Cómo identificar a las personas emocionalmente inmaduras

Okairy Zuñiga·
25 Octubre, 2020
Hay personas que aunque sean adultas se comportan como niños de seis años. Esto es debido a su inmadurez emocional. ¿Cuáles son sus principales rasgos?

La inmadurez no tiene una vigencia ni tampoco depende de la edad, se necesita responsabilidad y un gran trabajo personal para deshacerse de ella. De ahí que no sea raro encontrarse con personas emocionalmente inmaduras, incluso puede que nosotros en alguna ocasión o con ciertos aspectos también lo seamos. 

Entonces, ¿hay adultos que tienen un comportamiento infantil? Sí, así es. Mucho más de lo que creemos, aunque existen diferentes grados de inmadurez. Suelen ser aquellos que no asumen responsabilidades, quieren llevar siempre la razón y pretenden que el mundo y los demás se adapten a sus necesidades y deseos.

A continuación, destacamos algunos rasgos y reacciones de las personas emocionalmente inmaduras.

Características de personas emocionalmente inmaduras

Mujer insegura y triste

1. Son dependientes

Las personas inmaduras a nivel emocional suelen ser dependientes de otros en muchos aspectos de sus vidas. No suelen ser autónomas, aunque puedan pensar que sí. Al final siempre dependen de otra persona para cumplir con sus obligaciones o tomar ciertas decisiones importantes.

Otro aspecto interesante es que cuando tienen un problema o las cosas no ocurren como esperaban suelen echar la culpa a los demás o a las circunstancias, ya que con incapaces de responsabilizarse de las consecuencias de sus actos.

Esto al final les lleva a adoptar un papel de víctimas y en algunas ocasiones a sufrir mucho por ello. Pues si todo depende de los demás, ¿qué pueden hacer para estar mejor o solucionar lo que les ocurre?

Ver también: Los grandes errores de la personas dependientes

2. No se saben administrar económicamente

El simple hecho de trabajar no representa una causa de madurez emocional en todos los casos. Sin embargo, el interés por generar ingresos propios y el uso dado a estos es un factor importante en el desarrollo del individuo.

  • Aquellos que gastan sin pensar en el mañana, que no se fijan prioridades y esperan soluciones mágicas para los problemas económicos son personas emocionalmente inmaduras.
  • El problema más grave es que estarán en la cuerda floja con respecto a sus finanzas y no es raro que pidan ayuda económica de vez en cuando. 

3. Son poco empáticos

Las personas emocionalmente inmaduras suelen tener bastantes dificultades para ponerse en el lugar de los demás y comprenderlos. Esto ocurre porque son bastante egocéntricos y piensan que solo existe un único punto de vista: el suyo. 

Por ello, es difícil que en una discusión lleguen a una conclusión diferente a la que tienen, de ahí que sea buena idea no empeñarse demasiado en que cambien de opinión. Lo que sí se puede hacer es que en otro momento se le muestre con un ejemplo que es posible otra perspectiva de la situación. Eso sí, no para demostrar que somos mejores, sino con el objetivo de que suavicen esa rigidez mental que presentan.

4. Prioridades caóticas, confusas y desorganizadas

Las personas emocionalmente inmaduras suelen poner en primer lugar todo aquello que tenga que ver con lo que les proporcione satisfacción y diversión. De esta forma, su lista de prioridades está bastante alejada de las responsabilidad.

Por ejemplo, para ellas es más importante pasárselo bien que atender las tareas del hogar, el trabajo o la familia.

  • El problema con este desorden de prioridades es que tanto su salud física y psicológica como sus relaciones se vern afectadas.

5. Suelen pasar por encima de la gente para sentirse fuertes

Las personas emocionalmente inmaduras tienen problemas para confiar en sí mismos. Así, para obtener esa seguridad que les falta, intentan que los demás se sientan mal o inferiores. 

  • Por lo general, cuanto peor se sienta la otra persona, mejor se sienten las personas inmaduras.
  • Pueden usar la intimidación, las críticas, las burlas o cualquier otro comportamiento que afecte a su interlocutor.

Se trata de algo normal si tenemos en cuenta que no saben gestionar su mundo emocional, aunque no es lo correcto ni saludable.

6. Tienen miedo al compromiso

Este miedo no solo se refiere a los aspectos de pareja. Implica huir de cualquier situación en la que deban tomar el control de su vida, como vivir solos o buscar empleo.

Ahora bien, es importante resaltar que no solo las personas emocionalmente inmaduras tienen miedo al compromiso: todos tenemos cierto temor a realizar grandes cambios en la vida.

  • La diferencia radica en que las personas con madurez emocional dan el paso porque saben que es importante para sus metas y objetivos personales. Mientras que aquellos que son maduros a nivel emocional no entienden la importancia de tomar ciertas decisiones y se estancan.

Te recomendamos leer: ¿Por qué tengo miedo al compromiso?

7. No saben expresar sus emociones

Este tipo de personas son analfabetas emocional, por lo que reaccionan de forma extrema ante las circunstancias que les ocurren. Las tristezas las llevan al máximo, al igual que sus alegrías y rabias. Solo se limitan a vivir la experiencia sin obtener un aprendizaje. 

Algunos son bastante dramáticos y les encanta, de forma inconsciente, ser el centro de atención. Lo que suele minar la paciencia de los demás.

8. Se niegan a escuchar la opinión de cualquier otra persona

Aunque las personas emocionalmente inmaduras siempre buscan que los demás solucionen sus problemas, ignoran sus opiniones. Esto se debe a sus escasas habilidades empáticas.

Mujer enfadada con su marido

¿Qué hacer con las personas emocionalmente inmaduras?

La madurez emocional es una capacidad que puede adquirirse a través de la terapia psicológica. Eso sí, el primer paso es aceptar que se tienen dificultades para gestionar las emociones y las responsabilidades diarias.

A partir de ahí el trabajo con el psicólogo se orientará en conocer el universo emocional y las diferentes estrategias que pueden llevarse a cabo para que la persona adquiera mayor autonomía, responsabilidad y sea capaz de tomar decisiones importantes para su vida.

A nivel personal, puede ser bastante complicado lidiar con este tipo de personas, por lo que se recomienda, paciencia y empatía. Y en el caso de que la convivencia o la relación resulten imposibles se puede buscar ayuda para saber cómo gestionar la relación o reflexionar sobre si es necesario mantenerla o no.

Mr. Rice’s Notebook. Chapter 5. Emotional maturity hwarmstrong.org/rice05.pdf John Mano Raj. A study on relationship between emotional maturity, stress and self-confience among management students. (2017) researchgate.net/publication/321096586_A_STUDY_ON_RELATIONSHIP_BETWEEN_EMOTIONAL_MATURITY_STRESS_AND_SELF-CONFIDENCE_AMONG_MANAGEMENT_STUDENTS Franz Alexander. A Hogg Foundation Reprint. Emotional Maturity repositories.lib.utexas.edu/bitstream/handle/2152/20488/txu-oclc-2741165.pdf?sequence=2