¿Qué son las funciones cognitivas?

Las funciones cognitivas son esas capacidades que nos permiten interactuar con el mundo de una manera adecuada y eficaz. Corresponden a distintas habilidades necesarias para el diario vivir.
¿Qué son las funciones cognitivas?
Elena Sanz

Revisado y aprobado por la psicóloga Elena Sanz.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 29 mayo, 2022

Las funciones cognitivas son las capacidades intelectuales de una persona. Gracias a ellas se pueden realizar las actividades básicas del pensamiento:

  • Selección.
  • Recepción.
  • Almacenamiento.
  • Transformación.
  • Elaboración.
  • Recuperación de la información.

En la práctica, las funciones cognitivas nos permiten realizar cualquier tipo de actividad. Se incluyen, por ejemplo, orientarnos en el espacio, hablar, leer, escribir, escuchar música. Sin ellas resulta imposible interactuar con la realidad.

Hay varios tipos, pero se encuentran interrelacionadas entre sí. Por eso, si se altera una de estas funciones, resulta muy probable que también salgan afectadas otras.

¿Qué son las funciones cognitivas?

Las funciones cognitivas son los procesos mentales que permiten llevar a cabo cualquier tarea o actividad. Podría decirse, en síntesis, que son las funciones que nos permiten captar, filtrar y procesar la información.

Como ya lo anotábamos, son varias. Veamos cuáles.

Orientación

La orientación es una habilidad que hace posible ser conscientes de nosotros mismos y del contexto en el que nos encontramos en un momento específico. Es fundamental para ubicarnos en el tiempo, el espacio y en la realidad individual.

Esta capacidad puede ser de 3 tipos:

  1. Personal. La capacidad para asimilar e integrar la información acerca de la propia identidad y de la historia personal.
  2. Temporal. Capacidad para situar los hechos o situaciones en el tiempo de forma cronológica.
  3. Orientación espacial. Para identificar en dónde estamos, hacia dónde nos dirigimos o de dónde venimos.

Gnosias

Las gnosias son la capacidad para reconocer la información que se ha aprendido con anterioridad. Hay simples y complejas.

Las primeras son aquellas en las que solo interviene un sentido. En las segundas intervienen varios sentidos a la vez.

Desde ese punto de vista, encontramos las siguientes:

  • Visuales. La capacidad para reconocer los estímulos a través de la vista.
  • Auditivas. Reconocimiento de los estímulos a través del oído.
  • Olfativas. A través del olfato.
  • Gustativas. Reconocimiento de los estímulos a través del gusto.
  • Táctiles. Capacidad de reconocer los estímulos a través del tacto.
  • Esquema corporal. Reconocer el cuerpo y sus partes como un todo, así como lo que se puede hacer con cada elemento del mismo. También supone el hecho de orientar el cuerpo en un espacio concreto.
Sentidos en las funciones cognitivas.
La vista nos pone en relación con la realidad, pero no actúa sola, sino que se combina con los otros sentidos.

Atención

La atención es la capacidad para generar un estado de activación, dirigirlo y mantenerlo de forma adecuada, de modo que se pueda procesar la información de una manera correcta. Hace referencia a los procesos de observación y de alerta, que permiten tomar consciencia de lo que ocurre en el entorno.

Hay 3 tipos de atención diferentes:

  1. Sostenida. Es un enfoque constante de la atención durante un tiempo prolongado. A este estado también se le conoce como vigilante.
  2. Selectiva. Centrar la atención en algo sin permitir que otros estímulos interfieran para interrumpir ese proceso.
  3. Alternante. Significa cambiar el foco de atención de una tarea a otra de manera fluida.

Así mismo, existen otro proceso que forma parte de las funciones cognitivas propias de la atención. Se trata de la velocidad de procesamiento. Esta es el ritmo al cual se desarrolla una tarea o el tiempo que tarda alguien en emitir una respuesta luego de que ha recibido un estímulo.



Funciones ejecutivas

Las funciones ejecutivas corresponden a procesos mentales complejos. Permiten planificar, organizar, guiar, revisar, regularizar y evaluar el comportamiento propio, bien sea para adaptarse o para conseguir una meta.

Dentro de las funciones ejecutivas se encuentran las siguientes:

  • Razonamiento. Capacidad para relacionar ideas o conceptos, de modo que se pueda obtener una conclusión o construir un juicio.
  • Flexibilidad. Es la capacidad para modificar la estrategia de conducta, de manera que sea posible adaptarse a nuevas demandas de una realidad específica.
  • Inhibición. Es la capacidad para ignorar los estímulos o la información de poca importancia.
  • Estimación temporal. Es la capacidad para calcular el paso del tiempo o la duración de un suceso o evento.
  • Planificación. Es la capacidad para elaborar secuencias eficaces destinadas al logro de un determinado objetivo.
  • Memoria de trabajo. Es el complejo sistema que permite mantener, manipular y transformar la información que se encuentra en la mente.
  • Toma de decisiones. Es la habilidad para contrastar y sopesar diversas opciones, así como sus posibles resultados y consecuencias.
  • Ejecución dual. La habilidad para realizar dos tareas de forma simultánea, sin perder la atención en ninguna de ellas.
  • Multitarea o branching. Capacidad para intercalar la realización de diversas actividades al mismo tiempo, sin perder el hilo de ninguna de ellas.


Praxias

Las praxias son funciones cognitivas que permiten realizar movimientos organizados para alcanzar un objetivo o realizar un plan de acción. También suponen el conocimiento de los objetos o las herramientas con los que se va a realizar el movimiento o la acción.

Hay 4 tipos de praxias:

  1. Ideomotoras. Capacidad para llevar a cabo un gesto o movimiento simple de forma intencional.
  2. Ideatorias. Capacidad para manipular objetos mediante una secuencia de acciones. Supone el conocimiento del objeto, su función, del resultado de la acción y de los pasos que se deben adelantar.
  3. Faciales. Capacidad para realizar movimientos voluntarios con las partes del rostro.
  4. Visoconstructivas. Realizar un dibujo o figura, planificándolo y realizando los movimientos necesarios para obtenerlo.

Lenguaje

El lenguaje es una de las funciones cognitivas más complejas y fundamentales. Supone la capacidad para operar con signos sonoros o escritos, los cuales simbolizan objetos o ideas. Tales signos deben ajustarse a convenciones propias de una comunidad lingüística o de gente que habla el mismo idioma.

Hay varios procesos que están comprendidos dentro del lenguaje:

  • Denominación. Capacidad para nombrar personas, objetos o hechos.
  • Vocabulario. Conocimiento de las palabras y su significado.
  • Expresión. Capacidad para formular ideas que tengan sentido, empleando esquemas gramaticales correctos.
  • Comprensión. Capacidad para entender el lenguaje.
  • Discriminación. Diferenciar e interpretar los diferentes contenidos del lenguaje.
  • Repetición. Capacidad para producir sonidos iguales a los que se escuchan.
  • Escritura. Convertir las ideas en imágenes, símbolos y caracteres.
  • Lectura. Capacidad para interpretar las imágenes, los símbolos y los caracteres, y luego convertirlos en habla.
  • Fluidez. Producir contenidos lingüísticos con rapidez y eficacia.
Lenguaje es una función cognitiva.
El lenguaje se adapta a convenciones sociales que establecen cómo son las palabras y las frases en cada cultura.

Memoria

La memoria es otra de las funciones cognitivas más importantes. Se define como la capacidad para codificar, almacenar y recuperar la información contenida en los aprendizajes o en las experiencias vividas.

Hay 3 tipos básicos de memoria:

  1. Episódica. Tiene que ver con hechos o situaciones vividas, con tiempo y espacio reconocibles.
  2. Semántica. Se refiere a los conocimientos en general.
  3. Procedimental. Hace referencia a la secuencia de acciones ya aprendidas.

Cognición social

Otra de las habilidades cognitivas es la cognición social. Esta corresponde a los procesos intelectuales y emocionales que permiten analizar, interpretar, recordar y emplear la información que proviene del mundo social.

Es la forma como se procesan mentalmente las relaciones con uno mismo y con los demás. Permite identificar y comprender las emociones propias y las de los otros. Es la base de la conducta social y de la empatía.

Habilidades visoespaciales

Las habilidades visoespaciales hacen referencia a la capacidad para representar, analizar y manipular mentalmente los objetos. Permite, por ejemplo, calcular la distancia que hay entre dos objetos. También imaginar los sitios desde los cuales nos hablan o suponer cómo va a quedar un espacio después de hacerle alguna modificación.

Cuida estas funciones con hábitos saludables

Las funciones cognitivas son la base de nuestra actividad en el mundo. Estas capacidades pueden deteriorarse por diversos factores, como el envejecimiento, las enfermedades, el consumo de algunas sustancias o la inactividad.

Por contraste, las funciones cognitivas logran mantenerse muy bien cuando se adopta un estilo de vida saludable. La actividad física, una dieta balanceada, la reducción del estrés y una vida social estimulante son formas de cuidar estas valiosas capacidades.

Te podría interesar...
El chocolate potencia nuestras funciones cognitivas
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
El chocolate potencia nuestras funciones cognitivas

El chocolate potencia nuestras funciones cognitivas siempre y cuando lo consumamos de forma regular y moderada. ¡Vale la pena!



  • Funes, M. J., & Lupiáñez, J. (2003). La teoría atencional de Posner: una tarea para medir las funciones atencionales de Orientación, Alerta y Control Cognitivo y la interacción entre ellas. Psicothema, 260-266.
  • Gonzato, M., & Godino, J. D. (2010). Aspectos históricos, sociales y educativos de la orientación espacial. UNION. Revista iberoamericana de educación matemática, 23, 45-58.
  • Valdizán, J. R. (2008). Funciones cognitivas y redes neuronales del cerebro social. Revista de neurología, 46(Supl 1), 64-68.