Eructos de azufre: qué es y cómo prevenirlos

Uno de los síntomas gastrointestinales más frecuentes son los eructos. Los mismos pueden tener un aroma peculiar, dependiendo de los alimentos ingeridos.
Eructos de azufre: qué es y cómo prevenirlos
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina el 12 enero, 2021.

Escrito por Luis Rodolfo Rojas Gonzalez, 12 enero, 2021

Última actualización: 12 enero, 2021

El ser humano eructa o expulsa flatulencias a lo largo del día. Estos son procesos normales que no suelen indicar la presencia de patologías. No obstante, los gases expulsados pueden tener malos olores y ser muy vergonzosos. Unos de estos gases fétidos son los eructos de azufre.

Los eructos y las flatulencias se producen por la acumulación de gases en el tracto gastrointestinal. Los mismos están compuestos por hidrógeno, oxígeno, dióxido de carbono y nitrógeno, en la mayoría de los casos, aunque también pueden contener pequeñas cantidades de metano, lo que les confiere un olor característico.

Los gases suelen producirse por diversas causas, desde la acción de las bacterias sobre los alimentos hasta la ingesta de aire durante la deglución. Los eructos de azufre tienen unas causas un poco más específicas, por lo que pueden prevenirse tomando las medidas adecuadas.

¿Qué son los eructos de azufre?

Los eructos son gases expulsados por la boca provenientes de la porción superior del tubo digestivo, los que suelen ser inodoros. Este es un fenómeno fisiológico en la mayoría de las personas, sin embargo, indican la presencia de una patología cuando son muy frecuentes.

Las expulsión de gases por la boca se evidencia en diversas enfermedades gastrointestinales. De hecho, se presentan hasta en el 48 % de los pacientes con reflujo gastroesofágico. Por su parte, los eructos de azufre o sulfurosos son aquellos que tienen un olor similar a los huevos podridos.

Este olor característico es otorgado por la presencia de un gas llamado sulfuro de hidrógeno, el que puede aparecer en la digestión de algunos alimentos. Esta situación es molesta, no solo por el ruido difícil de disimular, sino por el hedor tan desagradable que desprenden.

¿Cuáles pueden ser las causas?

No existe una causa específica que origine los eructos de azufre, ya que se encuentran asociados a diversos factores del estilo de vida, los que pueden ser modificados. No obstante, los mismos pueden indicar la presencia de alergia a los alimentos o parasitosis.

Helicobacter pylori.
La bacteria H. pylori puede estar detrás de los eructos de azufre, así como de patologías asociadas a la gastritis.

Ingesta de alimentos

Los eructos suelen tener el olor de los alimentos ingeridos o del contenido actual de estómago. En este sentido, la ingesta de productos con altos contenidos de azufre pueden causar la aparición de gases con olor a huevos podridos.

Las bacterias de la boca y los jugos gástricos sintetizan sulfuro de hidrógeno. De esta manera, los gases serán expulsados a través de la boca si no logran descender a la porción inferior del tubo digestivo.

Algunos de los alimentos que se han asociado con la aparición de estos eructos de azufre son los siguientes:

  • Productos con gran contenido proteico.
  • Huevos.
  • Leche entera.
  • Cerveza.
  • Algunos tipos de queso.

Por su parte, frutas y vegetales también pueden causarlo, debido a que son difíciles de digerir. Entre las que tienen alto contenido de azufre destacan la alcachofa, el brócoli, el ajo, la sandía, los cocos, el repollo y la cebolla.

Quizás te pueda interesar: Los alimentos que producen más gases

Consumo de fármacos

Todos los medicamentos recetados pueden causar efectos adversos en algunos pacientes. Aquellos fármacos que incluyan azufre en su composición pueden desencadenar la aparición de eructos sulfurosos.

En caso de presentarse este efecto secundario es importante consultar al médico y cambiar a un principio activo libre de sulfuros. Además, también es posible utilizar terapias que neutralicen la acción del azufre.

Patologías gastrointestinales

Un gran grupo de enfermedades estomacales pueden causar la aparición de eructos constantes, algunos de ellos con olor a azufre. La infección por Helicobacter pylori puede ser el desencadenante del problema, así como también una colonización por Giardia intestinalis.

Otras enfermedades, como el reflujo gastroesofágico, la enfermedad del colon irritable o la intolerancia a los alimentos también pueden cursar con eructos frecuentes. Sin embargo, en todos estos casos el olor de los mismos dependerá de lo ingerido.

Prevención de los eructos de azufre

Los eructos sulfurosos son fáciles de prevenir. Tan solo será necesario eliminar o reducir la ingesta de compuestos ricos en azufre. Esta medida disminuirá la producción de sulfuro de hidrógeno por parte del organismo.

Existen otras modificaciones en el estilo de vida que las personas pueden realizar para prevenir la aparición de los eructos en general, entre las que destacan las siguientes:

  • Comer lento y evitar la goma de mascar para reducir la entrada de aire.
  • Reducir el consumo de alcohol y no fumar.
  • Evitar la ingesta excesiva de alimentos y las comidas copiosas.
  • No consumir bebidas carbonatadas y tomar, en cambio, abundante agua.
  • Disminuir el consumo de carbohidratos.

Por otro lado, estudios demuestran que muchos de los eructos son supragástricos, por lo que son autoinducidos por las personas. En este sentido, se recomienda mantener la boca cerrada cuando se sienta la necesidad de eructar. De esta manera, el gas descenderá y se eliminará por una vía diferente.

Tratamientos y remedios recomendados para los eructos de azufre

Existen diversos compuestos que las personas pueden ingerir para minimizar los eructos de azufre. No obstante, se debe tener en cuenta que los mismos no son producidos por una patología en específico, por lo que estos remedios pueden no funcionar en todas las personas.

Cúrcuma

La cúrcuma es una especia proveniente de la India con componentes que ayudan en el tratamiento de algunas patologías gastrointestinales. Estudios demuestran que el uso de cúrcuma ayuda a mejorar los síntomas de enfermedades como la dispepsia en el 87 % de los casos.

Té verde

El té verde es una planta utilizada como infusión desde hace más de 4000 años. Cuenta con múltiples efectos positivos en el cuerpo, muchos de ellos similares a los que proporciona la cafeína. Se ha evidenciado que aumenta la secreción de jugos gástricos, por lo que facilita la digestión de alimentos y reduce la producción de gases.

Té verde para los eructos de azufre.
El té verde ayuda a la digestión, por lo que podría resultar útil para la reducción de los eructos en general.

Bicarbonato

Uno de los compuestos más útiles en el tratamiento de enfermedades estomacales es el bicarbonato de sodio. Tomar una cucharada del compuesto diluida en un vaso de agua ayuda a equilibrar los ácidos estomacales, disminuyendo así el olor de los eructos producidos.

Fármacos

El médico puede recetar la ingesta de algunos medicamentos para reducir los eructos de azufre cuando se trata de un problema muy frecuente. En este sentido, el consumo de alfa-galactosidasa puede ayudar a la digestión, mientras que la administración de simeticona alivia la hinchazón y disminuye los gases.

Los eructos de azufre son un problema que se puede prevenir

Cualquier personas es capaz de presentar eructos de azufre. Este es un malestar muy frecuente que puede prevenirse realizando pequeños cambios en el estilo de vida. Lo más efectivo es eliminar aquellos alimentos que contengan grandes cantidades de sulfuro.

Por otro lado, si se presenta de manera habitual el síntoma, es necesario consultar al médico, ya que puede indicar la presencia de alguna enfermedad. Muchos compuestos naturales reducen la repercusión y su aplicación es segura en la mayoría de los pacientes.



  • Piskorz M, Gentile M, Clerici R, Stefanolo J et al. Nuevos conceptos y abordaje del paciente con eructos frecuentes. Acta Gastroenterol Latinoam. 2017;47(3):219-224.
  • Ramos Zabala, F., and L. Moreno Almazán. "Meteorismo." Revista Española de Enfermedades Digestivas 97.2 (2005): 137-137.
  • Salazar Quero J, Moya Jiménez M, Rubio Murillo M, Roldán Pérez S, Rodríguez Martínez A, Valverde Fernández J. Eructos supragástricos. Una entidad a conocer. Gastroenterología y Hepatología. 2017;40(6):396-397.
  • Bredenoord A. Excessive belching and aerophagia: two different disorders. Diseases of the Esophagus. 2010;23(4):347-352.
  • Szarka L, Levitt M. Eructos, Distensión Abdominal Y Flatulencia [Internet]. American College of Gastroenterology. 2020. Available from: https://gi.org/patients/recursos-en-espanol/eructos-distension-abdominal-y-flatulencia/.
  • Thamlikitkul V, Bunyapraphatsara N, Dechatiwongse T, Theerapong S, Chantrakul C, Thanaveerasuwan T, Nimitnon S, Boonroj P, Punkrut W, Gingsungneon V, et al. Randomized double blind study of Curcuma domestica Val. for dyspepsia. J Med Assoc Thai. 1989;72(11):613-20.
  • López Luengo M. El té verde. Offarm. 2002; 21(5): 129-132.