La increíble historia de Mbah Gotho, el hombre que decía tener 146 años

A pesar de ser la persona más anciana jamás conocida, Mbah Gotho no figuraba como tal porque faltaban registros externos que verificaran su fecha de nacimiento. No se inventaron hasta el siglo XX.
La increíble historia de Mbah Gotho, el hombre que decía tener 146 años
Valeria Sabater

Escrito y verificado por psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 09 diciembre, 2022

Decían que la muerte se había olvidado del señor Mbah Gotho. Comentaron también que los registros oficiales son auténticos, y que este anciano llegó a nada más y nada menos que a los 146 años.

Cuesta creerlo. No obstante, y a pesar de estar acostumbrados a leer los testimonios de personas que cruzan la barrera del siglo de edad, nunca habíamos conocido un caso semejante. Te la explicamos a continuación.

Hay un detalle que no nos pasa inadvertido: el señor Gotho no deseaba vivir más. Según sus propias palabras, «espero la muerte sin miedo y de forma tranquila, aunque parece que me quiera evitar».

Muchos ansían conocer el secreto de su longevidad; la respuesta que el propio protagonista nos reveló fue muy hermosa.

El secreto de la longevidad del señor Mbah Gotho

Mbah Gotho nació el 31 de diciembre de 1870. Así lo acredita su documento de identidad e incluso los registros oficiales de la isla de Java, donde residió y donde vino al mundo hace ya 146 años.

De ser cierto estaríamos, sin duda, ante la persona más anciana jamás conocida. Hasta el momento, el récord lo tenía Jeanne Calment (1875-1997), una dama francesa que falleció a los 122 años de edad.

mbah_gotho

Ahora bien, es muy posible que te preguntes por qué el señor Mbah Gotho no está dentro del Libro Guinness de los Récords. La respuesta es sencilla:

  • Todos los datos oficiales que disponemos sobre la fecha de nacimiento del señor Gotho están en la isla de Java.
  • Para entrar en el Libro Guinness se necesita de una tercera fuente de verificación independiente, de la que no se dispone.

Si esto es así, se debe solo a que los registros oficiales externos no empezaron a normalizarse hasta llegado el siglo XX.

A pesar de no disponer de esa acreditación como «el hombre más longevo», todos aceptan que su edad es auténtica. Que el señor Gotho estuvo casi a punto de cumplir el siglo y medio de edad. Es asombroso.

Muchos familiares dejados atrás

Una vida larga ofrece múltiples oportunidades. Nos permite aprender, corregir, enmendar e incluso reiniciar «muchas vidas”. Mbah Gotho llevó, según él, una buena existencia, pero al final de sus días le quedaron tristes recuerdos.

  • Sepultó a 4 esposas. Dijo adiós a todos sus hijos y también a todos sus hermanos: 10 en total.
  • Sabía muy bien que lo suyo no era natural. Que la ley de vida marca que los hijos entierren a sus padres y nunca a la inversa.

Despertar cada mañana es arroparse de infinitos recuerdos de personas que ya no existen. Ecos de un pasado que le recuerdan su longevidad y le obligan a preguntarse por qué.

¿Por qué razón él seguía ahí mientras los que le dieron tanto amor descansan ya desde hacía tiempo? El señor Mbah Gotho se había entregado a la resignación y a una vida humilde que terminó rodeado de nietos y bisnietos.

Mbah Gotho3

El secreto de su longevidad

Los ingredientes de su larga vida, según nos explicó su protagonista, eran dos:

  • El primero es haber sido atendido por personas que lo querían. El amor es el motor de la vida y un motivo por el cual luchar cada día con la esperanza de seguir compartiendo tiempo con los seres queridos.
  • El segundo ingrediente tuvo que ver con la propia cultura de la isla de Java. En estas tierras existe un bonito proverbio que conviene tener en cuenta: «quien tiene paciencia vive más».

El señor Mbah Gotho nos indicó que él siempre ha sido una persona muy paciente. Siempre enfocó su existencia hacia la aceptación, a dejar que las cosas siguieran su ritmo, a observar con calma, a no enojarse.

Tanto es así que sus propios nietos indicaban con humor que su abuelo jamás se quejaba de nada. Aceptó todo lo que le ofrecieron de comer y cada atención recibida sin pedir nada.

Una mente lúcida que partió en 2017

El único deseo que el señor Gotho tenía llevaba esperándolo más de 20 años: una lápida y un lugar donde descansar cuando la muerte quisiera cerrar sus ojos para reunirlo con los suyos.

Y así fue en 2017. Ingresó al hospital por complicaciones en su estado de salud, pero algunos días más tarde fue dado de alta. Sus familiares mencionaron que comía muy poco, lo que llevó a que su cuerpo se siguiera apagando.

  • No importaba que apenas viera, no importaba que tampoco se valiera por sí mismo. Mbah Gotho fue una fuente de sabiduría que narró con mente lúcida hechos de un pasado que ya nadie recordaba.

Su pueblo lo apreciará siempre porque fue un héroe, porque luchó contra invasores y porque se batió contra los japoneses en la guerra. También porque, durante toda su vida, trabajó con sus manos para mantener a su familia.

Partió como tanto lo quería y deseaba, acompañado por la admiración de los suyos y enterrado en su tierra natal. Al fin descansó del peso de tantos años y la vejez. Pudo decir adiós a sus seres queridos y cruzar el arcoíris que tanto había esperado.

El hombre más anciano del mundo cumplió su deseo de cerrar los ojos, porque tuvo una vida plena. Y como todo buen guerrero, ansiaba su merecido descanso.

Te podría interesar...
Consejos sencillos para conseguir la longevidad
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Consejos sencillos para conseguir la longevidad

Si practicas estas recomendaciones, podrás conseguir la longevidad y gozar de mejor calidad de vida al prevenir ciertas patologías propias de la ed...


Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.