Cómo hacer tus propio quitamanchas caseros

Existen diversos ingredientes naturales con los cuales elaborar un quitamanchas casero. Esta alternativa, además de eficaz, es mucho más ecológica.
Cómo hacer tus propio quitamanchas caseros

Última actualización: 12 octubre, 2022

Siempre es conveniente tener un buen quitamanchas casero a mano, ya que la ropa siempre está expuesta a ensuciarse. Incluso durante el lavado, algunas prendas pueden mancharse a causa de un mal detergente, o de algún problema técnico en la lavadora.

Este puede ser el mejor aliado cuando se trata de eliminar cualquier tipo de suciedad difícil de sacar. Y si bien es fácil adquirir diversos productos en el supermercado, con los mismos fines, también podemos elaborar los nuestros, a partir de algunos ingredientes naturales y muy comunes.

¿Por qué usar quitamanchas casero?

Muchas personas prefieren esta opción porque les permite aprovechar ingredientes que ya se tienen en casa. Y en lugar de tirar las prendas a la basura o, simplemente, olvidarlas en el armario, con el uso de un quitamanchas casero se pueden recuperar, para seguir dándoles uso.

Es cierto que en la actualidad, el mercado ofrece una gran cantidad de productos para lavar y eliminar las manchas de la ropa. Pero, hay que ser cuidadosos en cuanto al contacto con ciertos ingredientes que los componen.

Y es que en los mismos se encuentran algunos agentes con cierto grado de toxicidad, que generan reacciones respiratorias o cutáneas. Entre estos se mencionan: formaldehídos y sosa cáustica, que pueden ocasionar dermatitis por contacto.

Por ello, hoy en día, cada vez más personas buscan opciones ecológicas, tanto en relación con detergentes caseros para lavar la ropa como con quitamanchas. Estas alternativas son seguras y efectivas, y no suelen generar efectos adversos.

Recetas para hacer quitamanchas casero

A continuación veremos siete recetas para hacer quitamanchas caseros, que pueden elaborarse con productos que todos tenemos en casa. ¡Toma nota!

1. Bicarbonato de sodio

Bicarbonato-de-sodio

Este es uno de los productos más comunes que pueden encontrarse dentro de cualquier hogar. Son diversos los usos y aplicaciones del bicarbonato de sodio: en la cocina, para la higiene personal y para la limpieza.

Asimismo, las soluciones de peróxido de hidrógeno y de bicarbonato de sodio se han utilizado en medicina como antisépticos y desinfectantes. Aunque hasta principios del siglo XXI, esta combinación no se aprovechaba como blanqueador para superficies contaminadas con manchas de sangre o pus.

De acuerdo con los resultados observados en un estudio reciente, la aplicación de esta mezcla, diluida en agua tibia, propicia la disolución y decoloración segura de masas biológicas densas.

Y aun cuando no existen, por el momento, evidencias científicas en referencia a su uso como quitamanchas textil, puede probarse de las siguientes maneras:

  • Manchas por sudor: se recomienda mezclar 6 cucharadas de bicarbonato de sodio en ½ taza de agua tibia y aplicarla directamente. Se deja reposar 15 minutos y se aclara la prenda con el agua. Si no se elimina la mancha a la primera, se repite el mismo procedimiento.
  • Manchas de grasa: El bicarbonato de sodio también puede probarse con la grasa. Para ello, debe espolvorearse directamente en la prenda afectada, dejar reposar media hora, cepillar suavemente y enjuagar.


2. Vinagre

De acuerdo con algunas investigaciones, los blanqueadores comerciales, muchos de los cuales son a base de lejía, demuestran ser altamente efectivos; sin embargo, también se ha observado que el vinagre es una alternativa competitiva para eliminar manchas.

Si bien se recomienda realizar más experimentos, para comprobar las propiedades de este así como como de otros quitamanchas caseros, puede aprovecharse el vinagre en los siguientes casos:

  • Manchas en general: Hay que mezclar ½ taza de vinagre con un cuarto de agua tibia y ¼ de taza de bicarbonato de sodio. Se aplica directamente sobre la mancha y se deja actuar 15 minutos. Luego, se enjuaga.
  • Manchas de moho: Para estos casos, se mezclan partes iguales de vinagre y sal.

3. Limón

Limon antiseptico

El jugo de limón tiene diversos usos domésticos, para limpiar en el hogar. También podría funcionar como elemento blanqueador, capaz de eliminar algunos tipos de manchas.

Al respecto, en una investigación realizada en la Universidad de Medan, en Indonesia, se menciona que se puede usar limón para blanquear, poniendo unas rodajas en agua caliente y luego introduciendo la ropa. Se deja remojar durante dos horas y luego se lava de manera normal.

Puede usarse también de la siguiente manera:

  • Manchas oscuras: Hay que mezclar ¼ de taza de jugo de limón, ½ taza de sal y ½ taza de agua tibia. A continuación, se aplica la mezcla directamente a la mancha, dejándola actuar por 10 minutos. Después, se enjuaga con agua tibia.

Se recomienda usar el limón con cautela, puesto que puede resultar irritante en las personas sensibles o con alergia a los cítricos. Por ende, se deben lavar bien las prendas luego de aplicar este quitamanchas casero.



4. Sal

La sal tiene una gran capacidad de absorción. Por ello se le usa para eliminar humedad en espacios de la casa. Además de otros fines, también se puede aplicar como un quitamanchas casero, en alguno de los siguientes casos:

  • Sangre: hay que tratarla tan pronto como sea posible, incluso antes de que seque. Se cubre la mancha con una una pasta de agua y sal.
  • Salsa: también se preferible que sea una mancha reciente; se cubre con sal y se deja que absorba todo lo que sea posible. Se puede complementar con con una pasta de sal y bicarbonato.
  • Grasa: se hace el mismo procedimiento, cubriendo la mancha con sal; después se cepilla. Si es necesario, se repite. Luego se lava de manera normal.

5. Leche

Se recomienda particularmente para las manchas de tinta. Hay que dejar remojando toda la noche (por lo menos 8 horas), sumergiendo particularmente la parte afectada. Se puede añadir sal como complemento. Luego, se lava como de costumbre.

6. Agua oxigenada

El agua oxigenada también puede ser útil para eliminar manchas de sangre en la ropa o las sábanas. Se usa de una manera muy sencilla:

  • vierte un poco de agua oxigenada sobre la mancha;
  • deja que actúe por unos minutos;
  • pasa una toalla húmeda por el sitio;
  • lava como acostumbras.

Lo ideal aplicar es aplicarlo cuando la mancha es reciente. No obstante, s e recomienda usarlo solo con prendas blancas o de colores claros, ya que podría decolorar.

En este sentido, se debe hacer una comprobación previa, usando un poco de agua oxigenada en un extremo que se vea poco. Si notas que la prenda se decolora, mejor no lo intentes.

7. ¿El talco sirve para remover manchas?

Existe una creencia según la cual el talco tiene capacidad para eliminar las manchas de vino tinto en la ropa. Sin embargo, no se tiene evidencia de que sea cierto. Por el contrario, se afirma que aumentaría más bien la susceptibilidad a las manchas, por lo que su uso no está recomendado.

No obstante, según la sabiduría popular, el talco puede ser efectivo para las manchas de grasa. Se aplica de la siguiente manera:

  • Espolvorea talco sobre mancha;
  • Deja que el mismo absorba la grasa;
  • Luego, sacude la prenda;
  • Frota con un cepillo de dientes;
  • Por último, lava como acostumbras.

El truco del talco puede funcionar sobre todo cuando las manchas de grasa aún están frescas y el tejido no ha absorbido del todo.

Quitamanchas caseros: buenos pero no infalibles

Si se decide usar quitamanchas caseros, es importante saber que no se trata de productos mágicos. Como todo elemento natural, su fiabilidad, si bien está comprobada, no es del 100 %.

De la misma forma, si la utilización de estos productos no genera el efecto deseado, siempre se puede volver a recurrir a los quitamanchas tradicionales.

Te podría interesar...
5 desinfectantes 100 % naturales
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
5 desinfectantes 100 % naturales

Te traemos algunos ingredientes naturales para que los utilices como desinfectantes en tu hogar. Son bastante fáciles de conseguir y no afectarás t...



  • Ahrari, F., Hasanzadeh, N., Rajabi, O., & Forouzannejad, Z. (2017). Effectiveness of sodium bicarbonate combined with hydrogen peroxide and CPP-ACPF in whitening and microhardness of enamel. Journal of clinical and experimental dentistry, 9(3), e344–e350. https://doi.org/10.4317/jced.53108
  • Berger, S. B., Coelho, A. S., Oliveira, V. A., Cavalli, V., & Giannini, M. (2008). Enamel susceptibility to red wine staining after 35% hydrogen peroxide bleaching. Journal of applied oral science : revista FOB, 16(3), 201–204. https://doi.org/10.1590/s1678-77572008000300007
  • Legaspi K, Cajiles R, Wico E. (2019). Natural Vs Commercial: A Comparative Analysis Between Stain Remover. Ascendens Asia Journal of Multidisciplinary Research. 3(2). URL disponible: https://ojs.aaresearchindex.com/index.php/AAJMRA/article/view/8892
  • Smit, Nico., Vicanova, Jana., Pavel, Stan. (2009).The Hunt for Natural Skin Whitening Agents. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2801997/
  • Silva Pinto T, Claro Neves A, Vieira Pereira Y, Olavo Cardoso (2008). Vinegar as an antimicrobial agent for control of Candida spp. in complete denture wearers. J. Appl. Oral Sci. 16 (6): http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1678-77572008000600006
  • Urakov A. (2020). Creation of "necessary" mixtures of baking soda, hydrogen peroxide and warm water as a strategy for modernization bleaching cleaners of ceramic. Epitoanyag - Journal of Silicate Based & Composite Materials. 72(1): 30-35.
  • Zubir M, Darmana A, Damanik M, et al. (2020). Bleach Effectively in Removes The Stubborn Stains. Indonesian Journal of Chemical Science and Technology; 03(1): 20 - 24.
  • Iorio, R.,  Del Duca, S., Calamelli, E. et al. (2013). Citrus Allergy from Pollen to Clinical Symptoms. Plos One. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0053680
  • Latorre, N., Silvestre, J. Monteagudo, A. (2011). Dermatitis de contacto alérgica por formaldehído y liberadores de formaldehido. Actas Dermo-Sifiliográficas; 102(2): 86-97.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.