5 ejercicios fáciles para mejorar tu busto de forma natural

Carolina Betancourth·
12 Mayo, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila al
26 Mayo, 2020
Para fortalecer los músculos pectorales y conseguir reafirmar el busto, debes ser constante con la práctica de estos ejercicios localizados. Recuerda combinarlos con ejercicios que también trabajen otras zonas.

¿Quieres saber cómo mejorar tu busto de manera natural? Si este es un tema recurrente en tu cabeza, pero no quieres someterte a ningún procedimiento quirúrgico, ¡no te preocupes! A continuación te comentaremos cuáles son los ejercicios que te pueden ayudar a lograrlo.

Por supuesto, debes combinar su práctica con otros ejercicios que te ayuden a trabajar diferentes partes del cuerpo. ¿Cuál es la razón? Para obtener verdaderos beneficios debes cuidar todo tu cuerpo, no solo una parte en concreto. Sigue leyendo y no dudes en practicar las actividades que mencionamos a continuación.

¿Es posible reafirmar el busto?

Ante todo, hay que aclarar que no se trabaja las mamas como tal, sino los músculos pectorales. Esto es lo que permite “reafirmar” el busto, en cierta forma. Trabajar esta parte del cuerpo, mejorar la postura y utilizar un sujetador adecuado son hábitos que pueden ayudar en el proceso.

Por ello, muchas mujeres se han animado a dejar la cirugía como última opción y, en su lugar, realizar ejercicios localizados dentro de su rutina. Hay que tener en cuenta que para obtener resultados, es necesario tener paciencia y lo más importante: constancia.

5 ejercicios para mejorar tu busto

Como comentábamos anteriormente, los ejercicios para mejorar el busto de forma natural tienen como objetivo trabajar la zona pectoral. Intégralos con regularidad en tu rutina de entrenamiento y poco a poco podrás apreciar los resultados.

1. Lagartijas

Las populares lagartijas o flexiones de pecho son una actividad muy beneficiosa para fortalecer los músculos pectorales, que están ubicados debajo del tejido mamario. Trabajar esta zona podría hacer que el busto se vea más voluminoso.

También son idóneas para tonificar los brazos y combatir esa antiestética flacidez. Ten en cuenta que es un ejercicio que requiere resistencia física, por lo que al principio sentirás que te cuesta trabajo hacerlo. Pero ¡ánimo!, con constancia lo logarás.

Mujer haciendo lagartijas

¿Cómo realizarlas?

  • Apóyate en el suelo con los pies y las palmas de las manos justo debajo de los hombros.
  • Los brazos deben quedar estirados y paralelos entre sí.
  • Asegúrate de mantener la espalda derecha y flexiona los codos sin mover las manos de su posición.
  • Trata de llegar lo más abajo posible, sin que el pecho llegue a tocar el suelo.
  • Vuelve a la posición inicial y realiza 10 repeticiones en 3 series.

Ver también: 8 rutinas rápidas para decirle adiós a la flacidez en los brazos

2. Pies arriba

Al realizar este ejercicio vas a sentir que los músculos del pecho y los brazos se tensionan y se relajan. Incluyéndolo en tu rutina fortalecerás esta zona y conseguirás poco a poco mejorar tu busto.

¿Cómo realizarlo?

  • Acuéstate con las manos bajo las caderas y los codos doblados hacia afuera.
  • Eleva los pies hacia arriba y trata de estirar los brazos (elevando el pecho solo con la fuerza de los mismos).
  • Regresa a la posición inicial, descansa 10 segundos y repítelo 15 o 20 veces.
  • Ten cuidado al levantar el pecho, ya que no debes hacer sobreesfuerzos.

3. Juntar las palmas

Esta sencilla actividad trabaja y tonifica tu músculo pectoral. La clave para obtener sus beneficios es hacer una leve presión y mantenerla por algunos segundos. Sabrás que lo estás haciendo bien cuando sientas que tu pecho se relaja y tensiona con cada movimiento.

¿Cómo realizarlo?

  • Con las manos abiertas, junta las palmas, justo enfrente de tu pecho.
  • A continuación, presiona una palma contra la otra, haciendo fuerza con los brazos y no solo con las manos.
  • Mantén la fuerza por 15 segundos, descansa sin dejar de juntar las palmas y repítelo.

4. Levantamiento de pesas básico

Se dice que los ejercicios con mancuernas o pesas serían útiles para recuperar la firmeza en la zona de las mamas. Si bien existen múltiples formas de realizarlos, en este caso te proponemos empezar con la forma básica.

¿Cómo realizarlo?

  • Ponte de pie, separando un poco las piernas y con los brazos en los costados.
  • Toma una pesa con cada mano y asegúrate de mantener la espalda erguida y el pecho levantado.
  • A continuación, sube los brazos hasta la altura de tus hombros y bájalos suavemente sin que caigan sobre las caderas.
  • Realiza este movimiento de forma lenta hasta completar 30 repeticiones.

Te recomendamos leer: Los mejores ejercicios integrales con pesas

5. Pesas hacia el frente

eliminar la grasa de la espalda.

Finalizado el ejercicio anterior podrás poner en práctica otra variedad de levantamiento de pesas que también ayuda a mejorar el busto. Recuerda realizar las repeticiones según tu estado físico y no te exijas de más.

¿Cómo realizarlo?

  • Separa los pies a la misma distancia de los hombros y pon los brazos al frente, con las palmas hacia abajo, sin dejar de sostener las pesas.
  • Estiraremos los brazos de manera alterna, de tal forma que queden a la misma altura del hombro.
  • Desciende con cuidado y levanta el otro brazo para repetir la misma acción.
  • Recuerda que durante la actividad debes mantener el abdomen y las piernas firmes para mejores resultados.
  • Realiza 20 repeticiones con cada brazo.

¿Lista para mejorar tu busto de forma natural?

Favorecen la salud muscular
Por su contenido de proteína, el sésamo puede ayudar a cuidar la salud muscular dentro de una dieta saludable.

Para mejorar tu busto de forma natural, recuerda que además de realizar los ejercicios que te hemos comentado, debes mantener todo un estilo de vida saludable. Por lo tanto, trabaja las distintas partes de tu cuerpo, no solo la zona pectoral, come sano, cuida tu higiene postural y, ante todo, vela por tu salud y bienestar.

Es importante recalcar que los resultados de esta sencilla rutina no se notan de forma inmediata ni en cuestión de días. Por ello, sé paciente y, entretanto, enfócate en cuidarte en todo sentido. Además, debes crear tu rutina con base en tu estado físico. Empieza sueva y ve incrementando la resistencia. ¡No te arrepentirás!