El maní y sus diferentes formas de consumo

A pesar de su mala fama, el cacahuete contribuye a mejorar la calidad nutricional de la dieta y puede tener efectos beneficiosos en la salud.
El maní y sus diferentes formas de consumo
Elisa Morales Lupayante

Revisado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante.

Última actualización: 06 julio, 2023

El maní, también conocido como cacahuate o cacahuete, reúne nutrientes que se consideran beneficiosos para el organismo. No obstante, es muy probable que no conozcas de forma detallada cuáles son las bondades que aporta a la salud. Incluso, puede que te hayas abstenido de comerlo, esto debido a algunas creencias en cuanto a su aporte calórico.

Los especialistas sugieren incorporarlo a la dieta cotidiana. ¿Quieres saber por qué? A continuación, te contamos todo lo que debes saber sobre el maní y sus formas de consumo. ¡No te lo pierdas!

El maní, una legumbre con propiedades de fruto seco

El maní se considera un fruto seco por su composición nutricional, pero en realidad se trata de una legumbre. En concreto, es la semilla comestible de una planta que recibe el nombre de Arachis hypogaea. Esta pertenece a la familia de fabaceae, o lo que es lo mismo a las leguminosas

Originaria de América del Sur, es una planta de clima caluroso y se cultiva en zonas tropicales y subtropicales de todo el mundo. Estas semillas se conocen y usan de forma habitual desde hace más de 5000 años; y hoy en día se consumen en un gran número de países. En Hispanoamérica se conoce también como cacahuate, mientras que en España se emplea más el término cacahuete.

En general, se suele servir de la misma forma y en el mismo tipo de recetas que otros frutos secos, como las nueces, las avellanas o las almendras. Además, también coincide con estos en el sabor y el perfil nutricional. De hecho, por su alto contenido de aceite a menudo se clasifica dentro de las familias de las oleaginosas

Las diferentes formas de consumir maní

Además de su agradable sabor, otra de las virtudes de este ingrediente natural es que es posible agregarlo a la dieta cotidiana de diversas maneras. Tal y como señalan los expertos, existen cientos de formas de comer maní.

Los cacahuetes tostados, la mantequilla de maní, el aceite de cacahuete, la salsa de cacahuete, la harina de cacahuete, la leche de maní y los análogos del queso de cacahuete son algunas de sus presentaciones.

El maní con frecuencia se incluye en dulces, postres, aperitivos de sopas y en la formulación de varios productos derivados de la carne. Analizamos algunas de las formas de consumir maní más populares en todo el mundo.

Maní entero

Directo de la cáscara, esta es la manera más frecuente de consumirlo, sobre todo cuando se ingiere como tentempié o en un aperitivo. Además, así resulta más fácil llevarlo a todos lados.

No obstante, hoy en día también es usual encontrar el cacahuete sin la cáscara para consumirlo de inmediato. En este caso, puede ser crudo o tostado. Sea cual sea la forma elegida, estas son algunas ideas para consumirlo:

  • Como snack a media mañana o media tarde. En el sur de Estados Unidos, se hierven en agua salada y se venden en puestos callejeros. Esta forma de prepararlos también es típica en la India, China y algunos países de África.
  • Mezclado con un yogur, con o sin fruta fresca.
  • Como topping para las ensaladas, a las que aporta un toque crujiente y un extra de sabor.
  • En todo tipo de salteados, ya sea con vegetales, arroz, fideos, legumbres, etc.

Crema de maní

La mantequilla de cacahuete es un producto muy conocido y también un método predilecto en algunos países para consumir el maní. La creó un médico de St. Louis durante la década de 1890 como una forma de proteína blanda para las personas con una dentición comprometida.

Es ideal para sándwiches y tostadas, aunque en los últimos años se ha extendido la costumbre de untarla en rebanadas de fruta, como plátanos, peras o manzanas. Además, también se puede agregar una o dos cucharadas en los batidos y en el porridge de avena.

Esta presentación es la que debe usarse en niños más pequeños de 5 años, ya que el cacahuete entero presenta un alto riesgo de atragantamiento.

En el momento de elegir la crema de maní, es importante fijarse que no contenga azúcar añadido; además de vigilar los valores de sal que se encuentran en algunos productos.


Lee más acerca de: La mantequilla de maní


Aceite de cacahuete

El aceite de maní se puede utilizar para aliñar y para cocinar. Tiene un color amarillo claro y un sabor suave. Su uso está muy extendido en algunos países concretos, aunque en otros lugares es más desconocido. En Asia es muy popular, en especial en la India. De hecho, buena parte de la producción industrial de maní se deriva de manera exclusiva a extraer su aceite para comercializarlo.

Harina de maní

La harina de cacahuete es otra manera de adquirir y consumir maní no tan habitual. No obstante, su empleo ha ido aumentando como respuesta a la demanda de productos con un alto contenido proteico.

Se puede integrar en la preparación de batidos o bien añadirla al yogur y al muesli. También se usa para elaborar barritas energéticas y todo tipo de preparaciones con harina (brownies, bizcochos, etc.).

Otras presentaciones

Estas formas de consumir maní que acabamos de conocer son convenientes cuando se consumen en la cantidad adecuada. Pero, cabe mencionar que también tiene otras formas de consumo no del todo saludables.

Cuando el cacahuete o la mantequilla se acompaña de azúcar, miel o sal; debe consumirse con moderación. El cacahuete crudo o tostado (sin sal) es la mejor opción para poder disfrutar de todas sus propiedades.

Por ejemplo, en Sudamérica es habitual comerlo envuelto con azúcar tostado, en la denominada «garrapiñada». En Brasil, en tanto, la paçoquinha es un postre que lleva crema de maní, almidón de mandioca y azúcar.

El maní presenta diversas formas de consumo.

¿Cuáles son los beneficios del maní?

El cacahuete es un alimento saludable y nutritivo que puede introducirse en el marco de una dieta equilibrada. Gracias a su composición nutricional, se pueden destacar algunos de sus puntos fuertes en relación con el organismo y la salud.

Aporte de nutrientes

En primer lugar, cabe poner en relieve que se trata de un alimento muy nutritivo, igual que el resto de frutos secos. De acuerdo con el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), cada 100 gramos del producto comestible crudo puede aportar lo siguiente:

  • Energía: 567 calorías.
  • Proteínas: 25.8 gramos.
  • Grasas: 49.2 gramos.
  • Carbohidratos: 16.1 gramos.
  • Fibra: 8.5 gramos.

En referencia al tipo de lípidos, según datos de la Fundación Española de Nutrición, se trata en gran parte de grasa monoinsaturada (como la del aceite de oliva), seguida por la polinsaturada (sobre todo en forma de omega 6).

El maní también aporta diferentes minerales en cantidad interesante (fósforo, potasio, magnesio y zinc) y vitaminas E y del grupo B.

Ácido fólico durante el embarazo

El organismo de todas las personas necesita los folatos para producir ADN, otros tipos de material genético y para llevar a cabo la división celular. Durante el embarazo, este nutriente cobra especial importancia. Una ingesta adecuada ayuda a prevenir algunos defectos congénitos, como la espina bífida o la anencefalia.

Por este motivo, se recomienda tomar un suplemento de ácido fólico y aportar fuentes dietéticas de folatos; entre las que se puede añadir el cacahuete. Hasta hace poco, su ingesta durante el embarazo se desaconsejaba, pero estudios recientes indican que no existen motivos sólidos para restringuir su consumo en este etapa. Aun así, su consumo se debe reportar al especialista.

Protección del sistema cardiovascular

Desde hace décadas se conocen los beneficios de los frutos secos en este sentido. Y los cacahuetes también se pueden incluir en este grupo de alimentos positivos.

Como se observa en esta revisión de estudios clínicos recientes, un mayor consumo de maní (y de frutos secos en general) se relaciona con un menor riesgo de padecer un evento cardiovascular y menos mortalidad por estos.

Además, también mejoran de forma leve algunas condiciones de salud que se vinculan de forma directa con este tipo de patologías: los lípidos en sangre, la hipertensión y la función de los vasos sanguíneos.

Control del peso corporal

Una de las mayores dudas que genera el consumo de frutos secos es el de su aporte calórico y el porcentaje de grasas que contienen. Estos son dos de los motivos por los que suelen tener fama de alimentos que engordan.

En realidad, el maní y la mantequilla de maní se pueden introducir en la dieta sin que esto conlleve un aumento de peso corporal. Los especialistas avalan su ingesta siempre y cuando se haga con moderación.

Suplemento nutritivo

El maní es un alimento muy positivo para enriquecer las dietas de aquellas personas que necesitan un extra de nutrientes y calorías: niños en edad de crecimiento, deportistas o convalecientes.

Qué más tener en cuenta acerca del consumo de maní

Como gran parte de los frutos secos, el cacahuete puede consumirse por toda la población, siempre y cuando la cantidad y el modo de presentación se adapten a las necesidades de cada uno.

A pesar de esto, cabe tener en cuenta que existe el riesgo de desarrollar alergia a este alimento. Se trata de uno de los alérgenos que causa ataques graves con más frecuencia.

De acuerdo con los investigadores, estos son los signos y síntomas más frecuentes de una reacción adversa:

  • Enrojecimiento o hinchazón de la piel.
  • Picazón o sensación de hormigueo en la boca y la garganta.
  • Diarrea, dolor de estómago, náuseas o vómitos.
  • Sensación de rigidez en la garganta.
  • Dificultad para respirar.
  • Moqueo nasal.

Cuando aparece esta alergia, hay que evitar la ingesta de maní. Además, es aconsejable leer las etiquetas de todos los productos procesados, ya que existe el riesgo de contaminación cruzada. Téngase en cuenta que el riesgo de anafilaxia tras su ingesta en personas alérgicas es muy alto.

En referencia a su conservación, el mayor problema del cacahuete es que se oxide su parte grasa. Es por este motivo por el que se recomienda adquirirlo en cantidades moderadas y mantenerlo en un lugar oscuro, bien cerrado y lejos de las altas temperaturas.



El maní, ¿una buena opción en la dieta?

Como ya mencionamos, el maní es un alimento saludable que aporta nutrientes importantes como vitaminas, minerales, ácidos grasos, proteínas, entre otros. Su consumo puede ayudar a promover el bienestar físico en general.

Ahora que ya sabes todo lo relativo a este fruto seco, no esperes y pon estos consejos en práctica para que puedas cuidar tu salud y la de tu familia de manera sana y natural. No olvides que si notas alguna reacción extraña después consumirlo lo mejor es consultar con el médico y restringuir su ingesta hasta entonces.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.