6 experiencias sexuales para probar una vez en la vida

Para salir de la rutina y probar diferentes sensaciones en los encuentros íntimos es necesario incluir cosas nuevas. El sexo tántrico, por ejemplo, es una de las experiencias sexuales que puedes probar alguna vez en tu vida.
6 experiencias sexuales para probar una vez en la vida
Isbelia Esther Farías López

Escrito y verificado por la filósofa Isbelia Esther Farías López el 01 diciembre, 2020.

Última actualización: 01 diciembre, 2020

El mundo de las relaciones sexuales está lleno de una gran cantidad de alternativas, algunas habrán pasado por tu cabeza como solo fantasías, pero ¿qué tal llevar alguna de ellas a la práctica? Nunca sabrás si disfrutarás de un nuevo momento placentero si no te das la oportunidad de intentarlo aunque sea una vez.

El ser humano siempre está orientado a la búsqueda constante de la intensidad y el disfrute en todos los aspectos de la vida. ¿Por qué conformarte con lo que sabes que te gusta y no atreverse a explorar algo diferente? Te mostramos 6 experiencias sexuales que pueden ser muy placenteras. ¡Anímate a hacerlas!

6 experiencias sexuales que deberías probar

¿Te has sentido estancado en tu vida sexual? Al ceñirnos a los hábitos y posturas de siempre dejamos de sacarle todo el potencial al amplio y variado mundo del sexo. Solo se vive una vez y hay que aprovecharlo al máximo, eso incluye nuevas experiencias sexuales.

Por eso, si te sientes preparado para dar un paso más intenso en en tus encuentros íntimos, aquí agrupamos 6 experiencias para probar una vez en la vida. Quién sabe, quizás hasta te gusten y agregues nuevas técnicas a tus métodos de disfrute.

1. Hacerlo en un lugar público

Hay algo emocionante en agregar un poco de peligro al sexo y, si eres arriesgado y no te importa mucho el ‘qué dirán’, esta experiencia es especial para ti. Al hacerlo, las endorfinas aumentan por la combinación de miedo a ser descubierto y la anticipación del orgasmo.

Hoy en día, esta práctica es muy popular, sobre todo en parejas que quieren explorar y buscar nuevas formas de vivir su sexualidad plenamente. Eso sí, es importante elegir el lugar con cuidado, ya que podrías estar infringiendo la ley.

2. Utilizar un juguete sexual

El uso de juguetes eróticos puede ayudar a salir de la rutina. de hecho, se han convertido en los mejores aliados de las parejas para innovar en la cama. Prueba con cualquiera que te resulte novedoso para avivar la fogosidad y vivir momentos más intensos.

Los hay con diferentes funciones, tamaños y texturas. Por ejemplo, existen vibradores con ciertas características y movimientos para estimular el punto G. Si lo que quieres es subir el nivel de excitación, puedes intentar con alguno que se introduzca en la vagina y estimule el clítoris al mismo tiempo.

3. Sexo tántrico

Beso blanco.

Se trata de una práctica ancestral enfocada a la búsqueda de la compenetración, más allá del coito. Y si bien resulta muy estimulante para el cerebro, no deja de lado los sentidos (mediante juegos de sonidos, miradas, caricias, olores y sabores). Se apoya en la respiración y la meditación principalmente.

4. Masturbación

Alcanzar un orgasmo mediante la propia estimulación sexual es una experiencia que tiene múltiples beneficios. No solo sentirás placer, sino que también conocerás mejor tu cuerpo y estarás más relajado. 

Por otro lado, una publicación de Planned Parenthood señala que esta práctica puede contribuir a bajar los niveles de estrés y conseguir un mejor descanso. Además, en el caso de las mujeres, es una buena opción para calmar los cólicos menstruales. ¿Qué más se puede pedir?

5. Sexting

El intercambio de textos e imágenes eróticas es una de las experiencias sexuales más comunes ahora en los tiempos de los smartphones. Si tú y tu pareja van a estar un tiempo alejados, ya sea por diferentes compromisos o viajes, esta es una muy buena opción para sentirse más cerca y encender la pasión.

6. Sexo anal

El ano es una zona erógena que muchas veces miramos con recelo a la hora de las relaciones sexuales. Sin embargo, el sexo anal es una práctica que puede resultar placentera, tanto para hombres como para mujeres. Para tener una mejor experiencia, es fundamental que ambos estén dispuestos a seguir el ritmo del otro.

Acelerarse e ir directo a la penetración podría resultar doloroso. Una vez lo hayan hablado y sepan cuáles son los gustos y preferencias de cada uno, lo mejor es empezar tocando y acariciando lentamente la zona para acostumbrarse y asegurarse de que los músculos se relajen. De este modo será más fácil el coito anal.

¿Por qué es bueno salir de la rutina?

Salir de la zona de confort puede ayudar a la pareja a divertirse, mejorar el estado de ánimo y, en general, pasar un buen momento en la cama. Las experiencias sexuales que te comentamos pueden ayudarte a conocer lo que te gusta y lo que no y, también, a disfrutar de tu sexualidad.

Sin embargo, recuerda siempre mantener una buena higiene, poner en práctica algunos cuidados adicionales y, ante todo, conversar y aclararlo todo con tu pareja para que exista consenso  a la hora de realizar cualquier actividad en los encuentros íntimos.