Grasa vs. músculo: estas son sus principales diferencias

01 Enero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la nutricionista Florencia Villafañe
La grasa y el músculo forman parte de los tejidos corporales. Si bien son completamente diferentes, ambos son necesarios. Conoce más detalles de cada uno.

La grasa y el músculo presentes en el cuerpo humano forman parte de los distintos tejidos que existen. Ahora bien, ¿conoces cuáles son las principales diferencias que tienen?

Con base a esto, no es que uno sea mejor que el otro, porque en definitiva ambos son necesarios para tener un cuerpo sano. Así pues, estos tejidos cumplen funciones específicas en el organismo, por ello el equilibrio de los dos es lo que realmente cuenta. Descubre más sobre este tema a continuación.

Descubre: Las dietas altas en grasas: ¿cómo nos influyen?

La importancia del peso corporal

Balanza para determina peso de grasa y músculo.
El peso concreto es una medida para evaluar sobrepeso, pero más exacto resulta el índice de masa corporal.

El peso corporal se conforma por la suma entre el agua, la grasa, el músculo y en menor grado por los huesos, las vísceras y los nervios, de hecho, es esto lo que determina la balanza. Sin embargo, este número no permite identificar qué corresponde a cada tejido excepto que sea una balanza como la que utilizan los profesionales de la nutrición, en la que sí se especifica esto en detalle.

No obstante, en función de este valor que se obtiene tras hacer un pesaje se puede calcular el índice de masa corporal. Cuando el mismo es igual o mayor a 25 kilogramos por metro cuadrado indica sobrepeso, lo que según lo expresa vasta evidencia científica, es un indicador que se asocia al desarrollo de obesidad y disfunciones metabólicas.

Cabe resaltar que es el exceso de la adiposidad lo que trae complicaciones a la salud, por este motivo, el índice de masa no aplica para personas que están sobreentrenadas, como los fisicoculturistas, en los que este indicador suele ser mayor a 25 kilogramos por metro cuadrado.

¿Qué es la grasa y qué función tiene?

Ahora bien, esto no quiere decir que la grasa corporal sea perjudicial, ya que esta es la principal reserva energética del organismo. Este macronutriente, que se compone de ácidos grasos y glicerol, aporta 9 calorías por gramo. Sin embargo, el tejido adiposo cumple también funciones de tipo estructural y metabólicas. Algunas de estas son las siguientes:

  • Recubre los órganos del cuerpo (tejido visceral).
  • Actúa como aislante térmico.
  • Los lípidos son precursores de esteroides hormonales, ácidos biliares y vitamina D.
  • Transportan vitaminas liposolubles (A, D, E, K y carotenoides).
  • Aportan ácidos grasos esenciales para el organismo.

Tipos de grasas

Para que quede claro, hay diferentes fuentes alimentarias de grasas. En función de esto, se las puede agrupar en grasas “malas” y “buenas” para la salud . Las primeras son químicamente saturadas, por lo general de origen animal y sólidas a temperatura ambiente. Ejemplos de estas son la grasa de cerdo, la manteca, la grasa láctea, la grasas de las carnes y la piel de pollo.

Por otro lado, las que son saludables, por lo general son de origen vegetal, a excepción de las grasas provenientes de los peces de mar y suelen ser líquidas a temperatura ambiente.

Este tipo de lípidos puede ayudar a proteger el cuerpo contra la enfermedad coronaria porque disminuye los niveles de colesterol en sangre. Entre estas, se pueden mencionar las semillas de chía, de lino, de soja, las aceitunas, sus aceites, la caballa, el atún, entre otros.

¿Qué es el músculo y qué función tiene?

El músculo es un tejido que se compone de fibras musculares agrupadas. Estas tienen la capacidad de contraerse y relajarse. En el cuerpo existen 3 tipos:

  1. El cardíaco, que se encuentra exclusivamente en el corazón.
  2. El músculo liso, que recubre la pared del aparato digestivo, los bronquios, los vasos sanguíneos, la vejiga urinaria y el útero.​
  3. El estriado o esquelético que es el tejido que se conoce como el “músculo en sí”.

Este último cumple diferentes funciones en el cuerpo:

  • Permite el movimiento, debido a que las fibrillas que lo componen se contraen y se relajan para lograr el desplazamiento.
  • Genera energía mecánica a partir de la utilización de la glucosa que almacena.
  • Produce estabilidad en las articulaciones.
  • Sirve como protección.
  • Permite mantener la postura.
  • Aportan calor, por la irrigación que tienen, por la fricción que generan y porque consumen energía de forma constante.
  • Estimulan la acción de los vasos linfáticos y sanguíneos porque la contracción muscular ayuda a que bombee la sangre (conocida como retorno venoso).

Diferencias principales entre la grasa y el músculo

Es evidente que son tejidos diferentes y que por ello, sus funciones no son parecidas. Sumado a ello, se pueden mencionar además otros aspectos diferenciales.

Volumen

El tejido graso ocupa mayor volumen que el tejido muscular, por ello dos personas que pesan los mismo puede tener un aspecto diferente. Ello explica que quien tenga mayor cantidad de tejido adiposo ocupará mayor superficie, mientras que una persona en la que predomina el músculo se verá tonificada y con un aspecto más delgado.

Efecto metabólico

El sistema muscular tiene la capacidad de consumir energía, por ende, mientras mayor cantidad de masa muscular se tenga, habrá un metabolismo basal más alto. Este concepto significa que en un estado de reposo, es decir, cuando no se hace ningún tipo de movimiento, la energía mínima que usan las células para funcionar es mayor.

¿Por qué es necesario tener un equilibrio entre el músculo y la grasa?

Hay diferencias claras entre el músculo y la grasa, pero ambos tejidos son importantes.
El balance entre los tejidos es clave para un estado de salud adecuado.
Como se mencionó, ambos tejidos tienen acciones importantes, por ello, tiene que existir un balance entre ambos. Ser totalmente magro no es algo compatible con la vida; de hecho, puede significar un grave riesgo para la salud, no obstante, tener un exceso de grasa también acarrea importantes riesgos.
Tal y como lo evidencia el estudio “La obesidad como factor de riesgo, sus determinantes y tratamiento” las complicaciones que pueden aparecer por exceso de tejido graso son las siguientes:
  • Hipertensión arterial.
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Insulinoresistencia y diabetes tipo 2.
  • Disfunción de los vasos sanguíneos.
  • Dislipemia aterogénica (que incluye colesterol malo alto, colesterol bueno bajo y exceso de triglicéridos).
  • Riesgo de trombosis.
Asimismo, tener una masa muscular mínima tampoco es óptimo. En este sentido, aumentar el contenido de este tejido resulta beneficioso para potenciar los acciones del músculo y para contribuir a la salud.

Hay diferencias claras entre el músculo y la grasa, pero ambos tejidos son importantes

Para mantener el tejido graso dentro de los valores óptimos y, a su vez, para desarrollar masa muscular, es necesario seguir una alimentación saludable y hacer actividad física a diario. Estos pilares son fundamentales para que ambos tejidos funcionen de forma correcta.

  • Portao, J., Bescós, R., Irurtia, A., Cacciatori, E., & Vallejo, L. (2009). Valoración de la grasa corporal en jóvenes físicamente activos: antropometría vs bioimpedancia. Nutrición hospitalaria24(5), 529-534.
  • Sánchez, J. C., Romero, C. R., Muñoz, L. V., & Alonso Rivera, R. (2016). El órgano adiposo, un arcoiris de regulación metabólica y endocrina. Revista Cubana de Endocrinología27(1), 0-0.
  • García Milian, A. J., & Creus García, E. D. (2016). La obesidad como factor de riesgo, sus determinantes y tratamiento. Revista Cubana de Medicina General Integral32(3), 0-0.
  • Suárez-Carmona, W., Sánchez-Oliver, A. J., & González-Jurado, J. A. (2017). Fisiopatología de la obesidad: Perspectiva actual. Revista chilena de nutrición44(3), 226-233.
  • González Calvo, G., Hernández Sánchez, S., Pozo Rosado, P., & García López, D. (2011). Asociación entre tejido graso abdominal y riesgo de morbilidad: efectos positivos del ejercicio físico en la reducción de esta tendencia. Nutrición Hospitalaria26(4), 685-691.