sobre posibles trastornos de la coagulación y el uso de fármacos que alteran la coagulación de la sangre”. Esto facilita la búsqueda de pistas acerca del origen de la hemorragia, entre otras cuestiones.

  • Wright, C. I., Van-Buren, L., Kroner, C. I., & Koning, M. M. G. (2007). Herbal medicines as diuretics: A review of the scientific evidence. Journal of Ethnopharmacology. https://doi.org/10.1016/j.jep.2007.07.023
  • Balubaid, S. O. (2012). The curial effect of vinegar in reducing the serious damages of lead on the histological structure of some organs of embryos and mature female albino mice. Life Science Journal.
  • M.S., I., & A.Z., B. (2011). Efficiency of “Nettle oil” use for prevention of hemorrhagic complications in the pregnants with iron deficiency anemia. Journal of Thrombosis and Haemostasis. https://doi.org/http://dx.doi.org/10.1111/j.1538-7836.2011.04380_6.x