Rellenos dérmicos: beneficios, riesgos y complicaciones

Las inyecciones dérmicas ayudan a que la piel del rostro recupere la elasticidad y la lozanía. Aunque se trata de un procedimiento no invasivo, es importante conocer todas sus implicaciones.
Rellenos dérmicos: beneficios, riesgos y complicaciones
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 30 noviembre, 2022

La medicina estética amplía las alternativas para demorar los signos del envejecimiento sin necesidad de cirugía. Los rellenos dérmicos son una muestra. El uso de estos inyectables cobra fuerza, enfrentando a las arrugas, camuflando cicatrices y disimulando la hiperpigmentación.

Cuando se trata del rostro, las personas indagan las posibilidades que impliquen menos riesgos y que ofrezcan resultados naturales. Los tratamientos de esta clase destacan por los efectos casi inmediatos y por la particularidad no invasiva.

El método utiliza sustancias que mejoran condiciones puntuales en el cutis. Conoce más sobre el tema.

¿Qué son los rellenos dérmicos?

Los inyectables o rellenos faciales dérmicos son un tipo de procedimiento estético cuyo objetivo es rejuvenecer el rostro, infiltrando compuestos especiales que eliminan las líneas de expresión, cambian el aspecto de los labios y unifican el tono de la piel.

Mediante la aplicación de determinados productos, se corrigen los defectos en los tejidos blandos, como acota la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética. Cuentan con la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, de acuerdo con sus siglas en inglés) para la aplicación en personas mayores de 22 años.

La FDA los describe como implantes que ayudan a que la apariencia de la cara sea más suave. Con este propósito, transfieren en inyecciones cutáneas materiales absorbibles o temporales.

Los rellenos dérmicos también son útiles en la zona posterior de las manos.

Tipos de rellenos faciales

Al margen de las marcas, los rellenos dérmicos están clasificados según su duración en la piel:

  • Temporales.
  • Semipermanentes.
  • Permanentes.

Otra clasificación responde a las fórmulas, que en su mayoría usan ingredientes como los presentados a continuación. Sigue leyendo para enterarte.

Colágeno

A través de los rellenos faciales con este compuesto es posible estimular las fibras productoras de colágeno natural, de manera que serán menos necesarios los retoques para conservar la elasticidad de la piel.

La revista Dermatología Argentina señala que el colágeno es una proteína estructural del tejido conectivo y que su función es brindar soporte mecánico; un objetivo potenciado con la infiltración del gel.

Suplementos de colágeno.
Los rellenos no son iguales a los suplementos de colágeno en polvo o en cápsulas. Estos últimos se presentan para la ingesta, mientras que los rellenos se inyectan.

Ácido hialurónico (AH)

Este glucosaminoglicano posee alto peso molecular y está presente en todos los fluidos y tejidos corporales, siendo la piel su reservorio más extenso, como explica Actas Dermo-Sifilográficas.

El AH actúa como un hidratante y flexibilizador. Conviene si deseas ocultar arrugas incipientes o aportar volumen. Su gran ventaja es que el cuerpo lo absorbe.

Ácido poliláctico (APL)

Para crear volumen, el APL es inyectado justo debajo de la zona que evidencia imperfección. Esté ácido constituye un relleno temporal y biodegradable.

Sculptra ®, una de las marcas que ofrece el producto en el mercado, reseña que es común indicarlo para la corrección de deficiencias que van de superficiales a profundas en el pliegue nasolabial y para atenuar otras arrugas.

Hidroxiapatita cálcica

TIP Revista Especializada en Ciencias Químico-Biológicas comenta que la hidroxiapatita cálcica es un material biocompatible con diversos usos en la medicina. En el campo estético, el componente trabaja como un generador de colágeno.

Este gel acuoso suele ser infiltrado para rellenar arrugas y surcos faciales. Le consideran un inyectable de larga duración, porque activa las células óseas y el tejido conectivo.



ArteFill ®

La publicación Cirugía Plástica y Estética detalla al ArteFill ® como un gel compuesto por millones de microesferas sintéticas suspendidas en colágeno bovino. El relleno cuenta con lidocaína, para que la inyección sea imperceptible.

El ArteFill ® es una solución dérmica no reabsorbible, por lo que le consideran permanente y con efectos extendidos a largo plazo. Además de abordar las arrugas generales, su empleo engrosa los labios y combate las cicatrices del acné.

La toxina botulínica no corresponde a estas inyecciones dérmicas, porque no rellena, sino que bloquea la contracción de los músculos faciales.

Beneficios de los rellenos dérmicos

En general, los rellenos faciales devuelven el volumen y la elasticidad que los años le restan a la piel. La preferencia por estos tratamientos se debe en gran medida a sus beneficios.

  • Secuelas mínimas: los efectos secundarios son leves, en comparación con otros tratamientos estéticos.
  • Apariencia sutil: una de las finalidades de las inyecciones dérmicas es lograr que la imagen luzca natural.
  • Incrementan la producción de colágeno: varios de los rellenos promueven la producción natural de colágeno, lo que favorece la salud cutánea.
  • No son invasivos: las agujas empleadas para infiltrar las sustancias son diminutas y el procedimiento es similar a una inyección de medicina. No causan dolor, por lo que no requieren anestesia.
  • Son personalizados: la técnica consiste en adaptar el relleno a lo que requiere cada piel. De hecho, muchas de las sustancias infiltradas son producidas por el organismo de modo natural.
  • Eximen del reposo: no tienes que suspender la rutina después de las inyecciones faciales. Con algunos cuidados basta. Evita la luz solar directa y el uso maquillaje durante los días indicados por el profesional. Limpia e hidrata atendiendo las instrucciones.
Inyección en el rostro con rellenos dérmicos.
Las sustancias que se emplean son similares a las naturales, por lo que las posibilidades de rechazo resultan mínimas.

Riesgos y complicaciones de los rellenos inyectables

Tras un procedimiento realizado bajo lineamientos de seguridad médica, no habría mayor riesgo con los rellenos. No obstante, es probable manifestar reacciones secundarias, como enrojecimiento, eritemas o alergias. Aunque estos signos son de corta duración, si alguno empeora, es imprescindible acudir al médico.

Por otra parte, los pacientes con enfermedades autoinmunes o inmunodeprimidos, las embarazadas y las lactantes, deben pasar de los rellenos dérmicos. Actas Dermo-Sifilográficas expone que las complicaciones severas a causa de las inyecciones para el rejuvenecimiento facial son las isquémicas y podrían derivar en ceguera, ictus o síndrome de Nicolau.

Como sugiere la revista Cirugía Plástica, el cirujano y el dermatólogo deben identificar con prontitud cualquier efecto adverso, con la finalidad prescribir la medicación o el procedimiento pertinente para contrarrestarlo.



Aspectos a tener en cuenta antes de aplicar rellenos dérmicos

Previa consulta y análisis del caso, el especialista precisa la clase de relleno a infiltrar. Quienes usen medicación antiinflamatoria o tengan antecedentes de queloides, deben notificar al médico, ya que en sus casos son poco recomendables estas inyecciones.

Otros consejos son acudir a un proveedor de servicios autorizado y capacitado para aplicar rellenos dérmicos, cerciorarse que sean jeringas precargadas, selladas y etiquetadas por autoridades sanitarias del país, así como conocer de boca del profesional el tipo de producto a infiltrar.

Te podría interesar...
¿Son seguros los rellenos «tear trough» para las bolsas debajo de los ojos?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Son seguros los rellenos «tear trough» para las bolsas debajo de los ojos?

Los rellenos tear trough son un tratamiento poco invasivo que recupera la frescura en mirada al rellenar las bolsas de las ojeras.




Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.