12 tratamientos naturales para la vejiga hiperactiva

La vejiga hiperactiva es una enfermedad que se puede presentar por diversos motivos, como sobrepeso que debilitar la elasticidad de los músculos. Sin embargo, hay remedios naturales para combatir esto. Sigue leyendo y te contamos cuáles son.
12 tratamientos naturales para la vejiga hiperactiva

Escrito por Ekhiñe Graell

Última actualización: 22 octubre, 2022

Hay diversos tratamientos naturales para la vejiga hiperactiva. Los mismos se consideran una necesidad, puesto que esta condición podría causar situaciones muy embarazosas. Por ejemplo, puede producirse una fuga con tan sólo un estornudo, risa, o un movimiento brusco.

Además, se suele presentar necesidad urgente y repentina de miccionar, así como pérdida de orina después de haber ido al baño. Y ambas son difíciles de controlar. Si tienes problemas con este tipo de emergencia, te interesará conocer algunos tratamientos naturales para la vejiga hiperactiva.

Vejiga hiperactiva: causas, síntomas y consecuencias

La vejiga hiperactiva es un padecimiento que se produce cuando los músculos de la zona comienzan a debilitarse, contrayéndose involuntariamente. Esto a su vez genera una necesidad urgente de ir al baño, aun cuando sea poca la cantidad de orina.

Una persona con vejiga hiperactiva puede orinar unas diez veces a lo largo del día. Además de esa necesidad, se pueden presentar otras situaciones, tales como pérdida involuntaria de orina después de ir al baño y necesidad de levantarse varias veces en la noche por esta causa (nicturia).

Si bien no ocurre en todos los casos, es posible que quienes sufren de vejiga hiperactiva también tengan episodios de enuresis. Y aunque muchas veces despiertan y van al baño en la noche, esto puede afectar el descanso y la calidad de vida en general.

En cuanto a las causas de la vejiga hiperactiva, no siempre el origen es conocido. Sin embargo, puede estar asociada con otras afecciones y diversos factores, tales como:

  • Trastornos neurológicos
  • Diabetes
  • Infecciones urinarias
  • Cambios hormonales
  • Tumores o cálculos en la vejiga
  • Agrandamiento de la próstata
  • Reacción a medicamentos
  • Exceso de cafeína o alcohol

Diagnóstico y tratamiento

Hay una diferencia entre ir seguido al baño cuando hace frío o tener una vejiga hiperactiva. Pero el médico es quien determinará si se trata de una enfermedad.

En tal sentido, verificará, en primer lugar, si hay síntomas de infección, haciendo reconocimiento físico y conociendo los antecedentes del paciente. Además, recomendará o realizará algunos exámenes, tales como:

  • Examen rectal;
  • Examen pélvico (para las mujeres);
  • Análisis de muestras de orina;
  • Exámenes neurológicos;
  • Estudios para evaluar flujo, presión y cantidad de orina que queda en la vejiga.

Debido a que las causas de la vejiga hiperactiva pueden ser variadas, es posible que el tratamiento involucre una combinación de diversas estrategias. Entre estas se tienen los ejercicios para fortalecer y aprender a controlar los músculos del suelo pélvico.

Además, se recomiendan terapias de biorretroalimentación, entrenamiento de la vejiga, cateterismo intermitente, inyecciones de bótox, estimulación nerviosa de la vejiga o estimulación percutánea del nervio tibial, entre otros.

En cuanto a los medicamentos, en el caso de las mujeres postmenopáusicas, se recomiendan estrógenos para fortalecer los músculos del área vaginal y los relacionados con la uretra.

Hay otros medicamentos que se usan para relajar la vejiga y que pueden ser útiles para aliviar algunos de los síntomas, reduciendo los episodios de incontinencia. Entre los mismos se tiene: tolterodina, oxibutinina, solifenacina, darifenacina, fesoterodina.

Por último, la cirugía se considera una opción recomendada solo en casos de pacientes que no respondan a otros tratamientos y que presenten síntomas graves.

El procedimiento puede apuntar a: aumentar la capacidad de la vejiga, mediante injertos; extracción de la vejiga, construyendo una de reemplazo, o haciendo un estoma para colocar bolsa recolectora.

12 tratamientos naturales para la vejiga hiperactiva

Aparte de estos tratamientos, también hay remedios naturales para combatir la vejiga hiperactiva, que se pueden usar como complemento, si el médico así lo autoriza. A continuación te contamos.

1. Seguimiento de la ingesta de líquidos

Esto es similar a un diario de los alimentos que consumes cuando estás a dieta. Sin embargo, en este caso hay que tener en cuenta la cantidad de líquido consumido a lo largo del día.

Así también se puede controlar cuándo bebes (es decir, antes de acostarte, en el desayuno etc.), y bebidas que te dan problemas (por ejemplo, café o soda).

2. Gosha-jinki-gan

Este es un remedio proveniente de Japón, hecho a base de hierbas. El Gosha-jinki-gan propicia la reducción de la frecuencia urinaria, contracciones de la vejiga y la micción nocturna tanto en hombres como en mujeres.

3. Entrenamiento de la vejiga

El entrenamiento es el tratamiento más recomendado para la vejiga hiperactiva. Es decir, se trata de entrenar tu vejiga para ir al baño después de periodos de tiempo más largos.

4. Planta buchu

Este remedio hecho a base de plantas; es de Sudáfrica y suele ser muy útil para las infecciones de vejiga y riñón. Además, tiene propiedades antiinflamatorias, antibacterianas y diuréticas que limpian el sistema urinario.

5. Almohadillas absorbentes

Puedes usar este tipo de almohadillas hasta que aprendas a controlar la urgencia. Incluso se ponen debajo de la ropa para atrapar y esconder pérdidas accidentales.

6. Palmito salvaje

Para la vejiga hiperactiva

El palmito salvaje (Serenoa repens) tiene propiedades antiiflamatorias relacionadas con la urgencia urinaria, especialmente en el caso de los hombres.

7. Ejercicios del suelo pélvico o Kegel

Sirven para fortalecer los músculos que controlan la micción y su flujo. Son sencillos y pueden hacerlos personas de cualquier edad. Aunque se recomiendan mucho para adultos mayores y para las mujeres en el postparto. Los ejercicios de Kegel han demostrado ser eficientes para el manejo la incontinencia urinaria, según los estudios.

8. Vitamina C

La vitamina C es recomendada debido a su capacidad para combatir el estrés oxidativo. Además, contribuye con la formación de colágeno y se ha encontrado que la calidad de colágeno incide en la incontinencia urinaria.

9. La pérdida de peso

Tener sobrepeso es malo para las articulaciones ya que estas deben llevar peso en exceso y por tanto, provocar incontinencia urinaria. Por tanto, perder peso ayuda a disminuir estas afecciones.

10. Ganoderma lucidum

Es conocido como hongo lingzhi y es muy apreciado en Asia por sus propiedades medicinales, en el tratamiento de diversas dolencias y enfermedades.

Su extracto fue usado en un estudio aleatorizado para tratar síntomas prostáticos y del tracto urinario. De acuerdo con lo observado, los cambios en la puntuación internacional de síntomas prostáticos (IPSS) indican que el G. lucidum es efectivo.

11. Hachimi-jio-gan

Este es un compuesto usado en la medicina tradicional china, elaborado a base de ingredientes herbales; algunos de ellos también están presentes en la Gosha-jinki-gan.  Se han realizado estudios para comprobar la efectividad de Hachimi-jio-gan sobre la contracción del músculo de la vejiga.

En tal sentido, se considera que puede servir como alternativa terapéutica en pacientes con síntomas del tracto urinario inferior  y sensibilidad al frío, que no responden a diversos fármacos. Sin embargo, los resultados no han sido concluyentes.

12. Quercetina

La quercetina es un flavonoide que se encuentra en diversas plantas (cebollas, té verde) y otros alimentos, como el vino tinto. También hay suplementos. Se le considera un antiinflamatorio natural, vinculado a la reducción de la urgencia asociada con la vejiga hiperactiva.

Vejiga hiperactiva: un asunto de atención

Tener una vejiga hiperactiva es un tema del que nos debemos ocupar. Por una parte, está el hecho de que podemos a pasar por una situación embarazosa debido a la incotinencia.

Por otro lado, es conveniente consultar siempre a un especialista para determinar si hay alguna patología asociada y, en consecuencia, comenzar un tratamiento oportuno.

Te podría interesar...
Remedios naturales para combatir la inflamación abdominal
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Remedios naturales para combatir la inflamación abdominal

Combatir la inflamación abdominal es posible mejorando los hábitos de vida, siguiendo las instrucciones del médico y procurando evitar los excesos.



  • Grotto D. Lo mejor que puedes comer (Colección Vital): De la A a la Z, la guía nutricional definitiva para llenarte de energía, de salud. Penguin Random House Grupo Editorial México, 2014.
  • Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU. Perforación gastrointestinal, 2018. [Internet]. (Consultado el 23/10/2018). Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000235.htm
  • Grisolle A, Roig G. Tratado elemental y práctico de patología interna, Volumen 2. Universidad Complutense de Madrid, 2008.
  • Muñoz Gálligo E, García García A, Masero Casasola A, Muñoz Garrido F. Presente y futuro del tratamiento farmacológico de la vejiga hiperactiva. Suelo Pélvico. 2012; 8[3]: 64-69
  • Gutiérrez-González A, Álvarez-Tovar L, García-Sánchez D, Pérez-Ortega R, Guillen-Lozoya A. Eficiencia de los ejercicios de Kegel, evaluada con estudio urodinámico en pacientes con incontinencia urinaria. Revista Mexicana de Urología. 2019; 79(2): https://doi.org/10.48193/revistamexicanadeurologa.v79i2.480
  • Noguchi M, Kakuma T, Tomiyasu K. Randomized clinical trial of an ethanol extract of Ganoderma lucidum in men with lower urinary tract symptoms. Asian Journal of Andrology. 2008; 10: 777-785. https://doi.org/10.1111/j.1745-7262.2008.00361.x
  • Yagi H, Sato R, Nishio K, et al. Clinical efficacy and tolerability of two Japanese traditional herbal medicines, Hachimi-jio-gan and Gosha-jinki-gan, for lower urinary tract symptoms with cold sensitivity. Journal of Traditional and Complementary Medicine. 2015; 5(4): 258-261.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.