Estimular el punto G en el hombre: lo que debes saber

Estimular el punto G en el hombre puede desencadenar sensaciones y orgasmos inigualables. Pero es necesario hacer a un lado los prejuicios, para empezar a disfrutarlo.
Estimular el punto G en el hombre: lo que debes saber

Última actualización: 17 enero, 2023

En los últimos años, parece haber un cambio en la manera de comunicar la sexualidad. De hecho, se está tratando de forma más abierta. Sin embargo, aún existen muchos tabúes y mitos en lo relacionado con estimular el punto G en el hombre, también llamado punto H o punto P.

El machismo, imperante en la sociedad desde hace siglos, ha impedido que los hombres descubran el placer que se genera en esta zona. El miedo a perder la “masculinidad” o el considerar el acto como algo “antihigiénico” continúan siendo un obstáculo para su disfrute.

Incluso, muchos aún dudan de la existencia de esta región erógena y se niegan a pensar que pueda estimularse en pareja, sin que eso sea sinónimo de desviar su sexualidad. No obstante, algunos hacen a un lado los prejuicios y se interesan en el tema.

¿Qué debemos saber sobre estimular el punto G en el hombre? ¿Cómo hacerlo para una experiencia satisfactoria? Sabemos que tanto ellos como ellas desean resolver estos interrogantes, de allí que a continuación compartamos en detalle los aspectos más importantes.

¿Existe el punto G en el hombre?

Algunas personas son escépticas con respecto a la existencia del punto G en el hombre, también llamado punto H o punto P (para diferenciarlo de la mujer). En tanto que otras lo asocian con la glándula prostática o próstata.

La próstata es un órgano en forma de nuez, que forma parte del sistema reproductor masculino. Su función principal es ayudar a producir semen y se encuentra debajo de la vejiga, casi en frente del recto.

Hombre en la cama esperando.
Con unos cuantos juegos preliminares y un poco de estimulación visual, un hombre puede lograr un placentero orgasmo.

Por otra parte, esta glándula tiende a crecer con la edad y puede sufrir varios problemas de salud, como la prostatitis, la próstata agrandada e, incluso, cáncer. La exploración del punto G en el hombre podría ayudar a detectar anormalidades; en este sentido, se considera una medida preventiva.

Punto G en el hombre: ¿dónde está ubicado?

Aparte de las funciones reproductivas, antes mencionadas, el punto H o punto P también es una zona erógena, la cual puede ser estimulada para producir placer.

Pero, para poder disfrutar de la plenitud sexual en pareja es conveniente que sepas, previamente, en qué región se ubica el punto G en el hombre. Por obvias razones, hay grandes diferencias anatómicas si lo comparamos con el de la mujer.

De manera concreta, el punto G masculino está ubicado en el interior del recto, a unos 5 centímetros del orificio de entrada y en la pared que da hacia el frente. Es una zona en la que existen muchas terminaciones nerviosas; por lo tanto, es muy sensible.



¿Cómo estimular el punto G en el hombre?

El tema de la estimulación del punto G en el hombre puede causar muchas dudas. Mientras que algunas mujeres temen que sus parejas se nieguen a explorar esta zona, otras sienten temor de causar daño por la falta de experiencia.

Pues bien, en primer lugar, lo ideal sería hablar con confianza, ya que es necesario que ambos estén de acuerdo para hacerlo. Como mujeres, es importante hacerles saber que la situación es completamente normal y que no afecta la masculinidad.

Por supuesto, lo mejor es respetar las decisiones sexuales del otro, pues de nada sirve forzar la situación. Y si él decide que quiere ser estimulado en el punto G, es bueno saber cómo lograr esto.

Primer paso: encontrar el punto G en tu hombre

Se puede acceder al punto G través del ano. Una vez se atraviesa el esfínter, se llega al recto. En esta zona, a unos pocos centímetros de profundidad, es posible palpar un abultamiento: la próstata.

Se debe introducir el dedo con suavidad. Si no está acostumbrado, prueba primero el más pequeño (meñique), luego el más grande (medio). Vas a sentir como una pequeña “nuez”, con una textura un poco rugosa.

Consejo

  • Puedes estimular el punto G del hombre moviendo con cuidado el dedo y trata de imitar el gesto de “ven acá”. Frota a diferentes ritmos hasta que encuentres el más excitante para él.

Lubricante

Los hombres, como las mujeres, tienen la necesidad de relajar el esfínter anal para facilitar la penetración. Por este motivo, antes de introducir el dedo, es esencial lubricar bien con un producto adecuado. Los lubricantes se usan mejorar el placer y reducir el dolor durante el acto sexual.

Consejo

  • Mueve el dedo alrededor de su ano y aplícale el lubricante con un masaje suave para lograr una mayor excitación.

Sexo oral

Pareja teniendo sexo.

La práctica de sexo oral antes de llegar al punto G en el hombre es una buena forma de ponerlo en un estado de relajación y tranquilidad. Así, mientras él disfruta del placer generado adelante, ella puede empezar a tocar con cuidado la parte de atrás.

Consejo

  • Trata de masajear con cuidado el perineo, es decir, la parte de la piel que hay entre el ano y los testículos. Esta zona es muy sensible y puede preparar a tu pareja antes de estimular el punto G.


Juguetes sexuales

Hay muchos juguetes sexuales que pueden ayudar a mejorar la experiencia al estimular el punto G en el hombre, haciendo que los orgasmos sean más placenteros y se tenga una mayor eyaculación. Lo ideal es empezar a incorporarlos luego, cuando él se sienta más cómodo y preparado.

Algunas opciones divertidas son:

  • Esferas anales.
  • Tapones anales.
  • Estimulador anal.
  • Masajeadores de próstata.

Otras zonas erógenas en el hombre

Hay otras zonas erógenas, que también puedes estimular, ya sea antes, durante o después de llegar al punto G en el hombre. Estas son:

  • Boca y labios: puedes rozarlos con la tuya, pasar los dedos, introducirlos para que los chupe.
  • Pene: toda una zona sensible, principalmente en la cabeza o glande, así como el prepucio (cuando no está circuncidado).
  • Escroto: es esa bolsa de piel que rodea los testículos, es muy sensible, si la rozas suavemente.
  • Entrepierna: puedes acariciar, acercándote a su miembro, y luego alejarte un poco.
  • Cuello: además de besarlo y pasar la lengua, puedes jugar con un poco de hielo y ver cómo se eriza.

A disfrutar del punto G del hombre

Salvo en los casos en los que a la persona se le ha practicado una prostatectomía radical, siempre es posible disfrutar estimulando el punto G en el hombre. Pero recuerda que para ellos también es importante consultarles si se sienten cómodos o si algo no les agrada.

Por esto, una vez te adentres en esta zona erógena, es bueno preguntarle “¿aquí te gusta?” o “¿cómo te sientes?”. Los gemidos de felicidad y sus expresiones pueden servir como indicador. ¡Que lo disfruten!

Te podría interesar...
El punto G femenino: qué es y dónde está ubicado
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
El punto G femenino: qué es y dónde está ubicado

Muchas cosas se han dicho sobre el punto G femenino. ¿Sabes qué es y dónde está ubicado? Hoy te aclaramos las dudas sobre esta fuente de placer.




Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.