Presión social: causas y consejos para enfrentarla

La presión social tiende a incidir en la toma de decisiones de una persona. ¿Cuáles son sus causas? ¿Cómo afrontarla? En este espacio resolvemos estos interrogantes. ¡Sigue leyendo!
Presión social: causas y consejos para enfrentarla
Andrés Carrillo

Escrito y verificado por el psicólogo Andrés Carrillo el 20 enero, 2021.

Última actualización: 20 enero, 2021

La presión social se define como la influencia que proviene de otras personas y que produce un cambio en el sistema de creencias o valores de quienes se ven influenciados. Es decir, es cambiar de opinión respecto algo solo porque una persona o un grupo de personas ejercen presión mediante sus comportamientos para que eso suceda.

Este fenómeno es bastante común y, en ocasiones, pasa desapercibido. Y es que, a veces, la influencia que tienen unos sobre otros no es evidente porque ocurre bajo un manto de naturalidad. Por ejemplo, cuando un artista famoso utiliza ciertas marcas de ropa en público, o bien, cuando algunos deportistas hacen publicaciones probando determinados alimentos.

De manera consciente o inconsciente, sus seguidores tienden a imitar dichos comportamientos. ¿Por qué ocurre esto? ¿Cómo enfrentar la presión social? Al respecto, hay muchos interrogantes. Por eso, a continuación detallamos sus principales causas y algunas estrategias para evitarlo.

Presión social durante la adolescencia

Durante la adolescencia, es natural querer estar a la vanguardia para encajar en un grupo social. Por ello, es frecuente que los amigos y compañeros ejerzan una presión intensa en ese sentido. Así, los jóvenes sienten la necesidad de hacer parte de algo, sea un equipo, una banda, un club, etcétera. A su vez, esperan que su presencia sea bien recibida dentro del grupo. 

En esta etapa se empiezan a establecer las primeras opiniones y puntos de vista sobre ciertas temáticas, y el pensamiento evoluciona hacia nuevos procesos. Sin embargo, mientras que los procesos de pensamiento cambian, la necesidad de pertenencia aumenta, y da lugar a situaciones de conflictos.

Un gran porcentaje de adolescentes deja de lado sus convicciones personales a cambio de pertenecer a un determinado grupo social. Esta situación se resuelve con el tiempo, pues la persona termina por respetar su ideología y desiste de la idea de aceptación.

Aún así, hay quienes adoptan por completo los ideales del grupo y acaban sintiéndose cómodos con ello. Cabe destacar que la influencia social no siempre es negativa. De hecho, dentro del núcleo familiar, los padres y mayores deben ejercer una influencia positiva sobre sus hijos y demás familiares.

Se dice que la influencia es negativa cuando las conductas que se fomentan son perjudiciales. Por ejemplo, las amistades que incitan al consumo de drogas, a actividades delictivas o cualquier situación que ponga en riesgo la integridad física propia o de otros.

Presión social durante la adolescencia
La presión social es frecuente en la etapa de la adolescencia. Por ello, muchos jóvenes acaban por exponerse a situaciones de riesgo.

Causas de la presión social

Si bien es natural ceder ante la presión social en ciertas ocasiones, es importante establecer las causas por las que esto ocurre. Como ya hemos comentado, durante la adolescencia tiende a ocurrir por la necesidad de pertenecer a un grupo social. Entre tanto, en la etapa adulta puede tener su origen en el miedo al rechazo.

Los seres humanos somos una especie con un ciclo de vida que está definido en gran medida por los patrones sociales. Sentir que se alcanza una determinada edad sin cumplir con ciertas demandas sociales genera angustia en algunas personas.

Para un porcentaje de la población, no haberse casado antes de cierta edad representa un fracaso. Lo mismo ocurre con la expectativa de tener hijos en cierta etapa. Muchos llegan a sentirse rechazados al ver que otros están cumpliendo con lo establecido, mientras que ellos se quedan al margen.

Como dice Milan Kundera en su novela «La insoportable levedad del ser », el mundo avanza en una gran marcha hacia delante. La idea de quedarse rezagado de esto asusta, y muchos avanzan sin saber bien hacia dónde van.

Se puede establecer, entonces, que la principal causa de presión social es el miedo. Miedo al rechazo o miedo a quedarse rezagado en la ruta hacia lo establecido socialmente. Otras causas podrían ser las siguientes: 

  • Inseguridad personal.
  • Autoestima baja
  • Conflictos con la personalidad.

Ante este tipo de situaciones, lo idóneo es acudir con un profesional capacitado, como el psicólogo, para establecer un plan de acción certero. Algunas emociones negativas producto de la presión social pueden ser intensas y recurrentes. Una adecuada atención psicológica puede disminuir la ansiedad que esto provoca. Además, evitará conflictos a futuro.

Características de la presión social

Las personas que tienden a ceder ante la presión social presentan una serie de características que son fáciles de reconocer. Basta con aprender a observar en detalle algunos comportamientos. En un principio, son individuos que opinan en función de otros. Es decir, es difícil que tengan opiniones que contradigan la opinión popular.

Por otro lado, se pueden presentar las siguientes características:

  • Miedo a expresar las verdaderas opiniones (personalidad introvertida).
  • Sumisión ante las demandas de los demás (incapacidad para establecer límites).
  • Necesidad de tener cosas iguales a las de otros (consumismo). 

Estas características pueden variar de una persona a otra, de acuerdo a las características de la personalidad de cada uno. Por ejemplo, es posible ver a alguien extrovertido que actúe bajo la influencia de las demandas sociales de un grupo.

Entonces, a pesar de las variaciones que pueda haber en las formas de expresión conductual de las personas, siempre se mantiene el mismo principio de desplazar los ideales personales por los del colectivo.

Características de la presión social
La presión social incide en el desarrollo de la personalidad de los individuos, en especial durante la adolescencia.

¿Cómo influye la presión social en la toma de decisiones?

Hay quienes creen que las decisiones son un proceso individual, que responde solo a cada sujeto de manera aislada. Nada más alejado de la realidad. Lo que ocurre en realidad es que, a menudo, las decisiones están basadas en conceptos colectivos. Es decir, cada uno actúa en función de lo que percibe del medio ambiente.

Los humanos son una especie gregaria. Necesita del colectivo para su adecuado desarrollo. Por tanto, los procesos en la toma de decisiones se rigen en gran medida por la percepción que tendrán los demás de las decisiones individuales. 

Existen estudios que han comprendido cómo las personas tienen la tendencia a cambiar de opinión respecto a un tema cuando el resto del grupo opina diferente. Esto se debe a la necesidad de inclusión. Entonces, la influencia social permite acceder al grupo a cambio de apartar los ideales propios para dar paso a los nuevos.

Consejos para enfrentar la presión social

¿Cómo contrarrestar la presión social negativa? Es conveniente saber cómo poner límites cuando la situación lo requiere. A continuación, detallamos algunas recomendaciones prácticas que pueden servir para afrontarlo.

1. Define tus principios

Tener claros cuáles son los principios importantes en la vida evitará que puedas negociarlos con facilidad. Recuerda que la influencia social se impone cuando la necesidad de aprobación supera los propios ideales. Así, es fundamental definir cuáles son esas creencias que no se van a negociar para poder establecer límites

2. Ser selectivo con las amistades

Al relacionarte con personas que tengan tus mismas ideas respecto a los temas importantes en tu vida estás procurando un ambiente armonioso y de pocos conflictos.

No significa que debas evitar o repudiar a los que piensan diferente a ti, el respeto y la aceptación siempre serán importantes. La clave está en estrechar vínculos con quienes comparten tus ideales de principios y moralidad.

3. Fortalecer la autoestima

Mientras más fuerte sea tu autoestima, menos probable será que acabes cediendo ante las demandas sociales. Aunque esta se empieza a establecer desde la infancia, es necesario fortalecerla a lo largo de la vida. 

Una persona con buena autoestima difícilmente negocia sus principios. Reconocer los logros personales y valorarlos es una buena forma de mantener alta la valoración personal.

4. Marcar distancia

Alejarse de quienes pretenden manipular o influenciar tus decisiones siempre será la mejor respuesta. Poner distancia con algunos grupos sociales no te hace una mala persona, todo lo contrario, significa que te valoras lo suficiente para ponerte a ti mismo como una prioridad ante los demás. Si para encajar en un lugar debes complacer a otros por encima de tus verdaderos deseos, lo mejor será retirarse.

Estar solos no está mal

Es buena idea aprender a estar solos y no sentir incomodidad por eso. La soledad puede resultar bastante productiva si se emplea para el crecimiento personal. Lo ideal es que puedas sentirte bien contigo mismo, ya sea estando solo o cuando estás en un grupo.

Te podría interesar...
La ansiedad social: 5 maneras de sobrellevarla
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
La ansiedad social: 5 maneras de sobrellevarla

La ansiedad social es un trastorno que afecta cada vez a más personas y que influye en su calidad de vida. Te contamos como plantarle cara a contin...



  • Martínez Gallegos, Gisela, Patricia Mayela Báez Mansur, and Claudia Elizabeth Torres Limas. “Relación Entre Presión Social y Autoconcepto Físico En Jóvenes Victorenses.” Psicología y Salud 31.1 (2020): 113–121. Psicología y Salud. Web.
  • Armenta Hurtarte, Carolina. “Presión Social de Familia y Amistades En La Conformación de La Identidad de Género En Adolescentes de La Ciudad de México.” Acta de Investigación Psicológica 10.2 (2020): 104–113. Acta de Investigación Psicológica. Web.
  • Catalán, Sara. “Presión Social - Cipsia Psicologos.” 2017-03-13. N.p., 2017. 2017-03-13. Web.
  • Moussaïd M, Kämmer JE, Analytis PP, Neth H (2013) Social Influence and the Collective Dynamics of Opinion Formation. PLoS ONE 8(11): e78433. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0078433