12 mascarillas caseras para los puntos negros

Los puntos negros suelen localizarse en la nariz, el mentón y la frente. Debido a su aspecto, hacen ver la piel sucia y oleosa. Descubre cómo combatirlos con mascarillas caseras.
12 mascarillas caseras para los puntos negros
Maria del Carmen Hernandez

Revisado y aprobado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez.

Última actualización: 23 febrero, 2024

Por mucho tiempo, las mascarillas caseras se han utilizado como remedio para reducir la aparición de puntos negros. Si bien sus beneficios suelen estar basados meramente en evidencia empírica, representan una opción útil para complementar la rutina de cuidado de la piel.

Los puntos negros se consideran una forma leve de acné. Aparecen debido a la obstrucción de los folículos pilosos con residuos de grasa, células muertas y partículas de polvo y suciedad del ambiente. A menudo, se pueden notar en la parte central del rostro y la nariz. Sin embargo, pueden aparecer en otras zonas de la piel.

Su tratamiento abarca desde el uso de limpiadores faciales hasta productos específicos para el acné recetados por el dermatólogo. Aun así, hay quienes apuestan por el uso de ingredientes naturales cuyas propiedades ejercen beneficios para su eliminación. ¿Te animas a probarlos? Prepara estas mascarillas.

1. Mascarilla de yogur y pepino

Antes que nada, es importante aclarar que no hay como tal evidencia científica de que la mezcla de yogur y pepino apoye el tratamiento del acné. Sus efectos se han descrito en la literatura popular. Aun así, ambos ingredientes –estudiados por separado– han reportado efectos positivos para la piel.

El yogur natural contiene ácido láctico, un tipo de alfa-hidroxiácido (AHA), que se destaca por su efecto exfoliante, reparador e hidratante. Su aplicación sobre la piel coadyuva a la eliminación de piel muerta y residuos de grasa. Con ello, ayuda a minimizar la aparición de puntos negros y otros tipos de acné.

También hay que destacar que sus propiedades probióticas promueven el equilibrio de bacterias benéficas en la piel, lo que también influye en estos beneficios.

Por su parte, el pepino es un conocido remedio natural para el cuidado facial. Abundante en agua, y con un ligero aporte de vitaminas A, B, C y E y oligoelementos, puede emplearse para limpiar e hidratar la piel y reducir la oxidación celular. 

Ingredientes

  • 5 cucharadas de yogur natural (100 gramos)
  • ½ pepino

Instrucciones

  • Vierte el yogur en la licuadora y procésalo con medio pepino picado.
  • Una vez obtengas una pasta cremosa, procede a aplicarlo.
  • Extiende la mascarilla sobre las áreas con puntos negros y deja actuar entre 20 y 30 minutos.
  • Para terminar, aclara con agua fría.
  • Repite su aplicación dos o tres veces a la semana para mantener la piel limpia.

2. Mascarilla de piña y miel

Es frecuente encontrar productos cosméticos formulados con piña debido a sus beneficios dermatológicos. En particular, su contenido de enzimas como la bromelina tiene un efecto exfoliante suave que se asocia a la disminución del acné (incluyendo los puntos negros), las manchas y otras imperfecciones.

Ahora bien, no hay evidencias de que la aplicación directa de piña tenga los mismos efectos. La literatura popular describe que las mascarillas caseras con esta fruta pueden remover los puntos negros, además de proporcionar suavidad y luminosidad. Si te animas a probarla, opta por la siguiente receta.

Ingredientes

  • 2 rodajas de piña
  • 3 cucharadas de miel (75 gramos)

Instrucciones

  • Trocea las rodajas de piña y procésalas en la licuadora con la miel.
  • Tras obtener una pasta, aplica la mascarilla por todo el rostro.
  • Deja que actúe 30 minutos y enjuaga.
  • Repite su uso 2 veces a la semana.
  • Por seguridad, asegúrate de aplicar protector solar luego de usar esta preparación.

3. Mascarilla de tomate y aloe vera

Una combinación de tomate con aloe vera te permite obtener una de las mejores mascarillas contras los puntos negros. Ambos ingredientes se destacan por sus propiedades astringentes, hidratantes y reparadoras que mejoran el aspecto de la piel.

El tomate es abundante en compuestos antioxidantes, agua y oligoelementos que ayudan al cuidado de la piel. Entre tanto, el aloe vera se destaca por su contenido de saponinas y antroquinonas, cuyo efecto antibacteriano ayuda a combatir el acné.

Ingredientes

  • 1 tomate maduro
  • 3 cucharadas de aloe vera (45 gramos)
  • 1 cucharadita de sal marina (5 gramos)

Instrucciones

  • Antes de utilizar el aloe vera, pon a remojar la hoja toda la noche para eliminar la aloína.
  • Luego, extrae el gel y procésalo con el tomate en la licuadora.
  • Tras obtener una pasta cremosa, añade la sal marina.
  • Aplica la mascarilla sobre las zonas afectadas por los puntos negros y haz suaves masajes circulares.
  • Deja que actúe 20 minutos y enjuaga.
  • Repite su uso dos veces a la semana.

4. Mascarilla de aceite de coco y bicarbonato de sodio

Con aceite de coco y bicarbonato de sodio puedes elaborar una pasta con propiedades antimicrobianas que contribuye a la eliminación de puntos negros. Sus cualidades astringentes ayudan a remover el exceso de sebo de la piel y facilitan la limpieza de los poros.

El ácido láurico que contiene el aceite de coco ha exhibido potencial para combatir algunas de las bacterias asociadas a los brotes de acné. El bicarbonato de sodio, por su parte, ayuda a regular el pH de la piel y actúa como un exfoliante suave, de acuerdo a la evidencia empírica.

Antes de utilizar este remedio se aconseja hacer una prueba de parche en una zona pequeña de la piel. Ambos ingredientes pueden causar efectos adversos en pieles sensibles, como sequedad, irritación y brotes. El aceite de coco, al ser comedogénico, no se recomienda en pieles grasas. 

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite de coco (30 g)
  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio (10 g)

Instrucciones

  • Incorpora los ingredientes en un bol y mézclalos hasta que queden bien integrados.
  • Extiende la mascarilla sobre las zonas problemáticas y déjala actuar 20 minutos.
  • Enjuaga con abundante agua templada.
  • Repite su uso dos veces a la semana.

5. Mascarilla de clara de huevo y miel

La clara de huevo es uno de los ingredientes estrella a la hora de preparar mascarillas caseras para los puntos negros. En la cultura popular se afirma que tiene propiedades astringentes que ayudan a disminuir el exceso de grasa acumulado en los poros. De paso, nutre, hidrata y reafirma el cutis.

No hay estudios científicos que respalden estas propiedades. Sin embargo, se advierte que su aplicación en pieles sensibles, lesionadas o enfermas puede ser perjudicial. Esto se debe a que puede causar alergias o puede contener bacterias que provocan infecciones.

En pieles sanas, su aplicación suele ser inofensiva. De todos modos, es conveniente hacer una pequeña prueba antes de aplicarla en su totalidad. Frota un poco de producto y observa las reacciones pasadas dos horas. Si no hay efectos secundarios, procede con la aplicación del remedio.

Ingredientes

  • 1 clara de huevo
  • 1 cucharada de miel de abejas (15 gramos)

Instrucciones

  • Bate la clara de huevo con una cucharada de miel.
  • Aplica la mascarilla por todo el rostro y déjala secar por completo.
  • Retírala con cuidado para no causar agresiones.
  • Úsala dos o tres veces a la semana.

6. Mascarilla de gelatina y leche

En la cosmética natural, la gelatina y la leche se destacan como aliados para el cuidado de la piel. Según la evidencia anecdótica, su mezcla facilita la limpieza de los poros, además de reafirmar y suavizar la dermis. 

Ingredientes

  • 1 cucharada de gelatina sin sabor (10 gramos)
  • 2 cucharadas de leche tibia (20 mililitros)

Instrucciones

  • Combina la gelatina sin sabor con la leche tibia hasta formar una pasta espesa.
  • Frota el remedio sobre el rostro limpio y déjalo actuar de 15 a 20 minutos.
  • Aclara con abundante agua.
  • Úsala dos o tres veces por semana.

7. Mascarilla de arcilla bentonita

La arcilla bentonina se ha popularizado como un complemento idóneo para promover la salud de la piel. Debido a su capacidad para exfoliar y absorber, contribuye a remover la suciedad y la grasa que obstruye los poros y que da lugar a los puntos negros.

Ingredientes

  • 1 cucharada de arcilla bentonita (20 g).
  • Agua (cantidad suficiente).

Preparación

  • En un recipiente, mezcla la arcilla bentonita y el agua.
  • Aplica sobre la cara, previamente lavada, haciendo movimientos circulares.
  • Espera 15 minutos (o hasta que se seque) y retira con agua tibia.
  • Úsala una vez por semana.

8. Mascarilla de harina de avena

En dermatología, la harina de avena está recomendada para apoyar el tratamiento de enfermedades cutáneas inflamatorias. Sus propiedades hidratantes, emolientes y antioxidantes ayudan a fortalecer la barrera cutánea y brindan un efecto protector contra el estrés oxidativo y los rayos UV.

En este caso, también se recomienda por su textura, que ayuda a barrer las células muertas y las impurezas retenidas en los poros.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de harina de avena (30 g)
  • 2 cucharadas de yogur natural (30 g)

Instrucciones

  • Mezcla la harina de avena con el yogur hasta obtener una pasta cremosa.
  • Frota la mascarilla sobre las zonas con puntos negros y déjala actuar 20 minutos.
  • Retira con agua templada.
  • Úsala dos o tres veces a la semana.

9. Mascarilla de canela y miel

Los beneficios de la canela para el cuidado facial aun son materia de estudio. Por ahora, cierta evidencia sugiere que la aplicación de sus extractos ayuda a promover la síntesis de colágeno y tiene potencial como ingrediente antienvejecimiento.

Sin embargo, no hay ensayos clínicos que respalden sus beneficios para combatir el acné. La literatura popular sugiere que es beneficioso contra los puntos negros por sus efectos exfoliantes y antibacterianos. Si decides probarlo, asegúrate de hacer primero una prueba de alergia. En pieles sensibles puede ser irritante.

Ingredientes

  • 1 cucharada de canela en polvo (10 gramos)
  • 2 cucharadas de miel (30 gramos)

Instrucciones

  • Combina la canela en polvo con la miel de abejas.
  • Cuando tengas una pasta uniforme, extiéndela sobre las zonas deseadas.
  • Déjala actuar por 10 minutos y enjuaga.
  • Úsala dos veces a la semana.

10. Mascarilla de cúrcuma

La cúrcuma es una especia con propiedades antiinflamatorias, antimicrobianas y antioxidantes que puede emplearse como coadyuvante para el cuidado de la piel. Su principal compuesto activo, la curcumina, le confiere efectos fotoprotectores, antiacné y reparadores.

Para aplicarla contra los puntos negros, se recomienda su mezcla con un poco de aceite de menta y una base de miel. Esto da como resultado una mascarilla astringente e hidratante que permite limpiar los poros.

Ingredientes

  • 1 cucharada de cúrcuma en polvo (15 gramos)
  • 5 gotas de aceite esencial de menta
  • 2 cucharadas de miel (30 gramos)

Instrucciones

  • Incorpora los ingredientes en un bol y mézclalos hasta que queden bien integrados.
  • Extiende la mascarilla en las zonas problemáticas y déjala actuar entre 5 y 8 minutos.
  • Enjuaga con abundante agua templada.
Nota: ten en cuenta que la cúrcuma puede dejar un residuo amarillo-naranja en la piel. Evita dejarla por tiempo prolongado y asegúrate de limpiar bien. 

11. Mascarilla de té verde y aloe vera

Por su abundante contenido de compuestos antioxidantes, la ingesta de té verde aporta diversos beneficios para la salud, incluyendo a la piel. Aunado a esto, su aplicación tópica se asocia a beneficios contra los puntos negros y otras formas de acné.

En este caso, proponemos su mezcla con gel de aloe vera para obtener una mascarilla cremosa e hidratante, ideal para pieles irritadas y oleosas.

Ingredientes

  • 1/4 de taza de té verde
  • 2 cucharadas de gel de aloe vera (30 gramos)

Instrucciones

  • Incorpora el té verde y el aloe vera en la licuadora y bátelos bien.
  • Aplica el remedio sobre la piel limpia y déjalo reposar 20 minutos.
  • Realiza suaves masajes mientras enjuaga.
  • Úsalo dos o tres veces por semana.


12. Mascarilla de aspirina y miel

Por su contenido de ácido salicílico, la mascarilla de aspirina y miel puede ayudar a limpiar a profundidad la piel para remover las células muertas y las impurezas que forman los puntos negros.

Sin embargo, es un remedio que debes emplear con mucha precaución. En pieles sensibles puede causar sequedad excesiva y fotosensibilidad.

Ingredientes

  • 1 tableta de aspirina
  • 1 cucharada de miel (15 gramos)

Instrucciones

  • Tritura la aspirina y mézclala con la miel.
  • Extiende la mascarilla en las zonas con puntos negros y déjala actuar 10 minutos.
  • Aclara con abundante agua, seca la piel y aplícate protector solar.
  • Evita exponerte al sol tras utilizar este remedio.
  • Aplícalo una vez por semana.

Las tres reglas de oro para quitar los puntos negros

Aunque la aplicación de estas mascarillas caseras puede resultar útil para eliminar los puntos negros, es necesario complementar su uso con otros cuidados. En general, hay tres «reglas de oro» que ayudan a mantener los poros limpios y libres de estas imperfecciones.

  1. Limpieza facial: asegúrate de lavar bien el rostro por la mañana y por la noche, con un limpiador adecuado para tu tipo de piel.  Si usas maquillaje, emplea una loción o crema específica para remover los restos de cosméticos.
  2. Hidratación: si la piel es grasa o con tendencia al acné, opta por las lociones hidratantes que no tengan aceites comedogénicos en su composición. Asegúrate de aplicar este producto luego de cada lavado.
  3. Exfoliación: una o dos veces a la semana, remueve las células muertas e impurezas con un producto exfoliante. Las mascarillas caseras que te hemos compartido cumplen esta función; por un lado ayudan a quitar los puntos negros y, por el otro, limpian a profundida.
Bonus: siempre que sea posible, consulta a un dermatólogo. El profesional puede sugerirte tratamientos más eficaces, de acuerdo al tipo de acné que presentes. Además, te puede orientar sobre los cuidados que debes tener según tu tipo de piel.

Las mascarillas caseras son un complemento contra los puntos negros

Pese a su popularidad, las mascarillas caseras no son un tratamiento de primera elección para los puntos negros. Se recomienda su uso como complemento de la rutina facial, apoyado con otros cuidados como la limpieza, la hidratación y el uso de protector solar.

Hay que tener en cuenta que son preparaciones basadas solo en conocimiento empírico. Por ello, es posible que en algunos funcione, mientras que en otros no tengan efecto alguno. Como sea, deben aplicarse con cuidado, siempre observando posibles reacciones.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.