¿Qué es el transhumanismo y cómo puede afectar el futuro?

¿Alguna vez has pensado cuál sería el siguiente estadio evolutivo de la especie humana? El transhumanismo da una respuesta a ello.
¿Qué es el transhumanismo y cómo puede afectar el futuro?

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 01 junio, 2023

El transhumanismo es un movimiento intelectual que cuestiona los límites naturales de la humanidad (como el envejecimiento, la muerte y las enfermedades). Defiende la superación de los mismos a través de la tecnología.

Según esta corriente, la especie humana no representa el final de nuestra evolución, sino el comienzo de otra etapa. Pero, ¿cómo será esto posible? A continuación lo detallamos.

¿Qué es el transhumanismo?

El transhumanismo, o simplemente h+, es una corriente del pensamiento relativamente reciente. Busca superar las limitaciones biológicas de la humanidad mediante el mejoramiento tecnológico del organismo. A futuro, se plantea la separación de la mente del cuerpo humano.

El objetivo de este movimiento es potenciar y mejorar todas las capacidades humanas (tanto físicas como mentales), al punto de que seamos más inteligentes que cualquier genio; tengamos la capacidad de sentir y expandir las emociones placenteras, evitando las displacenteras; así como también evitar el envejecimiento y las enfermedades.

En este sentido, los transhumanistas dicen que la naturaleza debe ser transformada, empezando por el genoma humano. Así nos garantizaríamos una mejor vida y un máximo desarrollo.

ADN en el transhumanismo.
La genética es un campo de estudio muy importante para el transhumanismo.


Orígenes

Se dice que el padre del concepto fue el filósofo y futurista Fereidoun M. Esfandiary, quien habría usado el término transhuman en 1966 durante sus clases en la New School for Social Research de Nueva York. Sin embargo, la palabra ya figuraba en un artículo publicado por el paleontólogo Pierre Teilhard de Chardin en 1951, titulado Del prehumano al ultrahumano.

Allí, Teilhard traza la evolución de la humanidad hasta alcanzar un estado transhumano, que incluye variables tecnológicas como una red telefónica y televisiva que permite la sintonización directa entre las mentes humanas.

Poco después, en 1957, el biólogo inglés Julian Huxley publicó un artículo en el que acuñó el término transhumanismo. Allí, el autor concibe la transición entre una vida miserable, dolorosa y corta a un nuevo estadio evolutivo del ser humano, en el cual se trasciende como especie.

La especie humana puede, si se lo propone, trascenderse a sí misma -no simplemente de manera esporádica, un individuo aquí de una forma y allá otro individuo de otra, sino en su integridad como humanidad-. Tenemos la necesidad de darle un nombre a esa creencia. Puede ser que transhumanismo sea conveniente; el hombre en tanto hombre, pero autotrascendiendo.

~ Julian Huxley ~

Posteriormente, a partir de la década de los 80 del siglo pasado, esta postura fue adquiriendo adeptos. Se establecieron, así, las primeras reuniones entre los intelectuales transhumanistas.

De esta forma, para el año 1998 los filósofos europeos David Pearce y Nick Bostrom crean la Asociación Transhumanista Mundial o Humanity Plus (H+). Esta es una organización sin fines de lucro que promueve la discusión de las posibles mejoras de las capacidades humanas por medio de las nuevas tecnologías. Veamos algunas de ellas.

Tecnologías transhumanistas

El transhumanismo busca alcanzar sus fines mediante los avances tecnológicos en diferentes áreas. Conozcamos algunos de sus aportes.

1. Nanotecnología

Se trata de aquella tecnología que busca la manipulación de la materia a una escala nanométrica, siendo el nanómetro la unidad de medida que equivale a una mil millonésima parte de un metro.

Dentro del transhumanismo esta herramienta sería un excelente medio para lograr mejoras médicas, a través de máquinas moleculares que se desplazarían por el organismo para reparar tejidos, atacar agentes patógenos, destruír células cancerígenas, etc.

A pesar de que esta tecnología se encuentra en sus fases más tempranas, los expertos tienen grandes expectativas en ella. Por tanto, es probable que tarde o temprano delimite un antes y un después en la historia de la medicina.

2. Ingeniería genética

Consiste en la manipulación genética del cigoto con el fin de modificar aquellos genes que impliquen cualidades o características. Por ejemplo, modificar el ADN de un organismo para evitar el riesgo de que padezca una enfermedad congénita.

Esta tecnología es una de las más controvertidas, pues conlleva implicaciones éticas de gran peso. Por ejemplo, ¿dónde está el límite de lo modificable? ¿Quién tendrá acceso a este tipo de mejoras?

3. Cibernética

Esta interdisciplina trata acerca de sistemas de control basados en retroalimentación. Sin embargo, el concepto se ha popularizado en torno a la noción de cyborg, un ente compuesto de elementos orgánicos y dispositivos cibernéticos.

Uno de los ejemplos más conocidos de la ciencia ficción y el cine es RoboCop, que fusiona lo orgánico y lo sintético, lo humano y la máquina, mediante prótesis, chips cerebrales y otro tipo de dispositivos.

Puede parecer un concepto muy futurista, pero en realidad la integración de cuerpo con la tecnología comenzó hace bastante tiempo. Por ejemplo, con el uso de los marcapasos para regular la estimulación del corazón y mantener la frecuencia cardíaca adecuada.

4. Inteligencia artificial

Esta es una interdisciplina cuyo objetivo es crear sistemas inteligentes, entendiendo la inteligencia como la capacidad para manipular la información y transformarla en algo nuevo. En este sentido, los avances en esta área son cada vez más sorprendentes. A tal punto, que hoy en día contamos con máquinas que han logrado superar ciertas capacidades humanas.

Por tanto, las creaciones en la inteligencia artificial son esenciales para construir los sistemas y la maquinaria que requiere el transhumanismo.

5. Fusión mente-máquina

La pretensión más extrema del transhumanismo es abandonar nuestro cuerpo orgánico, traspasando la mente a una máquina. De esta forma, podríamos vivir para siempre dentro de una unidad mecánica y digital, como un ordenador o un robot.

Ahora bien, esto trae una serie de cuestionamientos filosóficos dignos de ser discutidos. Si esto llegara a ser posible, ¿la mente copiada a la máquina sigue siendo esa persona? ¿Ambas versiones de la mente lo serían? ¿Si se hace dos copias, sería dos personas independientes?

Se trata de una de las propuestas más alejadas de la realidad y, hasta la fecha, no hay nada que nos haga creer que sería posible en un futuro. Primero habrá que descubrir los enigmas de la consciencia humana.

Brazo robótico en el transhumanismo.
Las prótesis robóticas parecen ser el primer paso de un transhumanismo que fusiona lo biológico con las máquinas.

Implicaciones futuras del transhumanismo

Hoy es una realidad que los avances científicos y tecnológicos nos han hecho progresar como especie. Sin embargo, en este punto es pertinente detenernos a reflexionar en las consecuencias de este desarrollo progresivo sobre la sociedad. Aunque no se puede negar el atractivo del transhumanismo, eso no nos quita la responsabilidad de evaluar el panorama completo.

Por ejemplo, deberíamos reflexionar y discutir sobre cuestiones importantes como las siguientes:

  • ¿Qué implicaciones tendrían los implantes nanotecnológicos en el cerebro? ¿Condicionarían nuestra libertad de pensamiento?
  • ¿Cómo afectará la alteración genética a las siguientes generaciones? En este proceso de transición, los que fueron modificados genéticamente, ¿tendrán una notoria ventaja sobre los que no?
  • El transhumanismo defiende la aplicación de las mejoras tecnológicas para toda la población, no solo para aquellos que se lo puedan permitir económicamente. Pero, ¿cómo se lograría la igualdad?

El transhumanismo es una propuesta atractiva para la especie humana, pues deja muchas expectativas sobre la evitabilidad de las enfermedades y la propia muerte. Sin embargo, a la luz de estas pretensiones, es pertinente plantearse la ética que está detrás.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.