Quiche de espinaca y queso de cabra

Con la quiche de espinaca y queso de cabra podrás disfrutar de un entrante saludable y con unas excelentes características organolépticas durante varios días.
Quiche de espinaca y queso de cabra
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias el 18 enero, 2021.

Última actualización: 18 enero, 2021

La quiche de espinaca y queso de cabra es una receta con un estupendo sabor que aporta nutrientes importantes para el organismo. Cuando se elabora de forma casera resulta una comida completa, sin embargo, es preciso evitar su compra precocinada, ya que en este caso puede contener grasas trans o aditivos que dañen su calidad.

Ten en cuenta que la presencia de vegetales en la dieta es fundamental para garantizar un buen estado de salud. La quiche de espinaca y queso de cabra resulta una buena forma de incluir alimentos del grupo de las verduras, con alto contenido en vitaminas y en antioxidantes. Estos últimos consiguen reducir la incidencia de muchas patologías complejas.

Receta de quiche de espinaca y queso de cabra

Antes que nada nos gustaría enunciarte las propiedades nutricionales del plato que te vamos a enseñar a preparar. En primer lugar, cabe destacar su contenido en vitamina C, un nutriente capaz de estimular la función inmune, de acuerdo con una investigación publicada en la revista Nutrients.

Además, también cuenta con hierro en su composición. La administración de ambos nutrientes de forma conjunta provoca un efecto sinérgico a la hora de absorber el mineral. De este modo, se reduce el riesgo de desarrollar anemia.

La quiche de espinaca y queso de cabra destaca por su contenido en proteínas de alto valor biológico. Estas han demostrado ser fundamentales para el mantenimiento de una masa muscular funcional. De no aportar las suficientes día a día se podría padecer una sarcopenia a mediano plazo, con pérdida progresiva de tejido magro.

Alimentos con hierro para prevenir la anemia.
Los alimentos con hierro mejoran su absorción intestinal cuando se combinan con vitamina C.

Ingredientes

  • Masa quebrada.
  • 200 mililitros de nata.
  • 2 huevos grandes.
  • Espinacas.
  • 1 rulo de queso de cabra.
  • 75 gramos de queso mozzarella.
  • Sal.
  • Una pizca de pimienta.

Paso a paso

Lo primero que hay que hacer es rehogar las espinacas en una sartén con un poco de aceite. De este modo se reduce su volumen, lo que permite que sean más manejables a lo largo de la receta. Cuando ya han perdido una buena cantidad de agua se apartan del fuego y se guardan para más adelante.

Es necesario mezclar en un recipiente la nata, los huevos y la mozzarella, junto con una pizca de pimienta y de sal para potenciar el sabor. Cuando se obtiene una mezcla homogénea será el momento de añadir las espinacas y continuar removiendo.

A partir de aquí habrá que extender la masa quebrada sobre un molde para horno e introducirla durante unos 4 o 5 minutos a 180 grados centígrados. Es importante pincharla primero con un tenedor para evitar que se hinche.

Cuando ha pasado este tiempo será el momento de retirar la masa ya ligeramente dorada del horno. Se corta el queso de cabra en lonchas finas y se vierte la mezcla preparada sobre la masa. Por encima se colocan las porciones de queso de cabra y se vuelve a introducir la preparación en el horno a 180 grados centígrados durante al menos 20 minutos, de forma que se cuaje.

Variación de la receta con salmón

Todavía se puede incrementar el valor nutricional del plato introduciendo salmón en la receta. Dicho pescado destaca por su contenido en ácidos grasos de la serie omega 3. Estos han demostrado contar con propiedades antiinflamatorias, lo que ayuda a reducir el riesgo cardiovascular.

Para llevar a cabo esta preparación hay que seguir exactamente los mismos pasos que en el caso anterior. Solo que, una vez que se añade la mezcla y el queso de cabra sobre la masa ya horneada, habrá que agregar unas lonchas de salmón ahumado. Así, se dorarán ligeramente y se aprovechará todo el sabor del pescado, lo que mejorará las características organolépticas.

Con dicha variación conseguirás un aporte de grasas insaturadas significativo, lo que contribuirá también a garantizar la salud de la masa magra.

Carne de salmón.
El agregado de salmón a la receta aporta características organolépticas especiales y ácidos grasos omega 3.

Prepara quiche de espinaca y queso de cabra

Como has podido comprobar, la receta de la quiche de espinaca y queso de cabra es sencilla y rápida de preparar. No necesitas llevar a cabo elaboraciones complejas ni disponer de muchos utensilios distintos.

Además, obtendrás un resultado con un sabor estupendo que agradará a casi todo el mundo. En el caso de que no te guste el queso fuerte, siempre puedes sustituir el de cabra por medallones de mozzarella.

Recuerda también que la quiche de espinaca y queso de cabra cuenta con una vida útil extensa, siempre y cuando se conserve en refrigeración. Podrás mantenerla en la nevera durante 3 o 4 días y calentarla antes de su consumo. Por lo tanto, puedes prepararla el fin de semana para asegurar un entrante saludable con el que acompañar preparaciones culinarias de entre semana.

Para terminar, no dudes en probar la variación con salmón. Con este toque conseguirás incrementar el valor nutricional de la quiche, mejorando su perfil lipídico y aportando ácidos grasos esenciales para el organismo.

Te podría interesar...
¿Por qué deberías comer las espinacas crudas? 5 beneficios
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Por qué deberías comer las espinacas crudas? 5 beneficios

En este artículo te explicaremos las ventajas de comer las espinacas crudas, además de mencionar los beneficios que estas nos aportan.



  • Carr AC, Maggini S. Vitamin C and Immune Function. Nutrients. 2017 Nov 3;9(11):1211.
  • Landi F, Calvani R, Tosato M, Martone AM, Ortolani E, Savera G, D'Angelo E, Sisto A, Marzetti E. Protein Intake and Muscle Health in Old Age: From Biological Plausibility to Clinical Evidence. Nutrients. 2016 May 14;8(5):295.
  • Watanabe Y, Tatsuno I. Omega-3 polyunsaturated fatty acids for cardiovascular diseases: present, past and future. Expert Rev Clin Pharmacol. 2017 Aug;10(8):865-873