¿Por qué salen granos en la cabeza?

Los granos en la cabeza se originan por diferentes causas. Por fortuna, son una simple manifestación de acné en la mayoría de los casos.
¿Por qué salen granos en la cabeza?
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 31 agosto, 2022

Los granos en la cabeza son, por lo general, una manifestación de acné. Aunque es más común que aparezcan en otras zonas del cuerpo, como el rostro o la espalda, tampoco es motivo de alarma que surjan en otras áreas de la piel. El cuero cabelludo no es una excepción.

A pesar de que, desde el punto de vista estético, causa más afectación el acné en la cara, desde la perspectiva médica, los granos en la cabeza pueden ser más problemáticos. Esto es debido a que suelen salir como una pústula que resulta muy molesta y, a veces, conduce a la pérdida del pelo.

En ocasiones, los granos en la cabeza producen dolor, escozor o picor. En esos casos, lo mejor es ir al dermatólogo para que evalúe el problema de forma más detallada. Sin embargo, por lo general, este tipo de acné puede ser manejado y tratado con remedios caseros.

Causas de los granos en la cabeza

En términos generales, este tipo de granos aparecen por la acción de distintos factores que aumentan la producción de grasa. La grasa hace que los folículos pilosos se obstruyan, proliferen bacterias y aparezcan los granos. Los granos en la cabeza suelen tener las mismas causas que cualquier otro tipo de acné. En la mayoría de los casos, obedecen a cuatro factores principales:

  • Cambios hormonales. Estos pueden ser originados por las transformaciones que se dan durante la pubertad, el embarazo, la menstruación o alguna condición médica que da lugar a ellos.
  • Herencia y genética. Es muy usual que este tipo de granos aparezcan cuando están presentes en otras personas de la familia.
  • Problemas de adaptación al clima. También es muy frecuente que los cambios de clima, especialmente cuando son extremos, lleven a que aparezcan granos en la cabeza.
  • Reacciones alérgicas. Estas se producen por el consumo de ciertos medicamentos o alimentos, o como respuesta a algunos tipos de químicos.
  • Problemas con la microbiota cutánea. La piel cuenta con una serie de microorganismos habituales, y dependiendo de las bacterias que la compongan, ofrecerá cierta protección o no contra el acné.
  • Alimentación inadecuada. La ingesta excesiva de carbohidratos y grasas puede favorecer a la aparición de granos en la cabeza y acné en general.

Otras causas

Los granos en la cabeza por el estrés
Es un hecho bien conocido que los contextos en los que abunde el estrés pueden favorecer la aparición de enfermedades en la piel.

Tras un procedimiento de injerto de cabello pueden darse casos de aparición de granos o costras en los días posteriores. A medida que vaya cicatrizando deberían ir desapareciendo por sí solos. Sin embargo, si te causan dolor, mucho prurito o cualquier otra molestia fuera de lo tolerable, lo mejor es consultarlo con el médico tratante.

Otra causa habitual son las malas prácticas de higiene, como deficiencia o exceso de lavado del cabello. También puede deberse al uso de accesorios inadecuados en la cabeza. Asimismo, la debilidad o las enfermedades de tipo inmune se manifiestan algunas veces a través de estas erupciones.

Y, por último, si una persona ha estado sometida a situaciones de constante estrés o atraviesa un momento de dificultad por salud u otro motivo que le genera ansiedad, podría de igual modo desarrollar granos en la cabeza. Entre otros aspectos, se debe a que con esos estados emocionales se trastocan los valores hormonales llegando incluso a afectar la cantidad de cabello, ya que tendrá una tendencia natural a la caída.

Tipos de granos en la cabeza

No todos los granos en la cabeza son iguales y, por lo tanto, no deben ser tratados de la misma manera. Estos son los principales tipos:

  • Granos rojos. Se trata de uno de los tipos de granos en la cabeza que requiere consulta médica. Usualmente, nos hablan de una respuesta alérgica al uso de determinados champús o químicos en el cuero cabelludo.
  • Granos con pus. Son señal de que hay infección por la presencia de parásitos, hongos o virus en el cuero cabelludo. Normalmente, producen picor y se originan porque los folículos pilosos están bloqueados debido a la presencia de un exceso de sebo.
  • Granos sebáceos. Corresponden a los granos que tienen presencia de grasa. Tienen la apariencia de un bulto amarillento y, a veces, producen dolor. Si no se tratan adecuadamente, es posible que conduzcan a una infección. Se originan, casi siempre, por una mala higiene.
  • Granos secos. Al tacto, son similares a una costra. Se producen por dermatitis seborreica y se tratan empleando hidratación extra.
  • Granos de agua. Son resultado de enfermedades como dermatitis o varicela. También pueden ser la manifestación de una reacción alérgica.

Además de estos tipos de granos, existen otros asociados a afecciones más serias como la foliculitis decalvante y disecante. Según este estudio publicado en la Revista Argentina de Dermatología, esta foliculitis puede estar precedida de granos dolorosos y en algunos casos con supuración y alopecia in situ.

Por esta razón, es indispensable atender a tiempo cualquier manifestación de este tipo con un especialista. Sobre todo si se tiene planificado realizar un procedimiento para aumentar el volumen de cabello, ya que se pueden incrementar los riesgos de que derive en la inflamación de los folículos.

Algunas medidas para tratar los granos de la cabeza

Los granos en la cabeza deben ser evaluados por un dermatólogo
Acudir al dermatólogo tempranamente es importante para valorar el origen de las lesiones y su tratamiento.

La principal medida que se debe tomar para tratar los granos en la cabeza es la de evitar el rascado porque empeora la situación. Así como también es fundamental mantener una higiene adecuada con productos aptos para el tipo de piel y cabello.

No están recomendados para el lavado aquellos champús que tienen una consistencia muy densa porque incrementan la producción de grasa en el cuero cabelludo y la posterior aparición de los granos. Por su parte, se pueden usar productos con ácido salicílico en caso de ser posible.

Adicional a estas medidas de fácil aplicación en casa, tras una visita al dermatólogo puede que recete un tratamiento que contemple antibióticos orales o tópicos. Así como también, complemente con la indicación de productos tales como: cremas que contengan corticoesteroides, champús antifúngicos o lociones ricas en vitamina A. 

Otros datos de interés

Muchas veces, los granos en la cabeza nacen porque hay un problema de caspa que produce picor. El rascado constante hace que se formen los granos. En otras ocasiones, está presente la tiña, un hongo infeccioso muy agresivo que causa manchas y, eventualmente, lleva a la pérdida del cabello.

A veces, los granos en la cabeza presentan una supuración de color amarillento y olor desagradable. Estos suelen aparecer en las personas que son alérgicas al gluten. Los granos también pueden sangrar como resultado de un rascado demasiado vigoroso, pero no suele ser motivo de alarma.

La prevención siempre será importante

Si bien no existe un método 100 % efectivo para evitar los granos en la cabeza, existen medidas que se pueden aplicar para reducir la probabilidad de que aparezcan. Lo ideal es lavarse el pelo con agua tibia y terminar el baño con agua fría. El agua tibia mejorará la circulación, mientras que la fría cerrará los poros.

Aunque, en principio, los granos en la cabeza no son un problema grave, sí es una condición que puede complicarse. Lo mejor es tratar de solucionarlo cuanto antes. Si el aspecto o las molestias que ocasiona son llamativas, no dudes en consultar al médico.

Te podría interesar...
¿Qué puede revelar el acné sobre tu salud?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Qué puede revelar el acné sobre tu salud?

La medicina china tiene un punto de vista muy interesante sobre la piel. ¿Qué crees que puede revelar el acné sobre tu salud? ¡Descúbrelo!



  • Martínez, J. Á. P. (2003). El acné. Revista de la Facultad de Medicina UNAM, 46(4), 138-142.
  • Graham, G. F., & Tuchayi, S. M. (2016). Acne. In Dermatological Cryosurgery and Cryotherapy. https://doi.org/10.1007/978-1-4471-6765-5_62
  • Páez, RN, Andreoli, ML, Guardati, MV e Iribas, JL. (2019). FOLICULITIS DECALVANTE Y DESECANTE. PRESENTACIÓN DE CUATRO CASOS CLÍNICOS. Revista Argentina de Dermatología , 100 (1), 26-42. http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1851-300X2019000100026&lng=es&tlng=es.
  • Pérez, J. M. P., & De Hoyos López, M. C. (2012). Acné. Pediatria Integral.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.