7 necesidades de los narcisistas

Reconocer las necesidades de los narcisistas te ayudará a prevenir sus efectos devastadores. Aquí te decimos cuáles son las principales.
7 necesidades de los narcisistas
Maria Alejandra Morgado Cusati

Escrito y verificado por la filósofa Maria Alejandra Morgado Cusati.

Última actualización: 03 diciembre, 2021

Las necesidades de los narcisistas constituyen una variedad de prácticas dañinas para las personas que los rodean. Incluso su forma de ser suele compararse con los auténticos depredadores de la naturaleza, pues siempre andan buscando víctimas.

Sin importar el contexto o las circunstancias, solo les importa ser el centro de atención y admiración de los demás. Pero aunque guarden similitud con los depredadores, los narcisistas se diferencian de ellos en tanto que no los vemos venir.

Es decir, son personas que suelen cautivarnos con su agradable personalidad y extroversión, lo que los despoja de cualquier apreciación negativa; al menos en un principio. Esto hace que no sospechemos de sus necesidades oscuras.

Hoy en día existe suficiente información que nos permite identificar a este tipo de personas y sus necesidades; lo cual es sumamente importante para estar atentos y tomar cartas en el asunto.

¿Cómo es la personalidad narcisista?

Las personas narcisistas se caracterizan por su sorprendente habilidad para cautivar a los demás, mostrándose muy agradables al principio. Por tanto, no suelen despertar sospechas sobre el vacío, la inestabilidad y el sufrimiento que albergan en su interior.

Pero el buen trato no suele durar mucho tiempo, ya que los narcisistas realizan conductas que se mueven entre dos extremos: por un lado están las conductas prosociales y, por el otro, las antisociales.

En este sentido, es común que al principio de la relación se muestren muy agradables. Después de un tiempo se comportan de lo peor, haciendo daño a todo aquel con quien se mantuvo el vínculo.

Dicha ambivalencia conductual es lo que genera tanta confusión en sus víctimas. Representa el escenario perfecto para la manipulación del narcisista. Es común oírles decir “¿cómo te atreves a decir que te trato mal? ¿Acaso no te das cuenta de lo mucho que he hecho por ti?”.

Por su parte, los narcisistas suelen ser personas muy acomplejadas. Quieren ser perfectos en todo, pero saben que no lo son. Antes de aceptar sus debilidades, prefieren buscar las flaquezas en los demás para compensar.



Las necesidades de los narcisistas

Las necesidades de los narcisistas son dañinas para las personas a su alrededor. Conocerlas es de suma importancia, pues así evitamos que hagan estragos con nosotros.

Egoísta y narcicista.
Las personas narcisistas solo se preocupan por ellas. Los demás no tienen importancia en su visión del mundo.

1. Amor y admiración

Los narcisistas se creen únicos, especiales y dueños de una existencia maravillosa que está muy lejos de la que los demás podrían imaginarse. Pero curiosamente, también son conscientes de sus defectos y algunos incluso saben que exageran sus capacidades.

Por eso necesitan ser admirados constantemente, para compensar y mantener esa imagen ficticia y fabulosa. Necesitan ser el centro de atención y que su círculo social cercano los admire. No obstante, no son capaces de corresponder el amor y la admiración que reciben. En el mejor de los casos, responden con un amor dañino y carente de empatía.

2. No confiar en los demás

Al conocer a un narcisista nos hará creer que es una persona en la que podemos confiar y recurrir en cualquier momento. Incluso nos pueden convencer de que nadie nos entiende mejor que ellos; lo que dificultará escapar de la relación nociva en un futuro.

Pero lo irónico del asunto es que ellos nunca van a confiar en nosotros ni en nadie. Necesitan distanciarse afectivamente, lo que los hace fríos y desconfiados.

3. Controlar a los demás

Otra de las necesidades de los narcisistas es tener bajo su dominio a varias personas. Así pueden reforzar su identidad maravillosa.

Pues mientras más personas tenga bajo su influencia, más importante se sentirá. A fin de cuentas, la necesidad de controlar a los demás es una forma de ocultar su baja autoestima.

Si no consiguen la admiración y el control sobre los otros, sentirán que no son nadie, que no valen nada. De allí la analogía con los depredadores.

4. Mentir en exceso

Los narcisistas mienten cada vez que hablan. Sus mentiras suelen tratarse de sus grandiosas virtudes e intentan convencernos de que a su lado nos van a suceder cosas estupendas.

Sin embargo, las afirmaciones de ese tipo se fundamentan en imaginaciones y sueños. Como ya vimos, estamos ante personas muy inseguras que solo se magnifican para sentirse bien con ellos mismos. Al final, terminan creyéndose sus propias mentiras.

5. Crear y defender sus relatos fantásticos

En relación con lo anterior, los narcisistas tienen la necesidad de crearse una realidad paralela donde magnifican y exageran sus capacidades. En este sentido, no dudan en cruzar la línea de la ética y el respeto.

Les da igual si difunden información falsa o dañina sobre otras personas, carecen de escrúpulos, e incluso pueden llegar a cometer actos delictivos. A fin de cuentas, como creen que están por encima de los demás, a veces perciben que la ley no va con ellos.

6. No mostrar sus debilidades

Los narcisistas sienten la necesidad de esconder sus defectos a toda costa y convierten su inseguridad en una falsa fortaleza, cuyo objetivo es que nadie pueda hacerles daño. Para no mostrar su vulnerabilidad harán todo lo que sea necesario, como hablar excesivamente, reconducir las conversaciones, menospreciar a los demás, señalar sus defectos.

Recordemos que son personas que se sienten vacías y que su comportamiento dañino, predatorio e irrespetuoso hacia los demás es, en realidad, un mecanismo para hacer frente a su malestar psicológico.

Narcisismo en un hombre.
El narcisista cree la realidad paralela que ha fabricado, en la que es alguien sin defectos y que merece admiración de todos.

7. Culpar a los demás

El narcisista es consciente, hasta cierto punto, de que no es perfecto. Aunque nunca lo va a admitir. Esto implica que, en caso de cometer un error, no asumirá las consecuencias.

Por tanto, si algo salió mal por su mal obrar, entonces los culpables son los demás. De esta forma, son siempre las víctimas de los malos actos o la supuesta incompetencia ajena.



Es difícil lidiar con las necesidades de los narcisistas

Lidiar con una persona narcisista puede resultar muy agotador. De hecho, pueden socavar la autoestima e identidad de su círculo cercano. Por lo tanto, si mientras leías te vino alguien conocido a la mente, lo mejor es que empieces a tomar distancias.

Aunque la situación se complica cuando esa persona es un familiar o un ser muy querido. En estos casos, si él o ella no busca ayuda profesional para superar su problemática, lo mejor es distanciarnos. Así no comprometemos nuestro bienestar.