Dolor de garganta al tragar: causas y cómo aliviarlo

¿Padeces de dolor de garganta al tragar? Te indicamos qué hay detrás de ello y qué cosas puedes hacer para tratarlo.
Dolor de garganta al tragar: causas y cómo aliviarlo
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira.

Última actualización: 02 enero, 2022

El dolor de garganta al tragar es algo que todas las personas experimentan al menos una vez en la vida. La mayoría de las veces se trata de episodios puntuales, con frecuencia debido a una rápida deglución o a ciertos ingredientes. Cuando pasa de un suceso aislado a una condición más frecuente, de seguro se debe a una afección subyacente. Hoy te damos algunas pistas al respecto y qué hacer para tratarlo.

El término médico para estos episodios es odinofagia, y también se puede manifestar luego de la ingesta de líquidos. Puede desarrollarse con diferentes grados de intensidad y cuando se extiende por varios días o semanas compromete la calidad de vida de las personas. Lo ideal es que busques asistencia médica para un diagnóstico, aunque en las líneas siguientes te indicamos sus causas y cómo aliviarlo.

Principales causas del dolor de garganta al tragar

Los investigadores concuerdan en que un proceso diagnóstico es imprescindible para encontrar las causas reales de la disfagia y la odinofagia. No es nuestra intención sustituir los criterios médicos, solo orientarte qué tan grave o benigno pueden ser estos episodios. Te dejamos con cinco causas del dolor de garganta al tragar.

1. Faringitis

La faringitis estreptocócica es la principal causa del dolor de garganta al tragar. Se trata de una afección bacteriana que produce inflamación, dolor e irritación en la faringe. Es más frecuente en niños, aunque puede afectar a personas de todas las edades.



El dolor de garganta al tragar se acompaña de fiebre, manchas rojas en la parte posterior de la boca, inflamación de las amígdalas, inflamación de los ganglios linfáticos y dolor de cabeza. De acuerdo con los investigadores, hasta el 30 % de los casos se originan por estreptococo del grupo A.

2. Globo faríngeo

El dolor de garganta al tragar es por globo faríngeo
Los pacientes con globo faríngeo suelen experimentar dificultad para tragar o disfagia. En ocasiones, esto se acompaña de dolor.

El globo faríngeo, también conocido como globo histérico o nudo en la garganta, es la sensación de tener alojado algo en este órgano. Los pacientes lo describen como un “bloqueo parcial”, lo que en ocasiones desencadena ansiedad, estrés y dolor al tragar alimentos. Todo esto se manifiesta aunque la persona no tenga ningún tipo de problema físico evidente.



Es una condición muy molesta y difícil de tratar, en parte porque no existe un desencadenante real. Algunos pacientes también pueden reportar asfixia, esto en contra de que su faringe y su laringe estén completamente libres.

3. Sequedad ambiental

Una causa en la que probablemente no has pensado la encuentras en la sequedad del ambiente. El aire interior seco puede provocar que tu garganta se seque. Esto se traducirá en que sus paredes adquirirán una textura áspera, la cual puede interactuar negativamente con los alimentos durante la deglución.

El aire seco también puede interferir en la producción de saliva, algo que entorpecerá aún más este proceso. Como consecuencia puedes manifestar dolor de garganta al tragar, ya que el tránsito de los alimentos será más lento y la fricción con las paredes de la faringe será mayor. La ausencia de humedad o el aumento de la temperatura pueden estar detrás de ello.

4. Alergias

Las alergias a la caspa de las mascotas, el polen, los ácaros o el polvo son más comunes de lo que las personas piensan. Los síntomas son muy variados, y su intensidad está condicionada por la sensibilidad. Un signo frecuente es la inflamación de la garganta, lo cual produce como consecuencia dolor e irritación al comer o beber.

Puedes desarrollar este signo con independencia de otros más evidentes como ojos llorosos, congestión nasal y dificultad para respirar. Una reacción grave se denomina anafilaxia. Esta requiere atención inmediata porque es potencialmente mortal.

5. Reflujo gastroesofágico

El dolor de garganta al tragar por reflujo
Si bien es poco frecuente, los daños en la mucosa esofágica por el reflujo gastroesofágico recurrente y crónico puede ocasionar dolor al tragar.

El reflujo gastroesofágico ocasiona acidez en el epigastrio (la zona abdominal conocida como boca del estómago), dolor en el pecho, náuseas, vómitos y dolor de garganta al tragar. Es una enfermedad crónica, de manera que empeora a medida que pasa el tiempo (en especial en ausencia de tratamiento). Otras de las posibles causas del dolor de garganta al tragar son las siguientes:

  • Contractura muscular.
  • Epiglotitis.
  • Infecciones (sarampión, varicela, mononucleosis, gripe y demás).
  • Sinusitis.
  • Amigdalitis.
  • Heridas o traumatismos en la garganta.
  • Laringitis.
  • Infecciones por hongos (como la candidiasis).
  • Enfermedad de Crohn.

Una causa menos probable son algunos tipos de cáncer. El cáncer de garganta y el cáncer de esófago pueden generar dolor de garganta al tragar. Aun así es más probable que los episodios tengan su origen en las condiciones que se han explicado anteriormente.

Cómo aliviar el dolor de garganta al tragar

Dado que la mayoría de los episodios se producen por infecciones bacterianas, el tratamiento predilecto para el dolor de garganta al tragar es la ingesta de antibióticos. Sin embargo, las opciones se ajustan de acuerdo con el diagnóstico clínico. Para descartar afecciones paralelas o más graves, te exhortamos a buscar asistencia médica.

Cuando el desencadenante es viral, por lo general se opta por esperar a que el organismo elimine el virus por sí solo, o en todo caso se recetará un tratamiento sintomático. Las afecciones crónicas como el reflujo requieren un tratamiento permanente que se ajusta de acuerdo con las características de la condición (frecuencia, intensidad, síntomas paralelos y demás).

Al margen de aplicar un tratamiento, los pacientes también pueden tener en cuenta una serie de hábitos que minimizan estas complicaciones. Te dejamos con algunos hábitos que debes incluir en tu día a día:

  • Lávate las manos con frecuencia y evita tocar las mucosas con ellas.
  • Acompaña los alimentos con líquido, de preferencia agua.
  • Mastica correctamente los alimentos y evita tragarlos con rapidez.
  • Evita el uso de ingredientes muy picantes o condimentos fuertes que puedan irritar el revestimiento de la faringe.
  • Reduce el uso de aerosoles de garganta. Aunque son útiles, en exceso pueden provocar irritación.
  • Evita hablar mientras masticas.

Estos prácticos consejos te serán útiles para minimizar estos episodios. Si se trata de un signo recurrente no dudes en consultar con un especialista. La automedicación puede resultar tentadora, pero la orientación y guía de un profesional resultará imprescindible ante signos moderados/graves y ante la persistencia del dolor de garganta al tragar.

Te podría interesar...
Cómo curar el dolor de garganta con agua tibia y miel
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Cómo curar el dolor de garganta con agua tibia y miel

Curar el dolor de garganta en pocos días es posible. Aquí te contaremos cómo hacerlo con un poco de agua tibia y miel. ¡Toma nota!



  • Bisno, A. L., & Kaplan, E. L. Strep throat over and over: How frequent? How real?. In Mayo Clinic Proceedings. 2006; 81 (9): 1153-1154.
  • Zavala, S. R., & Katz, P. O. Dysphagia and odynophagia. Textbook of Clinical Gastroenterology and Hepatology. 2012;  11-15.