Cómo eliminar el exceso de cera de los oídos de forma natural

Algunos métodos naturales pueden ayudar a ablandar la cera de los oídos para facilitar su eliminación y evitar que obstruya el conducto auditivo. Sin embargo, se deben usar con precaución. ¡Descúbrelos!
Cómo eliminar el exceso de cera de los oídos de forma natural
Mariel Mendoza

Revisado y aprobado por la médica Mariel Mendoza.

Última actualización: 11 enero, 2023

La cera de los oídos es una sustancia natural segregada por las glándulas del canal auditivo para lubricar y brindar protección frente a los agentes externos. Contrario a lo que muchos piensan, no es una sustancia de desecho sino, más bien, uno de los tipos de defensa que tiene el cuerpo contra los hongos, los virus y las bacterias.

El problema ocurre cuando esta se produce en forma excesiva y bloquea el conducto, causando molestias como los zumbidos, la pérdida parcial de la audición y la sensación de picor.

Lo más preocupante es que la mayoría no saben cómo tratarlo de forma correcta y acuden a elementos como las pinzas para el pelo, los bastoncillos de algodón e incluso los dedos. Estos parece que extraen una buena cantidad de cera acumulada, pero, en realidad empujan la mayoría hacia el interior del oído.

Por este motivo, es conveniente conocer otros métodos para removerla y evitar posibles complicaciones. En este espacio te compartimos algunas recomendaciones y remedios naturales para eliminar el exceso de cera de los oídos.

¿Por qué es necesario eliminar la cera de los oídos?

Como lo explica una publicación en National Center for Biotechnology Information, la producción de cera en los oídos obedece a un proceso natural en los humanos. Su función es proteger la zona ante infecciones, insectos o agua. Además, en condiciones normales, esta sustancia es eliminada del canal auditivo a través del movimiento de la mandíbula.

Sin embargo, cuando este mecanismo de autolimpieza falla, o hay una producción excesiva, la impactación de cerumen puede conducir a molestias en el oído, como la disminución o pérdida auditiva, los tinnitus, la picazón, entre otros. De ahí, la importancia de remover el exceso de esta sustancia.

Sin embargo, ante la presencia de estos síntomas es importante acudir al profesional, pues requiere un manejo adecuado para evitar complicaciones. El profesional puede recurrir a métodos de eliminación como agentes cerumenolíticos, irrigación y extracción manual.

7 remedios naturales para eliminar el exceso de cera de los oídos

Los remedios naturales para retirar la cera de los oídos pueden ser una opción cuando hay demasiado cerumen sin síntomas de por medio. Es decir, pueden aplicarse cuando se nota una acumulación de cera a simple vista. Sin embargo, hay que hacerlo con precaución, pues una mala aplicación aumenta el riesgo de lesiones en el tímpano.

Además, hay que tener en cuenta que este tipo de soluciones provienen de la sabiduría empírica. Algunas de ellas cuentan con respaldo científico, mientras que otros solo de la experiencia popular. Con esto en mente te dejamos con 7 tratamientos naturales para eliminar el exceso de cera de los oídos.

1. Solución salina

Una solución salina puede ayudar a ablandar la cera para facilitar su eliminación. Eso sí, y como bien recuerda Harvard Health Publishing, este remedio lo deben evitar aquellos que tengan o sospechen de una perforación del tímpano o una infección de oído activa. Veamos en detalle cómo sea hace.

Remedios naturales para retirar la cera de los oídos
La solución salina es uno de los remedios populares más utilizados contra el exceso de cera. Sin embargo, se debe evitar si hay sospecha de lesiones.

Ingredientes

  • 1/2 cucharadita de sal (2 g).
  • ½ taza de agua tibia (125 ml).
  • 1 trozo de algodón.

¿Qué debes hacer?

  • Para empezar, disuelve la sal en media taza de agua tibia hasta que quede bien incorporada.
  • A continuación, sumerge un trozo de algodón en el líquido y pon unas gotas en el interior del oído.
  • Mantén la cabeza inclinada durante tres o cinco minutos para que el agua llegue hasta el interior.
  • Luego, ponla en sentido opuesto para que se drene.
  • Finalmente, limpia la parte exterior con un paño limpio para remover la cera de los oídos.


2. Aceite de oliva tibio contra el exceso de cera de los oídos

Un estudio experimental publicado en Practice Nurse determinó que la lubricación regular con aceite de oliva podría aumentar el contenido de cera en el canal auditivo. Sin embargo, también encontró que aplicarlo poco antes de que un profesional elimine la cera puede ayudar a que sea removida en su totalidad.

Aunque por ahora las evidencias son limitadas, datos anecdóticos sugieren que puede ser un remedio para ablandar la cera acumulada. Lo importante es usarlo de forma moderada, con las precauciones ya mencionadas.

Ingredientes

  • 3 gotas de aceite de oliva tibio.
  • 1 gotero.

¿Qué debes hacer?

  • Primero, calienta un poco el aceite de oliva y aplica dos o tres gotas en el oído afectado.
  • Espera a que se asiente durante unos 10 minutos para que el cerumen se suavice.
  • Pasado este tiempo, inclina la cabeza hacia un lado y retira el aceite y la cera de los oídos.

3. Aceite de almendras

Por ahora, no hay evidencias que relacionen el uso de aceite de almendras con la limpieza del oído. Sin embargo, entidades como el Servicio Nacional de Salud sugieren su aplicación en pequeñas cantidades cuando hay una acumulación excesiva de cera. En concreto, al igual que el aceite de oliva, parece que ayuda a ablandarla.

Aceite de almendras
El aceite de almendras parece ayudar a ablandar el cerumen cuando este se acumula en el oído.

Ingredientes

  • 3 gotas de aceite de almendras.
  • 1 gotero.

¿Qué debes hacer?

  • Primero, llena el gotero con aceite de almendras a una temperatura baja y aplica 3 gotas en el oído obstruido.
  • Mantén la cabeza ladeada para que el aceite llegue hasta el interior del oído.
  • Espera unos 10 o 15 minutos para que la cera endurecida se ablande en su totalidad.
  • Pasado el tiempo indicado, pon un tejido sobre la oreja engrasada y voltea hacia el lado contrario para drenar el aceite.
  • Para terminar, limpia los excesos con un paño suave.

4. Peróxido de hidrógeno

El peróxido de hidrógeno o agua oxigenada es uno de los remedios más populares a la hora de querer remover la cera acumulada en los oídos. La Clínica Mayo lo sugiere como coadyuvante para suavizar el cerumen y favorecer su eliminación. 

Sin embargo, se debe evitar si hay señales de infección u otros problemas, ya que si las molestias no son por un bloqueo de cera, podría causar complicaciones.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de peróxido de hidrógeno al 3% (5 ml).
  • 1 cucharadita de agua (5 ml).
  • 1 gotero.

¿Qué debes hacer?

  • En primer lugar, combina partes iguales de peróxido de hidrógeno con agua.
  • A continuación, llena el gotero con la solución y aplica cinco gotas en la oreja afectada.
  • Déjalo actuar 10 minutos con la cabeza inclinada y luego voltea hacia el lado opuesto para removerlo.
  • Quita la cera que queda en el oído externo con un paño limpio.


5. Aceite de bebé para retirar la cera de los oídos

Aceite de bebé para retirar la cera de los oídos
Como los demás aceites comentados, este producto ayuda a ablandar el cerumen para facilitar su eliminación.

En la misma publicación de la Clínica Mayo que comentamos en el apartado anterior, el aceite de bebé es otro recurso para suavizar la cera acumulada. Debe emplearse bajo las mismas recomendaciones, en pequeñas cantidades.

Ingredientes

  • 5 gotas de aceite de bebé.
  • 1 gotero.
  • 1 trozo de algodón.

¿Qué debes hacer?

  • Pon el aceite de bebé en el gotero y aplícate de dos a cinco gotas en la zona afectada.
  • Coloca una bola de algodón en el oído para evitar que el aceite rezume.
  • Espera cinco minutos e inclina la cabeza en la dirección apuesta.
  • Limpia la cavidad con un paño suave.

6. Bicarbonato de sodio

Se ha sugerido que el bicarbonato de sodio es mejor que la ausencia de tratamiento al momento de remover el exceso de cera en los oídos. Dado que cuenta con actividades antimicrobianas, también puede ayudarte para tratar pequeños cuadros de infección local. Veamos cómo lo puedes aprovechar.

Ingredientes

  • 1/2 cucharada de bicarbonato de sodio.
  • 60 ml de agua.

¿Qué debes hacer?

  • Mezcla el bicarbonato de sodio con el agua en un recipiente hasta obtener un compuesto homogéneo.
  • Si tienes un gotero vierte la solución dentro de él. Si no, usa una jeringa sin aguja.
  • Inclina la cabeza y añade dos o tres gotas dentro del oído. Hazlo una a una, y no todas al mismo tiempo.
  • Espera 15 minutos y luego retira el exceso de agua con ayuda de una toalla de mano.

7. Gotas para los oídos

Si los remedios para eliminar exceso de cera de los oídos no han surtido efecto siempre puedes usar gotas para los oídos. Estas están diseñadas específicamente para remover el cerumen, y los estudios avalan su aplicación en contraste con la ausencia de tratamiento. Puedes comprarlas en tu farmacia más cercana y para usarlas sigue las indicaciones en la etiqueta o prospecto.

Retirar la cera del oído: ¿qué debes recordar?

Puedes usar estas soluciones cuando no hay señales de un problema grave en el oído. De ser así, es necesario acudir donde un profesional antes de intentar cualquier tipo de limpieza. Asimismo, hay que evitar por completo el uso de clip para papel, bastoncillo de algodón, horquillas o elementos similares, pues pueden causar problemas.

Desde hace algunos años la conoterapia se ha vuelto muy popular para extraer el exceso de cera. A pesar de ello, la comunidad científica es unánime al momento de desaconsejar su uso. Puede derivar en quemaduras en la piel, el canal auditivo e infecciones locales. Mejor apela por los remedios que te hemos dado o consulta con un profesional.

Te podría interesar...
¿Por qué nuestros oídos producen cera?¿Cómo lo hacen?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Por qué nuestros oídos producen cera?¿Cómo lo hacen?

¿No sabemos por qué nuestros oídos producen cera? ¿Desconocemos el proceso? En este artículo responderemos a estas preguntas.



  • Burton, M. J., & Doree, C. (2018). WITHDRAWN: Ear drops for the removal of ear wax. The Cochrane database of systematic reviews7(7), CD004326. https://doi.org/10.1002/14651858.CD004326.pub3
  • Clegg, A. J., Loveman, E., Gospodarevskaya, E., Harris, P., Bird, A., Bryant, J., Scott, D. A., Davidson, P., Little, P., & Coppin, R. (2010). The safety and effectiveness of different methods of earwax removal: a systematic review and economic evaluation. Health technology assessment (Winchester, England)14(28), 1–192. https://doi.org/10.3310/hta14280
  • Earwax build-up. (21 December 2017). National Health Service.  Recuperado de: https://www.nhs.uk/conditions/earwax-build-up/
  • Ernst E. (2004). Ear candles: a triumph of ignorance over science. The Journal of laryngology and otology118(1), 1–2. https://doi.org/10.1258/002221504322731529
  • Roland, P. S., Smith, T. L., Schwartz, S. R., Rosenfeld, R. M., Ballachanda, B., Earll, J. M., Fayad, J., Harlor, A. D., Jr, Hirsch, B. E., Jones, S. S., Krouse, H. J., Magit, A., Nelson, C., Stutz, D. R., & Wetmore, S. (2008). Clinical practice guideline: cerumen impaction. Otolaryngology--head and neck surgery : official journal of American Academy of Otolaryngology-Head and Neck Surgery139(3 Suppl 2), S1–S21. https://doi.org/10.1016/j.otohns.2008.06.026
  • Schwartz, S. R., Magit, A. E., Rosenfeld, R. M., Ballachanda, B. B., Hackell, J. M., Krouse, H. J., … Cunningham, E. R. (2017). Clinical Practice Guideline (Update) : Earwax (Cerumen Impaction) Executive Summary. Otolaryngology - Head and Neck Surgery (United States)156(1), 14–29. https://doi.org/10.1177/0194599816678832
  • Loveman, E., Gospodarevskaya, E., Clegg, A., Bryant, J., Harris, P., Bird, A., Scott, D. A., Davidson, P., Little, P., & Coppin, R. (2011). Ear wax removal interventions: a systematic review and economic evaluation. The British journal of general practice : the journal of the Royal College of General Practitioners61(591), e680–e683. https://doi.org/10.3399/bjgp11X601497

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.