¿Cuáles son los tipos de anestésicos generales?

12 Marzo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la farmacéutica María Vijande
Los anestésicos generales pueden ser inhalatorios o intravenosos. Su uso sólo puede ser administrado por un profesional médico. Poseen algunos efectos adversos que deben controlarse para no generar complicaciones.

Los anestésicos generales son una serie de fármacos que se emplean en el quirófano con el fin de inducir la anestesia general. Este estado se caracteriza por la depresión progresiva y controlada de las funciones del sistema nervioso central.

Cuando una persona está bajo los efectos de los diferentes tipos de anestésicos generales, tiene pérdida de conciencia y de reactividad a los estímulos dolorosos. Ambos efectos son reversibles.

De este modo, según el objetivo que se desee conseguir, se utilizarán diferentes tipos de anestésicos generales. No obstante, se suelen buscar siempre unos objetivos comunes, como por ejemplo:

  • Insensibilidad al dolor
  • Pérdida de reflejos
  • Amnesia completa de cuanto acontece en el acto quirúrgico
  • Relajación muscular esquelética
  • Pérdida de conciencia

Todos estos efectos se originan en localizaciones diferentes del sistema nervioso central, y conseguirlos con un solo medicamento requeriría concentraciones muy elevadas. Por ello es que se emplean combinaciones, para evitar una depresión irreversible de zonas del cerebro que son vitales.

Características de la anestesia general

A pesar de los grandes avances en el área de la ciencia anestésica, todavía no se conocen con exactitud las estructuras afectadas y sobre qué moléculas intervienen este tipo de medicamentos. Se sabe que, obviamente, producen sedación e hipnosis modificando de forma profunda múltiples procesos y vías.

Algunas de las hipótesis que los profesionales han descrito son:

  • Los anestésicos generales tienen una acción inespecífica sobre propiedades de la membrana neuronal.
  • Teoría lipídica de Meyer y Overton: consiste en que estos fármacos actúan sobre dianas lipídicas, es decir grasas, y que por lo tanto, la potencia de ellos dependerá de la solubilidad que presenten en las grasas.
  • Son fármacos que tienen una acción sobre las proteínas de receptores o canales iónicos.
  • Están implicados en la acción los canales de voltaje dependientes y los canales iónicos que dependen de ligando.

Por otra parte, a la hora de administrar un anestésico general hay que valorar, sobre todo, tres factores:

  • Rapidez con la que se obtiene la anestesia
  • Duración para una dosis determinada
  • Potencia, profundidad e intensidad de la anestesia
anestésicos generales
Los anestésicos generales pueden ser inhalatorios o intravenosos

Anestésicos generales inhalatorios

Este tipo de anestésicos generales son sustancias que, inhaladas por las vías respiratorias, producen la anestesia general. No son fármacos irritantes y se suelen utilizar para el mantenimiento de la anestesia junto con los inductores intravenosos.

La potencia anestésica de estos fármacos depende de la presión parcial o tensión que alcanza el anestésico en el cerebro. Normalmente, se suele aproximar siempre a la presión parcial en sangre. Algunos ejemplos de estos anestésicos generales son:

  • Protóxido de nitrógeno.
  • Halotano.
  • Isofluorano.
  • Desflurano.
  • Sevofluorano.

Todos ellos se absorben y atraviesan las mucosas hasta llegar al cerebro. Esta absorción o difusión se realiza en tres etapas:

  1. Etapa pulmonar de inhalación: los menos solubles tendrán un rápida velocidad de inducción y los más solubles producirán una anestesia de forma más lenta.
  2. Distribución en los tejidos.
  3. Eliminación.

Lee también: Intoxicación por medicamentos, ¿qué hacer?

Anestésicos generales intravenosos

anestesia general
El uso de la anestesia general está reservado a los profesionales médicos

Por otra parte, encontramos los anestésicos generales que se administran por vía intravenosa con el fin de inducir y mantener la anestesia ante un procedimiento quirúrgico. Son sustancias con propiedades hipnóticas, analgésicas, ansiolíticas y relajantes musculares.

La anestesia intravenosa facilita rápidamente la inducción de la anestesia, pero se controla mucho peor que la anestesia general por inhalación. Los profesionales sanitarios de esta especialidad utilizan el parámetro de la velocidad de infusión (VIM) para cumplir los requisitos de la anestesia clínica.

Algunos ejemplos de anestésicos generales son:

  • Tiopental sódico.
  • Propofol.
  • Etomidato.
  • Ketamina.

Todos estos fármacos pueden producir una serie de efectos adversos, como depresión respiratoria, apnea, rigidez muscular, visión borrosa y cambios de humor, entre otros.

Quizás también te interese leer: Diferencias entre la anestesia epidural y la anestesia raquídea

La anestesia como procedimiento médico

La anestesia general es un proceso delicado en el que hay que tener mucha precaución con los fármacos utilizados, así como con la dosis administrada, ya que un mal uso de los mismos podría desencadenar la muerte del paciente. Hoy en día disponemos de una gran variedad de anestésicos generales que nos permiten reducir los efectos adversos y los riesgos asociados a ellos.

  • Evers, A. S., Crowder, C. M., & Balser, J. R. (2007). Anestésicos generales. In Goodman & Gilman: Las bases farmacológicas de la terapéutica.
  • Perouansky, M., Pearce, R. A., & Hemmings, H. C. (2010). 10 – Anestésicos inhalatorios: mecanismos de acción. In Miller Anestesia. https://doi.org/10.1016/B978-84-8086-713-9.00010-2
  • Matute González, E., & Gilsanz Rodríguez, F. (2003). Mecanismo de acción molecular de los anestésicos generales. Actualizaciones En Anestesiologia y Reanimacion.