¿Qué es una dieta proinflamatoria y cuáles son sus riesgos?

Por si no lo sabías, existen alimentos capaces de causarte inflamaciones en el aparato digestivo y en el resto del organismo. Mira cuáles son y cómo evitar más problemas cambiando los hábitos.
¿Qué es una dieta proinflamatoria y cuáles son sus riesgos?
Maria Patricia Pinero Corredor

Escrito y verificado por la nutricionista Maria Patricia Pinero Corredor el 28 Mayo, 2021.

Última actualización: 28 Mayo, 2021

La dieta tiene un gran impacto sobre la salud. Sin embargo, existen algunos tipos que contribuyen a aumentar el riesgo de ciertas enfermedades crónicas, como la dieta proinflamatoria.

Hay 2 tipos de inflamación. La aguda, que ocurre como respuesta a una lesión como mecanismo de defensa; y la crónica, que ocurre cuando el cuerpo trata de eliminar ciertas sustancias nocivas. La grasa abdominal en exceso también puede producir una inflamación crónica.

Una dieta proinflamatoria puede predisponer al cuerpo a enfermedades como la diabetes, las patologías cardíacas y algunos trastornos intestinales. Desde esta perspectiva, el doctor David Seaman explica que ciertos alimentos específicos (azucares y aceites de semillas) promueven la inflamación.

¿Cómo puede la dieta causar inflamación?

La inflamación es un tipo de defensa natural y una señal de protección del organismo. Pero cuando persiste o es mantenida por factores dietéticos actúa en nuestra contra.

Existen ciertos marcadores en sangre, como la proteína C reactiva, la interleucina-6 y el factor de necrosis tumoral alfa que indican una inflamación crónica. Tal como lo explican algunos expertos, la dieta influye sobre estos marcadores. Por ejemplo, la dieta occidental está relacionada con altos niveles de inflamación.

La revista Obesity Reviews nos comenta que los alimentos ultraprocesados, altos en calorías y muy bajos en vegetales y frutas están relacionados con niveles más elevados de inflamación. Por el contrario, un ensayo clínico demostró que la dieta mediterránea, rica en frutas, legumbres, aceite de oliva, pescados azules, verduras y cereales integrales se ha relacionado con marcadores inflamatorios más bajos.

La importancia de las dietas para mejorar la salud fue publicada por la revista Advances in Nutrition. Se utilizó una herramienta conocida como índice inflamatorio dietético para determinar el potencial pro o antiinflamatorio.

Este índice toma en cuenta compuestos, nutrientes y alimentos con propiedades a favor o en contra del proceso inflamatorio. Aquellos patrones dietéticos proinflamatorios se asociaron con un mayor riesgo de enfermedades crónicas.

Ultraprocesados que son inflamatorios.
Los ultraprocesados, los azúcares y la bollería son alimentos considerados inflamatorios.

¿Qué alimentos se consideran proinflamatorios?

Muchos alimentos que se consumen de manera habitual pueden afectar la inflamación del cuerpo. A continuación revisaremos aquellos con características proinflamatorias.

Grasas trans

Las grasas trans son de las menos saludables que existen. Se forman por la adición de hidrógeno a las grasas insaturadas para que sean más estables en su almacenamiento. Una buena parte de ellas se conocen como aceites parcialmente hidrogenados.

En este sentido, un grupo de expertos aclaran que el aceite de soya hidrogenado causa más inflamación que el aceite de palma y girasol.

Durante el proceso de elaboración de las margarinas también se forman grasas trans. Un estudio menciona los efectos inflamatorios y el riesgo de enfermedad crónica de estas grasas. Se reconoce que aumentan los marcadores inflamatorios, como la proteína C reactiva.

Una investigación demostró que las grasas trans pueden afectar la función de las células endoteliales que recubren las arterias, siendo esto un factor de riesgo para enfermedades cardíacas. También se encontró que el consumo de estas grasas aumenta los marcadores inflamatorios en hombres sanos y con altos niveles de colesterol.

Otros alimentos con altos contenidos de grasas trans incluyen las comidas rápidas fritas, las palomitas de maíz, las patatas fritas, las mantecas vegetales, los pasteles y los alimentos procesados, así como pasteles y galletas.

Azúcar de mesa y jarabe de maíz

La dieta occidental utiliza como principal edulcorante el azúcar de mesa y el jarabe de maíz con alto contenido de fructosa. La diferencia entre ambos es que el azúcar contiene partes iguales de glucosa y fructosa, pero en el jarabe de maíz más de la mitad es fructosa.

Tal como lo revela un estudio, el azúcar es un producto dietético proinflamatorio. Al respecto, se evidenció que ratones alimentados con dietas altas en sacarosa desarrollaron cáncer de mama.

En un ensayo clínico aleatorizado sobre grupos de personas que consumen refrescos regulares y dietéticos, leche o agua, se encontró que aquellos que ingieren refrescos regulares tenían niveles aumentados de ácido úrico, lo que conlleva a la inflamación y a la resistencia a la insulina.

La revista The Journal of Nutrition ha publicado que consumir mucha fructosa se relaciona con la obesidad, la resistencia a la insulina, la diabetes, el hígado graso, la enfermedad renal crónica y el cáncer. Una revisión menciona que la fructosa también se considera un factor de riesgo de enfermedad cardíaca y aumenta varios marcadores inflamatorios en ratones y humanos.

Hay que considerar que el azúcar también se usa como ingrediente agregado en dulces, chocolates, pasteles, donas y cereales para desayuno.

Carbohidratos refinados

Investigaciones refieren que los carbohidratos refinados pueden producir inflamación, estimulando el crecimiento de bacterias intestinales que aumentan el riesgo de obesidad y enfermedad inflamatoria intestinal.

Este tipo de carbohidrato tiene un índice glicémico muy elevado, es decir, aumenta de manera muy rápida el azúcar en la sangre. En adultos mayores se ha encontrado que ingerir alimentos con un índice glicémico alto puede aumentar casi 3 veces la posibilidad de morir a causa de una enfermedad inflamatoria.

Otro ensayo en hombres jóvenes apoya este hallazgo. Cuando las personas en el estudio comieron 50 gramos de pan blanco presentaron un mayor nivel de azúcar en sangre y de los marcadores inflamatorios.

Los dulces, el pan, los pasteles, los refrescos azucarados, las galletas, la pasta, la harina refinada y los alimentos procesados con azúcar son fuente de carbohidratos refinados.

Aceites vegetales

Algunos estudios han promovido que los aceites con ácidos grasos omega 6 son proinflamatorios y este tipo de grasa es característico de la dieta occidental. Ciertos aceites de semillas, como el de soya, pueden activar la inflamación.

Esta es una de las razones para recomendar el consumo de grasa omega 3, como la que se encuentra en pescados grasos. Los omega 3 tienen un poder antiinflamatorio importante.

En este sentido, un estudio en ratas alimentadas con 20 veces más omega 6 que omega 3 demostró que tenían niveles mucho más altos de marcadores inflamatorios que las alimentadas con proporciones iguales o 5 veces superiores de omega 6 respecto a omega 3. Sin embargo, en humanos todavía no existe suficiente evidencia del efecto.

Carne procesada

Desde hace tiempo se reconoce la relación entre el consumo de carnes procesadas (tocino, salchichas, jamón, cecina y carne ahumada) con un mayor riesgo de enfermedades crónicas, como diabetes, cáncer de estómago y de colon.

La presencia de productos finales de glicación (AGE) en estos productos puede causar inflamación, tal como lo revelan algunos estudios. En particular, el cáncer de colon está muy asociado al consumo de carnes procesadas, como respuesta inflamatoria.

Alcohol excesivo

Un ensayo clínico demostró que el marcador inflamatorio proteína C reactiva aumenta en personas que ingieren mucho alcohol. Además, se pueden desarrollar problemas con ciertas toxinas bacterianas que se producen en el colon y llegan a la sangre.

La revista Lancet reveló que el alcohol excesivo puede producir intestino permeable, una condición que provoca inflamación generalizada en el cuerpo y daña diferentes órganos. En este sentido, se recomiendan 2 bebidas estándar al día para los hombres y 1 para las mujeres.

Carnes procesadas son de la dieta proinflamatoria.
Las carnes procesadas tienen una influencia ya demostrada como factores de riesgo para ciertos tipos neoplásicos, como el cáncer de colon.

Riesgos de una dieta proinflamatoria

Consumir de manera constante una dieta proinflamatoria puede producir una inflamación crónica relacionada con enfermedades coronarias, depresión y obesidad, entre otras.

Aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular

En estudios a largo plazo se ha demostrado que las personas que consumen alimentos proinflamatorios tienen un 38 % más riesgo de desarrollar enfermedades crónicas cardiovasculares. Otro estudio también encontró el efecto nocivo de alimentos proinflamatorios sobre los niveles de colesterol, a diferencia de la dieta antiinflamatoria.

Puede asociarse a depresión

Aunque aún no está clara la relación, se ha encontrado que las personas depresivas que consumieron más azúcares, grasas trans y carbohidratos refinados tuvieron marcadores inflamatorios aumentados en la sangre. Los resultados también asocian la dieta proinflamatoria con un peor estado de los síntomas.

Incrementa el riesgo de mortalidad por enfermedades crónicas

Un grupo de expertos han difundido que la inflamación crónica es un factor causal de discapacidad y mortalidad en todo el mundo. Según la revista Nutrients, los alimentos proinflamatorios como los ultraprocesados y las grasas trans promueven la inflamación crónica sistémica.

Consejos para una dieta saludable

Para evitar problemas de inflamación hay que concentrarse en mejorar la dieta, en lugar de focalizarse solo en un alimento o nutriente. Muchos de ellos interactúan entre sí.

Se aconseja siempre ampliar la variedad de alimentos vegetales (frutas, verduras, legumbres, cereales integrales y aceite de oliva). Estos contienen fibra y fitoquímicos, como los polifenoles, con efecto antioxidante.

Las hierbas, las especias, el té y el café también son excelente fuente de polifenoles. Así que los puedes utilizar de manera regular. El pescado azul es fuente de omega 3, por su parte.

Para mantener la salud y aumentar la expectativa de vida ante las enfermedades crónicas se debe dejar la dieta proinflamatoria y cambiar a alimentos saludables.

Te podría interesar...
Dieta para la inflamación
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Dieta para la inflamación

Las enfermedades crónicas no transmisibles se asocian con el exceso de tejido adiposo e inflamación. Una dieta para tratar la inflamación puede ayudar.



  • Marx W, Veronese N, Kelly JT, Smith L, Hockey M, Collins S, Trakman GL, Hoare E, Teasdale SB, Wade A, Lane M, Aslam H, Davis JA, O'Neil A, Shivappa N, Hebert JR, Blekkenhorst LC, Berk M, Segasby T, Jacka F. The Dietary Inflammatory Index and Human Health: An Umbrella Review of Meta-Analyses of Observational Studies. Adv Nutr. 2021 Apr 19:nmab037.
  • Seaman DR. The diet-induced proinflammatory state: a cause of chronic pain and other degenerative diseases? J Manipulative Physiol Ther. 2002 Mar-Apr;25(3):168-79.
  • Lopez-Garcia E, Schulze MB, Fung TT, Meigs JB, Rifai N, Manson JE, Hu FB. Major dietary patterns are related to plasma concentrations of markers of inflammation and endothelial dysfunction. Am J Clin Nutr. 2004 Oct;80(4):1029-35.
  • Lane MM, Davis JA, Beattie S, Gómez-Donoso C, Loughman A, O'Neil A, Jacka F, Berk M, Page R, Marx W, Rocks T. Ultraprocessed food and chronic noncommunicable diseases: A systematic review and meta-analysis of 43 observational studies. Obes Rev. 2021 Mar;22(3):e13146.
  • Chrysohoou C, Panagiotakos DB, Pitsavos C, Das UN, Stefanadis C. Adherence to the Mediterranean diet attenuates inflammation and coagulation process in healthy adults: The ATTICA Study. J Am Coll Cardiol. 2004 Jul 7;44(1):152-8.
  • Marx W, Veronese N, Kelly JT, Smith L, Hockey M, Collins S, Trakman GL, Hoare E, Teasdale SB, Wade A, Lane M, Aslam H, Davis JA, O'Neil A, Shivappa N, Hebert JR, Blekkenhorst LC, Berk M, Segasby T, Jacka F. The Dietary Inflammatory Index and Human Health: An Umbrella Review of Meta-Analyses of Observational Studies. Adv Nutr. 2021 Apr 19:nmab037.
  • Nestel P. Trans fatty acids: are its cardiovascular risks fully appreciated? Clin Ther. 2014 Mar 1;36(3):315-21.
  • Lopez-Garcia E, Schulze MB, Meigs JB, Manson JE, Rifai N, Stampfer MJ, Willett WC, Hu FB. Consumption of trans fatty acids is related to plasma biomarkers of inflammation and endothelial dysfunction. J Nutr. 2005 Mar;135(3):562-6.
  • Han SN, Leka LS, Lichtenstein AH, Ausman LM, Schaefer EJ, Meydani SN. Effect of hydrogenated and saturated, relative to polyunsaturated, fat on immune and inflammatory responses of adults with moderate hypercholesterolemia. J Lipid Res. 2002 Mar;43(3):445-52.
  • Bendsen NT, Stender S, Szecsi PB, Pedersen SB, Basu S, Hellgren LI, Newman JW, Larsen TM, Haugaard SB, Astrup A. Effect of industrially produced trans fat on markers of systemic inflammation: evidence from a randomized trial in women. J Lipid Res. 2011 Oct;52(10):1821-8.
  • Baer DJ, Judd JT, Clevidence BA, Tracy RP. Dietary fatty acids affect plasma markers of inflammation in healthy men fed controlled diets: a randomized crossover study. Am J Clin Nutr. 2004 Jun;79(6):969-73.
  • Jiang Y, Pan Y, Rhea PR, Tan L, Gagea M, Cohen L, Fischer SM, Yang P. A Sucrose-Enriched Diet Promotes Tumorigenesis in Mammary Gland in Part through the 12-Lipoxygenase Pathway. Cancer Res. 2016 Jan 1;76(1):24-9.
  • Stanhope KL, Havel PJ. Fructose consumption: considerations for future research on its effects on adipose distribution, lipid metabolism, and insulin sensitivity in humans. J Nutr. 2009 Jun;139(6):1236S-1241S.
  • Glushakova O, Kosugi T, Roncal C, Mu W, Heinig M, Cirillo P, Sánchez-Lozada LG, Johnson RJ, Nakagawa T. Fructose induces the inflammatory molecule ICAM-1 in endothelial cells. J Am Soc Nephrol. 2008 Sep;19(9):1712-20.
  • Ma X, Lin L, Yue J, Pradhan G, Qin G, Minze LJ, Wu H, Sheikh-Hamad D, Smith CW, Sun Y. Ghrelin receptor regulates HFCS-induced adipose inflammation and insulin resistance. Nutr Diabetes. 2013 Dec 23;3(12):e99.
  • Spreadbury I. Comparison with ancestral diets suggests dense acellular carbohydrates promote an inflammatory microbiota, and may be the primary dietary cause of leptin resistance and obesity. Diabetes Metab Syndr Obes. 2012;5:175-89.
  • Buyken AE, Flood V, Empson M, Rochtchina E, Barclay AW, Brand-Miller J, Mitchell P. Carbohydrate nutrition and inflammatory disease mortality in older adults. Am J Clin Nutr. 2010 Sep;92(3):634-43.
  • Dickinson S, Hancock DP, Petocz P, Ceriello A, Brand-Miller J. High-glycemic index carbohydrate increases nuclear factor-kappaB activation in mononuclear cells of young, lean healthy subjects. Am J Clin Nutr. 2008 May;87(5):1188-93.
  • Patterson E, Wall R, Fitzgerald GF, Ross RP, Stanton C. Health implications of high dietary omega-6 polyunsaturated Fatty acids. J Nutr Metab. 2012;2012:539426.
  • Yang LG, Song ZX, Yin H, Wang YY, Shu GF, Lu HX, Wang SK, Sun GJ. Low n-6/n-3 PUFA Ratio Improves Lipid Metabolism, Inflammation, Oxidative Stress and Endothelial Function in Rats Using Plant Oils as n-3 Fatty Acid Source. Lipids. 2016 Jan;51(1):49-59.
  • Micha R, Wallace SK, Mozaffarian D. Red and processed meat consumption and risk of incident coronary heart disease, stroke, and diabetes mellitus: a systematic review and meta-analysis. Circulation. 2010;121(21):2271-2283.
  • Oliveira A, Rodríguez-Artalejo F, Lopes C. Alcohol intake and systemic markers of inflammation--shape of the association according to sex and body mass index. Alcohol Alcohol. 2010 Mar-Apr;45(2):119-25.
  • Bjarnason I, Peters TJ, Wise RJ. The leaky gut of alcoholism: possible route of entry for toxic compounds. Lancet. 1984 Jan 28;1(8370):179-82.
  • Li J, Lee DH, Hu J, Tabung FK, Li Y, Bhupathiraju SN, Rimm EB, Rexrode KM, Manson JE, Willett WC, Giovannucci EL, Hu FB. Dietary Inflammatory Potential and Risk of Cardiovascular Disease Among Men and Women in the U.S. J Am Coll Cardiol. 2020 Nov 10;76(19):2181-2193.
  • Anand SS, Hawkes C, de Souza RJ, et al. Food Consumption and its Impact on Cardiovascular Disease: Importance of Solutions Focused on the Globalized Food System: A Report From the Workshop Convened by the World Heart Federation. J Am Coll Cardiol. 2015;66(14):1590-1614.
  • Furman D, Campisi J, Verdin E, Carrera-Bastos P, Targ S, Franceschi C, Ferrucci L, Gilroy DW, Fasano A, Miller GW, Miller AH, Mantovani A, Weyand CM, Barzilai N, Goronzy JJ, Rando TA, Effros RB, Lucia A, Kleinstreuer N, Slavich GM. Chronic inflammation in the etiology of disease across the life span. Nat Med. 2019 Dec;25(12):1822-1832.
  • Shivappa N, Godos J, Hébert JR, Wirth MD, Piuri G, Speciani AF, Grosso G. Dietary Inflammatory Index and Cardiovascular Risk and Mortality-A Meta-Analysis. Nutrients. 2018 Feb 12;10(2):200.