¿Cómo evitar que las sábanas se salgan de la cama?

Todos queremos evitar que las sábanas se salgan. Además de que esto hace ver la cama desordenada, es incómodo tener el colchón al descubierto y puede exponerlo a manchas y mugre. Te contamos cómo decirle adiós a este problema.

Evitar que las sábanas se salgan de la cama nos provee de paz mental. Sí, suena exagerado, pero si alguna vez te ha pasado sabes que hay un párpado que salta cada vez que se sueltan las esquinas.

Esto puede pasar por muchos motivos: no nos fijamos que las medidas coincidan con las del colchón o simplemente puede ser que el fabricante nunca ha sufrido por este motivo.

Vestir el lecho es una costumbre muy antigua. De hecho, hay investigaciones que han reseñado las distintas formas de hacerlo según el tiempo y la cultura. Así que esa obsesión por tener la cama siempre tendida y con todo en su lugar tiene su historia.

Levantarse y ver el colchón desnudo indispone a más de uno. Solo pensar en que el despertador sonó tarde y, además de correr para arreglarnos, debemos detenernos a luchar con cada esquina de la sábana, genera estrés.

¿Cómo elegir adecuadamente las sábanas para la cama?

Antes de profundizar en las formas de evitar que las sábanas de salgan de la cama es necesario que aprendas a elegir las adecuadas para tu cama. Aunque no lo creas, parte de la solución está en los detalles.

Material

El material es lo más importante a considerar a la hora de elegir tus sábanas. Aunque hay una gran variedad, destacaremos los más comunes:

  • Lino: es ideal para lugares cálidos, ya que es un material fresco y transpirable. Lo negativo es que suele arrugarse bastante.
  • Algodón pima: es un material muy suave, brillante y asequible, en comparación con el algodón egipcio. Aunque estudios han determinado que el algodón, sea cual sea, suele tener una larga vida útil.
  • Algodón egipcio: este género es de muy buena calidad y precio elevado. Sin embargo, garantiza que tus sábanas durarán un buen tiempo.
  • Seda: además de suave, es muy resistente. Es brillante y elegante. Podría escurrirse muy fácil si no se sujeta bien.
  • Sintéticos: es una buena opción siempre y cuando verifiques que el sintético no supere el 50 % de la composición total. Es un material económico y duradero, aunque poco suave.
Sábanas desordenadas en la cama.
Las sábanas desordenadas alteran a más de una persona y no dejan continuar la noche o el día con tranquilidad.

Puedes leer: 4 tipos de camas para tener el dormitorio ideal

Tejido

El tejido nos indica la forma en la que están entrelazadas las fibras de nuestra sábana. Entre los más populares encontramos el percal, en el que los hilos se entrelazan alternativamente a lo largo y ancho; el satén, el que es muy apretado y suave al tacto y se entrecruzan cuatro hilos a lo ancho y uno a lo largo; y el franela, que tiene una textura tipo panal.

Densidad

La densidad es muy importante cuando necesitamos comparar suavidad. Hace referencia a la cantidad de hilos que hay en cada pulgada cuadrada de la sábana. Entre más hilos tenga en esta medida, más suave será tu ropa de cama.

Tamaño

Aunque está como último consejo, es el más importante. De esto dependerá el ajuste de la sábana para tu colchón, así que te recomendamos identificar la medida exacta.

Ten presente que la bajeras deben tener la misma medida del colchón, mientras que las encimeras sí tienen medidas más amplias.

En este caso te dejamos un pequeña guía según las medidas de tu cama:

  • 90 a 105 centímetros: encimera de 160 centímetros de ancho.
  • 150 a 160 centímetros: encimera de 240 centímetros de ancho.
  • 2 metros: encimera de 290 centímetros de ancho.

Formas de evitar que se salgan las sábanas de la cama

¡Ahora sí! Te contamos cuáles son esas diferentes formas en las que puedes evitar que tus sábanas se salgan de la cama. No te pierdas estos consejos.

Cintas elásticas

Por fortuna, el mercado ha sabido responder a nuestras necesidades, incluyendo el dilema de las sábanas. Las cintas elásticas son una excelente alternativa.

Bastará con que las coloques en la parte superior e inferior del colchón y luego tiendas las sábanas como siempre lo haces. Estas bandas traen unos botones que deben ponerse luego de tender, así se asegura el agarre. Usarlas es muy sencillo.

Tirantes para las esquinas

Los tirantes para las esquinas son una buena opción. Ya los encontramos con ganchos en los extremos para sujetar las esquinas de las sábanas. Aunque también podrías hacerlas tú. Solo necesitarás resorte y unos alfileres de seguridad para sujetar.

Te puede interesar: 7 errores en el diseño de recámaras pequeñas que quitan mucho espacio

Intenta con antideslizantes

Hay unas almohadillas antideslizantes para usar en cada esquina del colchón y por debajo de las sábanas. Estos elementos proporcionan una adherencia a la tela que mantiene las sábanas fijas, en su lugar. La gomaespuma es igual de útil porque tiene el mismo efecto.

Cama desordenada con cajonera.
La forma de tender la cama es determinante para evitar que se salgan las sábanas.

Alfileres de seguridad o ganchos

Este método resulta útil, en especial si no convives con niños, pues pueden intentar quitarlos y pincharse. Consiste en fijar las esquinas de las sábanas con alfileres de seguridad. Incluso, puedes mezclar este método con otro que te ayude a sujetar las encimeras.

Usa sábanas con cremalleras

Este método es el más fácil y a prueba de niños. De hecho, si has probado los métodos anteriores y nada resulta, mantén la calma y presupuéstate para comprar unas sábanas con cremallera o con cordón ajustable.

¡Evitar que las sábanas se salgan es muy fácil!

Como pudiste darte cuenta, evitar que las sábanas se salgan es demasiado fácil y hay múltiples formas de hacerlo. Todo dependerá de tu presupuesto o tiempo para comprar los utensilios.

Recuerda que, basado en estas ideas, puedes intentar con otros elementos que ya tengas en casa y que puedan tener los mismos efectos de adherencia. Que tu imaginación sea la mejor aliada de tu comodidad en el hogar.

  • J. Gacén, J. Valldeperas, J.M. Pons, M. Caro, J. Navarro. Contribución al estudio de la vida útil de las sábanas de algodón. BOL. INTEXTAR, 1983, N, 83. Disponible en: https://upcommons.upc.edu/bitstream/handle/2099/6196/Article02.pdf
  • Ágreda Pino, ana María. Vestir el lecho, una introducción al ajuar textil de la cama en la España de los siglos XV y XVI. Res Mobilis: Revista internacional de investigación en mobiliario y objetos decorativos, ISSN-e 2255-2057, Vol. 6, Nº. 7, 2017, págs. 20-41. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=5838043