5 errores que debes evitar en la crianza de hermanos mellizos o gemelos

Si pronto serás madre o padre de hermanos mellizos o gemelos, revisa estos 5 errores que debes evitar en la crianza y descubre consejos que te ayudarán.
5 errores que debes evitar en la crianza de hermanos mellizos o gemelos
Elena Sanz

Revisado y aprobado por la psicóloga Elena Sanz el 06 septiembre, 2021.

Escrito por Ana Núnez, 06 septiembre, 2021

Última actualización: 06 septiembre, 2021

En las últimas décadas, los embarazos múltiples a nivel mundial han crecido en cantidad. Así lo expone una investigación que estima que el fenómeno se debe al aumento de los tratamientos de fertilidad. El reto para los padres es mayor y requiere orientación. En función de ello, es importante conocer 5 errores que debes evitar en la crianza de hermanos mellizos o gemelos.

Dos recién nacidos en casa ameritan de sus cuidadores mucha planificación y organización para disfrutar cada día y aminorar las dificultades que acarrean los primeros meses. Particular atención exigen la alimentación, las horas de sueño y el aseo.

Unos gemelos, mellizos o trillizos, siempre dan curiosidad en todo el entorno familiar. Duplican el sentimiento de ternura que los bebés despiertan. Así que es factible que las abuelas, las tías o las amigas cercanas quieran acompañar a la madre. Si esto ocurre, no desaproveches la oportunidad, porque es probable que esta ayuda sirva para facilitarte la jornada.

Lo que no debes hacer al criar hermanos mellizos o gemelos

El más común de los errores que cometen los padres de mellizos o gemelos es compararlos en su desarrollo. Por lo que conviene recordar que son dos personas y que cada uno tendrá un proceso de crecimiento diferente. Se necesitarán entre sí, debido a la conexión que desde la concepción los une.

Durante el camino de aprendizaje que recorrerán como padre y madre estén atentos a los errores que deben evitar en la crianza de hermanos mellizos o gemelos. Esto les permitirá hacer más llevadero el proceso.



1. Nombrarlos de la misma manera

Con frecuencia, ante un parto gemelar, la familia o el entorno tiende a llamar a los hermanos o a las hermanas como los morochos o las gemelas. Lo ideal es que a cada quien se le llame por su nombre. Los argumentos más sólidos sobre esto se refieren a lo importante que es entender que cada bebé es un individuo.

Por consiguiente, no se deben nombrar a unos gemelos o mellizos de forma genérica. De igual modo, es mejor evitar los nombres demasiado parecidos, que solo cambien en una letra.

Embarazo gemelar.
Los embarazos gemelares han aumentado en el mundo. Se considera que los tratamientos de fertilidad están detrás de las estadísticas.

2. Comparar el desarrollo

Por muy tentador que resulte tanto para el padre, la madre u otro cuidador de los bebés, se debe evitar a toda costa la comparación entre ellos. Sobre todo haciendo referencia a lo que al desarrollo atañe. Es decir, nada de estar comparando el peso y la talla entre ambos, como si de una competencia se tratara.

En este sentido, los elementos a comparar y el por qué, no tienen que formar parte de los comentarios rutinarios. Esto es para no alimentar un sentimiento de inferioridad a quien esté en desventaja con respecto al otro. Con discreción, las diferencias han de quedar en el consultorio del pediatra.

3. Desistir de la lactancia materna

La lactancia materna exclusiva es la mejor decisión que puede tomar una madre para alimentar naturalmente a sus hijos. Sus beneficios cada vez son más evidentes en cuanto al fortalecimiento del sistema inmunitario de los bebés. Y cuando no es un solo recién nacido, sino dos, esta práctica puede parecer inviable.

Ante esta realidad, desistir no parece ser la opción recomendada ni para los niños ni para la madre, porque las mamas se congestionan, duelen y pueden presentarse molestias innecesarias. Existen en el mercado muchos tipos de sacaleches que facilitan la extracción y permitirán almacenar el líquido para que te ayudes con biberones.

4. Privilegiar a uno

A medida que los bebés crecen, verás cómo cada uno desarrolla su manera personal de desenvolverse en el mundo. Tendrán características diferentes. Eviten como padres asumir actitudes que puedan considerarse como un privilegio para uno en particular.

A veces, los papás hacen comentarios de manera inofensiva. Sin embargo, los hijos pueden interpretar que existe una predilección por uno de ellos. Por lo tanto, se debe ser cuidadoso y consciente de las palabras que se utilicen.

5. Vestirlos iguales

Tener hijos gemelos o mellizos parece sinónimo de comprar todo igual y doble, pero no es así. Ni siquiera que sean idénticos justifica que tengan que vestirse siempre del mismo modo.

Quizá, en los primeros meses esta tendencia se impone. Ahora, una vez que crecen y señalan sus gustos e inclinaciones, hay que permitir que escojan lo que quieren llevar puesto.

Independientemente de si van iguales, parecidos o diferentes, que sean ellos quienes tomen la decisión ante el armario. Esto los ayudará a afianzar su personalidad como un rasgo esencial y distintivo del otro.

Gemelos en una ecografía.
Cada hermano es una persona individual que merece ser tratado como único.


Otros consejos que te pueden ayudar

Además de los errores que debes evitar en la crianza de hermanos mellizos o gemelos, puedes considerar estos consejos que buscan acompañarlos y hacerles esta etapa más llevadera a todos:

  • Prevé las necesidades de los bebés para que no te sorprenda nada a medianoche o en plena jornada. Calcula todo por partida doble: pañales, biberones, toallas húmedas, mudas de ropa.
  • Busca ayuda o acepta la que te ofrecen tus seres queridos. Mientras se planifica una rutina entre alimentación, siestas, baño y toma de sol, suceden a la par las responsabilidades cotidianas de la casa. Por todo ello, una o unas manos extras deben ser muy bien recibidas.
  • Identifica a los bebés en caso de que sean gemelos muy parecidos para evitar confusiones a la hora de alimentarlos. En el proceso de familiarizarse con ellos y mientras aprenden a identificar sus diferencias, puedes hacer un pequeño punto con esmalte en una de sus uñitas o colocar una cinta en su cuna.

Para evitar errores en la crianza de hermanos mellizos o gemelos no hay que desesperar

La maternidad es, sin lugar a dudas, una vivencia extraordinaria que se aprende ejerciéndola. Y a pesar de las muchas responsabilidades que te esperan como mamá o papá de gemelos o mellizos, no descuides nunca dejar al día un espacio para ti. No se trata de un tiempo extra y casual, sino de uno que forme parte de la rutina.

Esto será vital para que fluya la crianza de forma armónica y en equilibrio. Pues si los padres se agotan y sobre ese cansancio cabalga el día a día, el malestar no tardará en reflejarse en una salud resentida o en la propia relación de pareja.

Te podría interesar...
Los estilos de crianza: ¿qué clase de padre o madre soy?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Los estilos de crianza: ¿qué clase de padre o madre soy?

Los estilos de crianza que se llevan a cabo con los hijos influyen en su desarrollo. El psicólogo Marcelo Ceberio nos habla sobre ello.