¿Es seguro para la salud tomar refresco dietético?

El consumo de refresco dietético genera controversias. Qué efectos negativos se le atribuyen y qué dice la ciencia sobre los edulcorantes artificiales. Lo más saludable siempre es reemplazar los refrescos dietéticos por jugos naturales y agua.
¿Es seguro para la salud tomar refresco dietético?
José Gerardo Rosciano Paganelli

Revisado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli el 16 Febrero, 2019.

Escrito por Okairy Zuñiga, 18 Marzo, 2017

Última actualización: 22 Abril, 2021

El refresco dietético o light es aquel que no utiliza azúcar convencional, sino edulcorantes artificiales. Se suele promocionar como ideal para bajar de peso y como una alternativa saludable.  Sin embargo, hay quienes consideran que beber refresco dietético es perjudicial¿Es eso cierto? ¿Qué dice la ciencia al respecto? 

Los refrescos dietéticos utilizan edulcorantes en lugar del azúcar de mesa (sacarosa). Los edulcorantes artificiales son solo un tipo de sustituto del azúcar.

Qué son los edulcorantes artificiales

Algunos fabricantes llaman “naturales” a sus edulcorantes aunque estén procesados o refinados. De hecho, la estevia es un ejemplo.

Por el contrario, algunos edulcorantes artificiales derivan de sustancias naturales como hierbas o el azúcar mismo. La sucralosa es un ejemplo de un edulcorante artificial que proviene del azúcar. La sucralosa es 600 veces más dulce que el azúcar. Por eso se necesita una pequeña cantidad para mantener el mismo nivel de dulzura sin añadir calorías.

También lee 8 alternativas naturales para sustituir el azúcar

¿Qué dice la ciencia sobre el uso de edulcorantes artificiales?

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) ha establecido una ingesta diaria aceptable (IDA) para cada edulcorante artificial. Esto determina la cantidad máxima que se considera segura para consumir cada día a lo largo de toda la vida. 

Según el Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos, no existe evidencia científica sólida de que alguno de los edulcorantes artificiales produzca cáncer u otros problemas de salud graves. Numerosos estudios confirman que los edulcorantes artificiales generalmente son seguros en cantidades limitadas, incluso para las mujeres embarazadas.

Los edulcorantes artificiales están regulados por la FDA como aditivos alimentarios que los revisa y aprueba antes de sacarlos a la venta. Por ejemplo, un grupo de trabajo del Comité de Nutrición de la Academia Americana de Pediatría concluyó que el aspartamo es seguro para la madre y para el bebé en formación.

De todos modos, existen controversias acerca de sus efectos sobre la microbiota intestinal. Muchos de ellos son capaces de alterar el perfil de bacterias que habitan en el tubo, con las consecuencias negativas que esto genera a medio plazo.

También lee Infusiones para controlar el azúcar en sangre

Argumentos en contra de consumir refresco dietético

Entre los argumentos que se difunden acerca de potenciales efectos dañinos de los refrescos dietéticos, se incluyen:

 

  1. Al beber este tipo de gaseosa, el cerebro percibe la presencia de dulce y libera insulina. Esto reduce los niveles de azúcar en sangre y crea la necesidad de consumir más dulce añadiendo calorías.
  2. Por los altos niveles de ácido fosfórico se podrían formar cálculos renales
  3. El aspartamo aumenta el azúcar en sangre y picos en los niveles de insulina, lo cual puede derivar en diabetes tipo 2.
  4. Mayor probabilidad de afecciones cardiacas y cerebrovasculares por los altos niveles de sodio y fructosa que elevan la presión sanguínea. Así lo evidencia un estudio publicado en International Journal of Epidemiology.
  5. El aspartamo provocaría desequilibrio en los estados de humor, migrañas y ansiedad.
  6. Desgaste del esmalte de los dientes por el ácido cítrico presente en el refresco dietético, caries y tonalidad amarilla de los dientes.

Reemplaza el refresco dietético por agua o jugo natural

Como todo alimento, en las dosis recomendadas el refresco dietético es seguro para el consumo humano. No lo consumas en exceso ya que añade calorías, exceso de azúcar, y eso puede derivar en otras afecciones. Existen evidencias conforme su ingesta en grandes cantidades es perjudicial para la salud.

Más allá de sus posibles efectos, siempre es más saludable beber agua, jugo de fruta fresca o batidos en lugar de refrescos dietéticos. No obstante, con los zumos también hay que tener moderación. Estos contienen fructosa. De acuerdo con una investigación publicada en la revista Journal of Hepatology, el consumo regular de este azúcar en forma libre se asocia con el desarrollo de problemas hepáticos a medio plazo.

Evita los refrescos para mejorar la salud

Aunque dietéticos, se recomienda no introducir los refrescos en la dieta habitual. Su consumo en de forma esporádica no debería conllevar riesgos, aunque existen colectivos muy sensibles a ellos como aquellos pacientes de problemas gástricos. En estos casos, el gas puede generar grandes incomodidades o incluso reflujos, además de los problemas metabólicos ya comentados.

La mejor manera de asegurar un buen estado de hidratación es el agua. Por otra parte, su ingesta de forma previa a las comidas contribuye a generar saciedad, lo que puede promover una alimentación más adecuada. Así se estimula la pérdida de peso, lo que resulta protector frente a patologías crónicas.

Por último, no te olvides de que es fundamental promocionar buenos hábitos de vida en general. No solo hay que cuidar la dieta, sino que también es importante realizar ejercicio físico de forma habitual, así como descansar correctamente cada noche. De lo contrario, la salud metabólica se verá muy afectada, lo que incrementa la incidencia de problemas como la diabetes.

Te podría interesar...
7 maneras de tomar más agua
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
7 maneras de tomar más agua

Te mostramos una serie de útiles consejos sobre cómo tomar más agua. La hidratación es un aspecto fundamental de una dieta sana. ¡No lo olvides!

 



  • Leyvraz M, Chatelan A, da Costa BR, Taffé P, Paradis G, Bovet P, Bochud M, Chiolero A. Sodium intake and blood pressure in children and adolescents: a systematic review and meta-analysis of experimental and observational studies. Int J Epidemiol. 2018 Dec 1;47(6):1796-1810. doi: 10.1093/ije/dyy121. PMID: 29955869.
  • Malik VS, Hu FB. Sugar-Sweetened Beverages and Cardiometabolic Health: An Update of the Evidence. Nutrients. 2019 Aug 8;11(8):1840. doi: 10.3390/nu11081840. PMID: 31398911; PMCID: PMC6723421.
  • Jensen T, Abdelmalek MF, Sullivan S, Nadeau KJ, Green M, Roncal C, Nakagawa T, Kuwabara M, Sato Y, Kang DH, Tolan DR, Sanchez-Lozada LG, Rosen HR, Lanaspa MA, Diehl AM, Johnson RJ. Fructose and sugar: A major mediator of non-alcoholic fatty liver disease. J Hepatol. 2018 May;68(5):1063-1075. doi: 10.1016/j.jhep.2018.01.019. Epub 2018 Feb 2. PMID: 29408694; PMCID: PMC5893377.