8 errores que debes evitar al cocinar comida italiana

Te vamos a contar cuáles son los errores más comunes que se cometen a la hora de preparar comida italiana. Así los evitarás y conseguirás un resultado óptimo.
8 errores que debes evitar al cocinar comida italiana
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 08 marzo, 2022

La comida de Italia cuenta con una excelente fama. Sus características organolépticas son buenas y consigue aportar un puñado interesante de nutrientes esenciales. Su inclusión en la pauta de manera regular se considera saludable. Ahora bien, hay que evitar los errores típicos al cocinar la comida italiana.

Antes hay que destacar que esta gastronomía comparte muchas semejanzas con la dieta mediterránea. Abundan los carbohidratos complejos y las grasas insaturadas de buena calidad. También los vegetales, como las hortalizas.

Vamos a repasar, entonces,  los principales errores que se cometen a la hora de elaborar platos de la comida italiana. Evitándolos, conseguirás mejorar la calidad del resultado final.

1. Añadir condimentos durante la cocción de la pasta

Para preparar la pasta solo que hay utilizar dos ingredientes: agua y sal. Es importante respetar las instrucciones del fabricante para que quede al dente, es decir, con una textura firme. De este modo se consigue también que la absorción de los carbohidratos sea más lenta.

Los condimentos y las especias se añadirán a las diferentes salsas que se pueden elaborar como acompañamiento. Así se les sacará el máximo partido, pues cuentan con una capacidad antioxidante que ha demostrado reducir el riesgo de enfermar.



2. Tomar capuchino en cualquier momento del día

El capuchino no es más que café con cacao. Esta bebida resulta positiva para la salud cuando se consume sin azúcar. Concentra en su interior muchos flavonoides antioxidantes que neutralizan la formación de los radicales libres.

De hecho, el consumo regular de café consigue reducir la mortalidad por cualquier causa, tal y como afirma una investigación publicada en la revista European Journal of Epidemiology. Los efectos más positivos se experimentan a partir de la ingesta de 2 tazas al día.

No obstante, el capuchino es un tipo de café que los italianos consumen en el desayuno, a primera hora del día. Tras la comida conviene decantarse por otro tipo de preparación, como puede ser el expreso.

Café en la gastronomía italiana.
El capuchino es ideal para el desayuno, pero para el resto del día es preferible un expreso.

3. Usar macarrones sin estrías

Los italianos rara vez utilizan macarrones o plumas. En general, suelen optar por variedades de pasta que presentan surcos en la superficie. De este modo se consigue que las salsas se prendan de manera más eficiente, lo que evita que se desperdicien en el fondo del plato.



4. Incluir cualquier tipo de queso en las recetas

El queso es un alimento de calidad excepcional. Aporta proteínas de alto valor biológico en cantidades generosas. Estos nutrientes son determinantes de cara a prevenir el desarrollo de patologías que afecten a la masa magra, como lo evidencia un estudio publicado en la revista Nutrition Research.

De todos modos, no cualquier queso sirve a la hora de condimentar la pasta. Lo más habitual es utilizar la variedad parmesana. Además, es conveniente que este producto cuente con un tiempo de curación de al menos 18 meses.

5. No aprovechar el agua de cocción

El agua en la que se cuece la pasta se puede utilizar para mejorar el sabor de las salsas que se elaboran luego. Por ello, no se debe despreciar dicho caldo. No se trata de un residuo.

6. Añadir tomate frito

El tomate frito que se comercializa en muchas partes del mundo cuenta con escasa calidad. Además, puede tener azúcares añadidos en su interior, por lo que impactará de manera negativa sobre el control de las glucemias y sobre la función metabólica.

Los italianos utilizan tomate natural como base. En ocasiones triturado, pero sin aditivos. Como mucho, añaden albahaca o aceite de oliva virgen extra para potenciar el sabor.

7. Usar nata para elaborar carbonara

En Italia se elabora la carbonara con yema de huevo y con un tipo de carne específica de la zona. Si bien es cierto que este último ingrediente se puede sustituir por panceta, lo que no se debe hacer es utilizar nata para mejorar la textura del plato final.

El huevo ha de ser uno de los ingredientes principales, junto con el queso pecorino. Así se conseguirá un resultado fiel a la receta tradicional.

Plato de pasta carbonara.
La pasta a la carbonara es un clásico italiano que no muchos cocineros reproducen con fidelidad.

8. Acompañar las comidas con pan de ajo

El pan de ajo es un producto frecuente en Italia, pero como aperitivo. Lo que no se debe hacer nunca es acompañar un plato principal o de pasta con este tipo de elaboraciones.

Ni siquiera con pan normal. La propia pasta ya supone una fuente de carbohidratos suficiente como para introducir un segundo alimento con alto contenido en glúcidos.

Evita los errores típicos al cocinar comida italiana

Ahora ya conoces cuáles son los errores más típicos que se cometen a la hora de cocinar comida italiana. Estos provocarán un cambio en las características organolépticas finales de los platos, que se alejarán de su versión original. Si quieres preparar pasta como un verdadero italiano, has de tener estos consejos muy en cuenta.

Te podría interesar...
Osobuco: deliciosa receta italiana
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Osobuco: deliciosa receta italiana

El osobuco de ternera es un plato típico italiano que aporta una gran cantidad de nutrientes esenciales, incluyendo hierro y proteínas.



  • Kocaadam, B., & Şanlier, N. (2017). Curcumin, an active component of turmeric (Curcuma longa), and its effects on health. Critical reviews in food science and nutrition57(13), 2889–2895. https://doi.org/10.1080/10408398.2015.1077195
  • Kim, Y., Je, Y., & Giovannucci, E. (2019). Coffee consumption and all-cause and cause-specific mortality: a meta-analysis by potential modifiers. European journal of epidemiology34(8), 731–752. https://doi.org/10.1007/s10654-019-00524-3
  • Naseeb, M. A., & Volpe, S. L. (2017). Protein and exercise in the prevention of sarcopenia and aging. Nutrition research (New York, N.Y.)40, 1–20. https://doi.org/10.1016/j.nutres.2017.01.001