7 increíbles usos de botellas de plástico en jardinería

Daniel Osuna Sisco·
26 Marzo, 2021
Las botellas de plástico pueden ser la salida a distintas carencias que exhibe nuestra jardinería. En tal sentido, compartimos increíbles y creativos usos de dichos recipientes para el huerto. ¡Inventiva en acción!

En un mundo en el que la contaminación sigue escalando, la reutilización es una alternativa contributiva muy interesante. Así pues, enfocándonos en el plástico, la preocupación es mayor, ya que su tiempo aproximado de degradación varía entre 100 y 1000 años. A pesar de esto, aún hay tiempo y los usos de botellas de plástico en la jardinería son un comienzo.

El aporte de la readaptación de las botellas está en que las industrias tenderán a reducir la producción, provocando que la emisión de químicos se vea disminuida. Asimismo, el gasto de recursos energéticos no renovables bajará de manera notable. Por último, tu jardinería estará equipada con todo lo que necesitas sin gastar un céntimo.

A modo introductorio de los usos de botellas de plástico en la jardinera, la imaginación es el límite, debido a que es posible conseguir desde mini invernaderos y sistemas de riego automáticos hasta macetas colgantes. ¿Quieres conocer más? ¡Sigue leyendo!

Usos de botellas de plástico en la jardinería

Todo comienza en las botellas de plástico que aún tengamos en el hogar, aunque también existe la posibilidad de pedirle a los vecinos e incluso sacar provecho de los contenedores amarillos.

1. Regadera

Comenzamos con uno de los usos más interesantes y sencillos de alcanzar. Para transformar una botella de plástico en una regadera solo será necesario abrir huecos en la tapa con un clavo a la distancia que se desee y según el diámetro requerido.

La forma del recipiente y el tamaño de la tapa marcarán la distribución final de los agujeros. Una variante es cambiarla por la de un pulverizador que esté sin uso. En definitiva, se accede a una regadera personalizada y sin hacer un gasto desproporcionado.

Usar plásticos para la jardinería.
El plástico debe reutilizarse en un plan de conciencia ambiental, ya que es un material dañino que contamina.

2. Macetas

Una opción está en la conversión de las botellas en macetas, pues se puede crear una gran cantidad en poco tiempo. El procedimiento consiste en cortar la zona lateral del recipiente (sin tomar la tapa ni la base). Lo que restaría sería incorporar la tierra y las plantas deseadas.

En caso de notar algunos problemas para estabilizar la nueva maceta, un truco es establecer piedras pequeñas a cada lado y así el equilibrio estará completo.

3. Invernadero adaptado

Con el fin de evitar que las plantas estén expuestas a las condiciones climáticas variables que alteran su crecimiento, la botella de plástico es capaz de pasar a la modalidad de invernadero a través de dos opciones: corte lateral o corte de la tapa. Así, la posición final que debe tener el invernáculo reconvertido es la que recubra en su totalidad a la planta.

La mejor medida de botellas para conseguir un invernadero adecuado está entre los 5 y 8 litros. De ser más pequeña, el espacio resulta limitado para el desarrollo.

4. Semilleros

Dentro de los fantásticos usos de botellas de plástico nos topamos con los semilleros. Estos plantíos, en su mayoría, están hechos de corcho blanco.

Sin embargo, solo se requiere cortar unos cuatro dedos sobre la base del frasco para encontrar una nueva, ecológica y económica solución.

Aunado a eso, se vuelve adecuado abrir pequeños orificios en el fondo para que el drenaje sea correcto. Lo siguiente es establecer el semillero en un espacio que reciba sol y regarlo con regularidad.

5. Esquejes sin sustrato

El corte de la botella para hacer un esqueje sin sustrato debe ser a la mitad. A su vez, como complemento, se utiliza papel higiénico o de filtro humedecido. Como dato final, el tamaño ideal del envase es de 1,5 a 2 litros.

Esta técnica es muy útil para quienes están en fase de aprendizaje sobre los aspectos básicos de la jardinería. También los más pequeños de la casa tienen la oportunidad para experimentar.

Lee también: 5 maneras de hacer abono orgánico para tus plantas

6. Espantapájaros para el cultivo

Las aves pueden ser una gran amenaza para un jardín en buen estado. En ese sentido, crear espantapájaros con botellas de plástico minimiza el riesgo.

La manera de conseguirlo es haciendo un corte en la base para introducir un palo que servirá como soporte. Enseguida, empleamos unas tijeras destinadas a abrir dos ventanas (una al lado de la otra), dejando 2 centímetros de separación.

Es importante que se conserven los recuadros extraídos, ya que deben pegarse con cinta adhesiva y en sentido inverso en las ventanas. Para finalizar, se ubica el palo en algún sector estratégico, de forma que la presencia de los pájaros que afectan las plantas deje de ser un problema mayor.

7. Sistema de riego automático

El último de los estupendos usos de botellas de plástico para el jardín nos hace poner total atención, pues se trata de un sistema de riego automático. ¿Cómo es posible? No te preocupes, ya que no tiene ningún grado de complejidad.

Todo lo que debes hacer es tomar una botella plástica inferior a 2 litros y abrir pequeños orificios alrededor. A continuación, abre un hueco en la zona de tu jardín en la que quieras un riego frecuente para introducir la botella. Hecho esto, se llena de agua la botella que está enterrada con la tapa fuera.

En consecuencia, el sistema de riego es automático a raíz de que la tierra absorberá a su ritmo y la botella le suministrará de inmediato el vital líquido al tener una menor contención externa.

Te puede interesar: Beneficios de tener plantas en casa para la salud

¿Cómo hacer un jardín vertical con botellas de plástico?

Jardín vertical para aprovechar botellas de plástico.
Prueba con jardines verticales para aprovechar las botellas de plástico y reciclarlas.

Si los usos de las botellas de plástico para el jardín te han parecido pocos, puedes adicionar una opción representada por un jardín vertical que no pasa de moda y es agradable a la vista. ¿Tienes idea cómo hacer? Aquí te mostramos el paso a paso.

Paso a paso

Para llevar adelante el paso a paso se necesita contar con 3 botellas de plástico de 2 litros en adelante, tierra, piedras, guantes, pala de jardinería y rociador de agua. Teniendo todo lo anterior, se vuelve posible comenzar con el siguiente procedimiento:

  1. Cortar una botella a la mitad.
  2. Cortar las otras 2 botellas a una altura de 10 centímetros partiendo desde la base. Esto permite ajustar los recipientes de forma vertical.
  3. Hacer orificios en la tapa para que cumpla funciones de drenaje. Esto nos indica, además, que la orientación debe estar hacia abajo.
  4. Abrir una pequeña sección de 6 centímetros cuadrados en un costado de cada botella para la planta.
  5. Incorporar piedras, sustrato y tierra hasta la sección cuadrada establecida. Es importante seguir el orden señalado.
  6. Introducir la planta usando la sección de 6 centímetros cuadrados.
  7. Regar y darle seguimiento.

La columna de botellas tendrá la altura que desee cada persona según el espacio del que disponga. Un aspecto trascendental es que se puede utilizar como base una pared, cerca o palé.

Los usos de botellas de plástico en jardinería son imaginativos

Los usos de botellas de plástico en la jardinería son ilimitados. En tal sentido, la experiencia de cada jardinero dictará otras funciones aprovechables desde la reutilización.

Por lo pronto, los recipientes consiguen reducir el deterioro medioambiental, minimizar el impacto en el bolsillo y aumentar las opciones para cultivar.

El cambio ecológico establece como punto de partida la modificación individual de hábitos dañinos. A tal efecto, acceder a todas las utilidades del plástico tiene ventajas sobre la preservación de la humanidad.

  • Solé J. El huerto ecológico: Un oasis de vida. NED Ediciones. 2013.
  • Mañeru M. El huerto en casa. Selector. 2014.
  • Cabrera M, Calderón T e Israel J. Implementación de un prototipo de jardín vertical para mejorar las condiciones ambientales en ambientes cerrados. Riobamba: Universidad Nacional de Chimborazo. 2015. Disponible en: http://dspace.unach.edu.ec/handle/51000/828
  • Escrivá M. Jardín orgánico: una guía esencial para crear un jardín natural con técnicas ecológicas. Editorial Albatros. 2011.
  • Bueno M. El huerto familiar ecológico. RBA Libros. 2015.