Pezón de corredor: por qué ocurre y como prevenirlo

03 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
El pezón de corredor, además de dolor y sangrado, puede conllevar infecciones. Por eso es importante prevenirlo y tratarlo de forma adecuada. Te lo explicamos.

El pezón de corredor, como su propio nombre lo indica, es una lesión frecuente en personas que salen a correr. Consiste en una herida en el pezón debido al roce continuo con la ropa mientras se realiza el ejercicio.

Aunque es más prevalente en hombres, esta lesión puede presentarse también en mujeres y en niños. El problema es que puede ser muy molesta, ya que el pezón es una zona sensible. Además, conlleva complicaciones, como la infección.

¿En qué consiste el pezón de corredor?

El pezón de corredor es una lesión que se produce en esta zona debido al roce con la ropa durante la carrera. En la mayoría de casos es bilateral y consiste en pequeñas grietas en ambos pezones.

Lo habitual es que aparezca en personas que salen a correr con frecuencia o que realizan carreras de larga distancia. El pezón, tanto en hombres como en mujeres, suele protruir ligeramente. Por eso es fácil que se produzca fricción con la ropa al correr, ya sea con la camiseta o con el sujetador en el caso de las mujeres.

Uno de los factores desencadenantes más importantes es el tejido de la ropa. El nylon, por ejemplo, se asocian más a la aparición del pezón del corredor. También influyen otros aspectos, como la temperatura. Si hace frío el pezón suele estar más erecto y es más fácil que se produzca el rozamiento.

En el caso de las mujeres es más usual en determinados momentos del ciclo menstrual. Justo antes de la menstruación, la mayoría de las corredoras tienen los pechos más hinchados y sensibles.

Un estudio publicado en Anais Brasileiros de Dermatologia explica que casi el 35 % de las personas que corren más de 60 kilómetros a la semana sufren pezón de corredor. Sin embargo, en aquellos que corrían menos de 30 kilómetros semanales la incidencia no llegaba al 5 %.

Corredor con lesión en el pezón por rozamiento.
Los corredores de largas distancias están más expuestos a la lesión característica en el pezón por el rozamiento.

¿Qué síntomas produce?

El pezón de corredor, según explica un artículo publicado en la Revista Médica de Chile, se caracteriza por la aparición de erosiones y fisuras dolorosas. Como señalamos al principio, suelen ser bilaterales y pueden sangrar.

Este mismo estudio detalla que los atletas en general están más expuestos a ciertas infecciones. Esto se debe a que la humedad, el sudor y otros factores sobre dichas heridas facilitan que las bacterias proliferen.

La lesión es similar a una dermatitis irritativa. Al principio aparece enrojecimiento y molestia en la zona. Sin embargo, si se sigue corriendo y continúa la fricción, la piel puede erosionarse aún más, provocando las heridas.

Por eso los síntomas principales son dolor, enrojecimiento y sangrado. Los pezones y el pecho en sí están más sensibles de lo habitual. En algunos casos puede aparecer liquenificación de la piel, que es un proceso que consiste en el engrosamiento de la epidermis secundario al rozamiento continuo o al rascado.

¿Cómo se puede evitar el pezón de corredor?

Lo cierto es que el pezón de corredor puede evitarse. Existen ciertas medidas muy sencillas para hacerlo que te explicamos a continuación. Sobre todo, se basan en protegerlos durante la carrera.

Escoger un tejido adecuado

El tejido de la ropa que utilizamos para hacer deporte, en especial al correr, es muy importante. Hay algunos materiales que aumentan la fricción o que no permiten la transpiración.

Por ejemplo las camisetas de nylon. Son más proclives a provocar el pezón de corredor. Lo ideal es que las camisetas sean lisas, sin costuras ni ningún adorno en la parte del pecho que pueda rozar. Además, deben ser transpirables y frescas.

El sujetador es importante

La mayoría de mujeres suelen utilizar sujetadores a la hora de hacer deporte. Escoger el sujetador deportivo adecuado es esencial, ya que será el tejido que entre en contacto directo con el pezón.

Es importante que sea un sujetador bien ajustado, que aporte un soporte suficiente como para que el pecho no se mueva demasiado con cada zancada. El tejido, al igual que explicábamos en el caso anterior, debe ser transpirable y que no incremente la fricción.

Tampoco debe llevar costuras en la zona central del pecho. Del mismo modo, la talla debe ser la adecuada, al igual que lo ideal es que las correas del sostén sean anchas. Así se evita que se claven demasiado.

Podría gustarte: 6 cosas que deberías evitar después de salir a correr

Evitar distancias largas

Antes explicamos que el pezón del corredor es más frecuente en aquellos que corren largas distancias. Es poco usual que aparezca en personas que corren menos de 10 kilómetros, a no ser que sea a consecuencia de un mal tejido.

Por eso, si aparece esta lesión, lo recomendable es reducir las carreras largas hasta que se cure. En el caso de que se quiera seguir manteniendo este hábito, es importante proteger el área de forma adecuada.

Utilizar lubricantes o vaselina

Hay ciertos productos que pueden prevenir el roce o evitar que se dañe la piel del pezón. A muchos les funciona aplicar vaselina en esta zona. Es una sustancia que ayuda a lubricar la piel y protegerla.

Los polvos de talco también pueden reducir este problema. El talco ayuda a secar la zona, por lo que hace que la irritación sea menor. Es un producto que se utiliza en muchas otras rozaduras, como en la cara interna de los muslos.

Proteger los pezones durante la carrera

Además de las sustancias que hemos explicado, hay otras formas de proteger los pezones durante la carrera. En la actualidad se venden pezoneras específicas para evitar el pezón de corredor. Son una especie de tiritas que se adaptan a la forma anatómica.

No obstante, hay métodos caseros que pueden simular estas pezoneras. Sin embargo, es posible que se despeguen con más facilidad debido al sudor o al vello del pecho.

Atletas de trail run en la montaña.
Las carreras por montaña suelen implicar largas distancias, lo que favorece la aparición del pezón de corredor.

Quizá te interese: Jogging y running: ¿en qué se diferencian?

El pezón de corredor se debe tratar

Lo que debes recordar es que, si sufres pezón de corredor, debes consultar con un médico. Estas grietas y heridas pueden infectarse con facilidad. Por eso en muchos casos se requiere el uso de cremas antibióticas o desinfectantes que deben ser recomendadas por un especialista.

Además, es fundamental limpiar de forma adecuada esta zona. Lo ideal es secar bien el pezón después de lavarse y aplicar cremas hidratantes o vaselina de nuevo sobre él. La ropa que se utiliza para hacer deporte debe estar siempre limpia para reducir el riesgo de infecciones.

  • Kolbach R, M., Cossio T, M. L., De Santa María P, M. L. S., Carreño O, N., De La Cruz F, C., & Fajre W, X. (2008, February). Dermatosis en los deportistas. Revista Medica de Chile. Sociedad Médica de Santiago. https://doi.org/10.4067/s0034-98872008000200016
  • Purim, K. S. M., & Leite, N. (2014). Sports-related dermatoses among road runners in Southern Brazil. Anais Brasileiros de Dermatologia, 89(4), 587–592. https://doi.org/10.1590/abd1806-4841.20142792