15 zonas erógenas del hombre

Las zonas erógenas del hombre son mucho más sensibles de lo que pensamos, por lo que debemos estimularlas con cuidado y suavidad para lograr el efecto deseado
15 zonas erógenas del hombre
Mariel Mendoza

Revisado y aprobado por la médica Mariel Mendoza.

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 23 noviembre, 2022

Las zonas erógenas del hombre incluyen desde la boca y los labios, pasando por el cuello, la entrepierna, hasta el escroto; sin olvidarnos del punto G masculino.

Algunas de estas áreas de placer son distintas de las de las mujeres, debido a que los órganos reproductores y otras partes del cuerpo difieren. Sin embargo, es posible que te sorprenda descubrir que no todo se limita a estimular el pene.

Acércate a las zonas erógenas masculinas, esos maravillosos lugares de placer que te podrías estar perdiendo.

¿Qué son zonas erógenas?

La piel es por lo general bastante sensible a los estímulos del exterior, tanto en lo que se refiere a cambios de temperatura, como a texturas y otras sensaciones. De hecho, en algunas investigaciones se afirma que la estimulación de casi cualquier zona del cuerpo puede desencadenar la excitación sexual.

No obstante, hay puntos donde se concentran más terminaciones nerviosas. Incluso, más allá de la sensibilidad táctil, en la ubicación de las zonas erógenas pueden intervenir otros factores de muy diversa índole, tanto culturales como personales, de acuerdo con los atributos o atractivos percibidos.

Ahora bien, dado que las maneras de llegar al orgasmo pueden ser diversas, también es importante, además del coito, la estimulación de estas zonas erógenas, de manera de contribuir con el mayor placer de la pareja.

En el caso del hombre, tradicionalmente se ha asociado el disfrute con el pene, ya sea practicando la penetración o a través del sexo oral. Sin embargo, hoy día se sabe que es posible buscar y encontrar placer en otras partes, es decir, en las zonas erógenas masculinas.

¿Cuáles son las zonas erógenas del hombre?

En algunos casos los puntos sensibles del hombre pueden coincidir con las zonas erógenas de la mujer; pero en otras no, ya que hay partes que son definitivamente distintas. Veamos.

1. Orejas

En las orejas hay bastantes terminaciones. De hecho, es uno de los puntos estimulados en la acupuntura y, de manera particular, en la llamada auriculoterapia.

Desde el punto de vista de la estimulación sexual, a muchos hombres les encanta cuando les tocan las orejas. Y aunque a menudo esta es un área olvidada, puede ayudar a calmarlo o emocionarlo, según sea el caso.

  • Simplemente coloca tu pulgar e índice en el lugar donde el lóbulo de su oreja se conecta con el tejido cerca de su cara.
  • Entonces, tira hacia abajo suavemente y deja que tus dedos se deslicen para que puedas comenzar de nuevo.
  • Cúbrelo con palabras sensuales y lame los lóbulos de sus orejas para excitarlo.

Ya sea que uses los dedos, los labios o los dientes, sé suave y sin duda obtendrás un resultado satisfactorio.

2. Labios

La cuestión de los besos es que nunca debes darlo por hecho, sino saborear cada momento. Es la pasión transmitida lo que le excita y pone de humor para una noche de sexo salvaje. Y si quieres más placer, roza la punta de tu lengua con la de él.

3. Nuca y cuello

Usar una pluma, los dedos o cualquier toque suave en el cuello o en el área de la clavícula puede aumentar su excitación.

  • Estimula dos áreas a la vez. Por ejemplo, frotando ligeramente su cuello o mordisqueando un lóbulo de la oreja, mientras también deslizas las manos hacia el sur.
  • Piensa creativamente sobre la combinación. A algunos hombres les encanta cuando pasas suavemente las uñas justo debajo de la línea del cabello.
  • Y si está un poco tenso, un masaje en el cuello puede ayudarlo a relajarse, aplicando un poco de digitopuntura para reducir síntomas de estrés.

4. Abdominales bajos

El área del abdomen entre el ombligo y la pelvis es una zona divertida para tentarlo. Comienza con su ombligo y mueve las manos hacia el sur. A medida que la sangre fluya hacia la pelvis y se acumule la tensión sexual, él tendrá más deseos de que llegues a su pene.

Por otra parte, si te animas a pasar de los genitales a otras áreas y luego volver a los abdominales bajos, generarás tensión sexual en todo el cuerpo, lo cual mantendrá ardiendo la pasión. Recuerda que los juegos preliminares son los que hacen que el sexo sea una aventura.



5. Muslos internos

Otra de las zonas erógenas del hombre son los músculos de la cara interna del muslo, en el llamado trígono femoral. Piensa en estos músculos como el “envoltorio del regalo”. Tocar en esta zona puede ponerlo de buen humor.

  • Mueve lentamente las puntas de los dedos hacia arriba y hacia abajo por la cara interna de los muslos.
  • Sigue el contorno de la grieta de su muslo, sensualmente, moviendo tu índice y dedo medio hacia arriba y abajo de este punto caliente.
  • Propina unos pocos golpes suaves, antes de presionar la palma de tu mano en la parte superior del muslo, para comenzar de nuevo con tus dedos.

6. Pecho

Aunque tal vez en los hombres no sea tan sensible el pecho, como lo es en las mujeres, algunos sienten mucho placer cuando les tocan o incluso chupan los pezones.

De acuerdo con las investigaciones, más del 50 % de los hombres informa que la estimulación de los pezones provoca o aumenta su excitación sexual. Así que ya lo sabes. Puedes colocarte un cubito de hielo en la boca; ¡seguro gritará de sorpresa!

7. Espalda

La espalda es una gran zona erógena, tan amplia como sensible. Acarícialo suavemente, dejando recorrer tus manos desde la altura de los hombros, hasta llegar a la cintura.

8. Sacro

El sacro es ese pequeño triángulo al final de su médula espinal, justo sobre el trasero. Intenta acariciarlo o pasa tus dedos o uñas sobre él. Lo tomarás por sorpresa y apreciará la espontaneidad.

9. Glúteos

Los glúteos o nalgas también son bastante sensibles a la estimulación. Acarícialo, si está de acuerdo; y si no, puedes darle un par de nalgadas, pellizcarlo y hacer otras travesuras.

10. Pies

Los pies siempre han sido objeto de un particular fetichismo, dándoles connotación sexual. Y es que los mismos tienen muchas terminaciones nerviosas, y por eso puede resultar excitante el estimularlos.

Así que cuando tu hombre regrese cansado del trabajo, lo ayudarás a relajarse mucho quitándole los zapatos y dándole un masaje. Atrévete a acariciarlos, ¡y hasta besarlos!

11. Pene

Hombre con erección.

El pene es conocido por ser la zona erógena masculina más sensible. Sin embargo, no es sólo uno, sino que son cuatro los lugares que puedes estimular. Asimismo, cada una de estas áreas necesita un tipo diferente de estimulación para obtener lo mejor de ellas:

  • La cabeza responde mejor a la fricción, a la succión y al calor.
  • El eje, especialmente el lado inferior, reacciona ante la caricia y la fricción.
  • El rafe, que se encuentra justo debajo de la cabeza en la parte inferior. Es increíblemente sensible para los hombres, y puede ser muy excitante que lo toques con la punta de la lengua.
  • La base es la parte menos sensible del pene, por lo que se necesita un poco de presión en lugar de golpes ligeros.

Eso sí, debes ser firme al estimular, pero también hacerlo con suavidad, para evitar que haya alguna lesión en el pene.

12. Escroto

Muchas mujeres tienen la idea errónea de que los testículos son puntos calientes para los hombres; pero la verdad es que no son los testículos, sino el escroto: el tejido que los rodea.

De hecho, si te enfocas en los testículos, puede ser bastante doloroso para él. Eso significa que es crucial manejar esta zona suavemente. Para mayor placer, ve a lo largo de la línea que corre por el centro.



13. Perineo

El perineo es el área entre su escroto y la abertura anal, que está en el extremo opuesto de su próstata. Esto significa que cuando lo masajeas suavemente, puedes estimular indirectamente el punto G.

Sin embargo, ten cuidado, tu hombre también podría estar en contra de cruzar esa línea; así que procede lentamente y lee sus reacciones. Mejor aún, pregúntale si le gusta y si quiere ir más allá.

14. Punto G en el hombre

El punto G en el hombre es la próstata, una glándula ubicada detrás de los testículos. Estimular este órgano puede hacer que el orgasmo sea mucho más poderoso.

No obstante, a pesar de ser una de las zonas erógenas del hombre, debido a que está en el interior, no es fácil de alcanzar. Según un estudio de  2018, hay varias formas de estimularlo. La más efectiva sería introduciendo un dedo a través de la abertura anal.

Tal vez no muchos estarían muy de acuerdo con esta forma de estimulación, por lo que debes hablar con él de antemano, a ver si acepta. Y en caso de ser positivo, tomar las previsiones del caso, lo que incluye prácticas de lubricación e higiene, propias del sexo anal.

15. La mente

Sexo sin penetración, ¿es posible?

Aunque no lo creas, el cerebro y la mente también son poderosas zonas erógenas en el hombre. Por ende, no debes dejarlos de lado a la hora de tener un encuentro sexual.

Susurra algo sexy o atrevido en su oído, esto lo estimulará tanto en lo físico como en lo mental y ayudará a subir la temperatura en la cama. Habla, dile lo mucho que te gusta, cuéntale tus fantasías. ¡Y ya verás lo que sucede!

Disfruta y estimula las zonas erógenas de tu hombre

Siempre es más sexy cuando sabes que estás volviendo loco de placer a tu pareja. Descubre cómo presionar los botones en estas zonas erógenas del hombre no tan obvias.

Si se estimulan correctamente, los orgasmos serán más poderosos y por ende, la vida sexual será mejor que nunca, ya que el orgasmo es el alivio de la tensión sexual.

Esto se puede hacer mediante un aumento y variación gradual del tacto y la presión en los diversos puntos de pasión. Por ende, lamer, morder y luego agregar sensaciones de calor o frío al chupar un cubo de hielo o beber té caliente resultan muy estimulantes. ¡Que lo disfruten!

Te podría interesar...

8 posiciones sexuales más excitantes y placenteras
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
8 posiciones sexuales más excitantes y placenteras

Al tener sexo, ya sea con tu pareja estable o de manera casual, lo importante es conocer qué posiciones sexuales brindan más diversión y placer.



  • Boscán Leal A. Propuestas críticas para una concepción no tradicional de la masculinidad. Opción. 2006; 22(51): 26-49.
  • Buarque de Gusmão L, Alves Guimarães V, Medeiros Diégues J. Femoral trigon: what is the real medial limit? Int. J. Morphol.  2004;  22(2): 119-120.
  • Bueno Filho A. A próstata e sua interferencia na sexualidade masculina. Revista Brasileira de Sexualidade Humana. 2003: 75-79- https://www.rbsh.org.br/revista_sbrash/article/download/536/485
  • Levin, R.J. (2018), Prostate-induced orgasms: A concise review illustrated with a highly relevant case study. Clin. Anat., 31: 81-85.
  • Luján Bargas M. El sexo en el cerebro. Una mirada a través del prisma de las preconcepciones de género. Revista Colombiana de Filosofía de la Ciencia. 2015; 15(31): 105-128.
  • Nummenmaa L, Suvilehto J, Glerean E, et al. Topography of Human Erogenous Zones. Arch Sex Behav. 2016; 45; 1207–1216. https://doi.org/10.1007/s10508-016-0745-z
  • Younis I, Fattah M, Maamoun M. Female hot spots: extragenital erogenous zones. Human Andrology. 2016; 6(1): 20-26. DOI: https://doi.org/10.1097/01.XHA.0000481142.54302.08
  • Gaglio P. La digitopuntura autoadministrada podría reducir los síntomas relacionados con el stress en cuidadores de familiares mayores. Evidencia, Actualizacion En La práctica Ambulatoria. 2021; 24(1), e002081. https://doi.org/10.51987/evidencia.v24i1.6908
  • Casco S, Soto-Vega E, Arroyo C. Lesiones de pene: reporte de 4 casos, Revista Mexicana de Urología. 2016; 76(6): 378-382.
  • Duby Z, Hartmann M, Montgomery E, et al. Condoms, Lubricants and Rectal Cleansing: Practices Associated with Heterosexual Penile-Anal Intercourse Amongst Participants in an HIV Prevention Trial in South Africa, Uganda and Zimbabwe. AIDS Behav. 2016; 20: 754–762. https://doi.org/10.1007/s10461-015-1120-0
  • Nummenmaa L, Suvilehto J, Glerean E et al. Topography of Human Erogenous Zones. Arch Sex Behav. 2016; 45: 1207–1216.
  • Rabischong P, Terral C. Scientific Basis of Auriculotherapy: State of the Art. Medical Acupuncture. 2014; 84-96. http://doi.org/10.1089/acu.2014.1038
  • Levin R, Meston C. Nipple/breast stimulation and sexual arousal in young men and women. The journal of sexual medicine. 2006; 3(3): 450-454.
  • Cano Posada J. Sobre la génesis del fetichismo (1909): Sigmund Freud – Otto Rank. Revista Affectio Societatis. 2014; 11(21): 15-167.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.