Sémola de maíz: conoce este gran plato

La sémola de maíz es un alimento que se puede introducir en el contexto de una dieta saludable y equilibrada para incrementar el aporte de carbohidratos y de fibra. Es un gran complemento para atletas y deportistas.
Sémola de maíz: conoce este gran plato
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias el 23 noviembre, 2020.

Última actualización: 23 noviembre, 2020

La sémola de maíz es una preparación que se caracteriza por su contenido en nutrientes esenciales. Aporta energía de calidad y es adecuada para deportistas. Además, puede incluirse en el contexto de una dieta equilibrada, siempre y cuando se combine con otros alimentos que tengan proteínas y grasas de elevada calidad.

A continuación vamos a enseñarte cómo preparar y cómo utilizar la sémola de maíz para sacarle todo su potencial. Recuerda que la base de una buena alimentación es la variedad, así que no te olvides de introducir alimentos de todos los grupos. Solo así conseguirás satisfacer las necesidades diarias del organismo.

Beneficios de la sémola de maíz

Este producto destaca por su contenido en carbohidratos de bajo índice glucémico. Gracias a ellos gozarás de la energía necesaria para el desarrollo de las funciones vitales. Además, debido a la complejidad de sus glúcidos, no impacta sobre la salud pancreática, por lo que las glucemias se mantienen estables.

Al mismo tiempo, la sémola de maíz cuenta con una cantidad significativa de fibra. Dicha sustancia es esencial para mantener una adecuada salud intestinal, según afirma un estudio publicado en la revista Central European Journal of Public Health, reduciendo el riesgo de estreñimiento.

La sémola de maíz destaca también por la presencia en su interior de ciertas vitaminas, como la A. Esta cuenta con una función determinante a la hora de garantizar el mantenimiento de la salud visual, tal y como evidencian los artículos científicos más recientes. Un aporte adecuado del nutriente contribuye a reducir la degeneración macular.

Por último, cabe destacar su contenido en potasio, un nutriente que ha demostrado neutralizar la acción del sodio, reduciendo así la presión sanguínea. Dicho mineral cuenta con una gran importancia en la dieta de los sujetos que presentan algún tipo de alteración en el funcionamiento del sistema cardiovascular.

Deportista caminando.
Los atletas pueden utilizar la sémola de maíz como complemento nutricional en sus dietas.

¿Cómo consumir la sémola de maíz?

Existen diferentes formas de comer este alimento, aunque lo habitual resulta utilizarlo como acompañamiento. Es beneficioso completar el plato con algún producto que contenga proteínas de alto valor biológico, como pueden ser la carne, el pescado y los huevos.

Al mismo tiempo, es imprescindible asegurar la presencia de vegetales. Estos contienen micronutrientes y antioxidantes esenciales para asegurar el correcto funcionamiento del organismo, así como para prevenir el envejecimiento prematuro.

No obstante, también existe la posibilidad de preparar un plato en el que la sémola de maíz sea la protagonista indiscutible. A continuación te enseñaremos a llevar a cabo dicha receta.

Sopa de sémola de maíz

La sopa de sémola de maíz supone un adecuado primer plato para una dieta elaborada en el contexto deportivo. En el caso de las personas sedentarias, lo más correcto es utilizar el producto como acompañamiento o guarnición. Sin embargo, los atletas pueden requerir un aporte superior de carbohidratos.

Ingredientes

  • 8 cucharadas de sémola.
  • 5 vasos de caldo de ave.
  • 25 mililitros de aceite de oliva.
  • Una cebolla.
  • Medio apio.
  • 200 gramos de espinacas.
  • Unas hojas de lechuga.
  • Una zanahoria mediana.
  • Un diente de ajo.
  • Media cucharadita de nuez moscada.
  • Orégano.
  • Sal y pimienta.
  • Queso rallado al gusto.

Preparación

Lo primero que hay que hacer es trocear los vegetales, tanto la zanahoria como el apio y la cebolla. También las espinacas y la lechuga, asegurando que se corten en trozos finos. Una vez hecho esto, es preciso elaborar un sofrito con los vegetales y el aceite de oliva, para más tarde añadir el caldo de ave.

Con la mezcla a fuego medio es preciso incluir en este momento la sémola, elevando la temperatura de la mezcla hasta la ebullición. Una vez alcanzado el hervor, hay que bajar el fuego y cocer durante al menos 15 minutos, removiendo de vez en cuando.

Hay que asegurarse de que una vez finalizada la cocción, los vegetales están blandos, de lo contrario sería adecuado continuar el proceso durante unos minutos más. Llegados a este punto hay que salpimentar, al tiempo que se añade el orégano y el queso rallado.

Una vez hecho esto, es importante volver a alcanzar el punto de ebullición para asegurarse de que los sabores se integren. A partir de aquí, la receta está lista y se podrá consumir el plato caliente o templado.

Maíz y su harina en tazón.
La sopa de sémola de maíz es una opción de plato saludable más que interesante para incorporar.

Incluye la sémola de maíz en la dieta

Como hemos comentado, la sémola de maíz es un alimento con alto contenido en carbohidratos que puede introducirse en el contexto de una dieta equilibrada y saludable. Escoge bien los acompañantes para garantizar un aporte de nutrientes completo, en el que no falten las grasas ni las proteínas.

Incluso puedes preparar este cereal como entrante o como primer plato. Ten en cuenta también que se puede utilizar como sustituto de la pasta o del arroz. No obstante, no olvides que dentro del grupo de los alimentos con alto contenido en azúcares, los de consumo más habitual han de ser las legumbres y los tubérculos.

Te podría interesar...
Alergia al trigo: síntomas y causas
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Alergia al trigo: síntomas y causas

Hoy en día se conoce una entidad en la cual el trigo genera una alergia similar a los síntomas de la celiaquía. Te contamos de qué se trata.



  • Hijova E., Bertkova I., Stofilova J., Dietary fibre as prebiotics in nutrition. Cent Eur J Public Health, 2019. 27 (3): 251-255.
  • Chmielewski J., Carmody JB., Dietary sodium, dietary potassium, and systolic blood pressure in US adolescents. J Clin Hypertens, 2017. 19 (9): 904-909.
  • Saari JC., Vitamin A and vision. Subcell Biochem, 2016. 81: 231-259.