¿Se debe utilizar protector solar en el cabello?

La fibra capilar es una de las partes del cabello que más sufre al estar expuesta al sol durante varias horas. ¿Cómo podrías cuidarla para evitar daños a largo plazo?
¿Se debe utilizar protector solar en el cabello?
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina el 26 septiembre, 2021.

Escrito por Alejandra Maria Gonzalez Bonilla, 26 septiembre, 2021

Última actualización: 26 septiembre, 2021

El pelo y la piel son regiones del cuerpo que están expuestas a los rayos del sol. Sin embargo, el uso de protector solar en el cabello suele pasar desapercibido.

En este sentido, es necesario entender que el cuero cabelludo también es piel. Por lo tanto, sufre los efectos de los rayos ultravioleta (UV).

Y aunque el protector solar de cabello es clave para contrarrestar los efectos de la exposición excesiva, no se debe subestimar el poder que tiene este producto para enfrentar las consecuencias de estar en contacto con el agua salada o el cloro. Así que antes de planear el verano, piensa cómo proteger tu pelo.

¿Qué hace el protector solar por el cabello?

Los protectores solares son un tipo de producto que se puede adquirir en gel, aerosol, crema o aceite. Tienen unas moléculas especiales que actúan como filtro de los rayos UV.

Estas crean una barrera para proteger el cabello y el cuero cabelludo. Evitan que se generen daños de color, rotura capilar e incluso disminuyen la probabilidad de cáncer en la piel.

Cabe destacar que es necesario buscar un protector solar que sea absorbido por el cabello. En especial, que no sea muy espeso. Asimismo, algunos de estos productos tiene alcohol, razón por la que se recomienda buscar ingredientes con algún extracto botánico, como aloe vera, aceite de coco o de argán.



Pasos para aplicar el protector solar

  1. Se debe agitar el producto para mezclar todos sus ingredientes. Cabe destacar que es similar a un champú o acondicionador en seco.
  2. Pulverizar a unos cuantos centímetros del cabello e ir desde la raíz hasta las puntas.
  3.  Para personas con el cabello largo y abundante se recomienda dividirlo en secciones, para luego aplicar el protector solar a cada una de ellas.
  4. El cabello debe estar húmedo o seco. Sin embargo, si se viaja a la playa o la piscina se puede llevar este producto consigo y pulverizar cada cierto tiempo.
Efectos del sol en el cuero cabelludo.
La luz solar daña el cabello. La exposición que se prolonga sin protección deriva en problemas en la melena.

Daños que ocasiona el sol en el cabello

Si las vacaciones y el verano están cerca, lo mejor será incorporar el protector solar. El cabello, al estar expuesto largos periodos al sol, puede sufrir algunas consecuencias.

Decoloración

El cabello teñido es uno de los más susceptibles a recibir daños en su fibra capilar. Esto se debe a que ya ha pasado por un proceso químico, lo que hace que se encuentre mucho más débil.

El cabello rubio, al estar decolorado y tener menos melanina, se debilita más fácilmente que uno castaño. En especial, al entrar en contacto con el agua salada.

Además, la radiación UV de tipo A altera los pigmentos del color. Asimismo, los agentes desinfectantes como el cloro tienden a dar un color verdoso a los cabellos rubios.

Sequedad

Los cristales de sal del agua del mar se comportan como espejos que reciben los rayos UV. Esto conduce a que el cabello se queme. Por esta razón, es recomendable darse una ducha de agua dulce o llevar un poco en un recipiente para aplicarla luego de salir del mar.

Daño estructural

Al dejar el cabello expuesto a los rayos UV de tipo B, los enlaces que unen las fibras de queratina se ven atacados por los radicales libres. Esto conlleva a falta de brillo, aparición de puntas abiertas y un aspecto quebradizo.

Ideas para cuidar el cabello del sol

Aunque el protector solar es un producto que brinda grandes beneficios, para que su efecto se potencialice puede ir acompañado de otras acciones. ¡Descúbrelas y aplícalas!

Tener hidratación extra

Proteger la calidad del cabello es una tarea que no se debe dejar pasar en el verano. Lo primero es usar champú y acondicionadores con antioxidantes.

Luego, se puede aplicar una mascarilla capilar y terminar con aceites hidratantes, como el de árbol de té. Esto es con el objetivo de que se pueda mantener la cutícula cerrada.

Dieta con antioxidantes

Incluir una dieta basada en alimentos como los arándanos, las uvas, el brócoli y las espinacas, además de vitaminas C y E, resulta una forma práctica de neutralizar radicales libres. Es decir, bloquear las moléculas que afectan la salud del cabello.

Proteger la cabeza

Cubrir el cabello con un pañuelo o sombrero es una táctica útil para protegerlo del sol. Aun así, se debe dejar respirar el pelo cada cierto tiempo para que no haya acumulación de sudor.

Sombrero para cuidar del daño capilar.
Los sombreros contribuyen a reducir la exposición, pero es importante quitarlos cada tanto para que la melena tome oxígeno.

Para finalizar, hay que comprender que, a diferencia de los productos solares para la piel, los del cabello provienen de un campo de investigación más nuevo. No cabe duda de que hay que aplicar cuidados extra en casa tras una visita a la playa o la piscina.

Además, el corte de cabello es uno de los procesos que beneficia la salud del pelo luego de la exposición solar. Por lo que es una actividad que vale incluirla en la lista.

Te podría interesar...
¿Qué es un protector térmico para el cabello y cuándo usarlo?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Qué es un protector térmico para el cabello y cuándo usarlo?

El protector térmico para el cabello funciona como un escudo ante herramientas de calor (el secador, la plancha y la rizadora).



  • M. Teresa Alcalde. Glosario de protección solar, sustancias y términos comunes. Centro de tecnología capilar [Internet] 2008 [consultado septiembre 2021]; volumen (27): páginas 1-6. Disponible en:https://glicerinaonline.com/site_files/wp-content/uploads/2016/10/solares-naturales.pdf
  • Avello, Marcia, and Mario Suwalsky. "Radicales libres, antioxidantes naturales y mecanismos de protección." Atenea (Concepción) 494 (2006): 161-172.