4 ideas de macetas de fresas y consejos para cultivarlas

¿Te gustan las fresas? Entonces prueba a tener tu propio cultivo en casa. Te enseñamos a cuidarlas.
4 ideas de macetas de fresas y consejos para cultivarlas

Última actualización: 19 abril, 2022

El espacio disponible en las viviendas suele ser un impedimento para la jardinería. Sin embargo, las materas son una excelente alternativa. En este artículo te enseñamos a cultivar y cuidar macetas de fresas.

Cultivar los propios alimentos es una gran idea. Te permite ahorrar dinero, tener productos orgánicos libres de químicos y las labores de cuidado del huerto son entretenidas.

¿Por qué fresas?

Las fresas son fuente de vitamina C, vitamina E, magnesio y fibra. Además, tienen un bajo índice glucémico, por lo que son ideales para personas con diabetes.

Asimismo, en ellas se encuentran múltiples flavonoides con propiedades antioxidantes, de acuerdo con un libro sobre fresas publicado por la Junta de Andalucía en España.

No obstante, las fresas comerciales suelen tener bastantes pesticidas. Por lo tanto, tener tu propio cultivo puede ayudarte a controlar este tema.

Además, no suelen tener raíces profundas y se adaptan bien a diferentes ambientes. De hecho, soportan las bajas temperaturas. No obstante, para que den frutos requieren rayos solares. ¡A continuación te contamos todo lo que debes saber para tener fresas jugosas, dulces y muy rojas!

¿Cómo cultivar macetas de fresas en casa?

Pese a que puedes cultivar con semillas, su proceso de germinación será más largo y requiere de mayores cuidados. Por lo tanto, te sugerimos comprar un esqueje o una planta que solo debas trasplantar si es tu primera vez con un cultivo de fresas casero.

Respecto al tipo de suelo, las fresas requieren uno con pH neutro. Asimismo, necesitan suelos con riqueza en materia orgánica, así como precisan de fertilizaciones frecuentes.

Por otra parte, el suelo debe ser arenoso para facilitar el buen drenaje. Es conveniente evitar que sea salino. Lo mejor es comprar abonos y fertilizantes específicos para este tipo de cultivo o bien usar composta producida en casa.

Para que las fresas crezcan requieren de abundante agua. De hecho, nunca debe dejarse secar su tierra. Por lo que se pueden regar diariamente en pequeñas cantidades durante el verano.

En el invierno se pueden regar cada 3 días. Lo ideal es corroborar el nivel de humedad de la tierra. También es preciso que no se encharquen. De ahí la importancia de que la tierra y la matera permitan un buen drenaje.

Respecto a sus requerimientos lumínicos, lo ideal es que las fresas reciban los rayos solares de 6 a 8 horas al día para que den frutos de calidad. Si se trata de un lugar en el que solo lo reciben por una zona, lo mejor será optar por una maceta que se pueda mover.

Por último, las fresas son susceptibles a las plagas y suelen atraer a pájaros e insectos. Por lo tanto, si la vas a tener en un jardín exterior, lo mejor será que uses una malla para recubrirla y evitar que sea dañada.

Fresas rojas.
Las fresas de calidad son productos naturales que aportan vitaminas y antioxidantes.

4 ideas de macetas de fresas

Sin importar el tipo de matera que elijas, debes saber que necesitan un buen drenaje. Por tal razón, funcionan bien aquellas macetas que tienen orificios y no favorecen el estancamiento.

Por lo tanto, las macetas que están un poco elevadas o que no se posan directamente en el suelo y permiten el flujo del agua por la parte inferior, son las ideales.

Las fresas no requieren de recipientes que tengan mucha profundidad, ya que sus raíces no son muy largas. Sin embargo, sí es mejor que el espacio sea amplio hacia los lados.

A continuación te indicamos algunas buenas ideas para tener macetas de fresa con diferentes tamaños, formas y estilos.

1. Maceta de fresas sostenidas a la pared

Cuando se tiene una terraza o un balcón y se quiere tener una huerta, es importante aprovechar cada centímetro. En este sentido, los huertos colgantes se han convertido en una solución más que interesante para aprovechar el espacio. Las paredes se convierten en una opción ideal para colgar macetas.

Tener una matera sostenida a la pared permite un buen flujo del agua, así como una buena caída de las fresas cuando empiecen a dar frutos. Además, se puede optimizar el espacio para tener una matera bastante larga o para complementar la zona con otro tipo de cultivos, como lechuga, aromáticas o tomates.



2. Maceta colgante

Una matera colgante es una gran idea para cultivar fresas en lugares con un espacio reducido. Tiene la ventaja de que permite un buen drenaje.

Además, cuando de frutos, se verá preciosa y decorará las terrazas o los patios. Por si fuera poco, evitará que los frutos toquen el suelo y se pudran.

Debe medir más de 30 centímetros la maceta, aunque no requiere gran profundidad. En la parte inferior ha de tener orificios para que el agua pueda caer cuando se riegue. Por lo demás, debes ubicarla en una zona luminosa y seguir las recomendaciones generales de un cultivo de fresa.

3. Maceta de varios niveles

Si prefieres una opción en el suelo para tener macetas de fresa, el estilo de escalera es una opción ideal. De hecho, podrías utilizar los niveles superiores para poner las plantas de fresas y los inferiores para aromáticas, manzanilla, albahaca y toronjil.



4. Macetas de fresas de palé reciclado

Un palé ofrece mil posibilidades de crear objetos maravillosos como sillas, camas para perros, cajones y macetas. En el último caso, resulta muy favorecedor para un cultivo de fresa por los huecos que tiene, que facilitan el paso del agua.

Solo debes tomar varios palés y unirlos hasta formar una maceta con forma rectangular. Para que la tierra no se salga, se puede poner una malla recubriendo la parte interior.

Cuando poses esta maceta en el suelo, pon otro palé debajo o un par de ladrillos, de tal forma que no quede totalmente pegado a la superficie y tenga un poco de altura. Este tipo de maceta es ideal para un jardín exterior. Además, puedes decorarla con alguna pintura para exteriores y darle un toque de color a tu jardín.

Maceta colgante de fresas.
Las macetas colgantes permiten que el agua escurra para evitar encharcamientos.

Prueba a sacar tus propias semillas de las macetas de fresas

Ahora que conoces cómo tener tu propio cultivo de fresas en maceta, es muy probable que te entusiasmes con estas frutas. ¿Quién no? Son frutas perfectas para hacer postres, mermeladas, poner en ensaladas, hacer batidos o acompañar muchos desayunos. Si además eres un amante de la jardinería, lo más probable es que no te conformes con una sola maceta.

Al respecto, también puedes extraer tus propias semillas de una fruta. Pese a que es un proceso más largo, no resulta imposible.

Solo debes tomar un trozo de la piel de la fresa y ponerla a secar sobre un papel de cocina durante 4 días. Después verás cómo se retiran las semillas con facilidad. Las pones a germinar en un semillero y esperas a que los primeros brotes empiecen a salir.

Te podría interesar...
Ideas para cultivar tomates en nuestra casa
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Ideas para cultivar tomates en nuestra casa

Los tomates se pueden cultivar en nuestra casa siguiendo algunas recomendaciones. Te compartimos los pasos para que te animes a cultivar tomates en...




Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.