Grillz en los dientes: riesgos y cuidados

Llevar "grillz" en los dientes es una tendencia que va en aumento. Pero la moda de lucir sonrisas llamativas puede poner en riesgo la salud oral. Entérate.
Grillz en los dientes: riesgos y cuidados
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa.

Última actualización: 16 julio, 2022

Colocarse grillz en los dientes es una moda que ha ganado popularidad en el último tiempo. Pero no es una práctica nueva. Varios artistas del hiphop los vienen usando desde los años 80.

Se trata de adornos de oro, plata o metal a los que se les incrustan piedras preciosas que se lucen sobre la dentadura. Con esto es posible tener una sonrisa única y personal, que se distingue entre las demás.

Mostrar algo llamativo puede ser una manera de autoexpresión e identidad. Pero llevar estos aditamentos en la boca puede traer serios problemas a la salud. Te contamos más al respecto para que sepas todo sobre los grillz en los dientes.

¿Qué son los “grillz”?

Ya adelantamos que los grillz son accesorios que se colocan sobre los dientes para adornar la sonrisa y darle un aspecto personalizado. También son conocidos como “parrillas dentales” o “parrillas frontales”.

Este tipo de cubiertas decorativas ganaron popularidad por en la década de los 80 gracias a varios artistas del hiphop. Y algunos famosos se sumaron a esta moda de revestir sus dentaduras.

Existe una impresionante variedad de diseños y materiales con los que se fabrican las parrillas para la boca. Las hay de oro, plata, metales preciosos y diamantes. Por lo que los precios de algunas de estas joyas superan el millón de euros.

Los grillz que se colocan sobre los dientes se deben fabricar de manera específica para la dentadura de cada persona. Aunque es posible encontrar algunas parrillas genéricas en páginas de venta por internet. A continuación te contamos más.

Tipos de grillz

Existen muchas opciones de grillz para colocar sobre los dientes. No solo por la variedad de diseños, materiales y colores, sino también por la manera de colocarse.

En general, las parrillas son removibles, es decir, el paciente las puede poner y sacar cuando quiere. Pero hay personas que eligen modificar su estructura dentaria y cubrir sus elementos con coronas de oro de manera definitiva.

También existen pequeños brillantes que se cementan sobre la superficie del diente. Son conocidos como piercings dentales. Sin la necesidad de perforar el diente, se trata el esmalte con productos adecuados y se pegan estos brillos sobre la corona.

Otra forma de grillz son las fundas que se colocan sobre la dentadura. Al cubrir las piezas dentarias, modifican por completo el aspecto de la sonrisa. Y también su funcionalidad.

Con este tipo de parrillas es posible simular colmillos afilados o vestir la superficie visible de los dientes con piedras coloridas. Algunas personas con elementos dentarios manchados o astillados recurren a estos aditamentos para cubrir estas imperfecciones.

Como decíamos, también existe una amplia variedad de materiales con los que se confeccionan las parrillas. El oro y el platino son los más seguros por ocasionar menos alergias.

Pero también hay materiales más baratos y de menor calidad. Aunque debes saber que son los que más problemas pueden causar. Piedras semipreciosas, cristales y metales no preciosos son algunas de estas opciones más económicas.



¿Cómo se colocan los “grillz” en los dientes?

Si decides colocarte grillz en los dientes, lo primero que debes hacer es acudir a tu dentista y realizar un control de rutina. Antes de poner cualquier aditamento en la boca es necesario asegurarse que no haya ningún problema de salud.

Eliminar el sarro, tratar las caries, la gingivitis y la enfermedad periodontal son pasos claves para disminuir el riesgo de sufrir inconvenientes tras colocar las parrillas. Además, es buena idea que compartas la inquietud de usar los grillz con tu dentista. El profesional podrá darte consejería sobre los cuidados a tener a futuro.

Otro aspecto previo a la colocación de los grillz es elegir la joya. Para esto existen diferentes opciones donde conseguirlas y son las siguientes:

  • En un centro de estética o joyerías donde coloquen estos complementos.
  • Comprarlos en tiendas online.
  • Consultar con un odontólogo sobre la posibilidad de diseñarlos para la propia dentadura. En la actualidad, se puede utilizar el sistema CAD/CAM para su fabricación.

Una vez hechos estos pasos previos, es momento de colocar la parrilla en la boca. Para esto no siempre es necesario desgastar las piezas dentarias.

En el caso de los brillos o piercings dentales, se debe preparar la superficie del esmalte para luego adherirlos. Se hace un grabado con un ácido, luego un adhesivo y por último una resina que une la joya al diente.

Para las fundas, el dentista debe tomar una impresión de la boca del paciente y luego hacer un molde sobre el que se diseña la estructura. Estos aditamentos son removibles, como una férula que se pone y se saca.

Si la persona decide colocarse una funda o corona que cubra el diente de manera permanente, hay que hacer un pequeño desgaste dentario. Luego se realiza la impresión y el molde sobre el que se confecciona la corona. Por último, se cementa a la pieza dentaria.

Grillz de oro para los dientes.
Algunas de estas joyas valen mucho dinero, pues se confeccionan con metales preciosos.

Riesgos de usar “grillz” en los dientes

Los grillz sobre los dientes actúan como un objeto extraño que interfiere con el correcto funcionamiento de la boca. Además, complican la higiene, poniendo en riesgo la salud de dientes, encías y demás tejidos de la cavidad bucal. Por este motivo, no es aconsejable su uso.

Estos son algunos de los inconvenientes asociados a la colocación de estas decoraciones en la dentadura:

  • Retención de placa bacteriana y sarro: las joyas adheridas a las piezas dentarias aumentan la retención de placa bacteriana y dificultan la higiene bucodental. Con esto es frecuente que se formen depósitos de sarro.
  • Llagas y ulceraciones en la mucosa: el roce de la parrilla con los tejidos de la boca puede lastimarlos y traumatizarlos. Con esto es frecuente que aparezcan llagas dolorosas o sangrado sobre labios y mejillas.
  • Inflamación de las encías: si la parrilla se utiliza como una férula, puede hacer presión sobre las encías e inflamarlas. Además, la gingivitis puede deberse a la dificultad para higienizar la boca y el consecuente acúmulo de placa bacteriana y sarro entre el tejido gingival y las parrillas. Con el tiempo, puede evolucionar a una enfermedad periodontal y a la pérdida de los dientes.
  • Caries: la placa bacteriana que se acumula en la boca favorece la aparición de caries. Los gérmenes utilizan los azúcares de la dieta y forman ácidos que destruyen las piezas dentarias.
  • Fracturas: poseer un elemento extraño adherido a los dientes, que ejerce una fuerza excesiva o antinatural sobre las piezas dentarias, las predispone a que se astillen, se fisuren o se rompan.
  • Abrasiones: el choque de las joyas con los dientes vecinos los desgasta.
  • Recesión gingival: el trauma de las parrillas con las encías ocasiona el retroceso de la misma, dejando parte de la raíz dentaria al descubierto.
  • Problemas de mordida: el uso frecuente de los grillz puede modificar la mordida y desalinear los dientes. Pues la boca se tiene que readaptar a la presencia de un cuerpo extraño. Es un mito falso el hecho de que las parrillas mantienen a las piezas dentarias en su lugar.
  • Dolor de cabeza o dolor al abrir la boca.
  • Alergias: algunas aleaciones metálicas y joyas de baja calidad pueden originar reacciones alérgicas. Sobre todo, aquellas que poseen níquel, un metal que se agrega para abaratar los costos de las parrillas.

Caer en manos equivocadas: otro riesgo de usar grillz en los dientes

Otro de los riesgos a la hora de colocarse grillz en los dientes es terminar en manos equivocadas que pongan en peligro el bienestar de la boca. Pues debido a la popularidad que ha adquirido esta forma de ornamentar la dentadura, muchas personas eligen prácticas poco saludables o colocadores sin experiencia.

Los artistas y los atletas adinerados que lucen grillz en sus dentaduras gastan miles de euros para confeccionarlos con los mejores materiales y por buenos profesionales. Adolescentes y adultos jóvenes que tratan de imitarlos, pero con un presupuesto menor, corren el riesgo de dañar sus dentaduras.

Comprar kits de parrillas prefabricadas, ponerse en manos del joyero del barrio o pegarse brillos en los dientes por sí solos son algunos de los errores que pueden comprometer seriamente la salud bucal.

Algunos sitios que venden estos productos realizan impresiones en la boca de las personas sin tener un título de dentista que los avale. Lo que significa que se realiza una acción odontológica sin la licencia correspondiente. Esto no solo es ilegal, sino también peligroso.

Si a pesar de conocer las posibles complicaciones que conlleva tener grillz en los dientes, eliges usarlos, la mejor alternativa es confiar tu boca a un dentista que se dedique a esto. Aunque debes saber que son pocos los profesionales que avalan esta moda.



Cuidados a considerar

Si has elegido ornamentar tu sonrisa llevando parrillas, hay algunos cuidados que deberás tener. Estos son consejos que pueden ayudarte a prevenir varios de los problemas que te contamos.

Mantener una adecuada higiene oral

Como ya mencionamos, tener grillz dificulta el cepillado de dientes y el uso de hilo dental. Por eso es fundamental que se ponga especial énfasis en la limpieza de la boca.

Remover la placa bacteriana con el cepillado dental después de cada comida y el uso de hilo dental una vez al día es clave. De esta manera, se lucha contra la acumulación de las bacterias y el sarro que causan problemas.

Además, el uso de colutorios permite limpiar las zonas donde el cepillo y el hilo no logran acceder. El dentista podrá asesorarte sobre qué producto es el mejor para tu caso.

En el caso de que la parrilla sea removible, se la debe retirar para lavarse los dientes.
Cepillo de dientes.
El cepillado de dientes sigue siendo una necesidad diaria al portar grillz.

Lavar los grillz

A la hora de hacer la higiene dental los grillz, los mismos se deben cepillar. Pues la placa bacteriana se deposita también sobre su superficie.

En el caso de que las parrillas sean removibles, se las debe limpiar por dentro y por fuera antes de colocarlas en la boca. Y al quitarlas también se las debe higienizar de manera adecuada y guardar en un lugar apropiado.

Se deben evitar los limpiadores de joyas o sustancias peligrosas para la salud. Al llevarlos en la boca, se corre el riesgo de ingerir estos tóxicos.  

Usarlos por poco tiempo

Si los grillz son removibles, lo ideal es solo utilizarlos por breves períodos de tiempo. Si quieres verte bien en una fiesta o para algunas fotos, llevarlos solo en esos ratos es lo ideal.

Y el resto del tiempo puedes dejar que tu boca descanse de estos accesorios. Además, es oportuno retirarlos a la hora de comer y para dormir.

Visitar al dentista

Como ya te contamos, es muy importante visitar al dentista antes de colocarse grillz en los dientes. Tener una boca en óptimas condiciones de salud es fundamental para evitar contratiempos.

Pero además, una vez que uses las parrillas, los controles odontológicos son igual de importantes. Las visitas regulares al dentista permiten detectar cualquier alteración que surja a tiempo. De esta manera, se pueden resolver de manera temprana y prevenir complicaciones.

Si al usar los grillz se sienten molestias, dolor o sensibilidad, lo ideal es dejar de emplearlos y consultar al odontólogo cuanto antes.

Los “grillz” en los dientes no son una buena idea

Puede que ver a tus artistas preferidos lucir grillz llamativos en sus dientes te haga considerar la idea de llevarlos tú también. Pero como te contamos, esta moda no es una buena idea.

Los riesgos de lesionar los dientes y las encías son una posibilidad. Y además, exigen un gran compromiso para cuidarlos, quitarlos e higienizarlos de manera adecuada.

Si a pesar de los riesgos decides ornamentar tu dentadura con joyas, visita a un dentista y ponte en las manos apropiadas. Aunque los precios de algunos joyeros o de páginas online suenen tentadores, los riesgos son altos.

Lo ideal es que un odontólogo evalué tu estado de salud bucal y elija un diseño que se adapte a tu boca. Si se optan por buenos materiales y se fabrica un dispositivo que interfiera lo menos posible con los tejidos y las funciones orales, disminuirán los riesgos.

Lo más seguro es evitar estos aditamentos. De todos modos, ahora ya cuentas con la información suficiente para elegir con responsabilidad.

Te podría interesar...
Un nuevo reto en TikTok que pone en riesgo la salud dental
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Un nuevo reto en TikTok que pone en riesgo la salud dental

Otro reto viral de TikTok se suma a los que ponen en riesgo la salud dental. Descubre por qué es peligroso el borrador mágico en la boca.



  • Mtolo, T. M., & Motloba, P. D. (2021). Grillz and Gold Teeth-Esthetic, Economics and Ethics. South African Dental Journal76(8), 498-500.
  • Bjelajac, A. (2021). Dentalni nakit (Doctoral dissertation, [A. Bjelajac]).
  • Sanghavi, S. M., & Chestnutt, I. G. (2016). Tooth decorations and modifications–current trends and clinical implications. Dental Update43(4), 313-318.
  • Rangelov, S., & Dimova-Gabrovska, M. DENTAL GRILLZ-CRITICAL ANALYSIS AND PA-TIENT OPINIONS.
  • Patil, A. G. (2010). Tooth jewellery: A simple way to add sparkle to your smile. Ind J Dent Adv2(4), 356-58.
  • Hollowell, W. H., & Childers, N. K. (2007). A new threat to adolescent oral health: the grill. Pediatric dentistry29(4), 320-322.
  • Dibart, S., De Feo, P., Surabian, G., Hart, A., Capri, D., & Su, M. F. (2002). Oral piercing and gingival recession: review of the literature and a case report. Quintessence international33(2).
  • Peter, T., Titus, S., Francis, G., Alani, M. M., & George, A. J. (2013). Ornamental dentistry--an overview. Journal of evolution of medical and dental sciences2(7), 666-677.