Los beneficios emocionales del yoga

La ciencia confirma que el yoga nos ayuda a cuidar nuestra salud tanto física como mental. ¿Alguna vez lo has practicado?
Los beneficios emocionales del yoga
Bernardo Peña

Revisado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 07 enero, 2021.

Escrito por Yamila Papa Pintor, 14 enero, 2017

Última actualización: 07 enero, 2021

Se suele hablar bastante sobre las ventajas de disciplinas como el yoga en términos de salud física (sobre todo sus efectos en los músculos, las articulaciones y el corazón), pero quizás no tanto sobre los beneficios emocionales del yoga. Por ello, a continuación te los comentaremos con detalle.

Una vez los conozcas, seguro que te animas a darle una oportunidad a esa clase que te picó la curiosidad o a ese vídeo para principiantes que tienes disponible en Youtube.

El yoga y las emociones

Para muchos el yoga es un modo de vida, una manera de encontrar el bienestar y paz interior. Implica una observación del yo interior, una desconexión con todo aquello que hace ruido y agita, y una conexión con el mundo interior propio, de una forma auténtica, no superficial. Esto último es lo que permite discernir entre lo que es realmente importante y lo que no, actuar de una manera coherente, pero sobre todo armoniosa y amable con uno mismo y el resto de las personas.

Ahora bien, los principales beneficios del yoga abarcan tres grandes áreas: cuerpo, mente y espíritu. Por esto mismo, no solo proporciona un determinado tipo de bienestar, sino que lo proporciona de una manera integral. Dicho en otras palabras, aunque trabaja las emociones, no se limita solo a estas, sino que también trabaja el cuerpo, la respiración, entre otras cuestiones que suman salud física y mental.

6 formas de mejorar la postura corporal

Ya que se integra la respiración con el movimiento (a través de la realización de diversas posturas) esta práctica nos cambia de manera indiscutible en lo físico y lo mental. Tiene la capacidad de estimular varios procesos beneficiosos en el organismo, como la circulación de la sangre, la oxigenación de las células y el transporte de energía. A su vez, ayuda a mejorar la higiene postural y a liberar tensión emocional.

Todos estos beneficios están relacionados sin dudas con una mejora a nivel mental y emocional. Así pues, el yoga no solo es bueno para el cuerpo sino también para el alma. Por todo ello, no es de extrañar que se utilice como medicina preventiva, sanadora y rehabilitadora.

Los beneficios emocionales del yoga

Si estás buscando una actividad que te aporte muchas ventajas a nivel psicológico, dale un repaso a la lista de los beneficios emocionales del yoga. Esto te permitirá valorar esta disciplina con mayor detalle.

1. Aporta serenidad y paz

La vida actual en las ciudades nos convierte en seres nerviosos, intranquilos e irritables.

Cuando hacemos yoga, la respiración nos sirve para relajarnos, serenarnos y ver las cosas de otra manera. Refinamos nuestros sentidos, percibimos mejor aquello que nos rodea y reducimos las peleas o confrontaciones.

Al respirar correctamente eliminamos nuestros sentimientos de enojo, agobio, frustración, intranquilidad… En definitiva, todas esas emociones que nos enferman y no nos permiten vivir en armonía ni con nosotros ni con el resto.

2. Reduce el estrés

Mujer desplegando esterilla de yoga

“Estrés”, esa palabra tan conocida por todos en la actualidad existe por el ritmo de vida que llevamos. Caminamos con prisa, vamos de aquí para allá con el ceño fruncido, nos peleamos con personas que ni conocemos, oímos ruidos todo el tiempo… Hasta que llegamos a la clase de yoga y parece que el mundo cambia por completo.

La ciencia ha confirmado que al practicar esta técnica milenaria se reducen los niveles de cortisol, una hormona relacionada al estrés. Esto no solo se relaciona con el hecho de que se libera tensión física con la realización de posturas, o el hecho de respirar a un ritmo más pausado o prestar atención al momento presente, sino más bien a todo el conjunto de procesos que se dan de manera simultánea a lo largo de la práctica.

3. Aumenta tu autoestima

No son muchas las personas que pueden decir “yo creo en mí” o “confío en mis habilidades”. Gracias al yoga podemos mejorar la autoestima, autoexaminarnos, pero sin criticarnos, eliminar todos aquellos pensamientos negativos que nos limitan y llenan la mente de ideas que no nos permiten crecer.

Sin dudas, es una herramienta maravillosa para ver todo con más claridad, aumentar la energía vital, tener confianza en las capacidades propias y tomar decisiones con mayor seguridad.

4. Mejora la calidad del sueño

La melatonina es la hormona encargada de regular los ciclos del sueño. Por su parte, el neurotransmisor llamado serotonina tiene la tarea de regular desde el humor hasta el apetito. Ambos se equilibran cuando hacemos yoga y, por ende podemos, descansar mejor cada noche.

Si tienes insomnio, demasiadas pesadillas o te cuesta conciliar el sueño no hay nada más recomendable que una sesión de yoga. Pruébalo y verás cómo por la mañana te sentirás totalmente renovado.

5. Eleva las habilidades intelectuales

La práctica de esta doctrina oriental mejora nuestras capacidades para razonar, tomar decisiones y pensar. Además aumenta la capacidad de concentración debido a la quietud de las posturas y a la respiración. Esta habilidad la podemos trasladar a cualquier situación cotidiana (el trabajo, el estudio, etc.) para evitar las distracciones y tener más memoria.

6. Mejora el humor

Los problemas cotidianos, las cuentas, el tránsito, las horas extras… Todo ello nos cambia la manera de ver las cosas y nos convierten en personas malhumoradas, enojadas y gruñonas.

Cuando hacemos yoga mejoran los niveles de serotonina, los cuales evitan la depresión, la ansiedad y la ira al igual que sucede con cualquier otro ejercicio físico.

7. Optimiza la relación con nosotros mismos

Si estamos en equilibrio con nuestro cuerpo y nuestra mente nos podemos llevar bien con los demás, conseguir aquello que deseamos y ser más felices.

Si, por el contrario, no nos perdonamos, nos buscamos miles de defectos y nos comparamos con el resto, lo único que conseguimos es tristeza y frustración. El yoga puede ayudar a las personas a que:

  • Estén seguras de sí mismas.
  • Mejoren su gestión emocional.
  • Recobren su equilibrio mental.
  • Encuentren el lado positivo de las cosas.
  • Se queden con lo bueno que tiene la vida.

8. Previene enfermedades neurodegenerativas

El yoga, en conjunto con la meditación, aumenta el tamaño de unas estructuras llamadas telómeros, las cuales, cuando son pequeñas, provocan envejecimiento temprano, ciertas patologías y muerte prematura.

Con solo 15 minutos al día de cualquiera de las dos actividades nos aseguramos el crecimiento de dichas estructuras y, por lo tanto, podemos prevenir enfermedades degenerativas como el alzhéimer.

¿Y bien, ya estás listo para empezar a aprovechar los beneficios emocionales del yoga?

Te podría interesar...
Yoga infantil: grandes beneficios para tu hijo
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Yoga infantil: grandes beneficios para tu hijo

Los grandes beneficios del yoga infantil se reflejan significativamente en el equilibrio mental y la autoestima de tu hijo.



  • Menezes, C. B., Dalpiaz, N. R., Kiesow, L. G., Sperb, W., Hertzberg, J., & Oliveira, A. A. (2015). Yoga and emotion regulation: A review of primary psychological outcomes and their physiological correlates. Psychology and Neuroscience. https://doi.org/10.1037/h0100353
  • Bonura, K. B., & Tenenbaum, G. (2015). Effects of Yoga on Psychological Health in Older Adults. Journal of Physical Activity and Health. https://doi.org/10.1123/jpah.2012-0365
  • Hartfiel, N., Havenhand, J., Khalsa, S. B., Clarke, G., & Krayer, A. (2011). The effectiveness of yoga for the improvement of well-being and resilience to stress in the workplace. Scandinavian Journal of Work, Environment and Health. https://doi.org/10.5271/sjweh.2916