Opciones para crear tu propio saco de boxeo en casa

Un saco de boxeo que pueda construirse en el hogar es una gran ventaja. Nos permite entrenar en casa y mantener el estado físico y los beneficios de ejercitarse.
Opciones para crear tu propio saco de boxeo en casa

Escrito por Facundo Martin Desimone, 05 Marzo, 2021

Última actualización: 05 Marzo, 2021

En esta nota te enseñamos a construir tu propio saco de boxeo, ya que este deporte presenta las ventajas clásicas de realizar ejercicio físico, como la reducción del riesgo de padecer hipertensión, diabetes tipo 2 u obesidad, así como el logro de un descanso reparador y cambios favorables en el estado de ánimo.

Hay que agregar también que, otra de las ventajas del ejercicio es la de fortalecer el sistema inmune, capital para enfrentar las enfermedades infecciosas, según lo aclaran investigaciones.

Una forma muy práctica de ejercitarse en casa es a través de disciplinas como el boxeo o las artes marciales. Por eso, a continuación te explicamos cómo hacer un saco de boxeo totalmente casero. Es una gran opción si se cuenta con el espacio suficiente y con la posibilidad de reciclar objetos no utilizados.

¿Qué es un saco de boxeo?

Un saco de boxeo es una bolsa con la forma de un cilindro, relleno de materiales que pueden ser de diversa índole, que debe servir para practicar golpes de puño o patadas.

Se utilizan en prácticas de boxeo y artes marciales de variada gama, como el kung fu, el judo, el karate y el tae kwon do. No obstante, además de practicar movimientos específicos, el entrenamiento con estos sacos sirve para aliviar el estrés, quemar grasa y desarrollar músculos.

Boxeo como deporte.
El boxeo es un deporte completo capaz de generar efectos positivos de salud con su entrenamiento. Aunque en la práctica profesional implica riesgo de lesiones.

Saco de boxeo en casa con neumáticos

Una excelente alternativa para construir un saco de boxeo en casa es utilizar viejos neumáticos de auto. De esta manera, le haremos un gran favor a nuestra economía. Además, estaremos ayudando a cuidar un poco más el planeta.

Materiales

Para llevar a cabo este proyecto necesitaremos lo siguiente:

  • 4 ganchos circulares.
  • Marcador.
  • Arandelas.
  • Ganchos en forma de S.
  • Taladro.
  • 3 neumáticos.
  • Llave de carraca.
  • Gancho de bombero.
  • Tornillos.
  • Cadenas.
  • Llave combinada.
  • Emerillón.
  • Tuercas.

Paso a paso

  1. Neumáticos: con el taladro se deben hacer 4 agujeros en forma del signo + en cada neumático. Luego, tomamos 2 de las 3 ruedas, las damos vuelta y realizamos los mismos agujeros, de manera que coincidan con los 4 que están del otro lado.
  2. Ensamblando las partes: se unen los 3 neumáticos, utilizando para ello los tornillos, las arandelas y las tuercas.
  3. Colgar el saco: se enganchan las cadenas por un extremo a las arandelas ya fijadas en los neumáticos. Por el otro extremo se sujetan las cadenas a un gancho de bomberos. A su vez, el gancho de bomberos se debe unir con el emerillón. Finalmente, solo resta colocar un soporte en una parte del techo que sea resistente.

Otra opción en casa para armar un saco de boxeo con tela resistente

Claro que no todo el mundo tiene en su casa ni puede acceder o conseguir 3 neumáticos viejos para construir un saco de boxeo. Si fuese tan sencillo, el nivel de contaminación del planeta sería mucho más bajo.

Tampoco es cuestión de quitarle los neumáticos en uso a nuestro automóvil. ¿La solución? Una tela resistente.

Materiales

Para construir un saco de boxeo sin neumáticos necesitamos lo siguiente:

  • Tijeras.
  • Punzón.
  • Alicates.
  • Pegamento de contacto.
  • Agujas especiales (más fuertes y gruesas que las normales).
  • Tela súper resistente (puede ser cuero sintético o lona.
  • 1 regla.

Paso a paso

  1. Cortes: cortar la tela a lo alto y a lo ancho, según las medidas que se deseen para armar el cilindro. Luego se deben cortar de la tela los dos círculos que serán ensamblados al cilindro; uno para la base y otro para la tapa.
  2. Formar el cilindro: se unen los extremos de la tela cortada para formar el cilindro, utilizando el pegamento de contacto.
  3. Coser: para darle suficiente fuerza al cilindro, además de pegarlo se lo debe coser. Un dato no menor es que, antes de proceder con el cosido se puede utilizar el punzón para agujerear aquellos lugares por los que luego pasarán las agujas.
  4. Ensamble: se debe pegar al cilindro uno de los círculos de tela cortado para que funcione como base, utilizando el pegamento de contacto. Y luego, para reforzar la resistencia, se lo debe coser.
  5. Colocación de anillas: se le adosan al cilindro, cerca del extremo contrario al de la base, las anillas que se utilizarán para colgar el saco. Al igual que en los procesos anteriores, las anillas deben ser pegadas y cosidas.
  6. Relleno: se llena el saco con el relleno que se desee. Los distintos rellenos lo volverán más duro o más blando de golpear y esto dependerá, en última instancia, del entrenamiento que se elija aplicar.
  7. Colocación de la tapa: una vez que el cilindro está bien relleno se le coloca la tapa de tela circular, utilizando el mismo procedimiento que se usó para la base.
  8. Colgar el saco: se puede realizar utilizando cadenas sujetas a un soporte en el techo o en una viga resistente.

¿Cómo puedo rellenar mi saco de boxeo en casa?

Para construir nuestro propio saco de boxeo casero y poder practicar la disciplina que hayamos escogido desde la comodidad del hogar, no basta con los consejos anteriores.

Habrá que tener en claro, desde un principio, con qué hemos de rellenar el saco. Los distintos tipos de rellenos le brindarán características disímiles. Si bien pueden ser variados, te comentamos a continuación los más destacados:

  • Trapos o ropa vieja: deberás asegurarte que la ropa quede metida a presión y con la consistencia deseada. Se recomienda que los tejidos a introducir sean cortados previamente en partes iguales.
  • Aserrín: para aumentar la consistencia de tu saco se pueden combinar distintos tipos de aserrín, como virutas y polvos.
  • Arena: se recomienda, para este tipo de relleno, que se trate de arena bien fina; de lo contrario, podría llegar a contener piedras.
Aserrín para rellenar saco de boxeo casero.
El aserrín aporta una consistencia adecuada para los sacos de boxeo, por lo que se puede emplear de relleno.

Consideraciones a la hora de utilizar tu saco de boxeo

Como mencionábamos al principio, los beneficios del ejercicio físico en relación a la salud, sea física o psicológica, resultan invaluables. No obstante, antes de ponerte a golpear tu saco de boxeo hecho en casa o de realizar cualquier tipo de entrenamiento físico, sería conveniente que observaras las siguientes indicaciones:

  • Niños y jóvenes entre 5 y 17 años: se recomienda que realicen 1 hora de ejercicio físico por día, con una intensidad entre moderada y fuerte.
  • Adultos (18 años en adelante): es recomendable que se ejerciten un mínimo semanal de 1 hora y 15 minutos aeróbicos fuertes o 2 horas y media de actividad aeróbica moderada.

De esta forma, se podrá combatir el sedentarismo, prevenir enfermedades como la obesidad y la hipertensión, lidiar con problemas psicológicos como la ansiedad o el estrés, generar un descanso más profundo y lograr mejoras en el estado de ánimo.

Te podría interesar...
Importancia de la vitamina B6 en la actividad física
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Importancia de la vitamina B6 en la actividad física

La vitamina B6 tiene una función que se destaca cuando realizamos actividad física. ¿Te imaginas cómo actúa cuando estamos en movimiento?



  • Sánchez Ruiz, Rocío. "Efectos del ejercicio físico sobre el sistema inmune." (2020).
  • Rangel Colmenero, Blanca Rocío, Germán Hernández Cruz, and Adrián Geovanni Rosas Taraco. "El ejercicio físico y su relación con el sistema inmune." Revista de Ciencias del Ejercicio FOD 5.2 (2009): 37-60.
  • Universidad Nacional Autónoma de México. Martínez Q., Carina. Vencer al sedentarismo. México 2018.
  • Rodríguez, Silvia M. Andia, et al. Manual para entender y tratar el sedentarismo: consejos para mejorar la calidad de vida. Ned ediciones, 2014.