Niños arcoíris: los bebés que llegan tras la pérdida de un hijo

Después de la tormenta, llega la calma. Y, a veces, después de una pérdida perinatal, llega un bebé arcoíris. Te contamos qué hace tan especiales a estos niños.
Niños arcoíris: los bebés que llegan tras la pérdida de un hijo
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz.

Última actualización: 11 septiembre, 2022

Perder a un hijo es una de las experiencias más dolorosas de la vida. Y cuando nos referimos a esta pérdida, también incluimos la experiencia de un aborto. Para los padres, las ilusiones se derrumban y el dolor entra en sus vidas de forma inevitable. Tendrán que afrontar un duelo e integrar esta dura vivencia de la mejor forma posible. Sin embargo, tras la tormenta sale el sol; y, en ocasiones, tras una pérdida perinatal, llegan los niños arcoíris.

Aunque este término no está recogido ni reconocido por ninguna disciplina científica, es el que se utiliza para designar a aquellos bebés que nacen tras un aborto o una muerte neonatal. Llegan para renovar la esperanza en sus progenitores, para llenar sus familias de luz tras la oscuridad vivida. Si quieres saber más al respecto, te invitamos a seguir leyendo.

¿Quiénes son los niños arcoíris?

Niños arcoiris: los bebés que llegan tras la pérdida de un hijo
Si bien el término «niños arcoíris» no responde a ninguna calificación científica, es muy utilizada hoy en día.

Como hemos comentado, los niños arcoíris son aquellos que nacen sanos después de que la familia haya perdido a un hijo anterior. Su nombre es símbolo de esperanza, de ilusión renovada, de nuevas alegrías tras la tormenta. Y esto es precisamente lo que significan para sus padres.

Según algunas corrientes espirituales, estos niños poseen algunas características específicas:

  • Son amorosos, bondadosos y compasivos. Son sensibles y se preocupan por las personas de su entorno.
  • Tienen una gran capacidad para gestionar sus emociones. Son capaces de perdonar con gran facilidad y raramente quedan estancados en el enfado.
  • Son creativos y determinados. Aprenden con facilidad y pueden destacar fácilmente en aquellas áreas que sean de su interés.
  • Están llenos de energía, son activos y valientes.
  • Se cree que suelen nacer en el seno de familias armoniosas y funcionales.


En realidad, no hay necesidad de etiquetar o encasillar a los niños. Cada uno de ellos es maravilloso y especial a su manera, y las cualidades anteriores pueden simplemente ser propias de una infancia sana. Sin embargo, tenerlas en cuenta puede ayudar a que los adultos aprecien, consideren y potencien estas características de sus niños que, en ocasiones, se pasan por alto.

Los niños arcoíris no son sustitutos ni reemplazos

Niños arcoiris: los bebés que llegan tras la pérdida de un hijo
Los niños arcoíris son especiales para ti, pero no son un sustituto de su hermano desaparecido.

Dada la particularidad de estos niños (nacen después de la pérdida de un hijo anterior), es importante recalcar que no vienen a ser sustitutos ni a llenar los vacíos. Son seres humanos independientes, con pleno derecho a desarrollar su individualidad y a ser vistos y amados por quienes son.

Por este motivo, resulta muy importante que los progenitores pueden elaborar su duelo antes de buscar nuevamente un embarazo. Es común que el entorno (amigos y familiares) en un intento de ayudar, animen a la pareja a tener otro hijo cuanto antes, pero esto no es positivo.

Al hacer esto, nos estamos negando el derecho a sentir dolor por la pérdida, nos estamos forzando a borrar de nuestra historia a ese hijo que aunque no llegó a nacer, o a vivir, fue deseado, esperado y amado. Y, al tiempo, estamos condenando al futuro bebé a cargar con unas expectativas, a llenar unos vacíos, que no le corresponden.

El tiempo que cada mujer y que cada pareja necesite para procesar el dolor puede ser diferente. Pero es importante respetar esta etapa, ponerle un nombre a ese niño e incluirlo simbólicamente en el árbol familiar. Al darle su lugar, al reconocerlo y llorarlo sin culpa, sin miedo al juicio y sin prisa, estamos abriendo su propio espacio al siguiente bebé.

Se ha visto que, si este proceso no se lleva a cabo, cuando ocurra un nuevo embarazo, la madre puede sentir culpa por haber seguido adelante y haber tenido un nuevo bebé. Además, es posible que estos sentimientos tiñan la crianza de este niño, limitándole bajo la sobreprotección.

La calma tras la tormenta

Aunque sea una realidad silenciada, la muerte perinatal está mucho más presente de lo que pensamos. Se estima que, en España, mueren unos 2000 bebés pasadas las 24 semanas de embarazo y durante el primer mes de vida; y a estas cifras hay que sumarles los abortos involuntarios que, mayoritariamente, ocurren durante el primer trimestre.



En muchos de estos casos, llegará un nuevo embarazo y esto generará emociones encontradas. Es muy común que, en estos casos, los progenitores teman sufrir una nueva pérdida, pero a la vez se sientan ilusionados y esperanzados ante esta nueva vida.

Afortunadamente, en la mayoría de los casos los embarazos y los partos de los niños arcoíris resultan sumamente sanadores; y, tenerlos al fin en brazos, supone la calma y la luz que esos padres tanto anhelaban después de la oscuridad.

El dolor por la pérdida de ese hijo que partió es terriblemente complicado de superar; no obstante, los niños arcoíris llenan sus hogares de alegría, amor y armonía. Si tienes la fortuna de tener a uno de estos pequeños tan especiales en tu vida, cuéntale su historia; háblale sobre su hermanito que ya no está, explícale cuánta dicha trajo su llegada a la familia y, sobre todo, permítele ser sin cargar con la sombra del dolor no sanado.

Con frecuencia, los niños arcoíris se convierten en maestros de amor, de bondad y de alegría. Permítete no solo disfrutarlo, sino aprender de él, y acompáñalo en su crecimiento siendo sensible a esa pureza que trae consigo.

Te podría interesar...
Duelo desautorizado o prohibido, ¿qué es y cómo afrontarlo?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Duelo desautorizado o prohibido, ¿qué es y cómo afrontarlo?

El duelo desautorizado o prohibido se relaciona con no validar lo que la otra persona está atravesando por considerarlo de menor importancia.



  • Inatal. (2022). El duelo perinatal: cifras, causas y la importancia de sentirse acompañado. inatal - El embarazo semana a semana. https://inatal.org/noticias/reportajes/577-el-duelo-perinatal-cifras-causas-y-la-importancia-de-sentirse-acompanado.html
  • da Silva, M. C., & Tachibana, M. (2022). Somewhere over the rainbow: narrativas de mães de crianças arco-íris. Revista da SPAGESP23(1), 44-58.
  • Martos-López, I. M., del Mar Sánchez-Guisado, M., & Guedes-Arbelo, C. (2016). Duelo por muerte perinatal, un duelo desautorizado= Bereavement for perinatal death, unauthorized bereavement. Revista Española de comunicación en salud, 300-309.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.