Enfermedades comunes del pene y su tratamiento

Además de la disfunción eréctil, hay otros problemas y enfermedades que se pueden manifestar en el pene. Sigue leyendo y te contamos más.
Enfermedades comunes del pene y su tratamiento
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 24 octubre, 2022

Cuando se habla de enfermedades comunes del pene, no debemos pensar solo en dificultades para mantener una erección. En realidad, hay diversos tipos de problemas, desde afecciones cutáneas hasta enfermedades de transmisión sexual (ETS).

El tratamiento varía en cada caso. A su vez, son distintos los factores que pueden afectar al órgano sexual masculino; algunos impactan en su funcionamiento, así como también repercuten en el aspecto anímico o en la relación de pareja.

A continuación, conoceremos cuáles son las enfermedades comunes del pene, sus síntomas, el tratamiento, cuándo debemos acudir al médico y lo que podemos y debemos hacer para prevenirlas.

Factores de riesgo de las enfermedades en el pene

El pene es el órgano genital masculino. Aunque sus funciones no están limitadas solo a la actividad sexual y reproductiva, sino que además forma parte del sistema excretor, como conducto para eliminar la orina.

Ahora bien, hay ciertos factores de riesgo que pueden condicionar la aparición de enfermedades en el pene. Algunos de estos son modificables, pero otros no:

  • Enfermedades que afectan el funcionamiento cardiovascular, tales como la hipertensión arterial, el colesterol alto, la obesidad y la diabetes.
  • Medicamentos: los antiulcerosos, los tratamientos para el cáncer de próstata, los antidepresivos y los medicamentos para dormir pueden producir disfunción eréctil.
  • Prostatectomía radical: la extirpación quirúrgica de la próstata puede causar disfunción eréctil e incontinencia urinaria.
  • Tabaquismo: además de otros riesgos para la salud, fumar también causa disfunción eréctil.
  • Alcoholismo: beber en exceso disminuye la libido. Además, puede asociarse con elevación del riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual.
  • Desbalances hormonales: en particular, el déficit de testosterona.
  • Desórdenes psicológicos: incluyendo estrés, ansiedad y depresión.
  • Trastornos neurológicos: lesiones de médula, esclerosis múltiple y accidente cerebrovascular.
  • Edad: con el envejecimiento se afectan los niveles de testosterona y aumentan los riesgos de enfermedades de la próstata.
  • Conductas sexuales riesgosas: no usar preservativo aumenta las posibilidades de contraer ETS.
  • Perforaciones: una perforación para colocar un piercing en el pene puede provocar una infección.


Las enfermedades más comunes del pene

Hay diversas patologías que pueden estar relacionadas tanto con el funcionamiento sexual como con la salud de la piel del órgano sexual masculino. Veamos cuáles son, junto con sus síntomas y posibles tratamientos.

1. Fimosis

La piel que recubre el pene debería poder recogerse hacia abajo, hasta el punto de dejar expuesto el glande. Pero en la fimosis, el prepucio no pude descender, lo que impide la correcta higiene.

Además, se puede producir dolor al orinar o cuando hay erecciones. En algunos casos se requiere realizar una pequeña cirugía (circuncisión o prepucioplastia) para modificar el tejido.

2. Parafimosis

A diferencia de la anterior, en la parafimosis lo que ocurre es que, después de ser retraído, el prepucio no vuelve a su posición. Esto puede producir hinchazón, interfiriendo con el flujo sanguíneo en el pene.

En algunos casos es leve, requiriendo solo usar lubricación. Cuando comienzan a afectarse las erecciones o la micción, se practica una pequeña cirugía, que consiste en una incisión para aliviar la tensión.

Cirugía del pene.
Las cirugías para el pene son realizadas por los urólogos. También intervienen cirujanos pediátricos cuando el paciente es menor de edad.

3. Infecciones por levaduras

No solo existen infecciones por levaduras en la vagina, sino también en el pene. En estos casos se pueden presentar diversos síntomas, como inflamación del glande, sarpullidos, manchas blancas o rojizas, comezón, ardor y secreción. El tratamiento es a base de antimicóticos tópicos u orales.

4. Balanitis

La balanitis es otro tipo de infección. Los síntomas incluyen inflamación, enrojecimiento, tensión en la piel del prepucio, secreción, comezón y sensibilidad.

Su aparición se asocia con la falta de una higiene adecuada, así como también con diabetes. Se trata con antibióticos y, en algunos casos, haciendo una circuncisión.

5. Psoriasis

Ciertas enfermedades de la piel también pueden afectar al pene. Es el caso de la psoriasis, que en este caso se denomina psoriasis genital. Los síntomas incluyen piel seca, con descamaciones y agrietamientos, lo que incrementa la susceptibilidad a infecciones. El tratamiento es sintomático e incluye cremas y ungüentos.

6. Liquen plano

Al igual que la anterior, es una afección causada por problemas del sistema inmunitario. Suele conllevar una erupción irregular, que se manifiesta en protuberancias descoloridas o de color púrpura, incluso más allá de la zona genital.

Cursa con picazón y dolor. A veces, aparecen ampollas llenas de pus, con líneas en la parte superior. Puede desaparecer sin necesidad de tratamiento. Aunque si los síntomas generan molestias, se aplican antihistamínicos en crema u orales.

7. Pápulas perladas

Las pápulas perladas son pequeños crecimientos filiformes alrededor del anillo de la cabeza del pene. Su color es nacarado y miden cerca de 2 milímetros.

Por lo general, no producen mayores daños, aunque la zona puede estar sensible. Algunas personas deciden eliminarlas por razones estéticas, con láser o radiofrecuencia.

8. Granos o manchas de Fordyce

Las manchas o granos de Fordyce son unos abultamientos o protuberancias. Pueden aparecer en el pene, así como en el escroto. Son pequeños, de 1 a 3 milímetros, de color amarillo o del mismo tono de la piel.

Se producen por el aumento de las glándulas sebáceas. No duelen ni constituyen un daño para la salud, sin embargo, pueden eliminarse mediante tratamientos como micropunción y láser de CO2.

9. Disfunción eréctil

La disfunción eréctil se define como la disminución de la capacidad de sostener una erección firme y por un tiempo suficiente como para mantener una relación sexual satisfactoria.

Su aparición está condicionada por algunas patologías: diabetes, enfermedad cardíaca, ateroesclerosis, presión arterial alta. También puede deberse a factores psicológicos, como el estrés y la ansiedad. Su tratamiento incluye tanto fármacos como terapia psicológica.

10. Eyaculación precoz

La eyaculación precoz no siempre constituye un problema de salud, sobre todo si es algo ocasional. Cuando sucede con frecuencia y afecta la relación de pareja o la autoestima, es posible que se requiera de un abordaje con terapias.



11. Eyaculación retrógrada

Esto ocurre cuando no funcionan bien los músculos que dirigen el semen hacia fuera. En su tratamiento se utilizan algunos fármacos, como antidepresivos, que tienen efectos antiespasmódicos.

12. Otros problemas de eyaculación

Hay otras enfermedades comunes del pene que tienen que ver con la eyaculación, tales como la incapacidad de eyacular, la eyaculación reducida y la eyaculación retardada. Pueden deberse a una combinación de diversos problemas físicos y psicológicos:

  • Reacciones a medicamentos.
  • Enfermedades crónicas.
  • Consecuencias de cirugías.
  • Abuso de drogas o alcohol.
  • Depresión, ansiedad o estrés.

13. Priapismo

El priapismo es lo opuesto de la disfunción. En este caso, se produce una erección prolongada y a menudo dolorosa. Además, puede haber una sensación de palpitación en el órgano sexual.

Puede estar causado por el consumo de fármacos, principalmente medicamentos vasoactivos, así como por drogas recreativas. Para el tratamiento se aplica la técnica de Winter, que consiste en drenar a través de orificios practicados con un bisturí.

14. Anorgasmia

La incapacidad de alcanzar el orgasmo es llamada anorgasmia o disfunción orgásmica. Puede ser de varios tipos:

  • Primaria: nunca se ha alcanzado el orgasmo en la vida.
  • Secundaria: ha ocurrido en el pasado, pero no ahora.
  • Situacional: solo se alcanza el orgasmo en determinadas situaciones, por ejemplo, al masturbarse.

El tratamiento se basa en la terapia psicológica. Esta será individual o de pareja.

15. Clamidiasis

Entre las enfermedades más comunes en el pene, también se encuentran las de transmisión sexual. De manera particular, la clamidiasis es una infección bacteriana causada por Clamidia trachomatis.

Es más frecuente en personas jóvenes (promedio de 25 años) y en los que se inician temprano en la actividad sexual. Al principio puede no haber síntomas, pero luego aparecen algunos:

  • Fiebre.
  • Ardor al orinar.
  • Secreción amarilla o verde por el orificio del pene.
  • Dolor abdominal.
  • Molestias al eyacular.

El tratamiento es con antibióticos. Los más usados son azitromicina y doxiciclina.

16. Herpes genital

Se puede contraer la infección por el virus de herpes simple teniendo sexo sin protección; incluso de manera oral. El virus se transmite a través de la saliva o los fluidos genitales.

Los síntomas incluyen ardor, ampollas que supuran, luego costras, inflamación de los ganglios, fiebre y dolor de cabeza. Se aplica tratamiento antiviral y cremas tópicas en las llagas.

Preservativo para evitar enfermedades comunes en el pene.
Los preservativos son una barrera esencial contra las infecciones de transmisión sexual.

17. Virus de papiloma humano

El VPH o virus de papiloma humano produce verrugas genitales, pequeñas y blandas. Esta es una de las enfermedades de transmisión sexual más comunes en el mundo, estimándose que su incidencia es del 10 %.

Los tipos 16 y 18 del VPH se asocian con cáncer cervical, vulvar, de pene y anal. No se conoce cura, aunque las verrugas pueden remitir espontáneamente.

18. Gonorrea

La gonorrea es otra enfermedad común en el pene. Aunque no es exclusivamente de este, ya que al ser de transmisión sexual, puede aparecer también en el ano o en la vagina. Se trata una infección provoca por la bacteria Neisseria gonorrhoeae.

Se contagia cuando hay sexo sin protección. Los síntomas incluyen micción frecuente, ardor al orinar, enrojecimiento en el glande y dolor testicular. El tratamiento es con antibióticos, aunque se han identificado cepas resistentes.

19. Sífilis

La sífilis es otra ETS causada por una infección, en este caso, de la bacteria Treponema pallidum. El tratamiento consiste en penicilina.

Se desarrolla en varias etapas, cada una con sus síntomas particulares:

  • Primaria: una llaga pequeña, a menudo indolora.
  • Secundaria: erupciones, así como fiebre y dolores de cabeza, de garganta o en las articulaciones.
  • Latente: no se manifiestan síntomas.
  • Terciaria: pérdida de la visión o audición, inflamación del cerebro y de la médula espinal (neurosífilis).

20. Enfermedad de Peyronie

Esta es una afección crónica. Aparece tejido cicatricial anormal dentro del pene, lo que puede producir erecciones dobladas o dolorosas. La enfermedad de Peyronie puede deberse a microtraumatismos durante las relaciones sexuales. Se trata con cirugía.

21. Fractura de pene

Es una lesión dolorosa en la que se produce rotura del tejido fibroso durante la erección (no hay fractura de hueso, por supuesto, a pesar del nombre). Es causada por un golpe fuerte. Se requiere tratamiento inmediato con cirugía.

22. Linfangioesclerosis

Consiste en el endurecimiento de un vaso linfático, formando un bulto debajo de la piel, que asemeja un cordón grueso. Se localiza alrededor de la base de la cabeza del pene o a lo largo de él.

Otros síntomas incluyen enrojecimiento, irritación, dolor al orinar, dolor durante el sexo, inflamación de los testículos, secreciones y fiebre. Se recomienda guardar reposo, por lo que la persona debe abstenerse de la actividad sexual, incluyendo la masturbación.

23. Cáncer de pene

El cáncer de pene no es muy común. Se le relaciona con el VPH. Puede extenderse a otras áreas del cuerpo.

Se manifiesta como una ampolla o un bulto. Luego evoluciona a una verruga con pus.

Otros síntomas incluyen enrojecimiento, hinchazón, secreciones, ardor, irritación, engrosamiento de la piel, sangre en orina o en el semen. El tratamiento más común es la cirugía, así como la radioterapia y la quimioterapia.

Mantener un pene saludable

Hay varias enfermedades comunes en el pene, asociadas tanto con la higiene como con la conducta sexual. Esto nos deja entrever que es posible tomar medidas para prevenir mayores problemas.

Al respecto, se pueden tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Para asearse, se debe bajar el prepucio, aunque con cuidado, sin hacerse daño. Lavar con agua y jabón, sin usar productos fuertes.
  • Usar preservativo.
  • Mantener controlada la tensión arterial y los niveles de glucosa.
  • Acudir a terapia cuando se tienen problemas como depresión o estrés.
  • Evitar el alcohol, el tabaco y las drogas.

Se recomienda acudir a consultas rutinarias con el médico y, asimismo, observar el pene, prestando atención a la aparición de algunos síntomas. Es importante señalar que, aunque pueda resulta difícil hablar sobre el tema, hay que dejar de lado la vergüenza para dar prioridad a la salud.

Un diagnóstico acertado y a tiempo permitirá comenzar cuanto antes un tratamiento. En caso de requerirse, evitará que cualquier enfermedad avance.

Te podría interesar...
Ardor y dolor en el pene: causas y tratamientos
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Ardor y dolor en el pene: causas y tratamientos

El dolor y las molestias en el pene pueden ser originadas por varias afecciones. Te contamos las causas más comunes y cómo tratarlas.



  • Bellis M, Hughes K. Pociones sexuales. Relación entre alcohol, drogas y sexo. Adicciones. 2004; 16(4): 249-258.
  • Corona C, Cañizo A, Cerda J. Fimosis: ¿prepucioplastia o circuncisión? Cir Pediatr. 2011; 24: 51-54.
  • Cuéllar de León A, Ruiz García V, Campos González J, Pérez Hoyos S, Brotons Multó F. Prevalencia de disfunción eréctil en pacientes con hipertensión arterial. Medicina Clínica. 2002; 119(14): 521-526.
  • García S, Casco R, Losada M, et al. Estado actual de la gonorrea. Revista de la Asociación Médica Argentina. 2016; 129(2): 6-9.
  • Hantz S, Alain S. Infecciones por el virus del herpes simple. EMC – Pediatría. 2018; 53(2): 1-13.
  • Meeuwis K, Potts A, van de Kerkhof P, et al. Prevalence of genital psoriasis in patients with psoriasis. Journal of Dermatological Treatment. 2018; 29(8): 754-760.
  • Prieto Castro R, Campos Hernández P, Robles Casilda R, Ruíz García J, Requena Tapia M. Epidemiología de la disfunción eréctil. Factores de riesgo. Arch. Esp. Urol. 2010; 63 (8): 637-639
  • Rodríguez Villalba R, García S, Puigvert Martínez A, et al. Priapismo. Actas Urológicas Españolas. 2005; 29(10): 961-968.
  • Stanford V, Esquivel V. Enfermedad Peyronie. Rev Med Cos Cen. 2014; 71(610): 327-332.
  • Vasquez-Bonilla W, Rotela-Fisch V, Ortiz-Martínez Y. Virus del papiloma humano: revisión de la literatura. CIMEL. 2017; 22(1): 72-76.
  • Vázquez U, Secín D. Disfunción sexual asociada a antidepresivos. Acta Med. 2012; 10(1): 20-29.
  • Ybaseta – Medina. Infección por clamidia. Rev méd panacea. 2019; 8(1): 2-3.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.