5 formas de entrenar si tienes poco tiempo

Si tenemos poco tiempo para entrenar es conveniente aprovechar los intervalos entre tareas para hacer ejercicio. Otra buena opción es que se sea en casa, utilizando los elementos que tenemos a nuestro alcance.
5 formas de entrenar si tienes poco tiempo
Carlos Fabián Avila

Revisado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila el 20 mayo, 2021.

Escrito por Lorena González, 26 julio, 2018

Última actualización: 20 mayo, 2021

Para la mayoría, el ritmo de vida actual es tan agitado que a duras penas se puede sacar el tiempo necesario para alimentarse bien y descansar. Con tantas ocupaciones, lo más probable es que aquellos momentos para cuidar de nosotros mismos pasen a un segundo plano.

Sin embargo, vale la pena mencionar que una vida tan llena de compromisos, en la que nuestro bienestar no sea una prioridad, es una vida en riesgo. El tener que estar en constante movimiento y bajo una importante carga de estrés, es un atentado contra la salud. Por eso, en este artículo compartimos algunos tips para entrenar cuando carecemos de tiempo. ¡Toma nota!

5 formas de entrenar si tienes poco tiempo

Para nadie es un secreto que hacer ejercicio tiene múltiples beneficios para el organismo. De acuerdo con una publicación de National Health Services realizar alguna actividad física puede reducir hasta en un 50% el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, diabetes tipo 2 y cáncer.

Adicional a esto, el cerebro necesita actividades que le permitan oxigenarse y potenciar sus habilidades para cumplir con todas sus funciones. ¿Necesitas más razones para empezar a cuidarte? No lo dudes más y anímate a sacar unos minutos al día. Te contamos cómo lograrlo.

1. Ejercítate desde casa

entrenar

Muchas veces, al terminar la jornada laboral, lo único que queremos es descansar y no mover un dedo. El sofá es demasiado tentador. Ni que decirte de si se nos ocurre rozar la cama o empezar a ver la tele. Una vez que llegamos a casa, conseguir la motivación y energía para arrancar de nuevo la rutina yendo al gimnasio, es casi imposible.

Por ende, la mejor recomendación es que utilices tu casa como propio centro para ejercitarte. Apóyate con la tecnología; hoy en día existe gran variedad de aplicaciones móviles que pueden ayudarte a diseñar un plan de entrenamiento con ejercicios que no requieran de máquinas. De esta forma, lograrás incorporar la actividad física a tu rutina sin perder tiempo al desplazarte a otros lugares.

2. Utiliza la hora del almuerzo para entrenar

Lo hemos estado haciendo mal desde hace mucho. Nos empeñamos en hacer ejercicio al principio o al final del día, sobre todo por comodidad. Sin embargo, salir de la cama más temprano de lo necesario puede ser una tarea difícil, que te llevará a seguirlo postergando.

Si hablamos de ir al gimnasio al salir de trabajar, nos enfrentamos a otro escenario desalentador. Podemos estar muy motivados y llenos de energía, pero así como lo estamos nosotros, lo están un montón de personas. A partir de las 7 de la tarde son las peores horas para ir a un club de ejercicio o gimnasio.

Por eso, para lograr entrenar si tienes poco tiempo, te recomendamos ejercitarte en tu tiempo libre del almuerzo. Si bien no podrás hacer demasiado ejercicio porque debes volver a la oficina, sí puedes hacer caminatas que te ayudarán a mantenerte activo. Además, realizar actividad a esta hora hará que desees almorzar algo ligero.

3. Entrena cardio y musculación a la vez

entrenar

Comienza a combinar rutinas para darle mejor uso al tiempo. Si sueles caminar o correr, anímate a incluir pesas para tobillos o muñecas mientras realizas esta actividad. Esto te permitirá lograr dos objetivos a la vez en el mismo rango de tiempo. Consulta con un experto en la materia sobre cómo integrar rutinas más complejas.

4. Utiliza otros medios para llegar al trabajo

Ya que contamos con poco tiempo, utilizar el que empleamos en trasladarnos al trabajo es una buena oportunidad para hacer actividades que beneficien nuestra salud. Así, podemos transformar el viaje a las labores en una oportunidad de ejercitarnos.

Una buena forma de actividad física es montar bicicleta. No solo ayuda a quemar calorías, sino que permite fortalecer los músculos. Anímate a cambia el coche o el transporte público por este medio. Eso sí, debes levantarte más temprano para llegar con ventaja suficiente y refrescarte un poco antes de comenzar a trabajar.

5. Divide tu rutina de entrenamiento

Si cuentas con poco tiempo para abarcar todos tus ejercicios, divide la cantidad de tiempo que le dedicas en dos partes. Puedes cubrir 30 minutos de cardio por la mañana, y otros 30 minutos de estiramiento o ejercicio funcional en la tarde. Lo importante es que logres abarcar los objetivos en el día, aunque tengas que dividirlos. Mejor una rutina en dos partes que nada de ejercicio en el día.

Como ves, existen varias opciones para lograr incorporar el ejercicio a la rutina diaria. No necesitas desplazarte al gimnasio ni a otros lugares de entrenamiento, y mucho menos sacrificar tu vida social. Simplemente debes organizar tus actividades y animarte a hacer este cambio que traerá bastantes beneficios a tu salud. ¿Qué esperas para empezar?



  • Issurin, V. (2011). Entrenamiento Deportivo Periodización en bloques. In Entrenamiento Deportivo Periodización en bloques.
  • Cofré-Bolados, C., Sánchez-Aguilera, P., Zafra-Santos, E., & Espinoza-Salinas, A. (2016). Entrenamiento aeróbico de alta intensidad: Historia y fisiología clínica del ejercicio. Revista de La Universidad Industrial de Santander. Salud. https://doi.org/10.18273/revsal.v48n3-2016001
  • Lapitan, M. (2009). OMS | Entrenamiento muscular del piso pélvico para la prevención y el tratamiento de la incontinencia urinaria y fecal en embarazadas y puérperas.