¿Es malo comer limón con sal?

Te vamos a mostrar los principales riesgos del consumo regular de limón con sal en la pauta, aunque ambos ingredientes son positivos en su justa medida.
¿Es malo comer limón con sal?
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 18 agosto, 2022

Consumir limón con sal a diario no está aconsejado para la salud, ya que se trata de una combinación que presenta ciertas contraindicaciones. Eso sí, hemos de destacar que el limón como tal es una fruta que puede ser incluida sin problema en el contexto de una dieta variada y equilibrada. Se encuentra dentro del grupo de los cítricos y es capaz de aportar una cantidad significativa de nutrientes esenciales.

Antes de comenzar, hemos de destacar que algunas personas consumen de forma diaria limón con sal por sus supuestas propiedades medicinales. Se trata de una combinación que aporta diferentes vitaminas y minerales esenciales, necesarios para que la fisiología del organismo funcione de manera correcta. Además, ambos ingredientes resultan hidratantes e antiinflamatorios, lo que ayudaría a prevenir ciertas patologías si se incluyesen en la pauta con buen criterio.

Los peligros de consumir limón con sal

Incluir limón con sal en la dieta no tendrá apenas contraindicaciones, sobre todo cuando se consume con el motivo de mejorar un proceso vírico o de facilitar una digestión. Sin embargo, si se abusa de la combinación, se podrían experimentar efectos negativos. Existen ciertas evidencias de que una ingesta excesiva de sal podría alterar los valores de presión arterial en personas predispuestas.

Bicarbonato y limón para quitar las manchas de agua
El consumo regular de limón con sal implicaría riesgos para la salud.

Ahora bien, hay que destacar que no a todo el mundo le afecta igual. Dependerá en parte de los condicionantes genéticos y, también, de la presencia de potasio en la dieta. Este mineral cuenta con propiedades antagónicas al sodio referidas al control de la presión sanguíneas. Así lo evidencia una investigación publicada en la revista Journal of the American Heart Association. Por este motivo, siempre conviene equiparar el consumo de ambos elementos para evitar problemas.

El limón, por su parte, es fuente de vitamina C, un micronutriente clave para el buen funcionamiento del sistema inmune. De acuerdo con un estudio publicado en Nutrients, cubrir los niveles necesarios del mismo ayudará a prevenir patologías infecciosas y a facilitar el manejo de las mismas. No obstante, consumir demasiados limones cada día también podría incrementar la incidencia de ciertos problemas a nivel renal, sobre todo cuando hablamos de un número superior a dos piezas.



¿Cuándo tomar limón con sal?

Para extraer los beneficios del limón con sal no es preciso consumir la preparación en un momento determinado del día. Algunos expertos recomiendan que la ingesta sea a primera hora de la mañana, en ayunas, pero no hay evidencias que lo sustenten. Lo importante es que dicho remedio aparezca en la pauta de manera puntual y que no se abuse del mismo.

Al fin y al cabo, existen otras estrategias que se pueden poner en marcha para modular la inflamación en el medio interno y para potenciar la función inmune. El hecho de realizar ejercicio físico de forma regular ayudará mucho, por ejemplo. Incluso, marcará la diferencia el incrementar la presencia de pescados azules en la dieta regular, consiguiendo así mejorar el equilibrio entre omega 3 y omega 6 en el medio interno.

Para quitar manchas de aceite del suelo se usa jugo de limón
Ingerir limón con sal de manera puntual podría ser beneficioso, pero siempre de manera esporádica y controlada.

Del mismo modo, hay que destacar que no siempre son positivos los remedios naturales propuestos por la tradición o por el saber popular. Normalmente, se suelen basar en experiencias o en creencias, pero no siempre existe una base científica detrás que apoye su puesta en marcha. Cuando hablamos de plantas medicinales, podría resultar peligroso, ya que en ocasiones interaccionan con fármacos a nivel fisiológico.

Sea como fuere, antes de incluir esta clase de remedios en las rutinas siempre es recomendable consultar con un especialista en nutrición. Este podrá aconsejarlo o no, además de proponer alternativas que estén apoyadas por la ciencia. Existen ciertos suplementos que cuentan con las evidencias necesarias y que suponen una forma segura y confiable de mejorar la calidad de la pauta o de lograr un efecto ergogénico.



El limón con sal puede ser malo si se consume en exceso

Como has visto, consumir limón con sal de forma diaria puede no ser lo más adecuado para la salud de algunas personas. Cuando hablamos de gente sin patologías previas, puede que los efectos negativos no sean significativos, pero habrá que tener más cuidado si existen antecedentes o episodios de hipertensión. En este caso, estaría desaconsejado. Del mismo modo, no conviene superar la dosis de 2 limones al día para no incrementar el riesgo de sufrir cálculos renales.

Para terminar hay que tener en cuenta que no es lo mismo la sal marina que la presente en los alimentos ultraprocesados. La primera se considera de buena calidad y necesaria para la salud. Un déficit de sodio incrementaría la incidencia de la diabetes de tipo 2 y provocaría alteraciones en la fisiología básica del organismo. Sin embargo, la sal refinada se utiliza solamente para potenciar el sabor de los productos y su calidad nutricional es muy inferior.

Te podría interesar...
Agua con sal marina: ¿funciona contra el estreñimiento?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Agua con sal marina: ¿funciona contra el estreñimiento?

Hay quienes creen que el agua con sal marina puede aliviar el estreñimiento. ¿Es cierto? ¿Qué dice la ciencia? En este espacio lo detallamos.



  • Adrogué, H. J., & Madias, N. E. (2014). The impact of sodium and potassium on hypertension risk. Seminars in nephrology34(3), 257–272. https://doi.org/10.1016/j.semnephrol.2014.04.003
  • Filippini, T., Naska, A., Kasdagli, M. I., Torres, D., Lopes, C., Carvalho, C., Moreira, P., Malavolti, M., Orsini, N., Whelton, P. K., & Vinceti, M. (2020). Potassium Intake and Blood Pressure: A Dose-Response Meta-Analysis of Randomized Controlled Trials. Journal of the American Heart Association9(12), e015719. https://doi.org/10.1161/JAHA.119.015719
  • Carr, A. C., & Maggini, S. (2017). Vitamin C and Immune Function. Nutrients9(11), 1211. https://doi.org/10.3390/nu9111211