5 remedios caseros para tratar la tortícolis

¿Sufres tortícolis con frecuencia? Entonces descubre estos remedios caseros, ya que te ayudarán a aliviar y controlar el problema.
5 remedios caseros para tratar la tortícolis

Escrito por Yamila Papa Pintor

Última actualización: 20 agosto, 2022

¿Llevas tiempo buscando remedios caseros para tratar la tortícolis? Hoy te traemos algunos de ellos, ya que mantener una misma postura durante muchas horas, dormir mal, levantar mucho peso o hacer un movimiento brusco pueden ser las causas de este dolor de cuello.

No existen remedios caseros para tratar la tortícolis que resulten milagrosos. La contractura muscular se puede tratar de diversas maneras, aunque al final esta desaparecerá por sí sola luego de un par de días. Con ayuda de los consejos que te presentamos puedes minimizar los síntomas y acelerar el proceso de recuperación.

Causas y características de la tortícolis

La tortícolis es un tipo de distonía que se caracteriza por la contracción de los músculos del cuello que impide a la cabeza moverse de manera correcta. Se siente una especie de “tirón” y dolor al querer realizar ciertos movimientos. La mayor parte del tiempo se produce por la inflamación del músculo esternocleidomastoideo.

Los investigadores distinguen dos tipos de dolor de cuello: el dolor axial y el dolor radicular. El primero se concentra en la columna cervical, y en ocasiones se puede extender a los hombros. El segundo se extiende a lo largo de los nervios, de modo que puede afectar a la parte posterior de la cabeza o a uno de los brazos.

Tortícolis

Si bien cualquier persona puede desarrollar tortícolis, suele afectar a los sujetos entre 30 y 60 años. Esto es, durante la edad activa de los adultos. Las causas de la tortícolis son diversas. Los expertos señalan a los siguientes catalizadores:

  • Mala posición de la cabeza al dormir.
  • Músculos del cuello débiles o sobreutilizados.
  • Estrés, ansiedad y depresión.
  • Trastornos neuromusculoesqueléticos (aquellos que afectan a los huesos, los músculos y los nervios).
  • Movimientos fuertes o forzados en el cuello
  • Traumatismos violentos (los cuales pueden generar lo que se conoce como latigazo cervical).
  • Mantener una postura durante mucho tiempo (trabajar frente al ordenador, por ejemplo).
  • Problemas en las articulaciones de la mandíbula.

Los síntomas de la tortícolis son fáciles de reconocer: rigidez en la nuca, dolores fuertes en el cuello al querer hacer un movimiento específico y cabeza en una posición poco habitual. Se estima que hasta el 50 % de los adultos experimentan dolor de cuello anualmente, y muchos de estos casos evolucionan a tortícolis.

5 consejos para evitar la tortícolis

Cuando el dolor de cuello aparece es porque hemos cumplido con algunas de las causas indicadas más arriba. Para poder evitarlo, o bien para que el tratamiento tenga efectos más rápidos, presta atención a estos consejos.

1. Cuida tu postura al sentarte y estar de pie

La espalda tiene que estar recta, apoyada completamente en el respaldo de la silla, los pies apoyados en su totalidad en el suelo. Puedes ayudarte con cojines para estar más derecho.

Consigue un respaldo alto que te sirva para apoyar también el cuello mientras trabajas, sobre todo si pasas muchas horas en la misma posición. Lleva los hombros hacia atrás cuando estés de pie, y evita bajar la cabeza en dirección al suelo (la mirada debe estar hacia en frente). Corrige la postura de forma regular, ya que es muy fácil descuidarla.

2. Utiliza el asiento del coche de manera correcta

Debe ser firme, no permitir que te hundas demasiado, así como también contar con un apoyo lumbar correcto y que se pueda regular según tu estatura.

Si tu coche no es nuevo, considera cambiar los asientos, aunque sea el del conductor. El reposacabezas es muy importante, porque protege el cuello ante posibles choques.

3. Presta atención a la cama y la almohada

El colchón tiene que ser firme, de resortes o muelles en lo posible y que no se hunda. Algunas personas optan por colocar una tabla rígida debajo del colchón. La Sleep Foundation recomienda dormir de lado como la mejor postura para descansar durante la noche. Para una mayor comodidad se puede usar una almohada o una manta entre las piernas.

La almohada no debe ser ni muy alta ni muy baja. Para los dolores de cuello la peor posición es boca abajo. Duerme entre 6 y 8 horas seguidas cada noche para que los músculos se relajen.

4. No permanezcas en la misma posición muchas horas

Si trabajas en una oficina y tienes que quedarte en tu escritorio todo el día, realiza pequeños descansos y estira los músculos. Levántate de vez en cuando para que todos los músculos descansen y se muevan.

Si por el contrario tu trabajo te obliga a estar de pie o andando, también puedes sentarte a descansar cada dos horas. Esto es imprescindible y necesario no solo para evitar la tortícolis, sino para tu salud en general.

Superar un mal día laboral

5. Realiza ejercicios cervicales

Puedes hacerlos mientras estás sentado en la oficina, regresando a casa en el metro o en el semáforo en rojo mientras conduces, cuando estás preparando la cena, haciendo la fila en el mercado o el banco, cuando miras la televisión o bebes una taza de café con amigos.

Mueve la cabeza en forma de círculos más o menos grandes, luego di que “sí” y que “no” con la cabeza, lleva las orejas hasta los hombros, levanta los hombros a la altura de las orejas, etc. Los movimientos deben ser lentos. De esta manera, estarás fortaleciendo los músculos cervicales y será más difícil sufrir tortícolis. Son muy fáciles de hacer y, sobre todo, eficaces.

5 remedios caseros para tratar la tortícolis

La mayoría de los episodios de tortícolis son benignos. Bien es cierto que pueden ser muy molestos y limitar las actividades del día a día, pero no comprometen la salud o la integridad general de la persona. Algunos de los remedios caseros para tratar la tortícolis que puedes usar son los siguientes.

1. Aplica compresas calientes o frías

Existe evidencia que apoya el uso de compresas frías o calientes como parte del tratamiento de la tortícolis. Puedes usar una almohadilla térmica especializada, o en su defecto apelar por pañitos humedecidos en agua tibia o que cubran varios cubos de hielo. El uso de uno u otro depende de tus preferencias, aunque en todo caso su aplicación debe oscilar entre 20 y 30 minutos.

2. Realiza masajes focalizados

Se ha sugerido que los masajes terapéuticos proporcionan un alivio a corto plazo para el dolor del cuello. Se trata de una opción segura, al menos cuando se hace de manera suave. Evitar ser muy brusco con los movimientos, ya que hacerlo puede empeorar los síntomas y retrasar la recuperación. Puedes hacerlo tú mismo o pedirle a alguien más trabajar mejor el área cervical.

3. Estira suavemente los músculos del cuello

Para motivar a la recuperación muscular puedes hacer suaves ejercicios de estiramiento. No se recomiendan durante las primeras 24 horas, ya que durante estos momentos la tensión puede impedir la libertad requerida para hacerlos. En cuanto tengas un margen de movimiento inclina, dobla y gira la cabeza sin tensar demasiado a los músculos.

4. Toma analgésicos de venta libre

Los analgésicos de venta libre, como el ibuprofeno, el naproxeno o el paracetamol, pueden ayudarte a hacer frente a los síntomas de la tortícolis. Los puedes adquirir sin receta médica y te permitirán incorporarte de manera parcial o total a tu jornada diaria. No excedas la dosis recomendada en el prospecto, hacerlo no hará que el dolor y la rigidez desaparezcan más rápido.

5. Usa un collar para el cuello

Para evitar que los movimientos bruscos prolonguen la distonía muscular puedes utilizar un collar para el cuello. En compañía de él limita las actividades intensas, aquellas que requieran levantar peso o deriven tensión hacia el área afectada. Esto resulta imprescindible para motivar la recuperación.

Aunque sus beneficios son en muchos casos subjetivos, puedes apelar por la acupuntura para tratar la tortícolis. Se ha usado para pacientes con dolor de cuello crónico, y los riesgos asociados son prácticamente nulos (cuando se hace de la mano de un profesional). También puedes recurrir a un quiropráctico, aunque ten en cuenta que los alivios por esta vía son siempre a corto plazo.

La tortícolis debería desaparecer en cuestión de días. Si se prolonga durante mucho tiempo, y desarrollas síntomas adicionales como dolor de cabeza intenso, no dudes es recurrir a un profesional. Este puede determinar la causa exacta y sugerir un tratamiento personalizado.

Te podría interesar...
Mira qué sucede con tu cuerpo si mejoras la postura
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Mira qué sucede con tu cuerpo si mejoras la postura

¿Sabías que una buena postura corporal te puede ayudar a mejorar la salud? Descubre lo que sucede en tu cuerpo cuando decides mejorarla.



  • Garra G, Singer AJ, Leno R, Taira BR, Gupta N, Mathaikutty B, Thode HJ. Heat or cold packs for neck and back strain: a randomized controlled trial of efficacy. Acad Emerg Med. 2010 May;17(5):484-9.
  • Hogg-Johnson S, van der Velde G, Carroll LJ, Holm LW, Cassidy JD, Guzman J, Côté P, Haldeman S, Ammendolia C, Carragee E, Hurwitz E, Nordin M, Peloso P; Bone and Joint Decade 2000-2010 Task Force on Neck Pain and Its Associated Disorders. The burden and determinants of neck pain in the general population: results of the Bone and Joint Decade 2000-2010 Task Force on Neck Pain and Its Associated Disorders. Spine (Phila Pa 1976). 2008 Feb 15;33(4 Suppl):S39-51.
  • Kazeminasab S, Nejadghaderi SA, Amiri P, Pourfathi H, Araj-Khodaei M, Sullman MJM, Kolahi AA, Safiri S. Neck pain: global epidemiology, trends and risk factors. BMC Musculoskelet Disord. 2022 Jan 3;23(1):26.
  • Sherman KJ, Cherkin DC, Hawkes RJ, Miglioretti DL, Deyo RA. Randomized trial of therapeutic massage for chronic neck pain. Clin J Pain. 2009 Mar-Apr;25(3):233-8.
  • Witt CM, Jena S, Brinkhaus B, Liecker B, Wegscheider K, Willich SN. Acupuncture for patients with chronic neck pain. Pain. 2006 Nov;125(1-2):98-106.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.