4 tipos de panes libres de gluten

Si has tenido que retirar el gluten de la dieta, no has de preocuparte; existen diferentes alternativas de panes libres de la proteína que debes conocer. Te contamos sobre 4 de ellos.
4 tipos de panes libres de gluten
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 14 agosto, 2022

Encontrar panes libres de gluten es una prioridad para las personas que han desarrollado enfermedad celíaca o sensibilidad no celíaca al gluten. En ambos casos, lo mejor es retirar la proteína de la dieta con el objetivo de prevenir síntomas digestivos.

Cuando hablamos de enfermedad celíaca, hasta se debe evitar el contacto con las trazas del nutriente. De lo contrario, se experimentarían alteraciones significativas en la morfología y fisiología del tubo intestinal.

Antes de comenzar, hemos de destacar que el pan no es un alimento imprescindible en la dieta, pero sí puede suponer una fuente de carbohidratos importante para muchas personas. Sobre todo, puede tener sentido en el caso de los deportistas, ya que necesitan combinar fuentes de azúcares de distinta velocidad de absorción para lograr maximizar el llenado de los depósitos de glucógeno.

Ejemplos de panes libres de gluten

A continuación, te vamos a mostrar cuáles son los mejores panes libres de gluten que puedes incluir en tus pautas dietéticas. Recuerda siempre introducirlos en el contexto de una dieta variada y equilibrada.

1. Pan de trigo sarraceno

El trigo sarraceno no es una gramínea, sino una poligonácea. A pesar de su nombre, no cuenta con gluten en su interior, por lo que las personas con enfermedad celíaca podrán consumirlo sin ningún problema.

Además, se caracteriza por aportar una cantidad elevada de fibra. Este elemento ha demostrado ser crucial para mantener una correcta salud intestinal. Consigue prevenir el estreñimiento y mejora la composición de la microbiota intestinal.

De hecho, las recomendaciones actuales en torno al consumo de fibra se sitúan en 25 gramos de este elemento al día. Rara vez se cumplen en la dieta, lo que podría propiciar problemas relacionados con el tubo digestivo.

Pan de trigo sarraceno.
El pan de trigo sarraceno puede engañar con su nombre, pero es apto para celíacos por no contener gluten.

2. Pan de maíz

El maíz es otra buena alternativa al trigo, sobre todo cuando hablamos de mantenernos en el grupo de los cereales. Este alimento cuenta con un sabor muy característico y suele ser más compacto que el pan tradicional.

Eso sí, tiene unas características organolépticas sensacionales. Resulta excelente para untar con comestibles como la crema de cacahuete, por ejemplo. Así se conseguirá un aporte elevado de energía y de carbohidratos, esenciales para las personas que hacen deporte de alta intensidad.

Hay que tener en cuenta que cuando se hace mucho ejercicio, el hecho de rellenar los depósitos de glucógeno después de la práctica se vuelve determinante para potenciar la recuperación. Para ello, no solo hay que consumir hidratos de carbono. Será preciso acompañar los mismos con un buen puñado de proteínas de alto valor biológico, es decir, de origen animal. Así lo evidencia una investigación publicada en Nutrients.



3. Pan de arroz

No es tan frecuente como los dos anteriores, pero es una alternativa a tener en cuenta. Hablamos de un producto que cuenta con una concentración de azúcares simples muy baja, lo que resulta clave a la hora de prevenir el desarrollo de patologías que afecten al metabolismo.

Y es que la ingesta de hidratos de carbono de alto índice glucémico de manera regular y en abundancia podría ser una de las causas de la diabetes de tipo 2. Esto lo confirma un estudio publicado en Current Diabetes Reports.



4. Pan de mijo

El pan de mijo es habitual en continentes como África y Asia. Este conjunto de cereales de grano pequeño se utiliza para preparar gachas, panes y diferentes tipos de tortas.

Para la elaboración del pan se mezcla con una porción de harina de arroz y con levadura. Incluso, se podría añadir algo de azúcar o de miel para mejorar el proceso de fermentación y la textura final.

Es importante tener en cuenta que el pan de mijo puede presentar una concentración proteica superior a la de otros panes libres de gluten. A pesar de que hablamos de proteínas de bajo valor biológico, estas sirven para complementar el aporte diario. De este modo, se podrá evitar el catabolismo de la masa muscular.

Semilla de mijo.
El mijo es una semilla que forma parte de la dieta africana y asiática con más frecuencia que en Europa y América.

Conoce y prueba los panes libres de gluten

Existen diferentes panes libres de gluten que se pueden incluir en la dieta de manera regular. Este tipo de alimentos son importantes en la pauta de las personas que no pueden consumir la proteína.

Hay que buscar alternativas para consolidar un aporte óptimo de carbohidratos sin riesgos; sobre todo cuando hablamos de atletas de alto rendimiento. Bajo este contexto, las necesidades de azúcares suelen ser elevadas.

Para terminar, hay que destacar que no se debe retirar el gluten de la dieta sin un diagnóstico médico previo. Antes de dar el paso conviene siempre consultar con un profesional. Si no existe ningún problema con el metabolismo o con la absorción de la proteína, su supresión podría tener más inconvenientes que beneficios.

Te podría interesar...
¿Cómo saber si soy celíaco? Conoce las pruebas para detectarlo
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cómo saber si soy celíaco? Conoce las pruebas para detectarlo

¿Puedo saber si soy celíaco? Sí, es posible, mediante unas pruebas complementarias simples que te contamos y explicamos en este artículo.



  • Gill, S. K., Rossi, M., Bajka, B., & Whelan, K. (2021). Dietary fibre in gastrointestinal health and disease. Nature reviews. Gastroenterology & hepatology18(2), 101–116. https://doi.org/10.1038/s41575-020-00375-4
  • Alghannam, A. F., Gonzalez, J. T., & Betts, J. A. (2018). Restoration of Muscle Glycogen and Functional Capacity: Role of Post-Exercise Carbohydrate and Protein Co-Ingestion. Nutrients10(2), 253. https://doi.org/10.3390/nu10020253
  • Yoshida, Y., & Simoes, E. J. (2018). Sugar-Sweetened Beverage, Obesity, and Type 2 Diabetes in Children and Adolescents: Policies, Taxation, and Programs. Current diabetes reports18(6), 31. https://doi.org/10.1007/s11892-018-1004-6