Tratamiento natural del colon irritable

Nuestro intestino tiene dificultad para absorber los alimentos grasos, por lo que conviene minimizar su consumo mientras dure esta afección.
Tratamiento natural del colon irritable
Nelton Abdon Ramos Rojas

Revisado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 28 abril, 2021.

Escrito por Katherine Flórez, 27 julio, 2014

Última actualización: 28 abril, 2021

Uno de los desencadenantes más comunes del síndrome del colon irritable son las comidas copiosas y, sobre todo, aquellas compuestas por alimentos hipercalóricos y con un alto contenido en grasas.

Sin embargo, en esta lista, otras personas podrían incluir otros alimentos como causantes de sus molestias, como los lácteos, el café, el chocolate, y los postres elaborados con edulcorantes artificiales.

Como señala la Dra. Stephanie M. Moleski, “dado que muchos productos alimenticios contienen varios ingredientes, resulta difícil identificar el factor precipitante específico”. No obstante, es evidente que la dieta juega un papel clave en el bienestar de las personas.

Teniendo esta idea en cuenta, a continuación te indicaremos en qué puede consistir un tratamiento natural del colon irritable, en términos de alimentación. ¿Listo para tomar nota? ¡Vamos a ello!

¿Cómo se trata el síndrome del colon irritable?

Mujer con colon irritable.
El colon irritable, además de las heces amarillas, puede acompañarse de dolor abdominal intenso.

El tratamiento del síndrome del intestino irritable varía de persona a persona. Esto se debe a que no todas han tenido una mala reacción a un mismo elemento (como puede ser una comida grasa o un producto lácteo, por ejemplo), ni presentan los mismos síntomas en la misma intensidad.

Además, hay que tener en cuenta que cada una tiene una serie de rasgos (en cuando a estado de salud se refiere) y estilo de vida particulares.

Aún así, los médicos suelen recomendar evitar:

  • Hacer comidas copiosas.
  • Evitar el consumo de los alimentos que desencadenen malestar.
  • Evitar el consumo de bebidas alcohólicas, café y otras sustancias estimulantes.
  • Hacer actividad física regularmente (para mantener el funcionamiento normal del tubo digestivo).
  • Darle prioridad a los alimentos frescos, como las frutas y verduras.
  • Aumentar el consumo de agua y procurar mantener una hidratación adecuada a diario, no solo durante el malestar o el periodo de recuperación.
  • Aumentar el consumo de fibra (sobre todo en caso de estreñimiento), según las indicaciones del médico tratante.
  • Llevar una dieta baja en grasas. 
  • Evitar tomar 3 comidas principales al día, ya que estas podrían caer demasiado pesado y provocar más molestias. Lo ideal sería hacer entre 5-6 comidas pequeñas al día.
  • Reducir al mínimo el consumo de ultraprocesados o mejor aún, eliminarlos de la dieta.
  • Aumentar el consumo de alimentos probióticos.

En algunos casos, los médicos podrían pautar la toma de algunos medicamentos, pero como podemos ver, llevar una alimentación adecuada es lo principal para obtener el alivio.

¿En qué consiste el tratamiento natural del colon irritable?

El tratamiento natural del colon irritable consiste en la aplicación de las pautas dietéticas del médico; es decir, en evitar comer ciertas cuestiones para poder lograr una recuperación.

Chocolate

Derivado de la semilla seca del cacao, el chocolate tiene como propiedad estimular tanto el sistema nervioso como el sistema digestivo que, en el caso del padecimiento de colitis, produce cólicos y diarrea. Por tanto, si quieres mejorarte, deberás evitar consumir chocolate (negro, con leche, o en cualquier otra presentación) mientras tanto.

Grasas

Todas las frituras y muchos productos ultraprocesados entran directamente en la categoría de grasas que debes evitar, así como también los snacks de bolsa.

Por otra parte, ten en cuenta que productos lácteos como la leche, también tienen un porcentaje de grasa. Además, es de difícil absorción para las paredes del intestino.

Evita esos atracones de patatas fritas, el pollo frito, las chips, pero también los batidos con leche y afines. En su lugar, opta por las preparaciones al vapor o al horno y dale una oportunidad a las leches vegetales.

Comida con grasas trans y colon irritable.
Las grasas trans, al contrario que otros nutrientes, son estimulantes de las anormalidades celulares.

Granos y leguminosas

Este grupo comprende el frijol, alverja, blanquillos, lentejas y garbanzos. Tienen alto contenido en hierro y fibra insoluble. Por lo tanto, se convierten en alimentos no tolerables para los pacientes con colon irritable. Por eso, les ocasionan estreñimiento y cólicos.

Frutas cítricas

Por ejemplo, el limón, la naranja y la mandarina causan molestias a los pacientes con colon irritable. No obstante, no las produce en la misma proporción que otros alimento. Se recomienda evitar su consumo para mayor seguridad, o bien hacer un consumo puntual, según las pautas del médico.

Plátano

El plátano verde rico en potasio e hidratos de carbono es uno más de los alimentos que están en contra del buen funcionamiento del colon. De hecho, puede ocasionar estreñimiento. Además, produce dificultad a la hora de evacuar y, a veces, sangrado.

Lácteos

Los lácteos y el colon irritable.
Estos son alimentos muy variados.

Uno de los principales enemigos del sistema digestivo de aquellas personas que padecen colon irritable. Por su alto contenido en lactosa, se hace difícil de digerir para estos pacientes.

Alimentos conservados

Al hablar de conservantes, debemos mencionar a los alimentos ultraprocesados, enlatados y jugos envasados. De hecho, para que no caduquen, contienen una gran cantidad de sustancias añadidas, no solo conservantes. Y estos se convierten en un enemigo para el colon irritable.

Alcohol

Las bebidas alcohólicas que se convierten en un verdadero enemigo del colon irritable. Por desgracia, son un irritante gastrointestinal. Por eso se sugiere a las personas que padecen este síndrome no ingerir bebidas como vino, cerveza, ron, whisky y similares. De hecho, pueden agravar la sintomatología de su enfermedad.

Bebidas gaseosas

Las bebidas gasificadas forman parte de los alimentos no recomendados. Pueden provocar inflamación estomacal por el alto grado de gases. Por lo tanto, los pacientes deben evitarlas.

Cafeína

Dentro de este grupo no solo hablamos del café sino de las bebidas energéticas. Estas contienen altos porcentajes de cafeína que no proporciona ningún valor nutritivo para el organismo. Por lo general, estas bebidas causan estreñimiento y pérdida rápida de agua.

El colon irritable y la cafeína.
La cafeína podría empeorar los síntomas.

Para tener en cuenta…

Si bien la lista se torna un poco extensa y nos puede llevar a pensar algo como que “todo es malo para los pacientes que se les ha diagnosticado colon irritable”, no hay que quedarse en este planteamiento tan negativo.

Lo ideal sería tomarse el tiempo de recuperación como un periodo para empezar a tomar conciencia sobre la importancia de adoptar una dieta saludable, no solo para obtener una mejoría, sino para mantener una buena calidad de vida.

Aprender a comer sano implica también investigar sobre otras formas de preparación de los alimentos, aparte de la fritura, para evitar caer una y otra vez en los mismos problemas digestivos.

Te podría interesar...
Cuáles son los motivos por los que debemos empezar una dieta saludable
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Cuáles son los motivos por los que debemos empezar una dieta saludable

¿Conoces los beneficios que tiene para tu cuerpo empezar una dieta? Aquí te los explicamos. También sabrás qué necesitas en este proceso.



  • Burriel, JI García, A. Pereda Pérez, and Sociedad Española de Gastroenterología. “Trastornos intestinales funcionales (equivalentes del colon irritable).” Anales de Pediatría. Vol. 57. No. 3. Elsevier Doyma, 2002.
  • Rodríguez Magallán, Alfredo, et al. “Tratamiento del colon irritable con lidamidina y psicoterapia de apoyo.” Rev Gastroenterol Mex 62.1 (1997): 7-13.
  • Schmulson, M. “Síndrome de colon irritable:¿ Hay una terapéutica eficaz.” Valdovinos M, Milke P, Uscanga L. Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Basadas en Evidencias. México: Masson (2002).