7 cosas que te roban la energía y cómo combatirlas

¿Sabías que un hogar desordenado puede ser el origen de tu falta de energía? Aunque no lo creas, el caos puede estar interfiriendo con tu bienestar.
7 cosas que te roban la energía y cómo combatirlas
Bernardo Peña

Revisado y aprobado por El psicólogo Bernardo Peña el 13 abril, 2021.

Escrito por Lorena González, 10 noviembre, 2016

Última actualización: 13 abril, 2021

A menudo hay acciones que nos desgastan demasiado, que nos roban la energía y que son completamente evitables, si así nos lo proponemos. ¿Sabes identificar las tuyas? ¿Quieres cambiarlas por acciones que te ayuden a ganar bienestar?

Si la respuestas es afirmativa, entonces no te pierdas estos consejos que te permitirán evitarlo; verás como te sientes mucho mejor. Son sencillas costumbres que harán que tengas una vida mucho más agradable sin hacer grandes esfuerzos por ello.

No se puede cambiar el pasado, pero sí se puede mejorar el presente. Cada día es una oportunidad para intentar ser y estar mejor con uno mismo.

1. No debas nada a nadie

Los problemas de dinero suelen ser una de las principales causas que acaban derivando en importantes quebraderos de cabeza. Uno de tus objetivos, por tanto, tiene que ser no deberle dinero a nadie.

Las cuentas sin pagar nos atan y minan la confianza que los demás pueden tener depositada en nosotros. Así, si quieres que te paguen lo que te deben, procura hacerlo tú también.

Se trata de ser coherente con un modo de vida. Sé responsable. Te sentirás mejor, los demás tendrán un mejor concepto de ti y, al final, esto se traducirá en tranquilidad para ti.

2. Elige bien con quien te relacionas

Amigas conversando felices

La influencia de algunas personas puede que termine siendo negativa para nosotros cuando dejamos de priorizarnos para atender a sus necesidades. Sí, por querer ayudarlas y “verlas bien”, es posible que acabemos por recibir todas sus quejas y energía negativa, un día sí y otro también.

Las personas que son demandantes y nos roban la energía tanto física como mental no son buena compañía. Y nosotros mismos, cuando nos convertimos en esponjas emocionales, tampoco lo somos.

Es preciso encontrar un equilibrio entre las necesidades propias y la voluntad o disposición de ayudar, escuchar y atender a otros. Hacer una no tiene por qué ir reñido con la otra en el día a día, y si lo hace, entonces hay que mejorar ciertos aspectos.

3. Responsabilízate y afronta las adversidades

A todos en la vida nos llegan diversas adversidades. La clave pasa en saber cómo afrontarlas para no quedarse estancado en el malestar que puedan producir algunas de ellas. Para empezar, lo mejor que puedes hacer es asumir la situación y responsabilizarte por ti mismo, por cómo te sientes, lo que piensas, lo que quieres y lo que necesitas.

Si hay algo que te molesta, exprésalo y aléjalo de tu vida. No te quedes esperando a que otro lo solucione por ti. Tienes que ser tú mismo quien decida cómo vivir tu vida, en los días buenos y en los no tan buenos, cómo gestionar cada fase y qué conservar en la mente y el corazón.

4. Dedica tu tiempo a aquello que te aporte

comida casera familiar

Reduce -en la medida de los posible-  el tiempo que dedicas a aquellas tareas que no aportan nada a tu vida (como pasar horas mirando los perfiles de otras personas en las redes sociales) y dedica tu tiempo a hacer las que sí disfrutas verdaderamente.

Muchas veces, perdemos el tiempo en nimiedades que roban la energía y abandonamos lo que de verdad es importante en nuestra vida: hacer lo que nos gusta y cumplir con nuestras propias responsabilidades.

Si lo que más disfrutas es pasar tiempo con los tuyos, procura hacerlo regularmente. Lo mismo ocurre con la pintura, el baile o cualquier otra actividad. Haz espacio en tu agenda para ello, respétalo y notarás cómo tu bienestar aumenta significativamente.

5. Ordena tu vida

Recoge y organiza tu habitación o tu casa. Si hay algo que te roba energía es un espacio desordenado y lleno de cosas que ya no necesitas. Mira qué quieres conservar y qué no, y tíralo. Cuanto más desorden haya a tu alrededor, más difícil te resultará organizarte.

Ordenar tu vida debe ser clave, tanto literal como metafóricamente, indica el psicólogo Jordan Peterson en su libro 12 reglas para la vida.

6. La asertividad te hará más feliz

Aprende a decir no. Puede que seas de las personas a las que les cuesta trabajo decir “no”, por el motivo que sea, desde sentir vergüenza a tener miedo a que se molesten contigo. En ese caso, plantéate el tipo de vida que estás teniendo, si es la que tú deseas o la que quieren los demás. ¿Eres feliz así?

No se trata de dejar de escuchar a los demás por completo y convertirte en una persona completamente egoísta, sino en aprender a poner un límite saludable entre lo que quieres y necesitas y lo que otros consideran que puede ser bueno, útil o adecuado para ti.

Antes de tomar decisiones importantes, date un tiempo para reflexionar. 

7. Tu salud es lo primero

Hacer yoga para perder peso es algo efectivo.

Nada de lo anterior tiene sentido si no gozas de una buena salud, así que no olvides cuidarte cada día para estar y sentirte bien. Esto implica hacer ejercicio, comer bien, escuchar a tu mente y a tu cuerpo, descansar lo suficiente y autoprocurarte equilibrio en cada aspecto de tu vida.

Muchas veces dejamos de comer bien por las prisas, o dejamos de hacer ejercicio para hacer algo “productivo” y con ello no nos damos cuenta de que así, poco a poco, nuestra energía mengua y nos vamos sintiendo mal. Por ello, es importante no dejar completamente de lado todo aquello que suma y nutre.

Te podría interesar...
4 posturas de yoga para recargarte de energía
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
4 posturas de yoga para recargarte de energía

¡Entrena cuerpo y mente! En este artículo te decimos cuáles son las 4 posturas de yoga ideales para recargarte de energía